Trumbo

¿Todo tiene un precio?

Cartel Trumbo 3

Sinopsis y ficha técnica

La alabada carrera del guionista Dalton Trumbo se interrumpe abruptamente a finales de la década de 1940 cuando lo incluyen junto a otras figuras de Hollywood en la lista negra por sus creencias políticas. Trumbo, dirigida por Jay Roach, cuenta la historia de la guerra del guionista ganador del Óscar con el gobierno de los EE. UU. y los jefes de los estudios por la libertad de expresión, que involucró a iconos de Hollywood desde Hedda Hopper y John Wayne a Kirk Douglas y Otto Preminger.

En la década de 1940, Dalton Trumbo (Bryan Cranston) es uno de los guionistas mejor pagados del mundo, autor de clásicos del cine como el nominado al Óscar “Espejismo de amor” o “Treinta segundos sobre Tokio”. Presencia habitual en los ambientes sociales de Hollywood, y activista político que defiende los sindicatos de trabajadores, la igualdad salarial y los derechos civiles, Trumbo y sus compañeros se ven citados para declarar ante el Comité de Actividades Antiamericanas del Congreso (HUAC, por sus siglas en inglés) como parte de su amplia investigación sobre actividades comunistas en los EE. UU. La negativa de Trumbo a responder las preguntas de los congresistas hace que acabe en prisión federal y se gane la animadversión eterna de la poderosa columnista de sociedad anticomunista Hedda Hopper (Helen Mirren).

Durante los 13 años siguientes, todos los grandes estudios de Hollywood se niegan a contratar a Trumbo, por miedo a verse relacionados con opiniones políticas, consideradas radicales. Trumbo, obligado a vender su casa y condenado al ostracismo por amigos, compañeros y vecinos, pasa apuros para dar de comer a su familia, a base de escribir fundamentalmente películas de mínimo presupuesto bajo pseudónimo. Pero nunca deja de lucha por aquello en lo que cree. En última instancia, Trumbo acaba por repuntar cuando la estrella Kirk Douglas y el director Otto Preminger usan cada uno de ellos el nombre real del guionista en la gran pantalla en sus respectivos éxitos de 1960, “Espartaco” y “Éxodo”, poniendo fin de ese modo a la época de la lista negra.

Actores Trumbo

  • Elle FanningNiki Trumbo
  • Bryan CranstonDalton Trumbo
  • Diane LaneCleo Trumbo
  • Adewale Akinnuoye-AgbajeVirgil Brooks
  • Helen MirrenHedda Hopper
  • Alan TudykIan McLellan Hunter
  • John GoodmanFrank King
  • Dean O’GormanKirk Douglas
  • Stephen RootHymie King
  • Louis C.K.Arlen Hird
Dirección
  • Jay Roach
Producción
  • Michael London
  • John McNamara
  • Jay Roach
Guión
  • John McNamara
Música
  • Theodore Shapiro

 

Comentario previo

No voy a soltar la frase tópica de que “hay momentos que nos definen”, porque yo nunca he creído eso, por el contrario, siempre he pensado que hay gente que sabe estar a la altura de las circunstancias y otra que no, y unas veces puede estarlo y otras no, así de simple, nadie se comporta de forma uniforme durante toda su vida o tiene las mismas fuerzas.

Con esta película, que es de las pocas que han retratado una de las épocas más oscuras de la historia de Hollywood, e incluso de la democracia estadounidense, la meca del cine entona cierto “mea culpa”, algo nunca fácil de hacer… no estoy de acuerdo con los críticos que han dicho que haya sido floja en ese sentido.

En cualquier caso, el filme plantea algo tan simple y elemental como que cuánto valen nuestros valores y si estaríamos dispuestos a mantenerlos hasta el final… indudablemente, la película convierte en un héroe a Trumbo por eso, sin embargo, yo no dejo de preguntarme si esa fue la mejor opción, porque sí, vale, en el cine los comportamientos nobles quedan muy bien, pero tal vez, si hubiese sido más astuto no hubiese sufrido tanto, porque fácilmente puedes preguntarte, ¿y al final, para qué le sirvió todo?, ¿para tener su conciencia tranquila?, venga no me hagas reír…. Sin duda pensaréis que esta es una reflexión muy cínica, pero precisamente por eso es tan verdadera.

Porque, en realidad, no nos equivoquemos, los verdaderos villanos de la película, no son los traidores que sucumbieron a la delación, fueron aquellos que se pusieron a decidir lo que estaba bien y lo que estaba mal, que consideraron que “democracia” era sólo lo que ellos pensaban, algo muy típico de determinadas mentalidades, por cierto, que andan gritando “libertad” pero sólo si piensas como yo, y las palabras “tolerancia”, “diálogo” o “empatía” les suenan a chino, pues sólo les resultan útiles para realizar demagogia y proselitismo, prostituyendo su significado del modo más vil.

Y no nos equivoquemos, porque esta película también habla de la democracia (de cualquiera), de la sociedad en la que vivimos, en la que o te adaptas al pensamiento general, a lo imperante o estás fuera… la libertad siempre es relativa, porque el juicio social siempre es más brutal que el penal; tal vez en el filme estas cuestiones sean mucho más exageradas, pero si sucedieron, es porque ya había algo latente antes, porque siempre hay el deseo de destruir lo diferente, lo desconocido o aquello que no se adapta al canon.

“La caza de brujas” del senador McCarthy fue un hecho histórico trágico, pero sólo se trató de la exaltación de algo que ya estaba latente (y tiene gracia, pues como suele pasar, es terriblemente irónico que EEUU acabara de terminar una guerra mundial… luchando también contra otro régimen “exaltado” por excelencia, que intentó destruir con fiereza grupos sociales históricamente despreciados), y que es más profundo que las ideologías políticas.

Pero volviendo al tema de los valores, en ocasiones, debemos decidir si realmente son importantes o si estamos a la altura de lo que solemos defender… francamente, yo rara vez he conocido personas que lo consiguiesen, y aquellos que sí, eran ayudados por otras características personales como el orgullo, la tenacidad o el idealismo (lo que no les hace menos nobles en absoluto). Y poco se valora socialmente la integridad, al igual que la lealtad, de las cuales otros suelen aprovecharse, pues te hacen predecible, triste pero cierto. Y en una época como esta, de falta de ideales, aquellos que pretenden tenerlos, son como don Quijote contra los molinos.

Sí, puede que haya algunas personas que no tienen precio… el problema es que los demás sí.

 

Crítica

No hay duda alguna de que estamos ante un producto sumamente cuidado, esmerado, con el deseo de trascender y hacer justicia al personaje histórico que retrata.

El guión, a mí me pareció bastante hábil e inteligente, por momentos pierde ritmo y tiene algunos pasajes un tanto tópicos, pero en general se puede decir que es sumamente bueno y que retrata deliciosamente el Hollywood de la época, que a los cinéfilos tanto nos gusta ver y redescubrir. Perfila además sumamente bien a todos los personajes (a destacar especialmente a la pérfida Hedda Hopper), y a pesar de haber muchos, no te pierdes en absoluto. Quizás su único defecto es que es un tanto parcial, pues la perspectiva es totalmente desde el lado de Trumbo, ya que los personajes que se le oponen se simplifican un tanto para que resulten villanos.

La dirección, a pesar de alguna que otra torpeza de ritmo (excepcional), lleva por muy buen puerto la película, evitando el aburrimiento y manteniendo la emoción, algo especialmente complicado en el caso de una historia en la que no era difícil caer en el estatismo.

Todo el apartado técnico está genial, pues como ya digo, está todo sumamente cuidado para hacer una magnífica reproducción de la época: dirección artística muy bien hecha; fotografía agradable… etc.

En lo que respecta a los actores, todos encajan a la perfección en sus papeles y algunos llegan a alcanzar una auténtica simbiosis con los personajes reales, desde luego el parecido físico y la eficacísima ayuda de un perfecto maquillaje y vestuario ayudan, pero hay más que eso. En cualquier caso, el reparto artístico se presenta absoluta y perfectamente verosímil, cumpliendo a la perfección con su función.

 

Valoración final: una sobresaliente película sobre la caza de brujas y quién la sufrió, aunque como digo en el comentario previo, es mucho más. Entretenida a la par que inteligente, consigue combinar lo mejor del cine hollywoodense.

Foto Bryan Cranston en Trumbo 3

Foto John Goodman en TrumboFoto Elle Fanning en TrumboFoto Bryan Cranston y Helen Mirren en TrumboFoto Diane Lane en Trumbo 2Foto Bryan Cranston en Trumbo 2Foto Trumbo 2

Esta entrada fue publicada en Películas. Guarda el enlace permanente.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s