Una hora más en Canarias

España aprende a hacer musicales
 
 
TÍTULO ORIGINAL Una hora más en Canarias
AÑO
2010
DURACIÓN
95 min.   Trailers/Vídeos
PAÍS
  Sección visual
DIRECTOR David Serrano
GUIÓN David Serrano
MÚSICA Alejandro Serrano
FOTOGRAFÍA Carlos Ferro
REPARTO Angie Cepeda, Kiti Manver, Quim Gutiérrez, Miren Ibarguren, Juana Acosta, Eduardo Blanco, Diego Martín, Isabel Ordaz
PRODUCTORA Telespan 2000 / Lazonafilms / Dynamo
WEB OFICIAL http://www.unahoramasencanarias.com/
GÉNERO Romance. Comedia. Musical | Comedia romántica
SINOPSIS Claudia (Angie Cepeda), una mujer atractiva de treinta y cinco años, tiene un bonito café en el centro de Madrid, un marido guapo al que adora (Diego Martín), un hijo guapo al que también adora y un amante aún más guapo al que adora aún más. Su vida no puede ser más perfecta, o eso parece, porque Pablo (Quim Gutiérrez), su amante, ha decidido que está harto de ser solamente eso: su amante, y la ha dejado por Elena (Miren Ibarguren), una joven simpática, tierna, cariñosa… y con cierta propensión a la violencia cuando le quieren quitar al novio. Claudia, que no soporta perder ni a los chinos, no está dispuesta a dejarle escapar, así que con la ayuda de su hermana Mónica (Juana Acosta), y de un poco de chantaje económico y emocional, organiza lo que a primera vista parece un sencillo plan para recuperar a Pablo: llevárselo lejos de su novia, para poder seducirle más fácilmente. Aunque puede que las cosas se le compliquen un poco durante el proceso.
 
       Sí, sí, hay aún muchas críticas que publicar que llevan prometidas desde hace tiempo pero… ¡los musicales siempre son primero!, por lo que vamos allá.
       Francamente, aunque sabía algo de esta cinta antes de su estreno, no me quedaba claro si sería un musical y sobre todo, que musical sería, por lo que al contratrio de lo que suelo hacer, no la promocioné previamente en el espacio (supongo que ahora la estoy resarciendo con la publicación de la crítica con todo el adelanto que he podido).
      Sinceramente, no tenía demasiadas espectativas sobre la cinta, pensé que sería o un vano intento de hacer un musical sin talento o un musicalucho de canciones modernas que se meten como bien pueden, afortunadamente, Una hora más en Canarias no es nada de eso, y sigue la maravilloso progresión que se había iniciado con El otro lado de la cama, aprendiendo poco a poco y subsanando defectos (naturalmente hay que tener en consideración los musicales más antiguos, pero siendo realistas, los españoles, al igual que el resto de los europeos, no hemos sido capaces de salirnos de un realismo estremoa -y un tremendo gusto por el folklore, que está bien, pero sólo si se encaja adecuadamente y no con calzador en plan "¡Marisol, cantanos una canción!"- que no permitía -al contrario que en EEUU- cantar sino era encima de un escenario y con esa profesión), así que confieso que espero una importante calidad del próximo musical español que se vaya a hacer.

      En lo que se refiere a la historia, es divertidísima y magníficamente preparada para convertirse en una buena comedia de enredos; prueba que el guión pasa sobradamente (aunque es ligeramente caótico -el personaje de la novia por ejemplo, se nos presenta como algo grande y luego apenas vuelve a salir en la película-, hay que admitirlo, pero en cualquier caso no es un defecto destacable) especialmente gracias a que logra llenar de gracia y diversión todo tipo de situaciones, chistes y risas continuas en un guión que tiene muchos tipos de humor, incluso cierto tono surrealista (hay críticos que han hablado de parecidos con la Screwball comedy; no lo comparto, la referencia clara de estos líos amorosos son las comedias musicales de enredo –como las de Fred Astaire y Ginger Rogers- y naturalmente hay influencias de Jaques Demy, Woody Allen o Cantando bajo la lluvia y claro, nuestros musicales nacionales) en el que se ríen de los tópicos del género; así que muy bien empezamos.

      La dirección es simplemente sorprendente, pues logra captar la esencia del género musical (un don que no todos tienen, el propio Woody Allen no consiguió superar la prueba), de modo que, al contrario que en anteriores intentos (El otro lado de la cama, Los dos lados de la cama) los números musicales no son en absoluto forzados ni una colección de coreografías extrañas que se meten forzadamente; no en absoluto, están perfectamente integrados en la historia y son muy apropiados además hay que destacar también la labor coreográfica, que logra cierta importante espectacularidad (el principio de la película ya es de lo más evocador). Así pues se vuelve a notar una importante evolución, pues aunque en Los dos lados de la cama se había conseguido la espectacularidad, no se había conseguido la integración de los números.

      El resto del apartado técnico es bastante normalito (en algunos casos quizás menos, fotografía y dirección artística bastante oscuras, lo que es muy poco apropiado para un musical), quizás destacar el vestuario, que tiene cierto encanto.

      Afortunadamente hasta el momento la película tiene muchas bazas a su favor, y es bueno que los actores no consigan hundirla, y es que el reparto carece totalmente de talento para la comedia (incluso Miren Ibaguren o Isabel Ordaz, ambas con experiencia televisiva en comedias), parecen no entender las frases que dicen ni sus personajes, y llega a dar la sensación de que las están recitando, las escenas de comedia física que debían ser mondantes son tremendamente chabacanas y mal hechas, así pues, hay unas interpretaciones que dejan mucho que desear, y viendo lo anterior, no hace falta comentar si tienen talento para el musical (aunque diré que se notaba mucho que habían modificado sus voces digitalmente para que nos creyeramos que cantan bien) pero que afortunadamente no hunden la película pues tiene otros valores muy positivos.

     Sólo queda hablar de lo más importante, la música, afortunadamente, y salvo casos concretos, no se cogen las canciones del momento de la generación tal (aunque por lo visto son las inéditas de un grupo), y aunque hay alguna, se adapta magníficamente y queda muy bien, así pues, música alegre y estupenda (aunque se abusa demasiado para mi gusto de los números de shubidubidubidubi, sin ningún tipo de letra, que alguno es evocador pero tantos llega a ser excesivo) que nos dejará una gran sonrisa y ganas de salir bailando del cine, como todo buen musical debe hacer.

 

Valoración final: Muy buena, aunque no exenta de defectos, es incuestionablemente la mejor opción de la cartelera, una nueva evolución del musical español que progresa muy positivamente y que seguro que conseguirá grandes películas si sigue por este camino y sobre todo, si el público las apoya como debería hacer ante productos de esta calidad.

 
una-hora-mas-en-canarias-003
una-hora-mas-en-canarias-009
una-hora-mas-en-canarias-012
Esta entrada fue publicada en Películas. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Una hora más en Canarias

  1. Pingback: Crítica express: Un trozo invisible de este mundo / La Venus de las pieles / The hole 2 | Universo de A

  2. Pingback: ¡Musicales y más musicales en la cartelera cinematográfica! | Universo de A

  3. Pingback: Crítica exprés: Los miércoles no existen | Universo de A

  4. Pingback: Críticas exprés: Tenemos que hablar / ¡Ave César! | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s