La temporada de eventos de primavera-verano de 2017 en Madrid

El ocio según Universo de A:

-La temporada de exposiciones de primavera-verano de 2017 en Madrid.

-La temporada de eventos de primavera-verano de 2017 en Madrid.

-La temporada de televisión de primavera-verano de 2017.

Estos enlaces anteriores (entre los que está incluído este artículo), son los llamados artículos recopilatorios, que se actualizan continuamente (hasta que termina la temporada que dice el título, momento en el que se publica uno nuevo en esta misma sección de Turismo), por lo que, para estar informado de todas las novedades, se recomienda volver a visitarlos a menudo.

Aclarar que, en este artículo en concreto, las últimas actualizaciones siempre son las más pegadas a estas líneas, es decir, las que están más arriba del artículo; y por tanto, las que están más abajo, son las que he comentado hace más tiempo.

Para una información más extensa o sobre otras cuestiones culturales (Turismo, críticas de Películas o Teatro… etc), visitar las secciones correspondientes que aparecen permanentemente en un listado a la derecha.

Si hay algo que aún no he publicado, y sin embargo te interesa, pregunta a través de un comentario, puede que te ayude, ya que a lo mejor ya lo he visto, pero no he tenido tiempo de escribirlo.

………………………………………………………….

 

Y esta temporada, además de buen tiempo (esperemos), nos trae:

 

La noche de los libros

Aunque ya ha pasado, no puedo dejar de reseñarla.

No ha sido tan emocionante como otros años, pero se han propuesto algunas que otras actividades interesantes.

Como siempre, muchas instituciones han participado, poniendo su grano de arena, logrando que este programa de la Comunidad de Madrid volviera a ser una fecha a anotar en el calendario cultural.

 

Semana Santa en Madrid

¿Quiere el ayuntamiento arrebatarle el protagonismo de la música sacra a la Comunidad?, porque, de forma inédita, y casi a modo de competencia con el Festival de arte sacro (reseñado en este mismo artículo), han elaborado toda una programación festiva previa a la Semana Santa que gira casi totalmente alrededor de la cuestión musical en iglesias.

Sea como sea, parece que los melómanos estamos de enhorabuena y nos espera una buena retahíla de conciertos.

Post scriptum 3-4-2017: es definitivo, el ayuntamiento quiere competir en música sacra con la Comunidad, y no ahorra esfuerzos: con magníficos programas, excelentes elecciones de iglesias (que combinan las más desconocidas con las más ubicables), pero sobre todo, la novedad de una maravillosa conferenciante previa a cada concierto que nos habla y detalla sobre el programa que vamos a oír, están consiguiendo ser una importantísima competencia para el consolidado Festival de arte sacro. Eso sí, la atención al público no es muy buena, y su gestión de este tampoco. En cualquier caso, tengo claro que si este festival montado por cuenta del ayuntamiento, hubiera sido más largo, perfectamente hubiera podido ganar al de la Comunidad… ¿serán estas primeras impresiones mías definitivamente confirmadas o sólo un espejismo?, seguramente volveré para contarlo.

Post scriptum 12-4-2017: aunque aún queda alguna que otra cosa (especialmente actos religiosos), lo fuerte, especialmente la parte musical, ya ha terminado casi del todo.

Pues bien, se puede concluir que este programa de “Música sacra para acompañar la Semana Santa” ha sido capaz de rivalizar con gran dignidad contra el “Festival de arte sacro”, cosa hace unos años inconcebible, todo ello, por las distintas cuestiones que he abordado a lo largo de este mismo artículo. De hecho, al evento del ayuntamiento sólo le ha impedido superar al de la Comunidad una serie de factores: su corta duración; lo sosa que era la conferenciante (que más parecía una grabadora que una persona); y muy especialmente, la muy mala atención al público, pues los que estaban allí, ocupándose de organizarlo todo, más parecían porteros de discoteca que profesionales que se ocupaban de gestionar un evento cultural (desde breves y malas contestaciones hasta incapacidad de solucionar problemas básicos)… sin duda alguna, este programa del ayuntamiento no estuvo en buenas manos y no se le debería de volver a confiar a estas mismas personas; no al menos si quiere alcanzar el éxito.

Por lo demás, sobra decir que ha sido una agradable sorpresa que ha llenado de música los últimos días de todo aficionado a este arte.

 

XXVII Festival internacional de arte sacro 

Desde que ha cambiado la dirección, a este festival le cuesta levantar cabeza, y empiezo a temerme que lo estropeen del todo (como ya comentaba el año pasado)… no digo que no hayan diseñado un magnífico librito (imposible de conseguir hasta última hora, en el primer concierto nada menos… yo ya ni me molesto en pasar por la oficina de turismo de la Comunidad, nunca lo tienen a tiempo) con la programación (y lleno de detalles, con las explicaciones del concierto, el programa, lugares y días, nombres de los intérpretes… la verdad es que está muy bien hecho, muy completo) en el que, en una completa introducción, tratan de autojustificar y explicar todo lo que hacen… pero no, lo siento pero no me cuela.

Y es que, desde que se ha colado el hipsterio en el terreno de la cultura, todo es, con más intensidad de la habitual, como lo llamaba Jose Cadalso “erudición a la violeta”: es decir, mucha gente que presume de saber sin tener ni idea, que utiliza la cultura como riqueza que mostrar al exterior y no como enriquecimiento interior, que aseguran innovar y romper sin saber siquiera sobre qué hacerlo; porque aquí todo el mundo cree ser muy original, pero para serlo, digo yo, que primero habrá que conocer las bases sobre las que hacerlo… y porque, como siempre digo, no es lo mismo el “arte” que la “artistada”, además de que una cosa es un “artista” y otra muy diferente un “artisto”.

Así pues, aunque hay conciertos interesantes, y algunos están siendo muy buenos, lo cierto es que todos los de música contemporánea han dejado de ser de fiar (el de Neopercusión fue de vergüenza ajena, y encima con aplaudidores a sueldo), cosa que con la anterior dirección del festival no pasaba, podías confiar y te podría gustar más o menos, pero al menos era seguro que no ibas a ver un bodrio, eso, hoy día, ya no se aplica. Por otro lado, si uno analiza la programación, se han multiplicado los encargos y estrenos de músicos contemporáneos jovencísimos (amiguetes sin duda de los organizadores), que van a acabar por destruir este gran evento porque no todos son buenos o están a la altura.

Eso si no se autodestruye solo el propio festival, por que de “sacro” ya sólo le queda el nombre… precisamente una de las cosas más divertidas del librito de la programación es leer como intentan justificar a la desesperada conciertos enteros de música profana, y totalmente laica, aludiendo a la supuesta espiritualidad que en el fondo tienen las melodías o a que se cree que tal compositor era muy religioso y seguro que algo de ello metió en su música… de risa. Aunque no voy a negar que hace mucho que pienso que el festival debería de cambiar de nombre, pues dedicarlo exclusivamente a música sacra es innecesariamente limitado.

Por otro lado, la foto que se ha puesto para ilustrar el festival es horrorosa, poco estética y nada llamativa como publicidad (no la juzgo como obra de arte, sino como forma de llamamiento a un público potencial)… ¡con los carteles tan bonitos, elegantes, estéticos y estilosos que llegó a tener este festival!.

Como curiosidad, en esta edición también se suprimió uno de los aciertos de la anterior, que era ampliar el abanico de las artes y no sólo centrarse en la música (pues el año pasado se organizó un pequeño ciclo de cine); idea que ha desaparecido definitivamente, lo que es, en mi opinión un error, hubiera sido inteligente seguir y profundizar en ese camino de exploración de otras disciplinas artísticas.

Como detalles positivos, decir que ahora se incluye la duración del concierto… aunque nunca coincida con la realidad, en mi opinión para bien, puesto que yo prefiero que un concierto se alargue a que quede corto. Aunque lo profesional sería que en la programación constase la duración exacta, ni más ni menos.

También sigo desaprobando esta marabunta de conciertos en apenas un mes… vale que se quiera justificar con que es la cuaresma y todo eso… ¡pero es que es una sobredosis y no es fácil encontrar tiempo para todos!, insisto en que era mejor cuando se distribuían en varios meses.

En cuanto a los sitios dónde se celebran los conciertos, se han renovado mucho, y aunque hay sitios nuevos y maravillosos a los que da gusto ir (y a los párrocos deben pagarles algo, porque yo no me explico que se muestren tan sumisos y permisivos con ese montón de público que acude a sus misas… sin tener el menor interés en ellas), también es cierto que hemos perdido ese encanto de ir buscando y descubriendo iglesias desconocidas aunque muy bellas e históricas o especiales por algún motivo (yo, gracias a este festival he hecho verdaderos hallazgos artísticos en todos los aspectos). No obstante, este año también es el ejemplo perfecto de como el festival se ha vuelto más profano… ¡uno de los conciertos será en el Congreso de los diputados! (ese día, a ver quién entra), ¡toma ya!… sin embargo hay que reconocerles que en ese aspecto de la selección de sitios sí que hay una vocación de mejora, pues tratan de que los conciertos sean lugares muy espectaculares y señeros.

En definitiva, aunque este evento no es lo que era, y perfectamente podríamos desear volver a lo anterior, de momento, sigue manteniéndose, con esfuerzo y a pesar de las maniobras hipsters y de eruditos a la violeta varios, como un evento cultural sumamente reseñable en la agenda de todo amante de la cultura.

Y como el festival acaba de empezar… volveré de nuevo aquí a informar, si hay algo que añadir a todo lo dicho.

Post scriptum 19-3-2017: aunque hay que reconocer que el festival sigue manteniendo bastante bien la máxima de aunar, no sólo a los compositores conocidos, sino también a los que han caído en el olvido, y ayudarnos a redescubrir nuestro propio patrimonio musical… e incluso a algunos artistas (la sobresaliente soprano Aurora Peña, por ejemplo, en cuyo concierto los aplausos fueron tales que se hicieron hasta dos bises… cosa que yo casi nunca había visto anteriormente en este festival, y eso que llevo muchos años viniendo).

Por lo demás, hay que reconocer que, si haces una buena selección y vas a los conciertos adecuados (como estoy haciendo prudentemente), te sueles encontrar con una gran calidad.

Sí, con el cambio de dirección este festival tendrá sus defectos, pero hay que reconocerle que sigue teniendo muchos de los factores que hicieron que nos enamoráramos perdidamente de él.

Por lo demás, he encontrado la atención al público buena (respecto a los organizadores que van siempre por allí), siempre que no trates con los guardias de seguridad que, como no, se creen los sheriffs del lugar, sin mencionar lo injustificado de su presencia, además de que llega a haber entre dos y tres, cosa que nunca antes había pasado en este festival (no había ni uno, para cuanto más), y yo sigo sin saber que pintan en él, pues no cumplen ninguna función positiva.

Probablemente volveré a escribir para el final del festival o antes, siempre que haya algo que añadir a todo lo ya dicho.

Post scriptum 8-4-2017: finalizado el festival de este año, el último concierto ha dejado claro definitivamente un problema ya dicho; el que múltiples aficionados o personas en proceso de preparación hayan entrado en la programación del festival, no ha sido beneficioso para este y lo devalúa. Entiendo que sea más barato, pero sigue sin ser justificable.

Por otro lado, este año, el festival se ha visto empañado por la feroz competencia de última hora del ayuntamiento con su programa de “Música sacra para la semana santa”, que, y no albergo ninguna duda, si se hubiese extendido más en el tiempo y hubiese tenido más conciertos, bien podría rivalizar y eclipsar al conocido y ya no tan consolidado Festival de arte sacro.

Por lo demás, mantengo todo lo anteriormente dicho; especialmente lo de que el cambio de dirección ha empeorado el festival (¡estos hipsters!)… aunque reconozco que, haciendo una buena, concienzuda y razonada selección, puedes acudir a buenos conciertos y estos merecen la pena.

 

La noche de los teatros

¡La comunidad de Madrid está que no para con los eventos!, y es que hay que reconocer que con esta presidenta ha cogido una relevancia en actos culturales públicos que no tuvo anteriormente.

Así, en la propia Casa de correos se hacen actos desde las 18 horas, pero no sólo ahí, pues varias instituciones se han unido (aunque desgraciadamente, y a pesar de lo que diga la prensa, los teatros sólo ofrecen descuento, no gratuidad).

Tengo un muy buen recuerdo de esta celebración el año pasado, ¿se me borrará, afianzará o mejorará?, ¡espero poder contaros lo tercero!.

Post scriptum 29-3-2017: finalmente, dediqué toda mi noche de los teatros a “La XX noche de Max Estrella”, y he de decir que no me arrepiento en absoluto y que fue una gran manera de pasarla, es más, recomiendo a todo el mundo que, al menos una vez en la vida, acuda a este peculiar recorrido por las calles de Madrid, pues es un espectacular cóctel, mezcla de visita guiada, teatralizada, recorrido literario, histórico-artístico, gastronómico… una maravilla, vamos.

Exceptuando las escasas capacidades oratorias de sus conductores (que se equivocaban cada dos por tres) además de cierta desorganización y desinformación; el resto fue impecable, hasta había paradas en las que se ofrecía comida y bebida, y por supuesto, teatro mucho teatro y muchas maravillosas escenificaciones en calles e interiores (en muchas de las cuales se volcaban personalidades del medio), todo lo cual culminó en el Círculo de Bellas artes, con una obra escenificada completa y, por si fuera poco, ¡abundante chocolate con churros!.

En definitiva, un triunfo absoluto al que muy probablemente, si me entero, yo tengo claro que volveré al menos una vez más.

 

IV centenario de la Plaza Mayor

¡Este es año de grandes celebraciones!, por si el aniversario del nacimiento de Carlos III fuese insuficiente (ver con más detalle abajo), además, también estamos de aniversario con uno de los lugares de la capital del Reino más emblemáticos, más castizos y más de aquí, característico de Madrid, y que no te lo encuentras en otro lado.

Hasta ahora, sólo había sabido de alguna cosa salteada, pero creía que el evento no se estaba celebrando mucho… pero acabo de descubrir la página web propia de la celebración, en la que se ve que, aunque unos eventos resulten más atractivos que otros (y se perciba cierta desorganización, caos y amateurismo), lo cierto es que todos los meses hay algo, y algunas cosas son extremadamente atractivas (la fiesta barroca de octubre puede ser lo más de lo más).

En definitiva, que no hay que perder de vista en los siguientes meses la Plaza Mayor y lo que se celebra en ella, puesto que esta conmemoración promete.

 

Tricentenario de Carlos III

¡Continúan aún varias de las actividades culturales relacionadas con el monarca ilustrado!, no hay que perderlas de vista, puesto que mucho me temo que estamos en la recta final de tan gran celebración.

 

Resultado de imagen de iv centenario plaza mayor

Esta entrada fue publicada en Turismo. Guarda el enlace permanente.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s