La mejor oferta

Con un toque diferente pero… Tornatore no deja de ser Tornatore

Ficha y sinopsis

Título originalLa migliore offerta (The Best Offer)Año2013Duración124 min.País ItaliaDirector Giuseppe Tornatore GuiónGiuseppe TornatoreMúsicaEnnio MorriconeFotografíaFabio ZamarionRepartoGeoffrey Rush, Jim Sturgess, Sylvia Hoeks, Donald Sutherland, Philip Jackson, Dermot Crowley, Liya Kebede, Kiruna StamellProductoraPaco Cinematografica / UniCreditGéneroIntriga. Romance. Thriller. Drama | Drama romántico

SinopsisVirgil Oldman (Geoffrey Rush) es un hombre solitario; un excéntrico experto en arte y agente de subastas, muy apreciado y conocido en todo el mundo. Su vida transcurre al margen de cualquier sentimiento afectivo hasta que conoce a una hermosa y misteriosa joven (Sylvia Hoeks) que le encarga tasar y vender las obras de arte heredadas de sus padres. La aparición de esta joven, que sufre de una extraña enfermedad psicológica que la mantiene aislada del mundo, transformará para siempre la vida de Virgil.

……………………………………….

Crítica

He de decir que a mí, en general, me gusta Giuseppe Tornatore, y considero que títulos como “Cinema paradiso” o “La leyenda del pianista en el océano” son algunos títulos mágicos, y que ver alguna de las obras de este director es imprescindible. Y es que Tornatore consigue crear en sus largas películas (que nunca se hacen largas porque siempre son muy entretenidas y están muy bien dirigidas) un universo de realismo mágico en el que quieres sumergirte… hasta que llegas al final, que habitualmente suele ser muy, pero que muy melodramático (o en el mejor de los casos, profundamente amargo, el típico final, a la que la gente en general llama “bonito”) que a menudo estropea sus películas (en mi opinión, pero también es cierto que yo siempre he sido un gran partidario de los “happy endings”, como buen amante del musical que soy).

En cualquier caso, como ya veíamos recientemente, este es uno de esos directores que tienen un estilo muy particular, y que si uno va a verlos, ya sabe a lo que se puede arriesgar, pues siempre dejan su firma (en este caso, sabía que habría una dirección impecable, pero con un final potencialmente muy dramático; pero ya hablaré de eso, al final en el spoiler, si lo hubo).

La historia en general es muy buena, tiene muy buen punto de partida y unos personajes en general bien definidos (aunque creo que hay mucho trabajo actoral por medio, especialmente por parte del protagonista, que ha ayudado muchísimo a que los personajes hayan quedado tan convincentes); y podría ser una película muy buena, realmente buena, sino fuera por el final, que acaba reduciendo a una película que hasta el momento había sido impecable a un vulgar telefilme (como ya digo, ya hablaré del final al final de la crítica en el spoiler), y da pena, porque si se hubiese ingeniado un fin mejor, la película sería, como ya digo, realmente muy buena.

El director cumple totalmente y nos sigue dando muestras de su excepcional talento para su oficio y el desarrollo de su arte: secuencias realmente bellas (no en vano, todo está desarrollado en el mundo del arte, y además tiene ese aire de las comedias ubicadas en mundos de lujo y altas esferas de alta sociedad, con lo cual tiene un toque realmente impecable), actores en estado de gracia; y una magnífica conducción de la historia en la que se alterna intriga (muy pero que muy bien llevada), drama y romanticismo (que no empalaga) de un modo magistral.

Del apartado técnico todo es destacable, pues todo contribuye al embellecimiento de las imágenes que van pasando ante nosotros (de hecho la película es italiana, pero por calidad técnica, bien podría pasar por estadounidense… la elegancia italiana, supongo -aunque no se puede asignar todo a una supuesta calidad nacional, porque este país también nos ha mandado de cada productoy Francia también tiene esa fama y ya ves…-): una preciosísima fotografía que resalta los bellos colores de las obras de arte (muchas de ellas en conocidos museos… pero bueno, concedamos alguna que otra licencia artística); una magnífica dirección artística que crea entornos bellos y muy artísticos en los que cualquier amante del arte le gustaría vivir; el cuidado vestuario… son sólo algunas de las cosas que hacen tan agradable esta película visualmente.

También se puede hablar muy bien del reparto artístico, los actores, que diría que están muy bien dirigidos, tanto, que no estoy seguro de que algunos de ellos lo hubieran hecho tan bien sino fuera por la habilidad de Tornatore como director. Ahora bien, no les pienso sacar méritos, unos buscadísimos gestos y actitudes logran caracterizar muy bien a sus personajes de un modo que el guión no necesariamente llega a profundizar con tanta intensidad. Y hay que tener en cuenta que muchos de esos personajes no son sencillos de hacer bien o con realismo.

 

Valoración final: el final convierte a una película con todas las posibilidades de ser muy buena, en una película simplemente buena, regular, aceptable, entretenida y visible. Su belleza estética y su emocionante intriga por otro lado son incuestionables y harán disfrutar de la mayor parte del visionado (el problema es, como ya digo, que en el género de la intriga, hay pocas cosas peores que qué no se resuelva bien).

 

Y ahora el SPOILER, el grandísimo problema de esta película, no hay duda, es el final, cierto que siendo Tornatore ya nos podíamos esperar el final de dramón, pero es que eso de que al final todo resulte ser una estafa… es de telefilme barato de sábado por la tarde de Antena 3; es más, incluso un final feliz (ellos dos acabando juntos), aunque un tanto falso (quizás ligeramente) hubiese sido mejor, básicamente porque hubiese complacido al público, y a este, si le complaces, todo le vale y está dispuesto a aceptar cualquier cosa, pero del otro modo, lo único que has conseguido ha sido estropear toda la película, pues ni siquiera ese final ligeramente abierto es interesante.

Esta entrada fue publicada en Películas. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a La mejor oferta

  1. plared dijo:

    no creo que la vea, si acaso por el plus. Pero bueno, un buen director con un estilo muy personal. E mi opinión explota demasiado el lado sensiblero de las cosas, pero bueno…gustar gusta a la mayoría….La del pianista si me gusto, aunque la encontré algo falta de ritmo. Cuidate

  2. Algún día tienes que explicarme como decides las que ves en el cine y cuales en el plus, ¿que criterio usas?.
    Totalmente de acuerdo, busca totalmente la sensiblería desmedida, y en ocasiones de la más barata y eso es para mi lo más molesto en él; y tal vez sea gusto personal, pero la mayoría de sus películas ganarían mucho con un final feliz.

  3. plared dijo:

    Sencillamente si voy a ver una película espectacular. Efectos y tal, pues al cine. Si se que me va a gustar por tema o por que simplemente pienso que es buena, también a la pantalla grande. Si pienso que sera pasable…., cuando la pongan en el plus…..

  4. Utilizas un baremo muy parecido al mío… aunque la verdad, yo no me dejo condicionar por los efectos, a menudo muchos efectos digitales suele ser sinónimo de bodrio insufrible.

  5. martha estrada dijo:

    podrías explicarme cómo termina éste film ? me ha dejado desconcertada.

  6. Jajaja, creo que no eres la única, la mayoría de la gente que llega a esta crítica es buscando entender el final.
    En fin, procedo a dar el aviso de SPOILER:
    La verdad es que la película tiene, muy intencionadamente, un final abierto, es decir, de libre interpretación, casi puedes creer lo que quieras. Partiendo de este punto, yo te doy mi interpretación personal del final (por lo que me acuerdo, pues hace meses que vi la película); que puede ser tan válida como cualquier otra, cuando un artista se decide a dejar un final abierto, es porque le gusta, porque quiere que el espectador lo complete a su gusto, aunque a lo mejor el artista tenga el suyo propio que frecuentemente no quiere compartir para evitar condicionar la imaginación de los espectadores.
    En fin, esta es mi explicación: después de que descubrimos que todo era una brillante estafa planificada por el mecánico, el artista y la chica (que en realidad no tenía ningún tipo de enfermedad y sólo funcionaba hábilmente como cebo), para conseguir robar al coleccionista todas sus obras de arte (lo cual resulta muy duro, porque el protagonista se trataba de una persona a la que le costaba confiar, con lo cual, para una vez que lo hace… mira como le sale); vemos un flashback que puede ser crucial para la interpretación del final, y en el que recordamos como ella le dice que, pase lo que pase, sus sentimientos son auténticos (o algo así).
    Al final de la película, el coleccionista se va a Praga, lugar del que, como recordarás, hablaron, y que, según ella, era el lugar en el que más feliz había sido; y concretamente, el protagonista va a la cafetería que ella comentó que tanto le gustó.
    Hasta ahí los hechos, ahora nuestra imaginación puede completarlo: con una versión feliz, pensando que está esperando a la chica, y que esta acabará por aparecer, pues en cierto modo lo ha prometido; o versión triste, que el coleccionista está tan obsesionado con ella, que necesita recordarla a través de este viaje y tener la esperanza de que ella acabará apareciendo en el lugar en el que supuestamente más feliz ha sido, cosa que nunca pasará.
    Final a gusto del consumidor, pero esto es bastante típico de Tornatore.
    Espero haber podido ayudarte, ¡hasta otra!.

  7. Pingback: Crítica express: Novecento | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s