La temporada de exposiciones de primavera-verano de 2019 en Madrid

Este artículo es uno de los los llamados artículos recopilatorios, que se actualizan continuamente (hasta que termina la temporada que dice el título, momento en el que se publica uno nuevo en esta misma sección de Turismo), por lo que, para estar informado de todas las novedades, se recomienda volver a visitarlos a menudo. No obstante, los seguidores del blog (correo electrónico, redes sociales… etc) reciben actualizaciones de todo lo que se hace en Universo de A.

Aclarar que, en este artículo en concreto, las últimas actualizaciones siempre son las más pegadas a estas líneas, es decir, las que están más arriba del artículo; y por tanto, las que están más abajo, son las que he comentado hace más tiempo.

Para una información más extensa o sobre otras cuestiones culturales (Turismo, críticas de Películas o Teatro… etc), visitar las secciones correspondientes que aparecen permanentemente en un listado a la derecha.

Si hay algo que aún no he publicado, y sin embargo te interesa, pregunta a través de un comentario, puede que te ayude, ya que a lo mejor lo he visto, pero no he tenido tiempo de escribirlo.

………………………………………………………….

 

Cambia el tiempo pero no las ganas de seguir emocionándose… ahora, quizás tendréis la oportunidad si vais a…

 

Sala de exposición del hotel Palace: PELIGRO, ADVERTENCIA

Esta sala, que eventualmente cobija a quién al Palace se la quiera alquilar, para los más variados actos (o eso supongo, entre otros ha albergado múltiples veces el Mercadillo del gato, que habitualmente había estado en el Casino militar o Centro cultural de los ejércitos), y que goza de una privilegiada situación, en frente de la Fuente de Neptuno, entre el Museo del Prado y el Thyssen; desde el 19 al 22 de junio del presente año, albergó una presunta exposición titulada “Psiquiatría, mentiras que destruyen vidas y familias”.

¿Qué tiene eso de especial?, bien, relato mi vivencia: en primer lugar, había gente intentando e impulsando que entrases, hasta ahí, hasta cierto punto, la cosa podría calificarse de aceptablemente normal… no lo fue el hecho de que, antes de que saliese de allí, hasta tres personas de la organización intentasen trabar contacto conmigo. Pronto me daría cuenta de a qué se debía.

Admito que la temática me interesaba, curioso por naturaleza como soy, así que entré. El recibimiento lo da un falso documental, con unas imágenes rancias, de hace una eternidad, que parecían sacadas del típico episodio de series criminalísticas de la Sexta que dan en el fin de semana por las mañanas. Poco aguanté, ya veía por dónde iba la cosa: falsedad, contradicciones, exageraciones, sofismos… etc. Así que avancé en la exposición, y a medida que lo hacía, me daba cuenta de que estaba preparada para personas con un nivel muy bajo: vídeos en todos los paneles, y estos con unas letras enormes y citas impactantes… aunque, en realidad, lo más llamativo es que no hacía falta ni leer, ni siquiera pararse a ver los vídeos para sacar conclusiones automáticas: ellos solos te las preparaban mediante una serie de impactantes imágenes que van directamente al subconsciente. El colmo de la hipérbole, se llevó a cabo cuando unieron la psiquiatría directamente con la figura de Hitler, del que se mostraba una imagen más grande que yo (es decir, unir lo malo con lo malísimo)… a esas alturas ya no sabías si la situación era para reír o llorar… porque se habían excedido tanto que no dejabas de preguntarte si podía existir alguien tan palurdo como para tragarse tal cúmulo de estupideces todas juntas.

Escapé lo antes que pude, en mi cerebro había saltado la alarma y con razón. Nada más llegar a casa, me puse a investigar para confirmar mis sospechas… aunque, ¿quién sospecharía de una entidad que goza del tan sonoro y aparentemente benéfico nombre de “Comisión ciudadana de derechos humanos de España”? pero efectivamente, apenas en unos segundos había descubierto de quién dependía tal organización: la iglesia de la cienciología o scientology, famosa secta, promovida entre otros por Tom Cruise (y cuya promoción por parte de este ayudó en parte a destrozar su carrera).

Y entonces lo entendí todo. Y me indigné. Cierto, que es sabido que las sectas tienen por costumbre dirigirse a los individuos que encuentran más vulnerables (es conocida la práctica de los testigos de Jehová de mirar las necrológicas para acudir oportunamente a los funerales a “ofrecer apoyo”)… pero aquello me parecía el colmo. No pude dejar de pensar en todas las personas que pueden estar desesperadas, que necesitan ayuda, y mediante esta exposición, para ellos conseguirán desacreditar mediante la falacia una ciencia como la psiquiatría, de modo que, naturalmente, no serán medicamente tratados, y fácilmente caerán en las garras de esa u otra secta. O como dice el viejo refrán español: “encima de cornudo, apaleado”.

Y es que, para muchas personas, si está escrito, es verdad; y si se ha organizado en el Palace, aún tiene más verosimilitud… y si encima no te encuentras en pleno uso de tus facultades, pues imagínate, como para razonar… si a todo ello le sumamos que la gente no suele molestarse en contrastar la información, se traga la que le llega sin más, y además la asume como verdad absoluta sin molestarse en saber de quién, con qué motivo y para qué se le ha dado… pues ya os podéis imaginar el magnífico caldo de cultivo que había en pleno centro (bueno, la propia sede de la secta está a no demasiados metros de allí).

Cierto que, a estas alturas, la exposición ha terminado; pero bien está advertir y alertar de estos peligros, por si vuelven a aparecer; y también para recordarnos que nuestra cultura e información debemos construirla a través de consultar múltiples fuentes y después de haber sido crítico con todas ellas.

 

Caixaforum

-ÓPERA. PASIÓN, PODER Y POLÍTICA: a pesar de lo que escribí cuando reseñé la exposición de la Biblioteca histórica Marqués de Valdecilla (presente en este mismo artículo), la verdad, esta nueva muestra del caixaforum ha resultado más atractiva de lo esperado… tal vez precisamente porque no esperaba nada (llegué a imaginar que sólo serían videos, como en aquella tan decepcionante de la Democracia).

La verdad es que resulta agradable, un tanto superficial y absolutamente subjetiva con determinados temas; pero, por lo demás aceptable, incluso interesante tanto para los que sepan de ópera, como para los que quieran iniciarse… de hecho, resulta de lo más curioso el cómo efectivamente, la muestra consigue llegar a todo tipo de público.

Ha sido todo un acierto incorporar una audioguía con música, aunque es una pena que no se insertaran más pistas (y un comentario más largo y elaborado).

Por lo demás, el montaje es hermoso, impactante, y las piezas exhibidas merecen la pena por sí mismas. El como se ha hecho, eso de organizar la historia del género lírico por estrenos, en unas ocasiones da más resultado que en otras, a veces resulta acertado para plasmar toda una época, otras se ve demasiado y excesivamente genérico… en definitiva, que tiene sus pros y sus contras.

Como importante crítica negativa, decir que la exposición posee un catalanismo vomitivo en la sección de “Pepita Jimenez”; además de un ridículo feminazismo en la de “Salomé”… aunque ellos solos se ponen en ridículo a poco que sepas del tema, pues pocos compositores han habido como Albéniz para caracterizar lo español, y Salomé es el perfecto ejemplo de mujer débil, manipulada y con poco conocimiento de causa… es decir, un ejemplo perfecto de esas que se proclaman hoy feministas. De hecho, a tal punto llegó la cosa, que me extrañó que se criticase tan ferozmente a la URSS… yo que pensaba que lo dejarían como el paraíso terrenal; bueno, al fin y al cabo, la fundación es de un banco. También resulta de lo más incomodo andar arrastrando un libro para enterarse de que son los objetos que ves, en vez de que lo hayan puesto en la cartela, como sería lo lógico.

En definitiva, en general, se puede decir que es una exposición que merecerá la pena para todo aquel que esté interesado en la ópera.

-LA BIBLIA, UN VIAJE POR LAS LENGUAS DEL MUNDO: pequeña exposición que, aunque no está a la altura del influyente libro del que habla (pues realmente, es una mera excusa para mostrar una colección privada), sí resultará interesante a todo aquel que quiera profundizar en el ayer y el hoy de tan reseñable obra. Los datos linguísticos también llaman mucho la atención.

-OLGA PICASSO: la vi muy por encima por falta de tiempo (y de interés, para qué mentir), no obstante, y aunque me pareció nada imaginativa en su montaje, y quizás un tanto aburrida; también me dio la impresión de que daba una imagen más cercana, familiar y humana de Picasso, y en eso puede merecer la pena profundizar, como mínimo a los amantes de la obra del relevante artista.

 

Museo Thyssen-Bormemisza

Es curioso, al pasearse por una de estas exposiciones de moda, casi siempre, te encuentras con préstamos del Museo del traje… lo que, si se piensa, resulta humillante para esta última institución, porque no puedes dejar de preguntarte por qué nunca han sido capaces de organizar una de las grandes exposiciones sobre su propia temática, que además se han dado tanto en la capital (recordemos que las mejores las han organizado el propio Thyssen y la Fundación Mapfre)… mordaz y terrible a la vez.

-BALENCIAGA Y LA PINTURA ESPAÑOLA: esta es la típica exposición de la que podrías pensar que intenta ligar a la descarada dos conceptos que no tienen nada que ver, y que, imaginas, se van a pasar todo el tiempo intentando justificar a la desesperada la temática de la muestra mientras tú miras con susceptibilidad y acabas por no querer comulgar con ruedas de molino… pero no, realmente, la exposición consigue un triunfo absoluto en su objetivo; tal vez sea que se ha elegido muy bien las pinturas que acompañan al vestuario, pero es incuestionable que, verdaderamente, se nota, se ve de forma muy clara, la influencia que el arte español ha tenido sobre el modisto.

De cualquier modo, estaba muy interesado en esta exposición, tal vez sea porque la moda de la gran época de la alta costura me atrae (se hicieron auténticas obras de arte), o porque, concretamente, Balenciaga es citado en múltiples películas o por múltiples personajes históricos como un diseñador puntero y de cabecera… en cualquier caso, lo que sobraban eran razones para querer profundizar y conocerlo mejor.

La exposición, primeramente, y como todas las del Thyssen, se encuentra con la gran dificultad de que es extremadamente dependiente del folleto (no hay información de sala), si a eso le sumamos que todo el lugar está extremadamente oscuro, revestido de negro y con una iluminación muy tenue… os podéis hacer una idea de lo pesado y complicado que puede llegar a ser intentar informarse sobre cada una de las secciones que estas viendo… de hecho, la gran mayoría no lo hace (en ninguna exposición, de hecho), desiste, y simplemente se pasea por el lugar, leyendo, como máximo y con suerte, las cartelas de cada pieza.

En cualquier caso, sí encontré, a pesar de las dificultades anteriormente comentadas, el montaje evocador y eficaz en lo que se refiere a enseñar las piezas.

Por lo demás, encontré todo lo mostrado de gran interés, tanto el vestuario como los cuadros (varios de ellos de colecciones privadas -como la de Alba-, así que, aunque no hay muchísimas, si es una oportunidad para ver, no sólo una exposición de moda, sino también de pintura), y aunque quizás resulta un tanto superficial a nivel de información (tal vez por haberse organizado de forma temática y no cronológica), es incuestionable que está muy bien hecha, y que merecerá la pena para todos los minimamente interesados en la cuestión.

 

Museo Reina Sofía

Si uno piensa en ir a este museo, inmediatamente le viene a la cabeza el edificio diseñado por Sabatini, o quizás también el de Nouvel… pero lo cierto es que el museo cuenta con dos delegaciones en el retiro (las que se referencian aquí mismo, unas líneas más abajo), poco o nada promocionadas, y que, sin embargo, no deberían pasar desapercibidas para los amantes del arte (muy especialmente de aquellos que aprecian especialmente las instalaciones; en el palacio de cristal es más que habitual que estén hechas ex profeso para este), ya no sólo porque sean gratis, sino porque sus propuestas suelen ser más que interesantes.

Palacio de Velázquez

-TETSUYA ISHIDA, AUTORRETRATO DE OTRO: es una exposición dura, hay que admitirlo, a la que hay que echarle estómago e ir de buen humor (pues, de no hacerlo, su extremado pesimismo nos dará la puntada final).

No obstante, es incuestionable que Ishida es un auténtico genio, que logra plasmar, en lienzo (lo que hace que la pintura de caballete quede legitimada hoy día… algo que, lamentablemente, no todos consiguen), sin duda, en especial, la sociedad japonesa que le tocó vivir (finales del siglo XX, pero tampoco es muy diferente en el XXI), pero su mensaje es lo suficientemente universal, como para que nos sintamos aludidos. ¿Qué mensaje es ese?, bueno, sus temáticas son múltiples: materialismo, consumismo, soledad, maquinización y deshumanización… etc, como todo el arte auténtico, es sumamente subjetivo y muy interpretable; pero, a mi modo de ver, se puede resumir en que nos habla de cómo la sociedad parece querer convertirnos en una máquina que debe cumplir una función desde nuestro nacimiento hasta la muerte

Para variar, he de decir, que el folleto es legible, pues no está lleno de palabras pedantes y de discursos grandilocuentes (tal vez sea, casi seguro, porque el auténtico arte no necesita autojustificaciones). En cualquier caso, encontré su contenido muy interesante, aunque eché en falta más datos biográficos sobre el artista (la verdad sea dicha, estos textos siempre están muy desordenados, y como siempre he dicho, parecen más ensayos de lucimiento que escritos para ilustrar a los visitantes de la exposición)

Palacio de cristal

-CHARLES RAY. CUATRO MOLDES: aunque sus referencias al arte clásico y su, en muchos aspectos, parodia de este, podría resultar interesante… simplemente no acaba de funcionar; por lo que las obras acaban siendo solamente una serie de esculturas hiperrealistas con cierta fuerte tendencia a la vulgaridad; a todo lo cual no ayuda una hoja de mano extremadamente cursi, que, contrariamente a lo que pretende, ayuda a afianzar la impresión anterior… de hecho, apenas se han leído tres líneas y ya pierdes todo interés (¿no os lo creéis? atención: “guiado por un cuestionamiento de corte ontológico hacia el hecho escultórico, la práctica de Ray se interroga por cómo los espacios y los objetos dispuestos en ellos conforman sistemas semánticos, operaciones de lectura y relaciones físicas y afectivas concretas. Las alteraciones perceptivas que introduce”… y luego nos preguntaremos por qué a la gente no le interesa o no entiende el arte contemporáneo. Una vez más, no dudo en afirmar que este museo debería plantearse muy seriamente cual es su función pública).

Teniendo en cuenta, además, que son sólo cuatro esculturas… pues la verdad, a menos que estéis de paseo por el Retiro y queráis acercaros… no veo ninguna otra razón para acudir a esta exposición.

 

Museo de historia de Madrid

-Madrid se escribe con M de Mingote: como si fuera para compensar (y digo esto, porque se trata de una personalidad de la que es difícil dudar ciertas afinidades y simpatías políticas) la otra muestra que hay en el mismo museo, se exhibe esta otra de un artista muy popular y querido: el marqués de Daroca (título que, como no, y a pesar de ser el más alto honor que puede alguien recibir en España, prácticamente obvian en la información dada en la exposición), Antonio Mingote.

Por lo demás, aunque la muestra sea pequeña, para los que admiramos y nos encanta el estilo del artista, se disfruta muchísimo. Su buen humor e ingente cultura nos lleva en un divertido recorrido por un periodo de la historia de Madrid.

El folleto es muy interesante, añade información a la que hay en la propia sala (de hecho, yo, que no conocía el edificio de la C/ Duque de Osuna, aproveché para ir a descubrirlo).

En definitiva, es más que nada, una muestra para fans de Mingote… aunque, ¿hay alguien que no lo sea?.

-MADRID, CIUDAD EDUCADORA 1898/1938: una exposición que tardó un mes más de lo previsto en poder ser abierta, y, al final, para descubrirla como un arma propagandística, de demagogia barata y blanqueamiento de la nefasta segunda república, que hace que uno se piense muy seriamente, ahora que se acercan elecciones municipales, si uno quiere seguir obteniendo panfletos o prefiere tener cultura. Yo sólo lo digo.

La muestra no podría ser más descaradamente manipuladora, y eso se ve incluso en las cabinas de vídeo, dónde aparecen testimonios sobre maestros: de cinco en total, tres son del bando republicano y, fíjate tú qué casualidad, todos murieron o fueron represaliados por el bando nacional; y de los dos que quedan, uno fue un chivato traidor que denunció a sus compañeros. Teniendo en cuenta que no pasé más de un minuto en cada cabina, y saqué esas conclusiones, cualquiera se puede hacer una idea de hasta que punto nos encontramos ante una exposición sectaria y maniqueísta.

Pero incluso a pesar de que no dejas de leer acerca de la república por todos los lados, y el patio entero está dedicado a la guerra civil (desde una perspectiva absolutamente republicana); se atisba muy bien que todas las leyes y propuestas educativas, o al menos las más importantes, fueron hechas en tiempos monárquicos, porque, aunque sólo se leen los años, cualquiera que tenga un mínimo de cultura, sabe que la primera ley de educación obligatoria se hizo en los tiempos de Isabel II; y que todo o casi todo lo que se cuenta en la exposición hecho a partir de 1898 se hizo durante el reinado de Alfonso XIII (aunque, por supuesto, no se cuenta nada de cómo este cedió sus tierras para hacer la Ciudad Universitaria… etc); por lo que pronto se percibe que, como de costumbre, la segunda república no hizo sino apropiarse de los méritos de la monarquía y, durante la guerra, destruir lo creado (Ciudad universitaria incluida, con una parte importante de la biblioteca histórica de la Complutense, cuyos libros los republicanos usaron para hacer trincheras).

En definitiva, que pese a la intención mangoneadora, adulteradora y falseadora de la exposición, paradójicamente, quien es lo suficientemente inteligente como para leer entre líneas, acaba viendo que la segunda república destrozó y destruyó todos los avances en educación que se habían hecho durante los reinados de Isabel II, Alfonso XII y especialmente con Alfonso XIII.

En definitiva, puede ser una exposición interesante si se sabe interpretar adecuadamente.

Post scriptum 10-6-2019: aprovechando que fui a otra exposición en este museo, me he pasado a echar una ojeada al libro de visitas que dejan en esta… que más bien es un libro de quejas. No he sido yo el único que la he visto sectaria y adoctrinadora, son múltiples los comentarios que se quejan de ello, y algunos hasta apuntan que no es normal que sea haga, además, con el dinero de todos. ¿Si deberían rodar cabezas? pues sí… y es que parece que el gobierno de Carmena no cambió nada en estos cuatro años, y aunque se barnizara un poco más, en el fondo iban a lo que iban… y España no soporta a los fanáticos ni los extremismos (bastante tuvimos de eso con la segunda república y el franquismo), y con razón se ha asegurado de que no vuelvan al consistorio. Se acabó la propaganda barata… y menos mal.

 

Museo del Prado

Últimamente hasta el Prado tiene unas tendencias de propagandismo político que echan para atrás… mala combinación es esa de cultura y política, siempre sale perdiendo la primera, siempre.

-EL GABINETE DE DESCANSO DE SUS MAJESTADES: estaba como loco por ver esta reproducción, ¡como loco de emoción!, de hecho, previo a la futura reconstrucción del Salón de Reinos, no me imaginaba algo mejor (lo reconozco, me pirro por este tipo de recreaciones del pasado). Desgraciadamente, me enteré de su inauguración justo en Semana santa… ¡y cualquiera se mete en el Prado con motivo de ello!, así que espere a que se pasara. No me sirvió de nada, pillé una de las míticas colas del museo, qué se le va a hacer….

Y desgraciadamente, me decepcionó un poco, quienes conociéramos esa sala previamente, tampoco es que nos encontremos mucho más de lo que ya esperábamos, y, por otra parte, tampoco se puede decir que sea una reconstrucción fidelísima porque los estudiosos parecen bastante perdidos en ese aspecto (sólo hay que comparar el resultado final con la propuesta de reconstrucción que se muestra en el folleto).

Sí que es cierto que se incorpora una Tablet para conocer y entender mejor el cuadro de “La familia de Felipe V”.

Por otro lado, el gabinete no recalca como debería (y es un sitio más que apropiado teniendo en cuenta dónde se está), la importancia de la monarquía española en la creación, tanto de las colecciones, como del propio Museo del Prado.

Con todo, resulta agradable pasearse por el gabinete e imaginarse como fue el Prado en sus primeros tiempos, evocar otra época y las conversaciones que se tendrían allí… lo típico de “si las paredes hablaran”.

En cualquier caso, pese a lo atractivo del planteamiento, no vale la pena en absoluto pasarse por el museo exclusivamente para ver esto.

Con todo, debo reconocer que yo deseo y espero que dejen permanecer el gabinete de descanso de sus majestades, en todo lo posible (de momento, serán muchos más meses de lo habitual), tal y como está… lo cual no es del todo inverosímil, cuando el cuadro de “La familia de Felipe V” volvió a ser expuesto públicamente, lo hizo tras exponerse allí mismo de modo supuestamente temporal en una exposición sobre los primeros Borbones. Cierto que muchos argumentarán que eso difícilmente pasará con el servicio anexo, pues el Museo del romanticismo ha prestado su váter fernandino para completar perfectamente la reproducción… ¡pero como si fuera la primera vez que el Prado se apropia de una obra de otro museo nacional que no le corresponde totalmente (véase el caso de “El jardín de las delicias” de El Bosco)!… y he de reconocer que, por más cariño que le tenga al museo de la calle san Mateo, en esta ocasión, no le recriminaré a nuestra pinacoteca nacional si llevara a cabo tal apropiación (al fin y al cabo, ¡es el lugar original del baño!).

Como nota curiosa, decir que si pasáis un poco de tiempo allí, podréis ver pasar a guías turísticos decir auténticas estupideces o topicazos, a cada cual más absurdo, sobre Felipe V (lo que demuestra que no han leído nada sobre él). Un desastre. Verdaderamente debería haber un (o varios) inspector dentro del museo que vigilase que los guías no dijesen chorradas.

-MATRIMONIOS DE MARTÍN DE LOYOLA CON BEATRIZ ÑUSTA Y DE JUAN DE BORJA CON LORENZA ÑUSTA DE LOYOLA: a pesar del texto que acompaña a la obra invitada, descaradamente politizado y sectarizado, ni siquiera este puede mentir y ocultar la verdad: el arte y la historia no engañan, ver para creer, y tal y como los descendientes de los Emperadores aztecas fueron integrados en la Corona española, también lo fue la realeza inca (y, una vez más, no con unos españoles cualquiera). Así fue España con América, y muy orgullosos que podemos estar.

-UNA PINTURA PARA UNA NACIÓN: propaganda política barata que utiliza mucho la demagogia y muy poco la ciencia histórica, según la cual, los hechos hay que interpretarlos con la perspectiva de la época.

Podéis imaginaros como es una exposición sobre unas personas que, supuestamente, fueron injustamente fusiladas por defender la libertad… o al menos eso es lo que se nos quiere vender. Pero la cosa resulta cuanto menos irónica, sobre todo porque el cuadro principal está comparado al de “Los comuneros en el patíbulo” traído exprofeso del Congreso… y cualquiera que sepa un mínimo de historia e historiografía sabe que esta última, en el siglo XIX creo la falsa imagen y el ideal de los comuneros como luchadores por la libertad, cuando la realidad histórica es que no eran sino reaccionarios que defendían los antiguos privilegios medievales de su propia clase, los cuales, beneficiaban más bien poco a la gente de a pie (prueba de ello es que, la mayoría de las veces, el pueblo prefería formar parte de las tierras de realengo).

Pero en eso consiste la propaganda: en mentir, manipular y tomar a los demás por estúpidos y borregos.

-ALBERTO GIACOMETTI EN EL MUSEO DEL PRADO: apenas le presté atención ni me interesó (sin mencionar que ya la Fundación Mapfre le había dedicado a este artista otra exposición hace no demasiado tiempo), como a la gran mayoría, esa integración de obras contemporáneas en un museo dedicado a otro arte más clásico me choca y me parece fuera de lugar; una vulgaridad y un recurso innecesario para llamar la atención o dejar huella, más interesante para aquellos que llevan el museo que para sus visitantes. Con todo, resultó una novedad, hacía tiempo que la galería principal del Prado no ofrecía una exposición (tal vez, desde que se inauguró el edificio nuevo).

Por otro lado, una vez más, vi cierta propaganda republicana en el hecho de saltarse el hecho de comentar que, aunque Giacometti vio las obras del Prado en Suiza, no se comentó como estas llegaron allí, es decir, secuestradas y puestas en peligro por la segunda república española; en un acto muy sospechoso y que no faltan autoridades en la materia que afirmen que bien pudieron estar a punto de haberse utilizado como moneda de cambio con la URSS… teniendo en cuenta lo que se hizo con el oro del Banco de España, no suena para nada una posibilidad extravagante.

 

Casa de Galicia

Mucho tiempo hacía que no venía por aquí… y reconozco que la vuelta no me ha impresionado.

-MEXILLÓN DE GALICIA: supuesta exposición que en realidad no es sino publicidad descarada encubierta de un producto (el mejillón) que ha conseguido la denominación de origen.

A pesar de ello, reconozco que resulta interesante y curioso saber como llegan a las latas que comemos y que se descubren una serie de cosas inesperadas (a través de fotos y un vídeo, no hay ningún otro tipo de información).

En definitiva, si te interesa lo mencionado en el párrafo anterior, pues puedes acercarte, si no, pues mira, yo creo que es obvio su nulo interés

 

Galería Éboli

Esta galería debe de estar asediada por los turistas (no es para menos, situada en la Plaza de Ramales, al lado del Palacio Real, y por tanto muy alejada del lugar habitual dónde este tipo de locales suelen estar en esta ciudad -de hecho, yo no sé ubicar ninguna otra cerca… las más próximas estarían en el barrio de las letras, que yo recuerde-), porque es la única en la que he visto que esté prohibido hacer fotos.

Con todo, las pocas veces que me he pasado, siempre encontré una selección más bien académica y conservadora (y no necesariamente lo digo como defecto). Lo dicho, no es un lugar en el que te vayas a encontrar lo típico que te esperas encontrar en una galería de arte de hoy día, lo cual, no se puede negar, resulta diferencial (para bien o para mal).

Por lo demás, el sótano en el que está situada resulta tan antiguo y con tanto encanto, que merece la pena una visita por sí mismo, especialmente aquellos a los que les interese la arquitectura (y ahora hay más zonas abiertas que la vez anterior que visité este lugar).

-ARTE NAIF EUROPEO 2019: Sinceramente, tenía ganas de ir a ver esta exposición, sonaba interesante. Y al parecer no es la primera vez que se organiza, y las ediciones anteriores han debido de tener éxito, puesto que este año el país invitado es Japón.

La muestra comienza bastante mal (parece que te has metido en la típica de jubilados de centro cultural) pero va mejorando desde la mitad de la segunda sala; aunque, por supuesto, hay una gran mezcolanza de obras mediocres con posibles obras maestras, así que hay que aguzar el ojo si uno no quiere perdérselas y dejarse emocionar.

Teniendo en cuenta que además hay artistas de muchos países, puede ser una oportunidad perfecta para descubrir como afrontan un mismo estilo culturas distintas.

En definitiva, yo encontré mi visita a esta exposición sumamente sugestiva y fascinante.

 

Biblioteca histórica Marqués de Valdecilla

¡Pobre y desconocida sala! (aunque me atrevería a decir que cada vez menos, antes podías estar horas y horas en la sala sin que viniera nadie, y esta vez, varias personas estuvieron conmigo… y eso que era alrededor del mediodía), si no fuera por los carteles que ponen fuera, ni te darías cuenta de que se pueden ver exposiciones muy interesantes allí (y ahora, también una permanente, de la que hablo abajo); aunque, sin duda, no sólo la falta de publicidad influye en su injusto desconocimiento, también unos horarios bastante complicados (sólo se puede ir por semana).

Como curiosidad, comentar que, en el guardarropa, me ha parecido ver un Forges, supuestamente original y auténtico, dedicado a la propia institución (si pasáis por allí, no dudéis en decirme vuestra opinión al respecto)

-COLECCIÓN DE TAPICES DE CARMEN Y JUSTO FERNÁNDEZ (PERMANENTE): un conjunto de cuatro de estos objetos decorativos cuya temática es el Quijote; ciertamente su calidad no es máxima, pero sí que tienen encanto, belleza, y todo aquel que guste de este tipo de adorno disfrutará contemplándolos y recordando los diversos pasajes que ilustran de la inmortal novela de Cervantes.

Además, la exposición se complementa con un folleto y una información de sala sumamente interesante para saber más sobre los tapices, acerca de cómo se hacen o restauran.

Para verla, es necesario requerirlo a los guardias de seguridad de la entrada.

-LA EMOCIÓN DE LA ÓPERA: otro más de los actos propagandísticos del elitista Teatro Real para celebrar un bicentenario accesible a unos pocos, curiosamente, la mayoría en bibliotecas (la Biblioteca Nacional ya lleva unas cuántas exposiciones)… aunque me apuesto cualquier cosa a que la próxima exposición sobre ópera en el Caixaforum tiene también mucho que ver con este asunto.

Es una exposición que abarca demasiado así que aprieta más bien poco, resulta sumamente irregular, pues aunque profundiza en temas concretos, el conjunto resulta un tanto superficial, tal vez porque el tema no está bien trazado, se supone que es el montaje de una ópera, pero el problema es que eso no se hizo igual en el siglo XVI que en el XIX que ahora; y desde luego no era lo mismo en Italia que en Francia o en España… por tanto, la exposición resulta bastante irregular.

Con todo, reconozco que merece la pena pasarse y que resulta bastante curiosa.

-RAMÓN MENÉNDEZ PIDAL: una de esas exposiciones mínimas y diminutas que se encuentran justo antes de entrar a la grande. Como siempre, no es más que una pincelada, así que, aunque aprendes o profundizas en algún dato nuevo, lo cierto es que te quedas con ganas de más.

 

Museo Sorolla

No puedo decir que Joaquín Sorolla sea de mis artistas (ni siquiera pintores) preferidos, sin embargo, el museo dedicado a él, parece recriminármelo continuamente mediante cuidadísimas exposiciones que, aunque siempre están dedicadas a él, y viven casi por completo de los fondos del propio museo, consiguen unos resultados verdaderamente magníficos. Verdaderamente, tal vez sea porque siempre voy, equivocadamente, sin demasiada expectativa, pero todas las exposiciones que veo allí me encantan, pues siempre están muy bien montadas y siempre son interesantísimas; pequeñas y modestas, pero muy trabajadas y excelentes.

-CAZANDO IMPRESIONES, SOROLLA EN PEQUEÑO FORMATO: si alguien tenía alguna duda acerca de la calidad de Sorolla, se le desvanecerá por completo al ver esta exposición, y descubrir como un talento sobrecogedor puede brillar tan poderosamente tanto en la obra de encargo más grandiosa y grandilocuente, como en el boceto tomado en un instante íntimo para uno mismo; en esta exposición, sólo apreciaremos estos últimos (para lo primero, está el resto del museo), y garantizo quedar alucinado. Ciertamente, no todas las obras mostradas son maestras, pero sí una buena parte, y algunas, merecen un lugar de honor dentro de la producción del artista, y de la historia del arte si me descuido.

En definitiva, es una exposición indispensable para todo amante del arte, y creo que los que disfrutan conociendo como se hace, también lo disfrutarán, puesto que se puede vislumbrar la técnica y los modos que utilizaba Sorolla. Conclusión, maravillosa, imprescindible.

 

Resultado de imagen de gabinete de descanso de sus majestadesResultado de imagen de sorolla en pequeño formatoResultado de imagen de autorretrato de otro tetsuya ishidaResultado de imagen de balenciaga y la pintura española

Esta entrada fue publicada en Turismo. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La temporada de exposiciones de primavera-verano de 2019 en Madrid

  1. Pingback: ACTUALIZACIÓN: La temporada de exposiciones de primavera-verano de 2019 en Madrid | Universo de A

  2. Pingback: ACTUALIZACIÓN Y MÁS: La temporada de exposiciones de primavera-verano de 2019 en Madrid | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s