Crítica exprés: El lago de los cisnes (Ballet nacional ruso de Radchenko)

El programa de mano fue de vergüenza ajena, para hacerlo así, mejor ahorrarse el dinero y el papel. Es especialmente terrible, en este caso, el que no hayan incluido el argumento del ballet (como siempre se suele hacer), no todo el mundo se lo sabe de memoria, y no faltó quien, en el descanso, se pusiera como loco a consultar el móvil para enterarse de algo.

Por su parte, la atención al público me resultó absolutamente sublime.

Con toda seguridad, este ballet merecería una crítica completa, pero ha habido varios factores que me han llevado a desechar esa posibilidad:

Ya hice una en su momento de una producción del de Ángel Corella, así que quizás me extendería más hablando de lo mismo… y la que he visto en esta ocasión no es tan deslumbrantemente extraordinaria como para hacerlo.

-Cuando eché una ojeada, en la web del Fernán Gómez, a las fotos de la producción… me di cuenta de que mentían cuales bellacos; está claro que nos han traído la versión más simple para la gira, porque no hay ni un sólo cambio de decorado, como sí se refleja que había en el montaje original (cosa que incluso se puede ver en el programa de mano); y a falta de auténticas imágenes del espectáculo, pues nada puedo poner. Eso sin mencionar, que hasta el vestuario cambia, para mí, todo esto es inexplicable, es como si hubiesen puesto las fotos de otra producción anterior. Ilógico.

Sin embargo, he de decir que tenía muchas ganas de acudir a ves este ballet, básicamente porque el año pasado vino la misma compañía, las entradas se agotaron totalmente, y yo me quedé sin verla… una pena; pero este año, no estaba dispuesto a lo mismo, y he de decirlo, no lo tuve fácil porque, efectivamente, apenas quedan entradas para los únicos seis días que están. En cualquier caso, todo esto nos puede llevar a unas reflexiones muy interesantes, y estas son que, como es posible, si cada vez que se escenifica un ballet clásico, las entradas se agotan… ¿por qué no hay más oferta de una actividad que, evidentemente y a todas luces, interesa al público?, ¿por qué no se organiza más a menudo?.

Tal vez todo ello tenga que ver con que nosotros tenemos nuestra propia tradición de danza, y nuestros ballets son de otro tipo, pero se agradecería ver más producciones, con buenas compañías, que recuperaran algunos de los míticos y tradicionales, puesto que es evidente que el asunto vende y a la gente le interesa.

No está de más decir, que tratándose además, como se trata, de alta cultura, las altas instituciones públicas tendrían especialmente el deber de programar este tipo de eventos culturales (y por favor, no tanta danza contemporánea, que con los creadores que hay, suele tener resultados desastrosos).

En realidad, si uno lo piensa, llama mucho la atención que ninguna de las dos grandes compañías nacionales de danza en España, tenga un teatro fijo donde desarrollar un programa completo y permanente, como suele suceder en la mayoría de los países (la Compañía nacional de danza es la que más se acerca a ello, pues el Teatro de la Zarzuela lleva varias temporadas haciéndole un hueco permanentemente en su programación… también el ballet nacional tuvo cierta vinculación durante un tiempo con los municipales -con estrenos en las Naves del Matadero-, pero es evidente que fue algo esporádico).

 

-El lago de los cisnes: mil veces he disfrutado este ballet: en directo, en grabaciones ya sea sólo en audio o video… etc; y no me canso, también es debido a que Tchaikovski es uno de mis compositores favoritos, su música tiene una emocionalidad tan poderosa, realmente habla por si sola y embarga totalmente.

Así que, y por esta razón, acudí al Fernán Gómez nuevamente, para que me volvieran a contar por milésima vez la historia de Odette, la princesa cisne (y, desde luego, dejarme seducir y pervertir por Odile, el cisne negro);  a través de ese precioso libreto que cuenta tan encantador (nunca mejor dicho) cuento de hadas.

En primer lugar, he de decir que el teatro Fernán Gómez no está preparado para este tipo de espectáculo: en primer lugar, porque no puede albergar un foso para orquesta (tal vez quitando butacas… no sé, yo la verdad es que estoy demasiado acostumbrado a ver el ballet con músicos el directo, así que me pareció extraño apreciarlo con música pregrabada, una grabación que, por cierto, sonaba un tanto antigua o mal digitalizada, puesto que se distorsionaba en los altavoces), e incluso me atrevería a decir que la caja escénica no es suficientemente amplia (con toda probabilidad, no permite los necesarios cambios de decorados que se pudieran haber hecho de ser todo el espacio más amplio y estar mejor acondicionado para ello). A pesar de ello, se nota que en el teatro ponen toda la buena voluntad para que el espectáculo salga adelante, y es evidente que los bailarines tuvieron sitio sobrado para bailar.

En cuanto al espectáculo en sí mismo, decidí ir preparado desde el principio, al fin y al cabo, yo he llegado a ver bailar a artistas del Bolshoi o del Mariinsky, y sabía que ese nombre, tan grandilocuente, de “ballet nacional ruso” era una pura engañifa, pues las cosas llevan el nombre que les ponen, y esta no es sino una de las primeras compañías privadas de ballet de Rusia (así que de estatal y pública, nada de nada, con todo lo que ello implica de exigencias a la hora de la selección), que dirigen los Radchenko… pero no obstante, quería darle una oportunidad, no en vano, si en algún lugar hay tradición de ballet, es en Rusia (y de ahí el astuto nombre que le han puesto a la compañía, ¿quién iba a decir que no son buenos con semejante nombre, si todo el mundo sabe que los ballets rusos son famosos en el mundo entero?… aunque los espectadores más astutos y enterados, si investigan y escarban un poco en esta compañía, descubrirán que hacen la gira más insólita por teatros de lo más provincianos, lo que, es evidente, jamás haría un ballet de gran nivel); y además, como siempre digo, yo nunca juzgo sin conocer, y como dijo Wittgenstein, “de lo que no se sabe, lo mejor es callar”.

Así pues, la propuesta que el ballet de Radchenko nos trae, es de lo más tradicional, con la salvedad de elegir el final feliz, que todos sabemos que vende más, para qué mentir. No quiero dejar de comentar, respecto a la coreografía, que no deja de resultar curiosa la tan poderosísima influencia que ha tenido Marius Petipa en el arte del ballet, pues consiguió modernizarlo y la vez anquilosarlo, pues hoy día, es casi inconcebible que ninguno de los ballets que coreografió, ¡en el siglo XIX!, incluido este, se haga de otra manera que la suya (tal vez, también, porque fue la original); no obstante, esto, para los amantes del ballet puede resultar muy útil, pues al haber visto y conocer bien la coreografía, podemos distinguir a la perfección, y sin demasiadas dudas, cuando hay una ejecución buena o torpe por parte de los bailarines, cuando lo dan todo o cuando no llegan al nivel exigido.

Así pues, ¿tiene nivel el autocalificado “ballet nacional ruso” que yo prefiero llamar la compañía de Serei Radchenko?, pues no mentiré, indudablemente los bailarines con los papeles protagónicos son los mejores, y su ejecución es digna, no perfecta, no sublime, pero sí apropiada y agradable de ver, superando el mero amateurismo pero sin llegar a la maestría (de lejos, el mejor de todos, es el bailarín que hace del bufón, curiosamente el más viejo). No puedo decir lo mismo del resto de la compañía, pues, en cuanto te empiezas a fijar con cierta insistencia en alguno de los cisnes o de los cortesanos, rápidamente empiezas a ver de todo: descoordinación, falta de tensión física, pérdida del equilibrio y la verticalidad… en definitiva, falta de técnica en general, pues hay todo tipo de impurezas que le quitan belleza al conjunto… no diré que sea una catástrofe absoluta, pues gracias a Dios no lo es, pero se nota una clara falta de pericia. Y todo ello es especialmente grave cuando, por encima, no están trabajando con una orquesta en directo, que, quieras que sí, quieras que no, siempre es imprevisible porque depende de un director musical y de una importante cantidad de músicos… ¡sino con una grabación en la que saben exactamente lo que va a pasar a cada momento!, por ello, me resulta imperdonable la cierta torpeza y arritmia que se respira permanentemente.

Por lo demás, el resto del espectáculo es impecable, como ya digo, buscan crear una representación tradicional, en el buen sentido, y lo hacen: vestuario precioso, lujoso y vistoso; además de decorados de fondos pintados (bueno, en este caso, sólo uno, pero bonito al menos… la cosa se queda escasa, pero es lo que hay); es decir, la imagen del encanto del viejo ballet que todos tenemos en la mente.

En definitiva, si bien el “ballet nacional ruso” o compañía de los Radchenko no hace honor al nombre que lleva por el mundo adelante; yo no me arrepentí en absoluto de ir, e incluso lo recomiendo; no es perfecto, no es sublime ni maravilloso, pero sí aceptable, y si no se es extremadamente exigente y purista, se puede disfrutar (yo lo hice)… de hecho, quizás es especialmente recomendable para aquellos que se quieran iniciar en el tema, pues es una producción lo suficientemente buena como para hacerse una idea de lo bonito que puede resultar el ballet, pero con la necesaria falta de calidad como para que no haya que pagar un potosí, y que no importen o se capten los defectos que ven los más avezados en la materia.

Es más, con toda probabilidad, la falta de destreza de los bailarines, ayuda también a que el ballet sea mejor a nivel narrativo (y por tanto, más accesible para los que quieren iniciarse)… puesto que, por lo general, los grandes ballets de Rusia que he visto (en otros sitios como Londres o París también se ve, pero menos), como contaran con un reparto especialmente excepcional y hábil, rápidamente se olvidan de que tienen que contar una historia, para supeditarlo todo al gran artista de turno haciendo cabriolas y piruetas sin parar con tal arrancar el aplauso del público (y por tanto, el ballet se llena de solos y dúos interminables); acabando por ser finalmente la representación, más una exhibición de virtuosismo de danza, que la narración de un libreto a través de esta (es decir, se pierde la perspectiva y se le acaba dando más importancia a la forma que al contenido). Afortunadamente, en el caso de la producción de esta crítica, eso no es así, y la historia se cuenta sumamente bien.

Además, seamos sinceros, en este país, no hay muchas más posibilidades de ver ballet clásico, así que, a menos que tengáis pensado hacer periódicos viajes al norte de Europa, y gastar una auténtica fortuna en los grandes teatros (porque vamos a ser sinceros, por el precio que se paga en el Fernán Gómez, tampoco se puede hacer exigencias desmedidas… que vale, sí, tal vez podríamos encontrar una entrada para una gran producción de una compañía real o nacional extranjera espectacular, con fama y prestigio, por una cantidad similar de dinero en un gran teatro… pero sería en el gallinero, a muchos pisos de altura); por lo cual, por todo ello, si conseguís entrada (y ya está difícil), yo sí recomiendo acudir a este espectáculo.

Esta entrada fue publicada en Teatro. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Crítica exprés: El lago de los cisnes (Ballet nacional ruso de Radchenko)

  1. Martillo dijo:

    Buena critica. Muy interesante. Pero!

    He de hacer un par de anotaciones en cuanto al espacio escénico.

    El teatro Fernán Gómez sí que tiene foso de orquesta. Y cuando anteriormente se han hecho las grandes zarzuelas en verano estaba abierto.

    Si no hay cambios de decorado es porque la compañía asi lo pide.

    En veinte minutos que dura el descanso se pueden montar dos ballets más.
    Espacio? 22 metros de boca escénica dan para mucho.

    No es un teatro facil. Cierto. Pero puedo asegurarte que hemos tenido zarzuelas con tres actos y cambios de decorado. Orquesta incluida.

    Estas invitado un dia a una visita tecnica.

    Un saludo.

  2. Sin duda encontraría muy interesante la visita que me ofreces… pero el anonimato, que tengo por norma, me lo impide.

    Obviamente, no tengo todos los conocimientos técnicos acerca del teatro, como no los puedo tener de todos, ya que, como espectador y autor de un blog personal, tampoco tengo porqué, pues es absolutamente irrelevante de cara a ayudar a alguien que esté valorando si asistir o no a una representación, además de que, ni soy un profesional que cobra por esto, ni pretendo serlo; por tanto, yo juzgo lo que veo como asistente a un espectáculo; y si hay elementos escénicos escondidos o sin uso, pues peor me lo pones.

    En cualquier caso, lo que comentas, al final, va más en mi favor que en el del teatro, porque ¿cómo se explica que, disponiendo del espacio, esté desaprovechado?, sería justificable un ballet sin músicos de no haber lugar para ello… pero habiéndolo, ¡es criminal y hace que descienda la calidad y el valor del espectáculo gravísimamente!.

    Lo que nos lleva a plantearnos: ¿en qué están pensando sus responsables?, ¿para qué sirve algo que no se usa? (no ubico cuando fueron esas zarzuelas que comentas, pero está claro que no se le está sacando toda la rentabilidad al lugar que se le podría sacar).

    Por otro lado, tener o no foso de orquesta construido, es bastante irrelevante, existen teatros que no lo tenían y quitando unas cuantas butacas de delante, lo crearon de la noche a la mañana… como ya digo, lo importante es si se emplea o si no; y es peor si existe y está sin utilizar, pues como sabe cualquiera que conozca un mínimo de arquitectura, cualquier espacio sin uso, rápidamente se deteriora, y aún más, si se trata con cuestiones tan sensibles como la acústica.

    Por otro lado, pongo en duda que los bailarines de este espectáculo dispusieran del espacio necesario para hacer determinados pasos que exige la coreografía de este ballet (bueno, podrían hacerlo en un espacio más reducido, pero ya sería el colmo de lo cutre… y podría haber más de un accidente), si metemos en el Fernán Gómez la orquesta que requeriría “El lago de los cisnes”… que esto no es ni una zarzuela ni un musical, géneros cuya cantidad de músicos varía mucho frente a una obra del romanticismo ruso, y más de Tchaikovsky; sin duda se podría hacer una versión de orquestación reducida (por poder, se puede hacer sólo con un piano), pero ello también haría al espectáculo mucho de menos. Todo ello, sin mencionar que no se puede equiparar el espacio que se necesita para poner en escena un ballet frente a una zarzuela, ¡es que no hay punto de comparación!.

    Efectivamente, no es un teatro fácil debido a su peculiar situación y construcción; por lo que me niego a creer que haya mucho espacio hacia arriba para poder bajar todo un decorado o determinados elementos escénicos, y no sé el espacio subterráneo que habrá, pero me parece imposible que se puedan hacer grandes cambios de decorado en directo y sin cerrar el telón. Incluso tú aludes a que hay que hacerlo todo en el descanso. Y si se puede y no se hace, una vez más, peor me lo pones.

    Por otro lado, el tema del cambio del decorado y las peticiones de las compañías que comentas, es, sin duda alguna, lo más grave de todo, puesto que en la página web oficial del Fernán Gómez hay colgadas unas fotos, las cuales, no se corresponden con la realidad (como ya digo en la crítica, en esas imágenes se ven vestuario, decorados… ¡y hasta artistas diferentes!), ¿Qué esas fotos las proporcionó la compañía?, me parece muy bien, pero eso el espectador no tiene porque saberlo, porque él ha obtenido una información, supuestamente fiable, y espera obtener un producto acorde con ella, y en este caso no es así; y sería surrealista que el teatro argumentara que ni sabe lo que se hace en sus escenarios ni le importa. Hay quien podría hacer una reclamación, y estaría plenamente justificada.

    En cualquier caso, me siento muy halagado por el hecho de que una de las personas que trabaja en el teatro haya sentido la necesidad de hacer este comentario, puesto que, además de elevar el nivel del blog, siempre resulta útil que tanto profesionales como aficionados pasen por Universo de A (cosa frecuente, por otro lado) y aporten sus diferentes puntos de vista, pues es extremadamente enriquecedor para todos.

    Saludos.

    • martillo dijo:

      Siempre un placer.

      Me parece correcto todo lo que dices. A veces el tema técnico se queda en un segundo plano. (aprovecho la ocasión para recordar que cuando una funcion se retrasa por “problemas técnicos” el 99% de las veces no son problemas de o con la parte técnica…)

      La época buena de las zarzuelas? Cuando estaba de director Guirau. Cuando esto era gestion directamente municipal.

      Por supuesto que no espero que tu crítica también sea a nivel técnico… es sólo que le tengo mucho cariño a este teatro y creo que esta muy poco aprovechado (sin contar las numerosas veces que se ha intentado vender en legislaturas anteriores)

      Estaría divertido hacer un apoyo a tu critica desde el punto de vista tecnico (jajaja)

      Te sigo desde hace tiempo. Sé que valoras todos los puntos de vista.

      Un saludo

  3. Pingback: Crítica exprés: Estaciones de Isadora | Universo de A

  4. Bueno, personalmente intento cubrir todos los aspectos posibles sobre las producciones… pero ya bastante largos son mis artículos jajaja.

    Parece que volvemos a coincidir, esta vez en considerar el teatro desaprovechado.

    Como ya he dicho en el comentario anterior, me encanta que todo tipo de personas, de dentro y de fuera hagan aportaciones, eso enriquece muchísimo, y siempre he querido (como bien pone en el texto pegado al título, y en “Acerca de…”) que Universo de A fuera un foro de debate, el comienzo de una conversación, con una o muchas personas, así que tu apoyo es muy bien recibido… porque efectivamente, como bien dices, me encanta verlo todo desde todos los puntos de vista posibles… está claro que has captado la esencia de este blog.

    Sé que estás ahí desde hace tiempo (especialmente a través de Twitter), y, aunque no has comentado mucho, siempre que lo has hecho, ha sido de forma acertada e interesante, por lo cual, el placer es absolutamente mío.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s