ACTUALIZACIÓN: La temporada de exposiciones de otoño-invierno de 2018-2019 en Madrid

a través de La temporada de exposiciones de otoño-invierno de 2018-2019 en Madrid

Cita | Publicado el por | Deja un comentario

Notificación: la conexión con las redes sociales no funciona

Imagen relacionada

¡”Universo de A” está desconectado del mundo!, bueno, más o menos, aún queda el blog, pero, desgraciadamente, hoy que iba a escribir varias cosas, no se podrán compartir a través de las redes sociales (porque me niego a crear enlaces a propósito en todas ellas, ¡qué pesadez!)… y de hecho, según sé, a los que están suscritos al blog, creo que tampoco les están llegando los artículos.

Espero que sea un fallo momentáneo y que en poco tiempo la cosa se arregle por sí sola, de no ser así, supongo que tendré que tomar decisiones acerca de qué medidas a tomar.

Por otra parte, esto demuestra lo muy necesario que es estar siempre pendiente de “Universo de A” y pasarse por aquí a menudo.

 

Post scriptum: no sería súper raro, divertido e irónico que, de repente, ahora la cosa se arreglara y que este mismo artículo saliera publicado multitudinariamente en todos los medios?.

Post scriptum 2: obviamente, el asunto ya se ha solucionado. Si llego a saber que iba a ser tan rápido, no escribo este artículo… ay, ay, ay.

Publicado en A oficial | Deja un comentario

Crítica exprés: Ciclo Poética contemporánea

Poética contemporánea

Verdaderamente, el Fernán Gómez se está reinventado para mejor: sin dejar  nunca de lado su dedicación al teatro (como debe ser), está creando unos ciclos de lo más curiosos y originales (ya no sólo explora el terreno de la música), en los que invita a creadores de lo más peculiar; convirtiéndose, por tanto, en un teatro realmente diferencial en la capital del Reino.

El caso del ciclo del que haré la crítica es un buen ejemplo, pues intenta renovar el concepto de lo poético en la actualidad (y desde luego, tiene más visos de conseguirlo que el espantoso “Los martes, milagro”)… lo logrará o no, pero, desde luego, el intento tiene un mérito difícil de discutir.

 

-Poética contemporánea: finalmente sólo acudiré a uno de los espectáculos por falta de tiempo (cada vez soy más estricto en su uso) y porque ninguno de los otros me ha llamado mayormente la atención (lo reconozco).

 

-PEP BOU EXPERIÈNCIES: como curiosidad, decir que toda su información está en catalán (twitter, título del espectáculo… aunque la web sí tiene versión en español -como también en inglés-)… lo que quizás a más de uno le tire para atrás, aunque sólo sea por la inaccesibilidad idiomática. Aunque eso no es tema de la crítica, no compete juzgar al creador o la gestión de su imagen, sino a la creación.

Y lo cierto e innegable es que el espectáculo de Pep Bou es todo lo que le podrías pedir a un espectáculo de burbujas y pompas de jabón; no llega a ser nada más que eso, pero ya no es poco. Ni decepciona ni ilumina. No hay que buscarle más lecturas que la de su belleza estética y la del gran logro o el gran estudio que ha hecho Bou con sus burbujas.

Hablando claro: si el tema os interesa de primeras, el espectáculo no os decepcionará. Si ya en principio no os atrae, no vayáis porque nada os aportará.

El único defecto que le pondría es que es un espectáculo de una duración demasiado corta como para que compense el precio pagado: a duras penas llega a una hora… aunque, teniendo en cuenta que había un público infantil de una edad muy corta (bebes incluso), en una cantidad bastante importante, quizás para ellos fue lo mejor (desde luego, ninguno se quejó, y mantener su atención no es poco mérito).

En definitiva, personalmente, yo debo decir que me gustó, sorprendió y que además me alegró la velada… y teniendo en cuenta lo que es (y que no se le puede, ni debe, pedir más), me parece un logro sumamente notable.

Publicado en Teatro | Deja un comentario

12

aniversario

Publicado en A oficial | Deja un comentario

ACTUALIZACIÓN Crítica exprés: Saga Animales fantásticos

a través de Crítica exprés: Saga Animales fantásticos

Cita | Publicado el por | Deja un comentario

La temporada de eventos de otoño-invierno de 2018-2019 en Madrid

Resultado de imagen de eventos

Este artículo es uno de los los llamados artículos recopilatorios, que se actualizan continuamente (hasta que termina la temporada que dice el título, momento en el que se publica uno nuevo en esta misma sección de Turismo), por lo que, para estar informado de todas las novedades, se recomienda volver a visitarlos a menudo. No obstante, los seguidores del blog (correo electrónico, redes sociales… etc) reciben actualizaciones de todo lo que se hace en Universo de A.

Aclarar que, en este artículo en concreto, las últimas actualizaciones siempre son las más pegadas a estas líneas, es decir, las que están más arriba del artículo; y por tanto, las que están más abajo, son las que he comentado hace más tiempo.

Para una información más extensa o sobre otras cuestiones culturales (Turismo, críticas de Películas o Teatro… etc), visitar las secciones correspondientes que aparecen permanentemente en un listado a la derecha.

Si hay algo que aún no he publicado, y sin embargo te interesa, pregunta a través de un comentario, puede que te ayude, ya que a lo mejor lo he visto, pero no he tenido tiempo de escribirlo.

………………………………………………………….

 

A pesar de que casi ya no voy a cosas, a las que voy, sí quiero remarcarlas o comentarlas (que ganas de darme trabajo a mí mismo, por Dios).

 

Conciertos de Patrimonio Nacional

Estos conciertos, cada vez más peligrosamente conocidos (antes sólo sabía de ellos una selección muy cuidada de gente), y con colas más largas para entrar a sitios muy reducidos, se merecen su popularidad; ya no sólo por los lugares maravillosos dónde se realizan, sino por la calidad de sus propuestas. Aunque no se les puede dejar de criticar, la infrecuencia y aletoreidad de su programación (o estás pendiente o te enteras de pura casualidad… como a menudo es mi caso).

Así pues, Patrimonio Nacional cierra el año con su XI ciclo de órgano, que, tras su concierto del sábado 17, uno de los mejores que he presenciado jamás de los muchos que he tenido la oportunidad de disfrutar en esta Real Capilla, promete mucho.

Como siempre, seguiremos informando a través de post scriptums si hubiera algo destacable más que decir o añadir.

 

Fundación March

Desgraciadamente, si parecía que el año pasado la Fundación March levantaba algo la cabeza, esta nueva temporada ha caído en picado.

De toda su programación, sólo me resultan de interés algunas de las películas del cine mudo.

En fin, habrá que esperar a la temporada que viene para volver a pasar con frecuencia por el edificio marmolado.

Publicado en Turismo | Deja un comentario

Crítica exprés: JazzMadrid 18

JAZZMADRID 2018

Hace tiempo, comentaba en no sé que crítica, que el Fernán Gómez necesitaba encontrar su identidad dentro de los teatros municipales, pues, directa o indirectamente, tanto el Español como las Naves del Matadero ya la tenían (la asumieran o no).

Actualmente, yo creo que se puede decir que ha conseguido una personalidad propia y diferencial de manera satisfactoria, ¿cuál?, los ciclos de música, toda ella de los más variados géneros, sin centrarse en ninguno en concreto y no metiéndose tampoco en el terreno de otras instituciones teatrales. Brillante, bravo.

A eso hay que sumar el hecho de que tampoco descuida su función teatral, con lo que podemos alabar altamente su aportación cultural a la ciudad.

Así pues, ha sido todo un acierto que, este año, el ya veterano festival de JazzMadrid se haya celebrado en este coliseo.

El programa de mano, por cierto, es una maravilla, pero lo es porque en realidad, no es tanto eso como una programación de todo el festival.

Paso pues, a hacer la crítica:

 

-JazzMadrid 18: personalmente, como a la gran mayoría, sólo me gusta el viejo jazz que se escucha en las películas ambientadas en los años 20, 30 o el de los musicales originales de esa época… el actual, como muchos dicen, recuerda demasiado a una sintonía de ascensor. Pero para gustos, colores.

Por lo anterior, decidí hacer una muy cuidada selección de a qué iría, y, aunque en principio el cartel puede resultar impresionante y abrumador, finalmente, yo elegí (según mis intereses, gustos, preferencias y documentación recolectada) aquellos que a continuación reseño (iré actualizando a medida que vaya a más conciertos, aunque sólo hay una sesión de cada intérprete, no importa, pues queda como archivo para futuras actuaciones suyas en Madrid o el resto de España):

 

-O SISTER: un grupo verdaderamente particular e interesante que verdaderamente te hace retroceder en el tiempo, si les pusieran el efecto de sonido de un gramófono y no los tuviera delante, juro que creería que son una grabación original de época.

Su perfecta reproducción de los sonidos de la música, voces, y, en definitiva, las canciones de principios del siglo XX es tan increíble que parece que, durante el tiempo de duración del concierto, estés en los felices años 20.

Pero no sólo se limitan a cantar melodías de época… además hacen las suyas propias, en una suerte de nuevo género que bien podría ser calificado como “neojazz de origen”, pues, aún metiendo elementos contemporáneos, sus referencias de época son tantas y tan evidentes, que verdaderamente no desentonaría del todo en su momento.

Por otra parte, sus elecciones musicales están llenas de alegría de vivir.

En definitiva, a quien guste este tipo de música, acudir a ver este grupo le supondrá una gozada, y, para el resto, siempre supondrá un descubrimiento y un agradable viaje en el tiempo.

 

-COREY HARRIS TRIO: sin duda, una deliciosa y sugerente evolución del Blues original. Su mezcla de estilos es, por otra parte, de lo más acertada, y Harris tiene una voz muy apropiada para ello.

Para quién le entusiasme, seguramente le parecerá una gozada; aunque a mí, personalmente, me pareció un tanto lineal y que las canciones tenían un estilo demasiado similar entre sí.

Publicado en Teatro | Deja un comentario

La temporada de exposiciones de otoño-invierno de 2018-2019 en Madrid

No hay texto alternativo automático disponible.

Este artículo es uno de los los llamados artículos recopilatorios, que se actualizan continuamente (hasta que termina la temporada que dice el título, momento en el que se publica uno nuevo en esta misma sección de Turismo), por lo que, para estar informado de todas las novedades, se recomienda volver a visitarlos a menudo. No obstante, los seguidores del blog (correo electrónico, redes sociales… etc) reciben actualizaciones de todo lo que se hace en Universo de A.

Aclarar que, en este artículo en concreto, las últimas actualizaciones siempre son las más pegadas a estas líneas, es decir, las que están más arriba del artículo; y por tanto, las que están más abajo, son las que he comentado hace más tiempo.

Para una información más extensa o sobre otras cuestiones culturales (Turismo, críticas de Películas o Teatro… etc), visitar las secciones correspondientes que aparecen permanentemente en un listado a la derecha.

Si hay algo que aún no he publicado, y sin embargo te interesa, pregunta a través de un comentario, puede que te ayude, ya que a lo mejor lo he visto, pero no he tenido tiempo de escribirlo.

………………………………………………………….

 

Ahora suelo tener mucho menos tiempo (o lo dedico a otras cosas), con lo cual, al contrario que en el pasado, sinceramente, no espero que este artículo sea completísimo. Por otro lado, para ser sincero, no parece que se nos venga encima una gran temporada de exposiciones este año, veo un panorama poco interesante… En cualquier caso, lo que sí me lo pareció, fue:

 

Congreso de los diputados (edificio de la última ampliación)

Excepcionalmente (aunque, si uno lo piensa, y más visto lo visto, debería hacerse más a menudo), el parlamento español se convierte en un difusor de la cultura democrática en España mediante una exposición, traída a cuento del 40 aniversario de la actual constitución.

-CONSTITUCIONES (1812-1978): imprescindible exposición, ya sea por la importancia de los documentos originales que muestra, como de lo didáctica que puede y debe resultar.

Desgraciadamente, la información que se da (mayoritariamente a través de pantallas) es escasa, sesgada y muy superficial; no voy a defender que fuera necesario convertir la muestra en un completo estudio jurídico de cada una de las constituciones, pero, la verdad, podría ser más completa.

En todo caso, esta exposición se convierte en el motivo perfecto para apreciar lo que tenemos, lo que costó conseguirlo (y todo el proceso que se pasó para ello –si queréis profundizar en el tema, os puede interesar este otro artículo del blog-), lo que vale, y que si no intentamos mantenerlo, puede desaparecer.

Sin mencionar que es la oportunidad perfecta para comprobar, de manera indiscutible, que las épocas de monarquía constitucional y parlamentaria fueron las más estables y prósperas en este país. Lección aplastante de historia (y de sentido común, aunque para más detalles sobre eso, mejor leer este otro artículo).

 

Museo del Prado

El museo del Prado está de bicentenario, fecha muy importante, pues nos recuerda que si este existe es porque la Corona española lo creó, dando a todos acceso a la cultura. Lo fácil sería decir que fue la Reina María Isabel de Braganza, pero lo cierto es que ella sólo era la consorte de Fernando VII, y dado que esta segunda esposa del soberano titular no vivió lo suficiente para llevar a cabo el proyecto… tal vez merezca la pena hacer una revisión histórica e historiográfica sobre este monarca con tan mala fama.

Así que, como no, con motivo de tan egregio aniversario, no falta que ver en él, por ejemplo:

-LAS NUEVAS SALAS: pintura flamenca, holandesa y el tesoro del delfín se han juntado en una de las torres (sólo accesibles con el ascensor, la escalera queda exclusivamente para las emergencias). La cosa pinta realmente mejor de lo que es puesto que, como ya imaginaba que sería, hay una importante cantidad de obras que ya estaban expuestas. Pero no lo neguemos, en todos los apartados, existen algunas que estaban en depósito, o sea que bien vale la pena acercarse a ver esas nuevas salas… además de que el tesoro luce como hacía tiempo que no se veía.

-DOCE FOTÓGRAFOS EN EL MUSEO DEL PRADO: siguiendo la buena tradición que se está imponiendo de usar la galería de la planta baja, se pone aquí esta exposición que, una vez más, promete más de lo que es. Algunas obras interesantes, pero, en general, no impresionan, y alguna hasta es la típica sobre la que dices: “esto lo hace uno cualquiera, y es una mierda; lo hace un supuesto artista, y es arte”.

-ANTONIO MARÍA ESQUIVEL, PINTURAS RELIGIOSAS: con cierto encanto, pero nada imprescindible, nada que no esperes.

-BARTOLOMÉ BERMEJO: bella e interesante muestra sobre un artista y un periodo del cual no se ven demasiadas exposiciones… y la que ha organizado el Prado demuestra que eso, claramente es un error.

-LA FUENTE DE LA GRACIA: exposición dedicada a uno de los cuadros más fascinantes del museo y los recientes descubrimientos acerca de él. Podría ser mucho más detallada, pero qué se le va a hacer. Personalmente, para mí tiene un componente emotivo pues le gustaba mucho a una profesora de arte que tuve, y recuerdo la pasión con qué lo explicaba… es increíble como un buen maestro puede transmitirte su mismo sentimiento.

-1819-2019: esperaba mucho más de la exposición del bicentenario. Me pareció un tanto superficial, la verdad, y desde luego, no alcanza a representar en su montaje la belleza del museo o su encanto. No me parece buena o representativa de tan importante efeméride. Una pena.

 

Estación de Chamartín

Se dice que esta exposición quedará de modo permanente… algo que me parece maravilloso, aunque de momento tiene unos horarios imposibles (sólo fin de semana y de mañana), un microsite caótico, y sigue a la espera, tras meses, de la llegada de esos otros vagones que supuestamente se están restaurando. En cualquier caso, de efectivamente ser permanente, llegará a ser otro de esos museos más interesantes y visitados de la compañía de Metro.

Y es que asombra, y me encanta, el gusto e interés que tiene por su propia historia esta compañía, y como trata de conservarla, es maravilloso, ojalá todos hicieran lo mismo (pensad que con este, ya serán tres los espacios históricos visitables de Metro).

-CENTENARIO DEL METRO DE MADRID: no da mucho de sí a nivel de lo que se muestra (dos vagones históricos, eso sí, de los más antiguos -incluido aquel en el que estuvieron Alfonso XIII… y Felipe VI, hace pocos días- y unas cuántas vitrinas) ni de lo que se informa (los textos son demasiado técnicos, y abordan temáticas complicadas para los profanos)… se ve rápidamente, pero tiene un innegable encanto. Como está en construcción, me reservo mi juicio definitivo, pero, realmente, necesita mejorar, menos mal que está en proceso….

 

Fundación Canal

Sala gratuita de Plaza de Castilla

Está claro que aquí cambio la dirección o no sé que pasa, puesto que, últimamente (creo que desde Toulouse-Lautrec) todas las exposiciones están de un cuidadas estéticamente en sus montajes que es absolutamente alucinante. Como también es cierto que la temática cartelística está empezando a imponerse.

De cualquier modo, lo anterior está favoreciendo muchísimo a esta sala, a la que siempre me da muchísima pereza ir pues está alejadísima de cualquier otra… pero ahora, la calidad de sus propuestas la ha convertido en un imperativo ineludible.

-ROY LICHSTENSTEIN, POSTERS: me resultó un tanto decepcionante, no tanto por las obras expuestas, que tenían el interés esperado (e incluso más), y desde luego tampoco por el magnífico montaje (muy llamativo, muy pop), sino por la escasez de información: como siempre no hay folleto, y los textos en sala y en las cartelas son extremadamente escasos, muy básicos. Hablando claro, si la exposición pretende tener un fin divulgativo sobre este tema, desde luego no lo consigue, pues nadie saldrá sabiendo más sobre ello.

Por lo demás, como digo, para todo aquel al que le guste el estilo de este artista o el Pop art, disfrutará mucho con la muestra, pues las obras expuestas son sumamente interesantes, y para muchos, en el fondo, eso es lo importante.

En definitiva, una exposición notable pero que dista de la perfección que fácilmente hubiera podido tener con un mínimo de esfuerzo.

 

Palacio Real

Patrimonio Nacional abre su temporada con esta magnífica e imprescindible exposición sobre uno de los hechos más desconocidos para la ciudadanía, en general, sobre Alfonso XIII: su mediación humanitaria en la primera guerra mundial (“la gran guerra” en su época).

Y buena falta hace, puesto que, en general, a Alfonso XIII la historiografía no lo ha tratado bien; con toda seguridad de manera injusta, pues a su interés e intervención directa, España (y Madrid particularmente), debe mucho su modernización y la llegada de todo tipo de adelantos (desde los urbanísticos a los tecnológicos). Sin duda era un Rey preocupado por su patria, que trató de mejorar la vida de su país… aunque tuvo muy mala suerte (en todos los aspectos, tanto personal como profesional). Sin duda, si de alguna manera puede saberlo, le habrá agradado ver que su tataranieto, don Felipe VI, ejerciendo como Rey de España, fue el que inauguró esta exposición.

Verdaderamente, es importante que Patrimonio Nacional se centre un poco en hacer exposiciones de este tipo, didácticas sobre la monarquía y que nos enseñen todas las grandes virtudes que adornaron a los distintos Reyes, pues es necesario nunca descuidar el enseñar a la gente lo útil que siempre ha sido y es la Corona.

Pero la muestra no va de esto, sí, sin duda muestra lo buena persona que era el monarca de principios del siglo XX, pero se centra más en este hecho en concreto:

-CARTAS AL REY: “cuando uno de nosotros se inquieta y llora por la suerte de un desaparecido, de un prisionero, todos le aconsejan: escribe al Rey de España”… cual Rey de cuento de hadas, o Rey mago, Alfonso XIII y su oficina de la guerra europea (dependiente directamente de su secretaría), se convirtieron en la esperanza de miles de personas, no sólo gente rica, noble, poderosa o importante (personas como Puccini o una compañera de Maurice Chevalier le escribieron), sino también gente común: obreros, campesinos, niños, etc… todos obtuvieron respuesta.

España era neutral en la gran guerra, o sea que se podía permitir mirar hacia otro lado durante el conflicto (y quizás, diplomáticamente eso fuera lo recomendable, y más habiendo tantas tensiones dentro de la propia Familia Real con dos reinas cada cual de un bando); pero, muy al contrario, el Rey Alfonso XIII quiso ayudar y se volcó en ello, para tratar de que miles de personas desesperadas hallasen consuelo, eso y más ilustra la exposición.

Si bien se hecha de menos un mayor contexto histórico y más profundización en el conflicto, lo cierto es que la exposición se centra, sobre todo y ante todo, en el factor humano. Verdaderamente no es apta para personas demasiado sensibles, pues las historias que se cuentan realmente desgarran el corazón (y más cuando muchas de ellas acaban con la nota “no hallado”, que casi es peor que fallecido…), algunas casi dan ganas de llorar, pues estas, apoyadas en las cartas originales, las fotos y las fichas correspondientes, producen una perfecta evocación de lo que vivieron esas personas, y verdaderamente, te sientes como si hubieras sido una de las personas que trabajó en esa oficina creada por Alfonso XIII.

Así pues, la gran, bienhechora y desinteresada acción del monarca, nos da una cantidad de datos de la época espectacular. Y los que sepan varios idiomas, se lo pasaran bomba leyendo los documentos originales.

En lo que respecta al montaje, es muy apropiado y muy cuidado. Además, han editado un folleto a modo de periódico muy completo, que es el recuerdo ideal de la muestra.

En definitiva: una de las mejores exposiciones de Madrid por todos los motivos imaginables, realmente es recomendable para todos, pues además de ser informativa, de aprenderse mucho, es profundamente humana, narrativa… verdaderamente preciosa. Sin mencionar que, es muy raro encontrar muestras tan cálidas, tan entrañables, la mayoría lo tratan todo de forma fría y aséptica, como si se estuviese hablando de objetos sin vida y no de personas… y yo debo reconocer que siento debilidad por este tipo de rara avis.

 

Catedral de la Almudena

-HISTORIA DE LA CATEDRAL: debido a su aniversario, se han instalado en la girola unos paneles informativos que recogen toda la historia de la catedral desde sus inicios hasta hoy día. Aunque a los conocedores de su historia poco se les escapará, seguro que incluso para estes habrá algún que otro detalle o curiosidad sorprendente a descubrir; y, en todo caso, siempre resulta interesante recordar la azarosa y curiosa historia de tan importante aunque joven templo.

 

La fresh gallery

Me intrigaba visitar este sitio, hay quien lo considera un lugar de famoseo, así pues, mi curiosidad y esnobismo lo hicieron todo, y allí me planté. No obstante, resulto bastante decepcionante, no porque no viera a nadie conocido, cosa que no esperaba (la verdad sea dicha), sino porque el lugar en sí mismo (un sótano, para más inri) me pareció muy poco sofisticado e incluso un tanto descuidado.

-“DIENTES, DIENTES” DE CRISTOBAL TABARES: aunque la idea que plantea es bastante interesante, su técnica resulta vulgar y bastante torpe, te da la impresión de que podría haberlo pintado cualquier señora en su taller de pintura del centro cultural. Sólo me llamó la atención su particular versión de “El nacimiento de Venus” con Ana Obregón.

Precisar que el montaje de la exposición resulta verdaderamente inadecuado, espantoso, y que no favorece en absoluto a las obras (en todos los aspectos: ni la colocación, la iluminación… etc).

En definitiva: un desastre y una decepción.

 

Galería Marita Segovia

Me la encontré cuando volvía de la anterior. Si no fuera porque hay varios carteles que ponen que es una galería de arte, creerías que es una tienda de decoración o algo así. Y si no fuera porque está indicado por dónde entrar, te sería imposible encontrar la puerta. Una vez que entras, resulta difícil saber cuál es la exposición (yo hasta pensé que me había equivocado de lugar)… y cuando llegas al final, también. En realidad tienes que deducirlo (si coinciden muchas obras con un mismo estilo, como fue el caso, es fácil). Además no se da ningún tipo de hoja orientativa o algo así. Lo que sí encuentras, con suma facilidad, son los precios, y, para lo que es… madre del amor hermoso (bien podría decir, cierta persona que conozco, cuando alguien se gasta el dinero en algo que ella considera una tontería: “verdaderamente, los tenías de más”). Constancia y paciencia, señores.

-EDGAR PLANS: evocan la idea de un grafiti, y da la impresión de que lo sean, pero en pequeño formato. En realidad, lo representado parece una ilustración de material escolar, o, en el mejor de los casos, personajes de una de estas series de dibujos animados de hoy día que dan en cualquier cadena temática principalmente dedicada al público infantil.

-PILAR CAVESTANY: aunque sus obras son mayoritariamente estéticas, corren el peligro de pasar por un adorno, lo que hace que todos nos preguntemos: ¿la decoración se ha vuelto demasiado estética o es el arte quién se ha vuelto demasiado vulgar?… terrible pregunta, pero la respuesta, presumo, lo será aún más.

Publicado en Turismo | 1 Comentario

ACTUALIZACIÓN: XXV Ciclo de Lied en el Teatro de la Zarzuela

a través de XXV Ciclo de Lied en el Teatro de la Zarzuela

Cita | Publicado el por | Deja un comentario

La Casa de Bernarda Alba

Todo lo que la obra de Lorca es y debe ser… multiplicado

La imagen puede contener: texto

Sinopsis y ficha técnica

Sabemos que La casa de Bernarda Alba fue la última obra teatral de Lorca. Y ahora nos encontramos con la primera versión operística en castellano. Su compositor, Miquel Ortega, la escribió entre 1991 y 2006, y el libreto se basa prácticamente en su totalidad en el texto original. Su autor, Julio Ramos, sólo suprimió algunas escenas, cambió ciertas frases y eliminó personajes secundarios.
La ópera de Ortega se estrenó finalmente, en su versión sinfónica, en el Teatro Brasov de Rumanía, el 13 de diciembre de 2007. Dos años después lo hizo en España, en los Festivales de Santander y Perelada. Y es ahora cuando verá su estreno la versión de cámara.
En su Bernarda Alba, Ortega reivindica el arraigo de la tonalidad en el género operístico para evitar la muerte de la ópera y el distanciamiento con el público. Destacan los diálogos con frases cortas y réplicas contundentes, sin caer en la banalidad. Hace hincapié en la crítica a una sociedad con doble moral, donde la obsesión por la religión, las falsas apariencias, la hipocresía y la virginidad está reflejada en cada uno de los momentos de la obra. También trata la jerarquización de la sociedad de manera clara y contundente. En ella vive el universo femenino rural como algo claustrofóbico, asfixiante y frustrante.
A esta producción se suman figuras del gran espectáculo como Ezio Frigerio, Franca Squarciapino o Vinicio Cheli, así como un espléndido reparto de voces que harán que se vean los huesos y la sangre de esas mujeres. La directora de escena, Bárbara Lluch, considera éste como «el mejor libreto de ópera de la historia». Por su parte, el asistente de dirección musical y pianista, Rubén Fernández Aguirre, opina que «es una obra de gran exigencia vocal. Además, palabra y acción están estrechamente vinculadas con la orquesta, sin duda el décimo personaje de esta ópera. Todo se amolda a la expresión lírica, a las necesidades dramáticas del texto».
Una obra que afianza la vigencia de Lorca en nuestros días. Su contemporaneidad nos recuerda que con el paso de los años, el poeta de Granada se ha convertido en uno de los grandes mitos del Siglo XX.

 

Ópera en tres actos. Duración aproximada: 1 hora y 40 minutos (sin entreacto).

Música de MIQUEL ORTEGA (en una nueva versión para orquesta de cámara)
Libreto de Julio Ramos, basado en la obra original de Federico García Lorca
Nueva producción del Teatro de la Zarzuela.

Dirección musical Miquel Ortega.

Asistente de dirección musical, Piano Rubén Fernández Aguirre.

Dirección de escena Bárbara Lluch.

Escenografía Ezio Frigerio.

Vestuario Franca Squarciapino.

Iluminación Vinicio Cheli.

Reparto Bernarda Alba NANCY FABIOLA HERRERA, Adela CARMEN ROMEU, Poncia LUIS CANSINO, Martirio CAROL GARCÍA, Amelia MARIFÉ NOGALES, Magdalena BELÉN ELVIRA, Angustias BERNA PERLES, Criada MILAGROS MARTÍN, María Josefa JULIETA SERRANO.

Orquesta de la Comunidad de Madrid, titular del Teatro de La Zarzuela.

Coro Titular del Teatro de La Zarzuela, director: Antonio Fauró.

 

Comentario previo

¡Ay!, ¡Hay tantas cosas que comentar!, así que será mejor organizarse temáticamente:

 

-El teatro de la Zarzuela: casi siempre lo digo, ¡pero es que me encanta venir aquí!, el trato es tan amable, agradable y familiar que verdaderamente casi sientes que vas a ver a un viejo amigo… las sonrisas, afabilidad y servicialidad de sus trabajadores son constantes y ello le hace sentir bien a uno; especialmente en una gran ciudad, dónde el ambiente es siempre mucho más frío (y no me refiero sólo al clima de estos días) y aséptico. Y es que, en los días de hoy, desgraciadamente, se subestima la amabilidad, a pesar de ser el medio más viejo que existe para captar y mantener un público en cualquier medio… afortunadamente, en el Teatro de la Zarzuela no se han olvidado en absoluto las buenas costumbres, modos y maneras.

Como buena noticia, decir que el guardarropa se ha reabierto (¡gracias a Dios!), tras la recuperación de su habitual ocupante, lo cual es muy buena cosa para todos los asistentes… especialmente en esta época en la que las prendas de invierno comienzan a ser cada vez más numerosas y abultadas (en épocas más calurosas, que este servicio no estuviera habilitado era un engorro llevadero… pero ahora se convertiría en un auténtico problema no tener dónde dejar abrigos, paraguas… etc).

También decir que me ha encantado el programa de mano, muy completo, variado y con mucha información de utilidad (y es que cuenta con, desde artículos de los creadores hablando de la nueva producción -en este caso especialmente relevante, ya que una importante parte de la autoría es contemporánea- hasta textos originales de época u otros artículos dedicados a profundizar más en aquello que veremos)… una pena que últimamente no hagan intermedios, ¡es el momento ideal para leerlo!.

Y no quiero dejar de decir que el Teatro de la Zarzuela se está luciendo en esta temporada, que, a pesar de que en principio no me acababa de parecer apetecible… ¡me está conquistando absolutamente!, ¡van de triunfo en triunfo!, y ojalá que siga así….

 

-La politización de Federico García Lorca: siempre he creído que España ha aprendido de su historia, y por eso los ultraísmos políticos, según se revelen como tal, podrán cosechar algunos votos descontentos o desengañados, pero no conseguirán hacerse con el poder (un buen ejemplo de eso es Podemos y su bajón como fuerza política… y que no cunda la alarma, a Vox le pasará lo mismo -especialmente según se tranquilice el asunto catalán y la crisis se supere definitivamente-). Eso no significa que las famosas dos Españas hayan desaparecido del todo (aunque lo inteligente sería preguntarse si realmente sólo existen dos… con razón hasta el XIX los reyes seguían proclamándose “de las Españas”), y que, aunque se puede afirmar con mucha seguridad que don Juan Carlos I sí consiguió ser “el Rey de todos los españoles”… lo cierto es que las heridas no han cicatrizado del todo (en asunto del cadáver de Franco es un buen ejemplo).

García Lorca estuvo innegablemente ligado a la 2ª república y sus políticas de educación propagandística (llegó, entre otras cosas, a cambiar textos de autores clásicos para servir a las ideas que se quería imponer)… pero, del mismo modo, nunca estuvo afiliado a una facción política, y mantuvo amistades de distinta (e incluso opuesta) ideología. Posiblemente, como otro de sus colegas de la Residencia de estudiantes, Dalí, la política no era más que un medio para alcanzar un fin, ese que desea, por encima de cualquier otra cosa toda persona con alma artística, que es expresarse (sin embargo, a menudo, estas personas poseen más un amplio sentido de la ética, lo que es diferente a reducirse ciegamente al seguimiento de una ideología; algo lógico, por otra parte; no en vano, por ello muchas veces han tenido problemas con los sistemas en los que han vivido, pues pueden señalar, sin mayor consideración, las verdades incómodas o poco convenientes).

Sin embargo, y aunque siempre se ha enseñado que, en cualquier caso, no se debe confundir obra y artista, es innegable que existe esa mala costumbre (quizás porque necesitamos buscar explicaciones a las preguntas que nos sugieren las obras en las personas que las crearon), y aún peor hábito es convertir a estos en iconos de algo que no necesariamente representan o ellos mismos no buscaban ser, lo cual siempre he visto como un acto miserable, pues es pretender apropiarse, robar a un creador, y por extensión a su obra, para un reducido colectivo, etiquetarlo, y dejarlo desmarcado para los demás (y algunos artistas sí tuvieron ideologías muy concretas, pero las obras, las auténticas obras maestras, son universales y nunca apologéticas o adoctrinadoras).

Federico García Lorca es un buen ejemplo de lo anterior: se ha repetido hasta la saciedad que fue asesinado por ser homosexual (evidentemente esto no ayudó, pero no fue el único ni el más grave de los cargos, ni siquiera la razón principal para llevar a cabo su ejecución) y aún se sigue haciendo, simplificándolo todo. Algunos creerán que esto lo glorifica o lo convierte en el perfecto adalid de una causa, yo creo que eso lo humilla, banaliza, pues reduce la dimensión de la tragedia de su muerte y sus circunstancias. También las ideologías ultraizquierdistas lo han encajonado muy a menudo como “uno de los suyos”, y lo han reducido a ser una malograda víctima del bando nacional (que no fascismo, como se suele decir, eso es un movimiento político italiano; ni franquismo, que aún no existía… pero como ya digo, se establece la mala costumbre de simplificarlo todo para manipular mejor), y el ejemplo perfecto de como una vida joven y una futura gran obra artística fue truncada por culpa de la ultraderecha… como si en las guerras no muriese gente y en la república no se hubiesen cometido todo tipo de asesinatos y barbaridades previamente. De hecho, como no pocos apuntan, quizás, ver al asesinato auténticas connotaciones políticas es mucho forzarlo, muy posiblemente, no se trató más que de una cobarde, mezquina y repugnante acción personal que sólo utilizó un contexto que le era favorable. ¿Injusto y horrible?, sí, pero malas personas las hay en todas las ideologías.

Y, por supuesto, como no, también se le ha querido meter dentro de la corriente feminista actual; a ello se ha jugado especialmente con la obra a partir de la cual se ha hecho la ópera de la que hablaré en la crítica… lo cual, resulta cuanto menos paradójico y gracioso, y lo digo porque la única mujer verdaderamente fuerte, independiente y que sabe imponerse (las cuales, supuestamente, deberían ser características de toda feminista que se precie) es precisamente la más conservadora, tradicional y antifeminista: Bernarda Alba (no me digas que la cosa no es irónica). Quien quiera hablar de Adela, me gustaría hacer ver que tiene reacciones inconsecuentes de niña en la plena edad del pavo… sin mencionar que, tanto ella como buena parte del resto de las hermanas, se dejan llevar por motivos muy poco nobles. Si es que a veces se ve lo que se quiere ver.

Sí, García Lorca ha tenido la desgracia de que le hayan hecho, una vez fallecido, lo que él no quiso hacerse en vida: ser encajonado políticamente. Y cómo se suele decir, no hay mejor autor que el autor muerto… nunca puede protestar.

Por eso, quizás, aún hoy, García Lorca puede resultar para algunos un autor incómodo, porque pone el dedo en la llaga de la cicatriz, evidentemente mal curada, de España… y no sólo con lo que a él probablemente le gustaría que fuera: con su obra. Bueno, para bien o para mal, ello le ha aportado reconocimiento.

 

Crítica

Hoy en día, la violencia, física y psicológica, está muy presente en nuestras vidas, el ejemplo típico, sería el telediario; pero incluso en el entretenimiento (lo que prueba que hemos evolucionado más en la forma que en el fondo, ya no habrá gladiadores, pero…), hasta el punto de estar acostumbrados a ella, todos los días el grupo Mediaset nos da un buen ejemplo de ello: las tardes de “Sálvame”, basadas en linchamientos continuos o las noches de “Gran hermano” en las que se da rienda suelta a las peores cualidades del género humano… ello ha ocasionado protestas, pero no ha habido nada mejor para que la audiencia subiera como la espuma, hace mucho que Mediaset sabe que la indignación es un motor que funciona muy bien, si sabe usarse, en propio beneficio; más que nada porque es algo sumamente irracional y muy visceral.

Y aunque se podría debatir sobre hasta que punto lo anterior es ficción y hay una cierta guionización detrás de ello, lo cierto es que difícilmente aprenderemos algo o nada de ello, a algunos les ayudará a sentirse superiores, otros tendrán algo en lo que volcar su indignación (que en realidad proviene de otras cosas, y no tanto de lo que ve en la televisión) y finalmente habrá incluso quienes tome a esas personas que ve en la pantalla como modelo… resumiendo, como dijo Iriarte “Si el sabio no aplaude, malo; si el necio alaba, peor”.

Por ello, llama mucho la atención como, a pesar de lo anterior, “La casa de Bernarda Alba” sigue resultando tan impactante, pues en cierto modo, es como si la casa fuese un “Gran hermano” familiar y el pueblo un “Sálvame” en diferido… a muchos estas comparaciones les pueden sonar a blasfemia cultural, pero parémonos a pensar en que no son del todo desacertadas, comparad si no. Entonces, ¿por qué “La casa de Bernarda Alba sigue teniendo esa potencia casi 100 años después y cualquiera de los programas anteriores mencionados pierde todo interés apenas emitido? (de ahí el término telebasura), decididamente no puede ser por la violencia, sino por el fondo; sí, la violencia en la obra sólo es una herramienta para hablar de otras cosas mucho más profundas… y se tiene que hablar de muchas, se tiene que evocar muchas cosas, a mucha gente muy distinta, para que una obra consiga hacerse con el codiciado título de clásico, y pasar por el severo juicio de la historia. Sí, con “La casa de Bernarda Alba” se aprende algo, se descubren cosas, se reflexiona… y además, es entretenida de principio a fin, y tiene una buena narración, características, por otra parte, del arte verdadero.

Poco hablaré del libreto, salvo que respeta muy aceptablemente la obra original, y en cualquier caso, capta absolutamente su esencia (uno debería preguntarse si no se deberá a lo intocable del icónico García Lorca -como describo en el comentario previo-, más reconocible que los libretistas de zarzuela habituales que se ven en este teatro, con los que muchos hoy día parecen creer tener patente de corso -a pesar de no llegarles a la suela de los zapatos de su talento en ningún aspecto-… afortunadamente para todos, no se han atrevido a profanar al poeta andaluz), como debe ser, por otra parte. De modo que se puede decir que es una muy buena adaptación operística.

Miquel Ortega, compositor y alma de la adaptación, se confiesa un enamorado de la obra original, y eso se nota, su creación, su musicalización de la obra de García Lorca respira devoción, inspiración y admiración por todos sus poros… no es una persona que esté diciendo que le gusta el escritor porque lo dice todo quisque, realmente él siente, vive, se deja llevar por el poderío de cada frase, y lleva la musicalidad de las palabras a las notas, de modo que consigue que el texto tenga una fuerza increíble y muy especial, esa que sólo da el auténtico respeto que no inspira un encargo económico, esa que mueve a hacer algo que realmente gusta… en su ópera, la música acaricia, hace el amor con el texto… y el conjunto es tan García Lorca como Miquel Ortega, así pues, este bien puede decir, con orgullo, que ha conseguido fundirse con el poeta granadino… ver esta obra sin su música ya será otra cosa.

Ortega tiene muchos aciertos: un buen, inteligente y bien distribuido uso de la tonalidad y la atonalidad, y, sobre todo, una gran capacidad para crear clímax dramáticos (especialmente los finales de acto, son impactantísimos, dignos de Wagner), y verdaderamente se revela como un discípulo aventajado de aquellos a los que admira: Puccini, del que coge la capacidad para evocar la grandeza dramática o Britten de quién toma su capacidad para crear tensión, inestabilidad y desconcierto. Así, la obra no reniega de la herencia clásica, pero es incapaz de negar su contemporaneidad, es verdaderamente, una ópera de hoy día (o al menos, un buen modelo para ella).

Como única, y muy leve crítica negativa, sí se podría apuntar que la elección de las tesituras de los cantantes pudo haber sido más acertada, pues todas las de las miembros de la familia se parecen demasiado (Poncia, interpretada por un hombre, es casi la única excepción, sin embargo, este tipo de voz grave, probablemente le fuera mejor precisamente a la matriarca Bernarda… pues a la criada no le termina de ir), y ello les quita particularidad a los personajes. Hoy día, en una ópera contemporánea, probablemente hubiera estado muy bien jugar con las distintas tesituras de los cantantes y asignarlas según la personalidad de los personajes.

La representación ya empieza con una música inquietante, a la que se unen unos berridos desagradables que auguran la tragedia que se avecina… a partir de ese momento, entramos en una montaña rusa de emociones en la que redescubrimos la obra de García Lorca a la vez que descubrimos la de Ortega; y siempre con gran intensidad, sin un momento para el aburrimiento, vamos viviendo como el ambiente se enrarece hasta explotar… suponiendo todo un éxtasis artístico.

Debo reconocer, también, que, antes de ir, me preocupaba el hecho de que fuera con orquesta de cámara (y que nos perdiésemos la versión sinfónica), pero está claro que, tanto quienes desde la dirección del teatro se lo han propuesto a Ortega, como él que decidió retomar su idea inicial, estaban totalmente acertados: “La casa de Bernarda Alba” se merece cierta intimidad, luce más así que con la falsa grandilocuencia de una gran orquesta. Por otra parte, visto lo visto, yo no siento que haya perdido nada, sino más bien todo lo contrario, verdaderamente, la orquesta de cámara consigue un resultado muy sobresaliente, teniendo una gran fuerza y presencia… quizás demasiada, con frecuencia se tapaba a los cantantes (pero teniendo en cuenta el excelente resultado final, eso es peccata minuta).

También el coro estuvo fenomenal.

En lo que respecta a la dirección de escena de Bárbara Lluch (otra apasionada de García Lorca y de esta obra), es muy apropiada y verdaderamente consigue sacar todo el jugo para que la ópera luzca como debe.

Curiosamente, el apartado técnico se llena de italianos, que, hacen un trabajo discreto pero aceptable y eficaz tanto en escenografía, como vestuario… etc.

Sólo queda hablar del reparto artístico, que se llevan el grandísimo e inmenso mérito, del que pocas veces se puede decir, que una ópera esté tan bien cantada como actuada (y eso que, en lo que respecta a teatro musical, el de la Zarzuela es un puntal en ese aspecto… muchas veces me he quejado -alguna vez de este, pero sobre todo de otros teatros, el Real especialmente- de como demasiado a menudo se prioriza el dar el do de pecho sobre tratar de crear un personaje -lo que en ocasiones, directamente se olvida-). Verdaderamente, no daba crédito a lo que veían mis ojos: los personajes de García Lorca cobraban vida absolutamente sobre el escenario, ¡ahí estaban!, con toda su fuerza y potencia, creados en la más perfecta simbiosis de la música con el texto.

Y lo más asombroso es que todo el reparto está en estado de gracia (Tal vez Luis Cansino, claramente con menores capacidades interpretativas, es el que peor sale parado), estableciéndose un auténtico duelo interpretativo y canoro en el que me gustaría destacar especialmente a Carol García (Martirio), Marifé Nogales (Amelia), Berna Perles (Angustias), y, por supuesto, Carmen Romeu (Adela). Milagros Martín aparece casi como un cameo, a modo anecdótico; y Julieta Serrano, lleva a cabo un personaje fácil y agradecido. Aunque, sin duda alguna, la que destaca sobre todos, no muchísimo más, pero sí lo bastante como para apoderarse de la atención del espectador cada vez que está en el escenario, es Nancy Fabiola Herrera, que interpreta una Bernarda Alba de premio; hay quien dice que es una de las mejores Carmenes de los últimos tiempos, pero yo no tengo duda alguna de que es la perfecta Bernarda Alba, y de que ese debería ser el personaje operístico por el que se la recuerde. Como único, y perdonable defecto (teniendo en cuenta todo lo comentado anteriormente), del reparto al completo, es que su vocalización dejaba que desear, me pasé toda la función leyendo los subtítulos, aunque la lengua en la que cantaban, obviamente, fuera el castellano (y no ayudaba, lo ya dicho, que la orquesta los tapase).

Concluyendo, acabé la ópera haciendo una ovación en pie, y los que me conocen saben que muy rara vez hago eso, pues muy entusiasmado, muy arrobado tengo yo que estar para llegar a ese punto (cualquiera que lea este blog sabe que soy sumamente crítico y exigente).

Me gustaría ir terminando con una comparación, no odiosa, que es que resulta interesante contrastar, la producción de “La villana”, en este mismo teatro de hace un tiempo, con este estreno… la primera representaba lo clásico en su máxima esencia, y esta, en cambio es lo mismo pero en contemporáneo… verdaderamente, es increíble las maravillas que se pueden apreciar y lo mucho que se puede llegar a aprender y descubrir en este coliseo teatral. No obstante, no quiero dejar de señalar, ya que hablamos de espectáculos programados anteriormente en este lugar, que si la zarzuela contemporánea aquella se la hubieran encargado a Miquel Ortega, probablemente otro gallo nos cantaría… y lo haría afinado.

En definitiva, la producción de “La casa de Bernarda Alba” estrenada por el Teatro de la Zarzuela, bien se podría definir como: grandiosa, impactante, brutal, devastadora, poderosa… es todo lo que le puedes pedir a una representación de “La casa de Bernarda Alba”, pero multiplicado y magnificado. Qué decir, así pues, sino que estamos, con total seguridad y certeza, ante uno de los estrenos más importantes de la temporada… es un imprescindible de la cartelera, no hay fallo posible al hacer su recomendación, porque, de un modo u otro, tienes la seguridad de ver una obra maestra… está claro, ¡es una oportunidad que no se puede dejar escapar!.

La imagen puede contener: exteriorResultado de imagen de zarzuela la casa de bernarda albaImagen631La imagen puede contener: una o varias personas, noche y exteriorLa imagen puede contener: una persona, de pieImagen relacionada

Publicado en Teatro | 4 comentarios