Crítica exprés: Heidi

Las historias mil veces contadas, de forma correcta, tienen una magia especial, que consiste en que no te importe oírlas muchas veces más.

Y está claro, que no soy el único que lo pienso, no sólo porque se haya hecho una nueva versión de esta historia, sino porque múltiples padres y abuelos, pensaron en llevar a sus descendientes, para que ellos también se enamoraran de la niña que hizo las delicias de su infancia.

Está claro que la magia de Heidi sigue viva.

 

-Heidi: reconozco, que fui a ver esta película, más por nostalgia que por otra cosa, y no me arrepiento.

Vale, no es una obra maestra, de acuerdo, probablemente no pasará a los anales de las grandes películas universales (ni siquiera europeas)… pero tiene encanto, y por otra parte, no busca otra cosa, así que, no se le puede pedir más.

En cualquier caso, es una adaptación muy digna de la novela, extremadamente cuidada en el aspecto estético y en todos los demás (todos los fotogramas son hermosos, algunos de postal). Tal vez, se puede criticar de la fotografía que tiene el defecto, para mi gusto, de tener demasiado contraste, lo que no le va mucho a la historia que se está contando.

El reparto está bastante bien elegido, muy especialmente la niña protagonista, que nos encandila desde el primer momento con su amplia y bien formada sonrisa.

En definitiva, si bien no es perfecta, ni una obra maestra, tampoco aspira a serlo, sólo a contar una bonita historia, de la forma más honorable y apropiada posible, para que todo el mundo se vaya feliz a casa, después de disfrutar (a lo mejor, una vez más) de la historia de Heidi. Y la verdad, lo consigue.

Esta entrada fue publicada en Películas. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Crítica exprés: Heidi

  1. Blanca dijo:

    Hola, A. Pues mira yo no iría a ver la película de ninguna forma. Me atacaba los nervios ver que los dibujos de Heidi no movían la boca y repetían todo el tiempo el mismo paisaje cuando corrían, así que creo que no ví más de 1 capítulo y le tome un poco de manía.
    Por eso supongo que no me enrolla nada ir a la peli.

    Es buena la nostalgia, pero esta vez ha pinchado en hueso.

    Un abrazo gordo.

  2. Jajaja, bueno, evidentemente, tú no viste esos dibujos de pequeña… eso, o eras una niña de lo más analítica y perfeccionista.

    Y me has dejado con la intriga de saber que te provocaría a ti nostalgia.

    ¡Muchos abrazos!.

    • Blanca dijo:

      No sé si era muy analítica o una maniática, pero si es verdad que muy sensitiva, si algo no me entraba a la primera… no había forma de hacérmelo encajar. Jajaja.

      Nostalgia me producen pocas cosas. Una tiene una edad en la que el mayor regalo es el presente. Pero si me debo inclinar por algo para satisfacer tu curiosidad, que veo has comenzado el curso escolar con mucha, jijiiji, te diría que los paisajes en los se desarrollaron ciertos momentos de mi vida es lo que más añoro (árboles, acequias, carreteras, montes, ríos…). Esos mismos paisajes de debido al desmadre urbanístico han dejado de ser nuestros y ahora son de la industria más voraz.

      Abrazos gordos.

  3. ¡Jamás!, ¡jamás podré olvidar ni perdonar tan intolerable afrenta! jajajaja… como sabemos todos los que nos dedicamos a escribir o a la educación, a la hora de la verdad, la corrección en la escritura es algo muy relativo, las normas gramaticales que tratamos de obedecer cual dogma cambian continuamente, y estoy seguro de que el castellano que estudiaste ya no es exactamente el que es ahora… y yo, que residí en Galicia mucho tiempo, te puedo asegurar, que con el gallego es incluso más llamativo. Y sinceramente, bien, bien, no escribe nadie… se encuentran erratas en libros de grandes escritores (algunos pertenecientes a la RAE) por más que sus libros sean revisados por mil personas para asegurarse de que lleguen perfectos a la impresión… pero siempre hay algo que se escapa, no puede ser de otra forma.

    Sí, ya me comentaste alguna vez que las primeras impresiones eran algo muy básico para ti, al menos en cuestiones artísticas… yo, como buen testarudo, creo en las segundas oportunidades.

    Entonces debes ser joven, ya sabes lo que dice el dicho americano: “sabes que ya eres mayor cuando tus recuerdos son más importantes que tus sueños”.

    Te entiendo perfectamente en cuanto a lo que dices, yo ya no reconozco muchos de los sitios en los que me crié… y eso duele.

    ¡Fuertes abrazos!.

  4. Manuel dijo:

    Como pones en tu comentario ya me estoy haciendo mayor puesto que los recuerdos parece que son más importantes que los sueños.
    A mí me encantaban los dibujos animados de Heidi, estábamos esperando toda la semana que llegase el sábado para poner la tele a la hora señalada.
    En cuanto a la vuelta al cole, mando un saludo para todos los profes que inician el nuevo curso escolar.
    ¡Feliz finde!

  5. Bueno, te autocalificas de yayo, y siempre bromeas con el tema de los años que tienes, pero yo creo que llevas muy bien el tema de la edad… por otra parte, y volviendo a los dichos, ya sabes que hay viejos de 18 años y jóvenes de 80… no diré que la edad es sólo un número, pero, a parte de una edad física también hay una edad mental; y, a pesar de lo que nos quiera vender actualmente la sociedad, juventud y vejez tienen ventajas e inconvenientes por igual, o yo siempre lo he visto así.

    ¡Ves!, otro nostálgico como yo, seguro que acabas llevando a alguien de la familia a ver la película.

    Está claro que estás relacionado con la enseñanza, ¡hasta has hecho una entrada relacionada con eso en el blog!.

    • Manuel dijo:

      Hola de nuevo.
      Pertenezco a la década de los sesenta que ya entramos en los cincuenta. No sé si son muchos o pocos pero como bien dices es cuestión de espíritu. Hay gente joven que parece mayor y ancianitos que disfrutan como niños.
      Esta semana hemos vuelto a la escuela, profes y niños regresamos a las aulas.
      Soy maestro.
      ¡Feliz domingo!

  6. De nuevo… y siempre que quieras.

    Totalmente de acuerdo contigo.

    Así que maestro… me alegro mucho de que no estés quemado después de tantos años, no siempre es una profesión fácil….

  7. Manuel dijo:

    Cierto.
    Hoy es una profesión poco valorada.
    Pasamos de un extremo a otro. Donde los profesores se pasaban , de esto hace ya muchos años cuando los más viejos del lugar íbamos a la escuela como alumnos, hasta llegar a la actualidad donde todo el mundo se pasa con los docentes. Ejemplos se podrían poner para dar y tomar. Sabemos de profes agredidos, insultados, etc. etc.
    Desgraciadamente es una plaga social; profes, médicos, trabajadores en cualquier lugar son insultados, zarandeados, etc. porque estamos en una sociedad del “todo vale” y donde el respeto a las normas brilla por su ausencia.
    ¿cómo es posible que en un ambulatorio pongan carteles informando: AL MÉDICO NO SE LE PEGA?
    Impresionante.

  8. Bueno, como persona que ha estado en todos los bandos de la discordia, también diré que si bien hay padres que no son normales… es muy cierto que hay profesores que son para darles a comer a parte…. El problema es que todo son extremos, y nunca hay un punto medio, que es donde está la sabiduría, en la entrega y ejercicio del poder, de modo que siempre vamos dando tumbos absurdos, y luego claro, pasa lo que pasa, nos equivocamos constantemente.

    Quizás lo que pasa, es que nuestra complacencia nos ha llevado a que no valoremos nada… en cierto modo, era lo que trataba (aunque fuera sobre un tema muy diferente), en aquel artículo que titulé “Yo voy a votar” (https://universodea.wordpress.com/2016/06/19/yo-voy-a-votar/)

    • Manuel dijo:

      Cierto compañero. No se puede generalizar ya que hay de todo en la viña del Señor, como se suele decir. Habrá profes de todo tipo, padres de todo tipo, etc. etc. pero hoy en día se tiende demasiado al individualismo y predomina en exceso:
      Yo voy a lo mío y sálvese quién pueda.
      Nos seguimos leyendo.
      Un abrazo.

  9. Al 100% de acuerdo; el individualismo y el egocentrismo llega hasta tal punto, que nos llega incluso a perjudicar personalmente, y sólo entonces nos damos cuenta del valor que tiene la cooperación… pero a menudo suele ser tarde. Y es que mucho me temo que los conceptos de solidaridad y empatía, cada vez están más en desuso emocional. Si es que ser independiente está bien, pero, una vez más, en el punto medio está la perfección.

    Aunque tampoco quiero dejar el tema, sin mencionar que, trabajando en ese tipo de cosas, también comentaré que, a menudo, y por paradójico que pueda resultar, es mucho más fácil tener problemas, y que te pongan dificultades, los adultos (padres o profesores), que los más terribles adolescentes o niños… y luego decimos que ser adulto implica madurez… supongo que esa es una de las cosas que parodio en mi novela por entregas “Notas de aburrimiento” (tal vez te interese, se desarrolla en el mundo educativo, aunque en un instituto: https://universodea.wordpress.com/2011/11/29/guia-de-capitulos-de-grandes-relatos/). Si es que, digan lo que digan, hay adultos que necesitan más ser educados, que muchos niños.

    Seguimos, seguimos… ¡y otro abrazo!.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s