Crítica exprés: El caballero de Olmedo

Imagen relacionada

Hay obras que entran ganas de repasar (y hay otras que siempre quieres volver a ver), y este es un caso… es curioso, hace años, cuando publiqué la crítica de la producción de la Joven, creí que hablé más de la obra en sí misma, y veo que no fue tanto, así que ahora tendré la oportunidad.

Soy consciente de que publico esta crítica demasiado tarde para ir a verla al Teatro de la Comedia, pero entre que fue imposible conseguir la entrada a tiempo, y que esta versión de Noviembre compañía de teatro (dirigida por Eduardo Vasco), no es la primera vez que vuelve a los escenarios… pues la verdad, me quedo bastante tranquilo, pues estoy casi seguro de que mi reseña podrá ser útil en un futuro (y además, así, a mí personalmente me ayuda a cubrir la publicación mensual obligatoria).

 

-El caballero de Olmedo: no hay duda de que esta es una de las más famosas obras que ha escrito jamás Lope de Vega, basándose en un hecho histórico muy bellamente retocado por la leyenda. El texto en sí mismo, si bien en algunas partes es lioso en la estructura, en general está muy bien llevado, muy especialmente a causa de los personajes, que son verdaderamente interesantes y maravillosos.

Por lo demás, la versión de Eduardo Vasco, sabe sacarle el jugo al original, se nota que verdaderamente es un enamorado del texto, y ello es capaz de reflejarlo a través de su versión y dirección… la cual, muy por desgracia, no está exenta de defectos, pues tanto los movimientos de escena como la dirección de actores son mejorables.

Lo peor de todo es, de lejos, la escenografía, cuya pobreza contrasta directamente con un cuidado vestuario, que expone directamente los defectos de toda la producción, y muy especialmente de la dirección.

Por otra parte, siguiendo esa buena tradición de la CNTC del musical historicista (os recuerdo que era lo que he dado en definir así aquí), una vez más, en esta obra, la música en directo y algo de canto (no mucho por desgracia, casi sólo la famosa copla) son una parte fundamental del espectáculo… pero la escasez de ello, y el mal uso de un único instrumento, que es una guitarra eléctrica (y digo mal uso porque no termina de funcionar, ni se integra, por lo que chirría), choca de frente con la cuestión histórica, lo cual hace que la parte musical no salga bien parada, desgraciadamente.

Por lo demás, los actores, aunque ligeramente sobreactuados y totalmente inadecuados para los papeles por sus edades, tengo que reconocer que son aceptables, y, siendo concesivo, consigues creértelos.

En definitiva, con toda seguridad, la versión de “El caballero de Olmedo” de Eduardo Vasco no es en absoluto perfecta, y es absolutamente mejorable… pero al menos no es un bodrio intragable, y, en esencia, respeta la obra original. Así que hay que recomendarla, tanto para quién le guste, como para quién no la haya visto nunca o quiera introducirse en el teatro clásico; pues la verdad es que es una propuesta buena, aceptable, disfrutable… algo que, como tantas veces se puede leer en este blog, no es tan fácil de encontrar como pudiera parecer (y, la verdad, tampoco hay tanta oferta de teatro clásico como para ponerse exquisitos).

Esta entrada fue publicada en Teatro. Guarda el enlace permanente.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s