Crítica exprés: Los miércoles no existen

-Los miércoles no existen: soy muy tonto, lo reconozco, muy tonto… leo la más mínima insinuación de que algo es un musical, y allí voy, cual zombi; al fin y al cabo, nunca se sabe, este género es siempre muy difuso a la hora de promocionarse, o se hace a bombo y platillo o todo lo contrario; y quien sabe, uno de los mejores musicales españoles de los últimos años no reconocía serlo tampoco (y yo nunca entenderé esa denominación de película con canciones)….

En realidad, nada bueno me auguraba esta película, con unas críticas más bien malas (tanto las profesionales como las amateurs); el propio autor-director calificando su propia obra de “dramedia con números musicales” (traducción: no tengo ni idea de qué va lo que he escrito; y si tú mismo no consigues definir de que género es lo que has creado, a ver como vamos a averiguarlo los demás…); el ser consciente de que tiene una duración de más de dos horas, que ya es muy difícil de sostener en una comedia, y sólo grandes maestros lo han conseguido (y desde luego Romano no lo es)… etc; no pronosticaba nada bueno.

Pero lo dicho, yo soy muy tonto, y me empeñé en ir a verla, y, por supuesto, salí trasquilado.

Desde luego no es un musical, pues la inclusión de unas pocas canciones conocidas (sí, pretende ser un musical de recopilación, y con lo poco exigente que hay que ser con estos, ni siquiera unos requisitos mínimos supera…), en forma de, algo parecido a un número musical (ya me explicaré más al respecto), sin orden, concierto, coherencia o cohesión, de una forma tan totalmente arbitraria como sobrante nunca será capaz de crear un musical; lamentablemente, estos detalles anteriormente comentados, son los que definen a toda la producción.

En cualquier caso, los números musicales (llamémoslos así, al menos hasta que se invente un término para definir lo que se ve en esa película, ¿payasada, a lo mejor?) son realmente de vergüenza ajena; dejemos de lado ya lo mencionado de que ni pintan, ni aportan absolutamente nada a la historia o que incluso no tengan ningún sentido; no tengamos en cuenta tampoco los bochornosos intentos de coreografías que parece que los ha hecho el profesor de educación física de un instituto de secundaria (en colaboración con el de música y el profe sustituto de literatura)… y aún olvidando y perdonando todo lo inolvidable e imperdonable, nos quedará el prodigio de máximo indecoro de que los actores sean incapaces de cantar y de dar una sola nota bien o en su sitio; de verdad os lo juro, parece que es a propósito, es inconcebible que se pueda desafinar tanto en tan poco tiempo y de maneras tan espantosas. Horrible, parecía un concurso de a ver quien cantaba peor. Los únicos que se escapan un poco de eso son Carlos Noriega e Inma Cuesta, y sólo porque su parte es casi un recitativo, porque según hay que empezar a entonar… empiezas a preguntarte en que cajón guardaste esos maravillosos tapones para los oídos, y por qué tan imprescindible objeto no va contigo a todas partes.

Lo que se dice de lo anterior bien puede aplicarse al resto de la película, añadiendo además que apesta a teatro independiente, supura sala pintada de negro, emana teatralidad por todas partes… y es que el creador (pues es autor de la obra teatral original -que está, por supuesto, en un teatro pequeño y cuya obra se pone, en las peores horas del día y muy de vez en cuando-, guionista y además director de la película) de tan inefable producto es incapaz de entender las diferencias de lenguaje que existen entre teatro y cine; porque, por si no se había dado cuenta, sustituir una pared negra por un montón de localizaciones fantabulosas, no hace que un texto teatral parezca una película, ¡uy qué sorpresas te da la vida!, ¡hala que fuerte!, ¿no?, pues ya ves.

Y ya no hablemos de la escasa calidad del texto original, refrito de mil obras anteriores, y que ya sólo en cine tiene un precedente mejor respecto a esas temáticas (española para mayor escándalo, y además buen musical como aumento de humillación) en “Los dos lados de la cama”.

Y es que este guión, por no saber, ni siquiera sabe mantener una coherencia argumental-temporal, fastidiando y perdiendo al espectador continuamente (que al final, ya completamente aburrido, ni se molesta en recomponer el ridículo e insulso puzzle al que le ha obligado a enfrentarse Romano) con unos saltos en la trama y temporales que no sólo no vienen a cuento sino que no aportan nada (bueno sí, aumentar el desinterés por el filme a medida que va progresando, pero para eso ya no hacía falta mucho…); ya ves, las habituales invenciones y originalidades de “artistos”, que como siempre, se creen que han creado lo mil veces hecho, cien mil veces probado, y un millón de veces copiado y plagiado.

Eso sí, lo mejor de la película (lo único bueno de la película más bien) son las localizaciones; para quien ame Madrid, el filme es una auténtica carta de amor a la capital del Reino (y ni siquiera en eso está bien dirigida, pues quien conozca la ciudad, verá unas incoherencias en los itinerarios que siguen los protagonistas por los barrios del centro, completamente absurdos y ridículos, de hecho, te pierdes con tanta vuelta y tanta incoherencia de planos de cine y urbanística)… por desgracia, y como ya digo, es lo único interesante que tiene esta película (y como ya he comentado, ni siquiera está del todo bien).

Así pues, Peris Romano, que ha sido absolutamente incapaz de adaptar su propia obra de teatro cutre a la gran pantalla (ni demostrar ningún otro tipo de talento, ya puestos a decir las cosas), difícilmente conseguirá dirigirla, y efectivamente, así sucede; no es capaz de mantener el ritmo, y el metraje es insoportablemente aburrido, tedioso, irrelevante, insoportable, insufrible… pero como ya digo, como el problema ya está en el propio guión, mucho me temo que por más cambios y tijeretazos que diéramos en el montaje (y son muy necesarios, así como la eliminación de personajes, tramas innecesarias… etc), seguiríamos igual. Y como además está muy mal dirigida, la película seguiría careciendo de ritmo, interés… etc.

Los actores van a juego con el resto del filme: están espantosos (sin mencionar la humillación que se les hizo a algunos de la versión teatral, al no incluirlos en la versión cinematográfica). Al igual que el director, que es incapaz de distinguir entre teatro y cine, todo el reparto parece estar convencido de que tienen que llegar, y ser vistos, hasta en la última butaca del anfiteatro, y que la mejor forma de conseguirlo es sobreactuar cuanto más mejor, pero… ¡qué sorpresa, si en el cine hay algo llamado plano medio, primer plano… etc!, ¿no es sorprendente?; y lo es aún más cuando sabes que, a pesar de que todos los actores del reparto (que claramente han sido seleccionados por su fama, para desprecio, como ya digo, de algunos de los originales de la obra teatral) cuentan en sus currículums con experiencia tanto en televisión como en cine, parecen estar absolutamente convencidos de que están en el teatro (obviamente en eso ha influido mucho una pésima dirección de actores), o al menos eso es lo que reflejan sus interpretaciones.

Todas las actuaciones son auténticamente terroríficas; pero vamos comentar algunas especialmente: William Miller, que es capaz de alcanzar el paroxismo de la mala interpretación, tiene que dar dolor mirarte a ti mismo haciendo eso, porque a los demás sí nos lo produce, es un auténtico martirio en el que no puedes hacer más que preguntarte, ¿cómo es posible que nadie, nadie, pero es que nadie le dijera que lo estaba haciendo tan mal? (de hecho toda su interpretación es una esperpéntica caricatura, hasta cuando se pone a pretender lucir el buen cuerpo que no tiene; y si eso fuera lo peor…); Gorka Otxoa, hace lo único que sabe hacer: dar grititos y saltitos, menuda novedad (aunque sí llama la atención lo extremadamente delgado que está); María León, en apenas unos minutos se nos descubre sin talento alguno y únicamente apta para papeles de maruja barriobajera… etc.

En definitiva, es un producto pésimo destinado a diluirse en la cartelera y desaparecer sin rastro, y lo peor de todo es que lo merece, puesto que semejante producto jamás debió estrenarse, no tiene absolutamente ningún mérito para ello.

Y sobra decir, que si la película es así, no resulta difícil imaginarse la obra de teatro… y no hace falta molestarse mucho en ello, porque los vídeos que se pueden encontrar en internet dan auténtico espanto. Si es que ya la propia película refleja sobradamente bien el origen mediocre que tiene, y lo que he dicho muchas veces, si a alguien sin talento le das más presupuesto, no hace algo mejor, simplemente, porque todo el dinero del mundo no puede comprar una cualidad personal o profesional.

Esta entrada fue publicada en Películas. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Crítica exprés: Los miércoles no existen

  1. Anónimo dijo:

    http://www.elcorreo.com/bizkaia/culturas/cine/201510/19/miercoles-existen-20151019145541.html

    http://ocio.laopiniondemalaga.es/cine/noticias/nws-454604-los-miercoles-existen-ingenio-agradece.html

    http://www.elblogdecineespanol.com/?p=25379

    http://www.metropoli.com/cine/2015/10/15/561f66c6ca4741031a8b45b0.html

    http://cultura.elpais.com/cultura/2015/10/15/actualidad/1444927381_348942.html

    http://autocineparapeatones.blogspot.com.es/2015/10/los-miercoles-no-existen-perisromano.html?m=1

    http://www.accioncine.es/reportajes/criticas-proximos-estrenos/3714-los-miercoles-no-existen-xxx

    http://hoycinema.abc.es/critica/20151016/abci-critica-miercoles-existen-201510152030.html

    http://www.bandejadeplata.com/estrenos/los-miercoles-no-existen-2015/

    http://www.cineol.net/criticas/1781_Los-Miercoles-no-existen

    http://noticine.com/iberoamerica/36-iberoamerica/23593-critica-qlos-miercoles-no-existenq-la-vida-en-historias-cruzadas.html

    http://elverdaderojokin.blogspot.com.es/2015/10/los-miercoles-no-existen.html

    http://www.criticasen8mm.com/2015/10/los-miercoles-no-existen-cantandole-al.html

    http://www.lucescamarayblog.com/2015/10/critica-los-miercoles-no-existen/

    http://thewayoutmagazine.com/critica-los-miercoles-no-existen/

    http://desdeelpuntodevistaadolescente.blogspot.com.es/2015/10/los-miercoles-no-existen.html

    http://cinemania.es/peliculas/los-miercoles-no-existen/critica/

    https://ilusionesblog.wordpress.com/2015/10/19/critica-de-cinelos-miercoles-no-existen/

    http://www.elantepenultimomohicano.com/2015/10/critica-los-miercoles-no-existen.html

    http://www.inperdibles.com/2015/10/critica-de-la-pelicula-los-miercoles-no.html?m=1

    http://nuestraficcion.blogspot.com.es/2015/10/la-importancia-del-como-y-de-los.html?m=1

    http://www.cineymax.es/criticas/98389-los-miercoles-no-existen

  2. ¡Joder, que fuerte!; ¡ahora también me vienen los cineastas indignados al blog (ya no sólo la gente del teatro)!, ¡estamos progresando!… ¡estos “artistos”!.

    Aunque reconozco que lo que más me divierte de todo esto es que, es publicar una crítica mala, y allá van todos como moscas a “Acerca de… Universo de A” para averiguar el insondable misterio de quién soy, quién les hace esta crítica, ¡cómo si ello importara!, ¡cómo si no fuera más importante lo que se dice que quién lo dice!… lo que no deja de demostrar mis malas críticas, pues deja claro que son incapaces de distinguir entre forma y fondo.

    En fin, te responderé de una forma muy simple y sencilla: Filmaffinity; lugar donde, por más que te empeñes en ignorarlo, aparecen todas las críticas profesionales con sus correspondientes enlaces, y también muchas de aficionados (algunos con el único objetivo de querer promocionar su blog). Y a todas esas malas críticas se une la mía, sólo soy una más de un montón.

    Respecto a los enlaces que pones, estoy seguro de que si los revisara todos (cosa en la que no me pienso molestar… aunque es tentador la idea de publicar un comentario con las mejores frases en un tono extremadamente irónico), encontraría críticas regulares e incluso malas, pero ninguna entusiasta, de eso estoy seguro.

    Post scriptum: confirmado esto último; y lo peor de todo es que encima comentan cosas que yo también he dicho en mi crítica, así que los fallos son más que evidentes. Y eso que sólo le he echado una ojeada por encima a los dos primeros enlaces, si llego a hacer lo que dije del comentario sarcástico… bueno, desde luego, hay buen material para ello.

  3. Pingback: Nacida para ganar | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s