La temporada de exposiciones de primavera-verano de 2018 en Madrid

Esto es un artículo recopilatorio, que se actualiza continuamente (hasta que termina la temporada que dice el título, momento en el que se publica uno nuevo en esta misma sección de Turismo), por lo que, para estar informado de todas las novedades, se recomienda volver a visitarlo a menudo.

Aclarar que, en este artículo en concreto, las últimas actualizaciones siempre son las más pegadas a estas líneas, es decir, las que están más arriba del artículo; y por tanto, las que están más abajo, son las que he comentado hace más tiempo.

Para una información más extensa o sobre otras cuestiones culturales (Turismo, críticas de Películas o Teatro… etc), visitar las secciones correspondientes que aparecen permanentemente en un listado a la derecha.

Si hay algo que aún no he publicado, y sin embargo te interesa, pregunta a través de un comentario, puede que te ayude, ya que a lo mejor lo he visto, pero no he tenido tiempo de escribirlo.

………………………………………………………….

 

Comienza una nueva temporada, el tiempo cambia… ¡y las exposiciones también!; y, aunque últimamente parece que presto menos atención a todas estas cosas, pues me he vuelto más sosegado, ¡aún sigo al pie del cañón en lo posible!.

Curiosamente, comienzo este artículo hablando de algo no muy habitual (ni en los recopilatorios ni en el blog en general), pues ya sabéis que no soy muy de ir de galerías, ya que como dice cierto importante libro, “el espíritu está pronto, pero la carne es débil”… nunca he conseguido sacar ni el tiempo ni las ganas para ello, aunque alguna vez, rara, me haya dedicado a recorrer unas cuantas… tal vez se deba a que no dejan de ser exposiciones muy pequeñas y cortas, con lo que siempre hay que asegurarse de ver varias para que compense el desplazamiento, sin mencionar que no siempre la calidad está a la altura o confirmada (siempre es un riesgo y una apuesta), digamos que cuando vas a un museo, ya estás algo más seguro de lo que ves… luego te podrá gustar más o menos, pero eso ya es otro tema.

Y luego también depende del interés y el gusto que puedas tener por el arte contemporáneo como para que compense ir… pero francamente, aunque te guste algo más clásico, de elegir algo “comercial”, francamente, siempre preferiré visitar una galería que una casa de subastas, pues en estas últimas casi siempre te está dando la impresión de ver material desechable y de segundas; al menos en una galería puedes descubrir algo interesante, especial y novedoso.

De hecho, hace tantísimo tiempo que no pasaba por la calle Orfila (que en mi memoria, era la calle por excelencia de las galerías de arte), que no había podido observar cuánto había cambiado… pues en mi recuerdo de hace años, había un montón de galerías en esa zona, en plan de andar dando dos pasos y toparse con una… en este momento apenas he encontrado dos, las únicas que parecen haber resistido (aunque las más relevantes en mi remembranza, también debo decir).

Sea como sea, en este momento, en Madrid, podemos encontrar:

 

Museo Thyssen

Por una serie de circunstancias, mucho me resistí a ir a ver esta exposición, sin embargo, al final, siempre caigo.

-MONET / BOUDIN: interesante comparatoria entre el discípulo que supero a su maestro (o al menos que es más famoso que él, o que sale con letras más grandes y más destacado en los libros de historia del arte) y este último. El como se influyeron mutuamente resulta absolutamente fascinante, y su común lucha por alcanzar un estilo propio aún más.

Sea como sea, la selección de obras, si bien no encontramos ninguna famosa, es muy interesante.

Por primera vez, además, no se depende del folleto para ver la exposición, sino que hay esa información en las salas (bien hecho).

El montaje es el habitual del Thyssen, lo cual, pese a su falta de originalidad, también te permite saber exactamente cuanto tiempo te va a llevar la visita porque sabes exactamente cuantas salas va a haber y como estará distribuido todo. Dicho de otro modo, que sea tan extremadamente predecible, también tiene sus ventajas.

En definitiva, para es una exposición sumamente interesante para aquellos interesados en el tema y una muy buena opción para quienes busquen un plan cultural interesante.

 

Museo del romanticismo

Aunque este museo nunca ofrece unas exposiciones muy extensas, sí pueden llegar a merecer la pena (por no decir que una gran extensión no es sinónimo de calidad… a veces hay tanta paja y está tan mal comisariado todo…).

En este momento, las que se nos presentan, si bien no son imprescindibles, sí que tienen su interés:

-LA GLORIOSA: concisa aunque variada exposición sobre la revolución que destronó a la de los tristes destinos, Isabel II (no me la podía perder, ya que, como bien saben los seguidores de este blog, esta reina es uno de mis personajes históricos favoritos).

Obviamente, no abunda mucho en el tema (la falta de espacio y medios, todo está hecho con material del propio museo, alguno no expuesto habitualmente), pero sí lo suficiente como para realizarnos un eficaz esquema de cómo fue, quienes fueron sus protagonistas, en qué desembocó y cómo era la sociedad de la época.

Y una vez más, tenemos la oportunidad de sacar la triste lección de que unos pocos poderosos manipularon a todos para hacerse ellos con el poder, sin mejorar más que su propia posición; sin mencionar que, como decía T. H. White “la inocencia no exime de la tragedia”… e Isabel II lo supo bien.

El folleto de la exposición es interesantísimo e imprescindible para verla.

-TOMÁS DE ACILLONA: desgraciadamente, no se dedican muchas exposiciones o retrospectivas ni al pictorialismo o a sus artistas, lo que es una gran pena, a mí siempre me ha fascinado este movimiento.

Y si no se tiene en cuenta el internacional, mucho menos el nacional, por eso es una gran suerte que, con motivo de la XX edición de PhotoEspaña, el museo haya organizado esta exposición.

No es que Acillona haga nada del otro mundo (al menos en lo que se refiere a la cuestión más fotográfica de la elección de los diversos planos y encuadres), pero tiene cierto innegable encanto.

-BUSTO DE EUGENIO OCHOA (PIEZA DEL TRIMESTRE): deben haber hecho todas las piezas del museo, porque yo no le vi más interés. No suele merecer la pena desplazarse a un museo por uno de estos especiales sobre alguna obra de la colección, y en este caso, mucho menos.

 

Caixaforum

-DISNEY, EL ARTE DE CONTAR HISTORIAS: amante y admirador, como soy, de Walt Disney y su obra, por supuesto, tenía muchas expectativas y deseos de ver esta exposición… pero no me acabó de entusiasmar.

Sin embargo, no se puede decir que no da lo que promete, puesto que el título define a la perfección lo que vamos a ver dentro… el problema, es que ello se trata de una manera frívola y superficial.

Eso sin mencionar que es casi imposible escuchar el audio de los pocos vídeos que hay y que el montaje es vulgar, nada original y espantoso en general: no tiene magia y no evoca a Disney en absoluto. El folleto, es salvable.

Además, la zona interactiva es terriblemente decepcionante… sobre todo porque, en casos anteriores, las han hecho muy buenas con exposiciones que parecía que no había manera de sacarles la parte juguetona… ¿¡y te puedes creer que con Disney no lo han logrado!?, unos cuantos libros de cuentos, un teatro de títeres y basta, eso es todo.

Tampoco la tienda da mucho de sí, además de que todo era carísimo.

Tal vez, el gran problema ha sido que la comisaria estaba en el brete de no saber a qué público objetivo dirigir la exposición, y al final, se ha quedado a medias para todos: los niños la encontrarán aburrida (no deja de ser una exposición de cuadros y como tal se ve, muy en parte debido al terrible montaje y la dificultad para escuchar los pocos vídeos) además de poco interactiva; y los adultos, por su parte, no saldrán sabiendo mucho más que cuando entraron, además de que considerarán superflua, obvia, básica e infantiloide la información aportada.

Sin embargo, la oportunidad de ver obras originales traídas de EEUU es imposible de despreciar, así que es incuestionable que todo cinéfilo, amante del arte y de la cultura disfrutará, aunque sólo sea por lo que hay expuesto y por la gran ocasión que supone el poder disfrutar de ello en nuestro Reino.

Así pues, aún con sus importantes defectos, tengo que recomendar esta exposición.

-MÚSICAS EN LA ANTIGÜEDAD: es una temática demasiado concreta como para interesar a un público genérico, y efectivamente, no lo consigue. Además es terriblemente paradójica: dado que se ven obligados a confesar que no es posible tocar tal cual la música antigua y que todo es una interpretación de cómo pudo ser, todo parece estar bañado en la hipótesis, y a eso hay que sumarle que, lógica e ilógicamente, es una exposición sobre música sin casi música… yo creo que con eso se dice todo.

No obstante, la zona interactiva es sumamente divertida (te permite componer música con distintos instrumentos para los más variados ceremoniales antiguos).

En definitiva, a mí en general me pareció aburrida y que me aportaba muy poco.

-ILUSTRAR: exposición descaradamente propagandística y publicitaria de la editorial SM. Lo peor de todo, es que no dejas de preguntarte que mérito se supone que tenían los ganadores de tal concurso (a menos que sea una buena agenda de contactos y un enchufe trifásico) o que coño se supone que vieron en su obra quienes los juzgaron y porque consideraron que eso gustaría a un público infantil. Inexplicable, de verdad, inexplicable.

Y, por supuesto, la exposición es absolutamente prescindible.

 

Fundación Canal

Sede gratuita de Plaza de Castilla:

-CECIL BEATON: apasionante recorrido por los muchos grandes personajes que posaron para este esencial artista. En esta exposición se consigue maridar a la perfección información y obras expuestas, de modo que el resultado es absolutamente maestro: una exposición redonda.

Aunque sí que es cierto que se echa de menos un buen montaje o folletos.

Por lo demás, es una gran e interesantísima exposición que todo amante de la cultura debería ir a ver.

 

Museo de historia

Por fin tienen taquillas, el sistema anterior era una ridiculez y una pesadilla.

-LA PLAZA MAYOR, RETRATO Y MÁSCARA DE MADRID: interesantísimo recorrido por la historia y las múltiples funciones que tuvo este insigne monumento de Madrid. Obras y textos acompañan muy bien al visitante, ayudándole a descubrir o a recordar.

El folleto es imprescindible para seguir la exposición. El montaje vulgar.

No obstante, esta ha sido, de lejos, la mejor exposición que se ha hecho en este museo en mucho tiempo. Y un imprescindible dentro del panorama expositivo actual.

 

Conde Duque

A parte de las múltiples actividades que es frecuente encontrar durante el verano, el Museo de arte contemporáneo de Madrid, nos ofrece además…

-MADRID, MUSA DE LAS ARTES: un chasco terrorífico, te esperas una magnífica exposición que te descubra la importancia de Madrid para los artistas o en la obra nacional y extranjera en general… y te encuentras algo que no sabes muy bien que es, pero que desde luego no se acerca en absoluto  eso.

Es visible, por decir algo, pero carece totalmente de interés, ni siquiera pasando por allí merece la pena pasarse, para cuanto más ir a propósito.

-MADRID EN SUS ESCENAS CONTEMPORÁNEAS: tonta exposición, que sin embargo es mejor que la anteriormente comentada (lo cual no es un gran halago), que bien podría haberse hecho en un centro cultural. Tales pinturas hubiera pasado desapercibidas entre los bodegones y vistas urbanas habituales varias pintadas por marujas barrieras.

En definitiva, ambas propuestas son terriblemente decepcionantes, básicamente porque prometen algo que no dan o son un vulgar “quiero y no puedo”.

 

Casa de la moneda

-IMAGO REGIS, 500 AÑOS DE MONARQUÍA ESPAÑOLA EN LA MEDALLA: interesante y curiosa exposición sobre un tipo de objeto, como es la medalla, que no es suficientemente conocido o entendido por el público en general.

El repaso por su historia, que va más allá de la monarquía y de España (a pesar del comercial título de la exposición) resulta de lo más completo e ilustrativo; y las piezas expuestas también tienen su interés. El video del final no merece la pena, en realidad, cuenta de forma resumida lo que ya hemos leído en la exposición.

Además, como de costumbre, los folletos de estas exposiciones son de auténtico lujo (casi catálogos) e incluso regalan el poster, ¿en qué otro sitio se hace esto?.

En definitiva, la muestra hará las delicias de todos aquellos interesados en el tema.

 

Entorno urbano de Madrid

Normalmente, algo de estas características lo encajaría en el artículo recopilatorio de eventos… pero me da mucha pereza rescatarlo; así pues, aquí mismo, al fin y al cabo, directa o indirectamente, es una exposición:

-MENINAS MADRID GALLERY: en un intento, de lo más desesperado, por copiar el “Cow parade Madrid” (que sí fue de lo más original e interesante); nos llega esta vulgaridad, en la que utilizan a las pobres meninas (palabra portuguesa que, paradójicamente, se ha transformado en un símbolo de la ciudad e incluso nacional) como excusa para que unos cuantos famosillos (algunos de los cuales, sin oficio ni beneficio, y, la gran mayoría, sin ningún tipo de cualificación para llevar a cabo esta tarea, cosa que muy pronto se pone en evidencia, tan sólo después de ver dos o tres meninas como máximo) pintarrajeen sus figuras (a modo de vándalos urbanos, pero con consentimiento municipal), destrozando los bellos conceptos originales de Velázquez.

¿Qué más añadir?, pues que es una vulgaridad, un evento muy mal hecho y una manera de tirar el dinero que hace que uno se pregunte si realmente sobra tanto de este como para llevar a cabo tales dispendios, y si la sociedad española está en tan buena situación de bonanza como para permitirse semejante despilfarro, y, encima, exhibirlo públicamente y con toda desfachatez. Mi respuesta es que, rotunda y radicalmente: no.

 

Museo del Prado

-RUBENS, PINTOR DE BOCETOS: por el título de la exposición, uno bien se imaginaría unos cuántos dibujos, de mayor o menor calidad… y para. Pero la verdad es que no, se aprende mucho sobre el modo de trabajar de Rubens, y gracias al hecho de que él abocetaba de una forma de lo más exhaustiva, realmente llegas a poder apreciar una completa exposición de pintura. En definitiva, fue una inesperadamente buena experiencia.

-IN LAPIDE DEPICTUM: decepcionante; a la hora de la verdad, apenas hay ejemplos de esa pintura en piedra que promete la exposición (creo que no pasarían de tres o cuatro obras a modo de ejemplo). Resulta moderadamente informativa, pero poco más.

 

Galería Marlborough

Por una serie de circunstancias, estuve en la inauguración, en la que el catering fue servido por “Mara catering”, empresa que no quedó muy bien y llevó a cabo un pésimo trabajo: ni la bebida que se servía era de gran calidad (el vino blanco era espantoso) y mucho menos los aperitivos.

Si a ello sumamos la extremada impertinencia, incompetencia y pésimo servicio de los camareros, que se comportaban cómo los dueños del lugar o cómo si te estuvieran haciendo un favor trabajando aquella tarde (sería imposible enumerar todo lo que hicieron mal, pero, por destacar algunos detalles: el camarero más viejo apartaba, intencionada y repetidamente, la bandeja de los canapés si intentabas cogerlos; y los jóvenes corrían por toda la sala como si estuvieran en una inexplicable carrera y sólo hubiesen sacado las bebidas para airearlas o para ver quién podía transportarlas más rápido sin que se cayesen, porque otra cosa… es más, daba la impresión de que todo lo que no se comiese la gente se lo iban a tomar ellos, porque si no, no se explica el que evitaran, tan concienzudamente, que la gente pudiese acceder a la comida y las bebidas, es más, ¡hasta casi parecía que les sentaba mal que la gente las cogiese y las ofrecían como obligados!).

Podemos concluir, así pues, que la galería no pudo escoger peor la empresa que se ocuparía de agasajar a los asistentes al acto. Esperemos que jamás los vuelvan a contratar, porque no me imagino peor forma de quedar mal de una manera tan tonta e innecesaria como esa (y es que verdaderamente este tipo de cosas crean una mala impresión del sitio que visitas, pues, aunque no sean los responsables directos de la cuestión, sí que crea una cierta desconfianza hacia el lugar -la galería Marlborough, en este caso-, si ves que no son capaces de gestionar algo tan obvio y básico como es un catering y su propio evento de inauguración), pues existen tantas empresas que pueden hacer un buen trabajo, y más tratándose de algo tan básico y sencillo….

-LEIRO, CUERPO INVENTADO: nueva exposición de un artista gallego más que consolidado y conocido; y en esta muestra se demuestra el porqué.

Sin embargo, he de decir que la exposición es muy desigual, hay obras bastante interesantes y otras por las que he pasado de largo.

Tampoco me convence del todo el que haya conseguido llevar a buen fin su idea de representar la fusión (y quizás dominación) de objeto a sujeto.

Curiosamente, los “extras”, como los bocetos, ha sido de lo que me ha parecido más interesante.

Con todo, hay que reconocer que hay algunas que otras obras interesantes, por las que realmente merece la pena pasarse por la galería y saber que de nuevo está haciendo este importante artista de nuestro panorama artístico contemporáneo.

 

Galería Orfila

Antes de entrar, recomiendo leer un cartel que está pegado en la puerta (lleva ahí años, es un milagro que no se decolorase) y en el que aparece un cuadro de Tiziano… siempre me ha gustado su mensaje y su idea.

-ANTÓN DÍEZ, RESTOS DE BATALLAS: TERMINADA interesantísima obra de muy cuidada estética, y sin duda alguna, evocadora.

He sabido que no le ha ido muy allá con esta exposición (a pesar de que, en general, por lo visto, ha gustado, algo absolutamente lógico, por otra parte), y en mi opinión, es absolutamente injusto.

Me encanta su toque nostálgico, las referencias al arte clásico (Velázquez, los libros medievales iluminados), pero a la vez a la ilustración y los materiales infantiles como los cuentos troquelados, en relieve, o los juguetes antiguos como los soldados de plomo… te evoca los cuentos clásicos, a Juana de Arco, el Rey Arturo y sus caballeros… etc.

El hecho de no utilizar materiales nobles refuerza todo lo anterior, pues nos recuerda también el cierto origen artesanal del juguete y un viejo estilo de entretenimiento, información e ilustración que parece desaparecido o pasado de moda en esta era digital de tablets y smartphones.

Y sin embargo, a la vez, es una parodia de todo lo anterior, pues su obra tiene un inteligentísimo sentido del humor. Además de un cierto y encantador toque de decadentismo.

En conclusión, alcanza el difícil mérito de conjugar modernidad y clasicismo con una habilidad de lo más reseñable, pues fácilmente las obras que se exponen gustarán tanto a los más académicos como a aquellos que prefieren un cierto rupturismo, ya que tiene un toque que realmente puede satisfacer a todos.

 

Imagen relacionadaResultado de imagen de imago regisImagen relacionada

Resultado de imagen de cecil beaton canalResultado de imagen de orfila antón diez restos de batallas

Esta entrada fue publicada en Turismo. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La temporada de exposiciones de primavera-verano de 2018 en Madrid

  1. Pingback: Actualización | Universo de A

  2. Pingback: La temporada de exposiciones de otoño-invierno de 2017-2018 en Madrid | Universo de A

  3. Pingback: Crítica exprés: El sueño de una noche de verano | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s