La década de Universo de A, la evolución de “Grandes relatos”:

Seguid con atención esta nueva sección!

     Esta categoría, (cuyo título es un homenaje a las películas que ponía telecinco hace años los sabados y que tenían ese nombre) tiene la función de contar historias, relatos, cuentos, naturalmente, de mi propia invención, además para hacerlo más emocionante, se irán publicando por partes, así que… ¡estad pendientes para ver cuando viene la siguiente!.
     Todo esto recuerda, por cierto, a como se publicaron todas las partes de Los tres mosqueteros, La dama de las camelias y también las aventuras de Sherlock Holmes; y si bien yo no alcanzaré la brillantez de esos autores (ya me gustaría) si espero que estas historias os entretengan y que disfrutéis leyendolas tanto como yo escribiendolas, y que a continuación tal como os digo siempre, ¡¡¡que dejeis comentarios!!! y naturalmente que luego volvais para ver la respuesta y así entablar un dialogo.
     Como debería inaugurar esta sección?, ah, ¡ya se! “Erase una vez, un space en el que había Grandes relatos!…”

———————————–

¡Ay, “Grandes relatos”!, mi gran favorita, y sin embargo, nunca suficiente en ningún aspecto; siempre la permanente asignatura pendiente.

Es muy posible que todas o la gran mayoría de las secciones de este blog bien pudieran, por si mismas, crear un blog o una página web exclusivamente sobre ese tema (y de hecho así es en muchos casos); pero para mí, probablemente la que más merecería un blog propio, único y diferencial, sería esta de “Grandes relatos”; sí, sin duda únicamente para esta crearía otro sitio web diferente a Universo de A.

Tal vez porque en ella es donde realmente yo considero que expreso mi vena más artística (el resto no deja de ser, en muchos aspectos, una especie de periodismo), y por eso quizás es la sección que más aprecio, porque realmente es la más íntima, con la que me siento más realizado, y la que más me importa….

En contraste con esto, es una de las que más me cuesta publicar; tal vez, porque cualquier otro artículo del blog, en general, es simplemente ponerse a escribir, y como máximo hay que contrastar un par de datos que están a mano y que no hay mayor problema para consultarlos en un momento; y a pesar de que sí requieren el esfuerzo de la escritura en si misma, repasarlo… etc, lo cierto es que no cuestan en absoluto tanto como un Gran relato, en el que la inversión de tiempo y esfuerzo siempre es muchísimo más cuantiosa y hay que multiplicar por dos (o por tres) el ahínco que habría que aplicar a cualquier otro artículo; dicho de otro modo, es algo que hay que tomarse en serio. Si a eso le sumamos, la escasa necesidad de urgencia que hay para su publicación, no ayuda a que estas narraciones se mantengan estables y permanentes (incluso a pesar de haber novelas por entregas).

A pesar de eso, si analizamos su evolución temporal (dejando de lado que también haya ido por rachas y haya habido momentos de mucha publicación y otros más bajos) está claro que nunca se ha dejado de lado, que siempre ha estado presente y ha sido importante en el blog (no sólo de palabra)… con toda probabilidad no tanto como me gustaría, pues hubiese preferido siempre que esta fuese una de las secciones punteras del blog, pero lo cierto es que nunca se ha llegado a conseguir.

Respecto a su evolución temática yo creo que se ha adaptado muy bien, y ha mantenido perfectamente lo que había.

Bien es cierto que las publicaciones suelen tener comentarios y que alguno de mis relatos ha alcanzado cierta relevancia (aunque no necesariamente por las razones que me gustaría); pero no existe un auténtico seguimiento de la sección (aunque ninguna en particular lo tiene, eso también hay que decirlo en su favor, el blog en si mismo sí, pero las secciones por separado no) como yo siempre hubiera deseado.

Por otro lado, como gran triunfo, sí que debo reseñar el que se haya conseguido terminar una de las novelas por entregas, lo que ha coincidido maravillosamente con esta celebración, lo que me hace ser muy feliz, y que, en cierto modo, también me hace sentir que, de alguna manera, está sección ha alcanzado cierta plenitud, lo que, teniendo en cuenta mi reconocido favoritismo por ella, me agrada mucho.

Sin embargo, es incuestionable que es una de mis secciones favoritas (tal vez la favorita), y que (al contrario que otras secciones), sí existe una permanente preocupación por que mantenga un cierto estatus y que siga siendo de lo más importante de este blog, tal vez nunca se ha puesto un esfuerzo real en ello, y seguramente eso es lo que habría que mejorar: conseguir que sea una de las secciones que publique con más frecuencia, que se haga un hueco permanente en Universo de A; sí, ese es el desafío desde hace mucho tiempo de esta sección y sin duda, el objetivo permanente a conseguir; y por supuesto, que sus publicaciones sean debidamente valoradas, seguidas y bien consideradas.

 

Esta entrada fue publicada en Grandes relatos. Guarda el enlace permanente.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s