Rock of ages, la era del rock

Lo digo y lo repetiré siempre, el musical de recopilación no es el camino que debe seguir el género

TÍTULO ORIGINAL Rock of Ages
AÑO

2012

DURACIÓN

123 min.

PAÍS
EEUU
DIRECTOR Adam Shankman
GUIÓN Justin Theroux, Chris D’Arienzo, Michael Arndt, Allan Loeb, Jordan Roberts
MÚSICA Varios
FOTOGRAFÍA Bojan Bazelli
REPARTO Tom Cruise, Julianne Hough, Diego Boneta, Russell Brand, Paul Giamatti, Catherine Zeta-Jones, Malin Akerman, Mary J. Blige, Alec Baldwin, Bryan Cranston
PRODUCTORA Offspring Entertainment / Corner Store Entertainment / Maguire Entertainment
GÉNERO Musical.      Comedia.      Drama | Música
SINOPSIS Adaptación cinematográfica del musical homónimo. Los Ángeles, 1987. Un aspirante a roquero y una chica que trabajan en el mismo club se enamoran y tratan de impedir que el local caiga en manos de unos empresarios que quieren demolerlo.

Desde hace tiempo, y dados los triunfos de musicales como “Mamma mía!”, empezaba a temer, y cada vez más, que el éxito del “musical de recopilación” (es decir, aquel musical para el que se usan canciones ya existentes, generalmente musica popular y muy conocida, que se integra, generalmente más mal que bien, dentro de un argumento), que parecía apoderarse del género y llevarlo a un estado preocupante… por suerte o por desgracia (suerte porque se ve que el musical de recopilación no es garantía de éxito, y desgracia porque todos los fracasos repercuten negativamente en la creación de futuros musicales) para el género, esta película ha recaudado menos de lo que ha costado (que ha sido mucho, sólo hay que ver el plantel de grandísimas estrellas que acumula) demostrando así que este forma de trabajar el género no es la solución, ni la garantía de que un musical funcione.

Personalmente, debo decir que me declaro totalmente partidario de los musicales para los que las canciones fueron compuestas expresamente, me encanta, adoro dejarme sorprender por un número musical tras otro e ir de sorpresa en sorpresa hasta un gran final, pero entiendo perfectamente a aquellos a los que les gusta oír sus canciones preferidas en el cine, algo que por otra parte, no es en absoluto moderno, curiosamente, el que es uno de los musicales más famosos de todos los tiempos, “Cantando bajo la lluvia”, es un musical de recopilación (pero tan bien hecho que no se nota, esa es la gran diferencia frente a muchos de los modernos).

Y es que el problema de este filme es que va de sobrado, está convencido del éxito, no es para menos, arrasó en Broadway, uso de canciones amadas y adoradas por varias generaciones, y un plantel de actorazos, de “más estrellas que en el firmamento”, como solía decir la MGM, que resulta interesante aunque sólo sea para ver como se desenvuelven en los números musicales, y por si fuera poco, y como guinda, un director-coreógrafo con conocimiento del género y con un gran éxito en este: Adam Shankman… parecía que nada podía fallar, el éxito se hacía ver como totalmente seguro… pero curiosamente, a pesar de haber cuidado tanto otros detalles, se olvidó totalmente lo más importante.

Y es que la película va tan confiada en si misma, que se cree que no necesita ni una buena historia ni un buen guión, “no importa, las canciones famosas lo solucionarán por si solo y a nadie le importará que prácticamente no haya argumento (o que este sea deliveradamente flojo) porque la gente viene a escuchar su música”… ¡error!, ¡y gran error de novato!, un musical jamás debe descuidar el guión, si lo hace, sólo serán un compendio de canciones juntas, y de ser así, captará el interés de muy pocos y el desprecio de otros muchos, y eso es precisamente lo que le pasó a esta película. El tirón de la nostalgia, si bien en el teatro funcionó (en cualquier caso, no se debe olvidar que son medios totalmente distintos, la música en directo sería una de las cosas que más apreciarían los espectadores que acudieron al exitoso musical de Broadway, y en cualquier caso, por lo general, la gente perdona mejor un libreto flojo que un guión flojo, lo que es creíble en teatro no lo es en cine, y ese es otro de los grandes pecados de esta película) en cine no lo consigue.

Así pues, la historia no nos cuenta nada del otro mundo, y el guión simplemente no sabe que hacer con tantos personajes a los que les cuesta encontrar el sentido en más de un caso (y en algunos la coherencia), es más, precisamente se podía haber salvado el argumento con las canciones adecuadas para dar profundidad a los personajes y hacer avanzar la acción, pero debido al hecho de utilizar canciones preexistentes, metidas con calzador como bien se puede, se hunde el argumento irremisiblemente.

No obstante, dentro de lo que cabe, hay que señalar cierta originalidad en el hecho de entrar en ese mundo que no muchas veces el cine ha explorado, y quizás ese es uno de los grandes valores de esta película (¡la originalidad, bien tan escaso en el cine hoy día!).

El resto del apartado técnico es totalmente perfecto como no se podía esperar menos en una superproducción de este calibre: buena dirección (la película no aburre en ningún momento), interesante fotografía, magnífica evocación mediante la dirección artística de ese mundo rockero… etc.

En lo que respecta a los números musicales, lo más importante de este género, salen bien parados y están muy bien montados, aunque debo reconocer que la música de la película no me entusiasmó demasiado (y quizás eso influyó en mi percepción de la película).

En lo que se refiere al reparto, bueno repartazo, merece la pena ver la película aunque sólo sea por ver cantar y bailar a semejante prole de grandes estrellas (que además ofrecen lo mejor de sí mismos, es más, quizás ellos sean de lo mejor de la película), muchos de los cuales se estrenan (y con gran éxito) en el cine musical: Tom Cruise (magnífico, sublime en su increíble interpretación de la gran estrella de rock extravagante y decadente, es muy probablemente una de las mejores actuaciones de toda su carrera), Russell Brand (que rara vez encaja en algún papel debido a su extravagante aspecto, en esta ocasión simplemente lo borda), Paul Giamatti (también brillante en su papel), Catherine Zeta-Jones (gran estrella del musical desde la deslumbrante “Chicago”,  que le dió uno de los oscars más merecidos que ha dado la academia jamás; consigue un papel que uno hecha de menos que fuera más extenso) o Alec Baldwin (curtido veterano en otras lides pero novato en esta, consigue salir adelante con buena nota). Y por supuesto, además nos encontramos con otra serie de jovenes prometedores intérpretes, ¿quizá futuras grandes estrellas del cine musical? el tiempo lo dirá.

Y en lo que respecta a España, como de costumbre tenemos que aguantar una distribución que pone los subtítulos cuando le da la gana, lo que no ayuda precisamente a la venta de la película, ¿pero esta gente quiere de verdad que la gente vaya a verla y ganar dinero?.

Valoración final: debo recomendarla a todos los fans del género, porque si queremos que nuestro querido musical siga vivo, debemos apoyarlo incondicionalmente, y al resto, unos se encontrarán con una película bastante interesante, y otros con las canciones de su vida.

Esta entrada fue publicada en Películas. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Rock of ages, la era del rock

  1. plared dijo:

    No la he visto y leyéndote no parece que merezca la pena. En realidad parece una mas con actores de relumbron siguiendo la estela del éxito de Glee con jovencitos con las hormonas disparadas buscando el éxito. Y un tom cruise como reclamo en la típica película que da la impresión de que los actores se o pasaron de coña haciéndola.

    Y ojo que esto lo digo sin haberla visto…por lo que a saber…Cuidate

  2. Esta, amigo mío, es el ejemplo perfecto de lo que tú dices que es el género al completo: números musicales espectaculares unidos por un argumento poco sólido; gracias a Dios, no todos son como este.
    En realidad claramente está creada para evocar la nostalgia y que ciertas generaciones difruten con “las canciones rock de su vida”, resucitar el espíritu del tema (frente al pop que se impone en la actualidad)… En realidad los jovencitos tampoco tienen mucho papel (su historia es un poco la de siempre), las estrellas son el resto.
    En fin, si te gusta ese tipo de música, la película te gustará, aunque no se le puede pedir más.

  3. Pingback: Los miserables | Universo de A

  4. Pingback: Historia del cine musical | Universo de A

  5. Pingback: Crítica express: Jersey boys | Universo de A

  6. Pingback: Walking on sunshine | Universo de A

  7. Pingback: Crítica express: Frank | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s