La temporada de exposiciones de primavera-verano de 2016 en Madrid

El ocio según Universo de A:

TEMPORADA CONCLUIDA

La temporada de exposiciones de primavera-verano de 2016 en Madrid

La temporada televisiva de primavera-verano de 2016

Los eventos de primavera-verano de 2016 en Madrid

Estos enlaces anteriores (entre los que está incluído este artículo), son los llamados artículos recopilatorios, que se actualizan continuamente (hasta que termina la temporada que dice el título, momento en el que se publica uno nuevo en esta misma sección de Turismo), por lo que, para estar informado de todas las novedades, se recomienda volver a visitarlos a menudo.

Para una información más extensa o sobre otras cuestiones culturales (Turismo, críticas de Películas o Teatro… etc), visitar las secciones correspondientes que aparecen permanentemente en un listado a la derecha.

Si hay algo que aún no he publicado, y sin embargo te interesa, pregunta a través de un comentario, puede que te ayude, ya que a lo mejor lo he visto, pero no he tenido tiempo de escribirlo.

………………………………………………………….

 

Bueno, considero que el sistema de ordenar alfabéticamente las instituciones que ofrecen exposiciones no ha terminado de funcionar en absoluto, por lo cual, vamos a probar a volver al sistema anterior, pero mejorado: a partir de ahora, las actualizaciones y novedades más recientes que se publiquen estarán lo más próximas a estas líneas, es decir, arriba del todo (de modo que así se podrá saber cuánto tiempo lleva sucediendo algo, si está más abajo, más tiempo hace que se puede ver, si es más arriba, es más reciente), y si en algún sitio se inauguran exposiciones nuevas, aunque se mantengan las que hay, trataré de traerlas aquí arriba, para que veáis continuamente lo que se actualiza.

Además introduzco otra novedad extra, de ahora en adelante trataré (y creo que será una práctica que se afianzará) de que cada vez que concluya una temporada, y por tanto uno de estos artículos recopilatorios deje de actualizarse continuamente, arriba del todo pondré en rojo “TEMPORADA CONCLUIDA” (comenzando ya desde las últimas publicaciones a este respecto), porque sé que hay personas que visitan estos artículos con frecuencia, y no necesariamente tienen porque darse cuenta de que he publicado uno nuevo, así, sólo tendrán que ir a la sección Turismo y comprobar que efectivamente ha sido así, y podrán seguir tranquilamente mis nuevas actualizaciones en los nuevos artículos recopilatorios que hablan de la nueva temporada (ya sabéis que publico esto dos veces al año: otoño-invierno y primavera-verano).

En fin, dicho esto, ¡comenzamos!:

 

Espacio Telefónica

Siempre me llamará la atención la desorganización de este lugar y su atención al público tan poco eficaz. Nadie lo diría de una gran empresa como esta.

-TERROR EN EL LABORATORIO: otra de esas magníficas exposiciones en las que esta fundación demuestra su gran capacidad para hacer superproducciones expositivas y deslumbrarnos con una gran estética… tampoco tiene mucho más, el tema, aunque apasionante, no da mucho de sí realmente (y por tanto, todo resulta muy ligero), y todas las referencias e intentos de cohesionar temas, se ve muy forzado. Tampoco lo que se expone es nada del otro mundo, aunque en esta fundación suele ser más importante lo que aprendes que lo que ves. No obstante, me pareció una exposición sumamente interesante para aquellos a los que les guste lo gótico, y yo, personalmente, la encuentro recomendable.

-TRAS LOS PASOS DE INGE MORATH: chorrada monumental que pretende hacer pasar las fotos turísticas de unos pretendidos artistas, siguiendo el flujo del Danubio, como un gran proyecto artístico… al final, lo que te queda claro es que, si se hubiese tratado de personas corrientes, esas fotos no habrían salido del disco duro de su ordenador, y probablemente es precisamente dónde merecerían estar… bueno, ahí, o en la papelera de reciclaje del PC, para qué mentir.

-ESPACIO REALIDAD VIRTUAL: hay que reservar así que no sé, lo único que sí soy consciente es que pasa mucho tiempo sin que haya nadie, así que me parece una estupidez que alguien vaya y no se le pueda prestar ese servicio.

Todas las exposiciones de este lugar que se referencian abajo han TERMINADO.

-IGNACIO DE CÁRDENAS: como muchas veces suele suceder, la exposición pequeña, la secundaria, suele destacar sobre las grandes apuestas. En este caso, esta trata sobre el arquitecto que realizó el famoso edificio en el que se puede ver la exposición. Interesantísima, muy documentada, totalmente recomendable.

-KINEMATOPE: al principio parece una tomadura de pelo (¿luces que se apagan y se encienden en una sala totalmente vacía, en serio?), hay que darle al menos tres minutos para comprenderla y apreciarla; después, puede llegar a resultar fascinante. En mi caso, no pude dejar de preguntarme lo especialmente interesante que hubiera sido si la sala estuviera llena de cosas o pintada, de modo que la luz estuviera jugando permanentemente a ocultar y mostrar, o el juego permanente de sombras… aún así, lo que hay es muy destacable e interesante de vivir.

-SIN TÍTULO: bajo la falsa y poco original premisa de que los niños son los comisarios de esta exposición, se exponen fondos de la fundación Telefónica… y eso al final es lo único interesante a ver en este lugar, el resto, una pérdida de tiempo y una tontería.

-EL ARTE EN EL CÓMIC: interesante aunque poco sorprendente exposición que no logra su objetivo (básicamente porque las obras que se exponen no lo consiguen) de que bellas artes y cómic se mimeticen y homenajeen. Aún así, para los apasionados de ambas disciplinas, siempre resultará curiosa de ver.

 

Caixaforum

-IMPRESIONISTAS Y MODERNOS: a pesar del título de la exposición, que adolece de un hipsterismo que parece invadirlo todo, cual epidemia, hoy en día; lo cierto es que resulta una visita sumamente interesante.

Si durante el gobierno del PP, el ayuntamiento nos tenía acostumbrados a las exposiciones de colecciones privadas españolas (que, exceptuando la de la Casa de Alba, rara vez nos sorprendieron); ahora Caixaforum nos trae una de EEUU.

Ciertamente, la exposición se muestra como muy autosuficiente a través de su información de sala, cartelas incluidas, y folleto (en el que no se deja de recalcar la genialidad e importancia del mecenas y de su colección, hasta alcanzar una egolatría vomitiva); pero es innegable que la selección de obras que se ha traído a España es sumamente impresionante… o al menos las firmas, porque no hay casi ni una pintura que no sea de un artista conocidísimo o relevante.

En cualquier caso, la exposición resulta sumamente interesante y una oportunidad para descubrir obras no muy conocidas de artistas muy famosos. No diré que se contemplen unas maravillas espectaculares nunca vistas, porque no es así, pero tiene su gracia y encanto.

Por otro lado, el montaje es realmente impresionante, y está sumamente bien ordenado cronológicamente, así que es un placer hacer el recorrido, y saber más del hombre que hizo la colección Ducan Phillips.

En definitiva, una exposición sumamente interesante para todos los apasionados del arte, muy especialmente si te interesa el periodo entre el final del siglo XIX y mediados del XX.

Todas las exposiciones, de esta institución, de las que hablo abajo han TERMINADO.

-EL PESO DE UN GESTO: espantoso esperpento, mal comisariado por un artista llamado Juliao Sarmento (portugués, que a saber que pinta aquí), que le dio por creer que su criterio era suficiente para montar una exposición sin más hilo conductor. Por supuesto, es un fracaso, y en general nada de lo que se ve merece la pena, y o resulta hilarante, o produce indiferencia. Un desastre en definitiva.

-UNA EXPO MÁS: otra más de las habituales y aburridas exposiciones de temática social de este lugar que pretenden llegar al corazón y sólo llevan al bostezo. Si no fueran tan descaradamente propagandísticas, a lo mejor, hasta podrían resultar interesantes.

 

Palacio Real

La atención al público es pésima: entre los guardias de seguridad que siempre están mareando y los de información que no se enteran de si hay una exposición temporal o no e incluso te lo niegan… que desastre.

Post scriptum 9-7-2016: VERGÜENZA INTOLERABLE EN EL PALACIO REAL, este sitio cada vez va a peor, la atención al público no podría ser más horrible, y todo se debe a la horrible empresa de seguridad que tiene la concesión de Patrimonio Nacional: Seguridad integral canaria, que hace una labor realmente espantosa y horrorosa.

Al principio dejabas pasar el asunto porque eran nuevos, y se notaba demasiado, porque allí ningún vigilante parecía enterarse de nada… pero ahora es que se aprovechan y han convertido la visita en el más absoluto caos que se haya visto nunca jamás, ¡es absolutamente abominable, dan problemas por todo!; y lo que es peor, por cosas que jamás han estado prohibidas en este lugar: si quieres ver una obra de una sala anterior, no se puede retroceder; si vuelves a hacer el recorrido desde el principio, no se permite la re-entrada; si te sientas en cualquier sitio, está prohibido sentarse; si les preguntas cualquier cosa, no se puede decir “por seguridad” (aunque suele ser que o no tienen ni idea o que no se enteran)… es repugnante y asqueroso, no he visto peor gestión de un lugar turístico en toda mi vida; pero eso sí, si la gente toca las obras o se pone a hacer tonterías, eso no es un problema, bastante ocupado está el de seguridad consultando su móvil; eso cuando no están entre ellos comentando que si cuando libran o las pocas ganas que tienen de ir a trabajar (deben pagarles una miseria, porque otra cosa…); todo ello sin mencionar lo profundamente ignorantes que son y la poca idea que tienen de historia y de arte… ¡qué abominación!.

Y a todo lo cual hay que sumar las colas que se montan por su culpa, que llegan casi a la cripta de la Almudena (vamos, que casi dan la vuelta a la manzana), pues aunque tienen dos arcos, sólo usan uno, están parando la cola cada dos por tres, dejan de trabajar y se ponen de charla, y cuando les da por cumplir sus funciones parece que creen que trabajan en el aeropuerto porque sólo les falta desnudar a los visitantes… con lo que perfectamente puedes tardar más de media hora (con suerte) en entrar al lugar debido a su terrible incompetencia, algo que nunca jamás se había visto antes.

Por si fuera poco, los de seguridad son unos maleducados y unos impertinentes; no me puedo explicar como es posible que Patrimonio Nacional permita algo así, ¡es que no me cabe en la cabeza!, ¡no entiendo porque no están rodando cabezas y despidiendo a gente!.

Aunque la verdad, la institución pública, se está luciendo con las empresas externas, puesto que la que gestiona la tienda “Palacios y museos”, también tiene tela, si estás mirando un libro para decidir si lo quieres comprar, rápidamente aparece un dependiente para decirte que no se puede hacer eso… ¡hay que tener poca vergüenza! (naturalmente, vista tal cosa, corres a comprarlo en el Fnac o El Corte Inglés de la Puerta del sol, dónde vas a poder hojearlo todo cuanto te de la gana, y además, seguro que te hacen un descuento por cualquier tontería).

-CERVANTES EN PALACIO: interesantísima exposición repartida por el Palacio en el que descubrimos obras de la más diversa índole y disciplina artística, especialmente libros y tapices; yo disfruté especialmente con estos últimos, pues, aunque el dibujo no era muy bueno, a mí me fascinan esos objetos, y encima, tener la oportunidad de verlos colgados en medio de la galería, que era uno de los sitios de Palacio dónde se solían poner… pues es ya todo un placer. Además de que, como ya se ha hecho varias veces, supone una oportunidad para ver reabierto el salón de los estucos.

Por otra parte, es toda una fascinante muestra de como la obra de Cervantes consiguió maravillar a todos e instaurarse como la gran obra literaria hispana… sin mencionar el saber el cariño que le tenía Felipe V, pues se sentía identificado… y quizás no le faltaban razones.

El folleto contiene exactamente la misma información que podemos encontrar en las cartelas (que es sumamente completa), con lo que no aporta ningún extra, aunque hay que reconocer que está muy cuidado.

Respecto al montaje, es mejorable, pues se nota mucho que se está autodisculpando en que se ha tenido que adaptar a los espacios; pero bueno, tampoco me desagradó.

-DE CARAVAGGIO A BERNINI: no hay hilo conductor y en muchos aspectos la exposición se plantea de una forma totalmente absurda y con un fracasado intento de ligazón de obras muy diversas y dispersas.

En realidad, la exposición no es sino una excusa para sacar algunas de las grandes obras que custodia Patrimonio Nacional y deslumbrarnos con ellas, teniendo además como extra que, muchas de ellas, no están normalmente a la vista del público.

En realidad, no es una exposición temática (por más que lo pretenda) sino de obras individuales, en la que hay que apreciar cada una de las que se ve, y nos encontramos auténticas maravillas.

Por tanto, es mejor la información de las cartelas que la superficial tanto de sala como del folleto, puesto que, estas últimas apenas dicen mucho.

Por lo demás, el montaje es el habitual de Patrimonio Nacional con una bella aunque arbitraria (o termina por dar esa impresión) elección de colores para las salas; no obstante, la iluminación me pareció realmente pésima, no hay manera de ver a un cuadro sin encontrar reflejos por todas partes, parece que tienes que volverte loco para encontrar el lugar adecuado desde dónde poder apreciar una obra, lo que supone una auténtica pesadilla para el visitante.

En definitiva, sólo es una exposición que merece la pena por lo expuesto, sino fuera por la grandísima calidad de ello, no sería en absoluto recomendable, y más, tal y como está la atención en el Palacio Real (leer arriba).

Sin embargo, concluir con una nota muy positiva, y es que gracias al Grupo Santander, se permite hacer fotos en esta exposición.

La exposición de la que se habla a continuación está TERMINADA.

Prorrogada ha sido la exposición de este lugar, vaya usted a saber porque; desde Patrimonio Nacional afirman que se debe a su éxito… pero yo mucho me temo que tiene más que ver con que, total, dado que seguramente no se programará nada más esta temporada, pues tanto les da mantener esas salas abiertas como no hacerlo; y siempre queda mejor tener algo que no tenerlo.

-ARTE CONTEMPORÁNEO EN PALACIO: comentada en la temporada anterior.

 

Museo ABC

Comentar que la atención al público ha mejorado notablemente… y ya iba siendo hora.

Como curiosidad, también decir que medio edificio está en obras por causa de la denuncia de un vecino… es una pena, tiene una gran belleza arquitectónica, esperemos que no lo destrocen.

-SILENO, TAMBORES EN LA BATALLA: excelentísima exposición que apasionará a todos aquellos interesados en la 1ª guerra mundial; así, a través de los dibujos de un ilustrador de la época, se nos enseñará paso a paso como se vivió el conflicto, en España y en Europa, y supondrá una excelente lección de historia.

Ciertamente, el ilustrador no me acabó de entusiasmar en su forma de dibujar, pero le reconozco cierto ingenio.

En realidad, como ya digo, lo que encuentro más meritorio de la exposición es su gran profundización en la que en su momento fue llamada la gran guerra, que es explicada a las mil maravillas, y excelentemente ilustrada.

La verdad es que nos da una muy buena idea de como se vivió el conflicto a la vez que se nos dan completos datos históricos, que, añadidos a lo que sabemos, hace que resulte especialmente apasionante ver esos dibujos de época.

Respecto al montaje, es bastante estético y cuidado, pero un poco lioso en la parte central. La hoja de sala no aporta ninguna novedad.

Así pues, profunda e interesantísima, veo esta exposición recomendabilísima para cualquier apasionado de la historia, y muy especialmente de la primera guerra mundial.

-MARINA VARGAS, LAS LÍNEAS DEL DESTINO: con una información de sala egocéntrica y pretenciosa (que habla de lo única y particular que es la artista… cosa que lo expuesto no demuestra, la verdad sea dicha), llama la atención que las obras que se ven puedan interesar mínimamente, y aunque captan algo la atención, no dejan de resultar, bajo su pintoresca estética, profundamente vacuas y terriblemente cursis.

En definitiva, nos encontramos con la típica artista sin inspiración ni talento, pero con gran técnica; y, lamentablemente, eso rara vez crea arte o algo que merezca la pena ver.

Las exposiciones de las que se habla a continuación están TERMINADAS

Hacía mucho que no visitaba este lugar precioso a nivel arquitectónico… pero la verdad, las últimas exposiciones temporales me han decepcionado.

-SUPERHEROES CON Ñ: supongo que si eres un auténtico fan de los cómics, todo un frikazo, como dirían algunos, puede que te entusiasme… si no, si tus conocimientos sobre el tema son básicos como es mi caso, te sentirás excluido todo el rato y fuera de lugar; y eso se debe a que la exposición no hace absolutamente nada por acercar el tema al visitante, da todo demasiado por hecho, y resulta además superficial.

Con todo, el montaje es pretendidamente grandilocuente. La hoja de sala es lo único medianamente informativo.

Francamente, a menos que sea tu pasión, al resto de la gente, no creo que le interese en absoluto ni le diga o aporte nada.

-ZOO XAN: exposición sobre el dibujante Xan López Domínguez que todos aquellos que hayan vivido en Galicia el suficiente tiempo conocen, pues sus dibujos aparecen en múltiples lugares y su estilo muy reconocible. Otra cosa es que te guste, y a mí personalmente, pues no, la verdad.

La exposición mezcla cierto encanto en su montaje con un evidente narcisismo, procedente de que todo está contado en primera persona (“yo logré”, “yo conseguí”, “yo”, “yo”, “yo”… etc). Por otro lado, como tampoco se trata de una retrospectiva, no es más que una muestra de unos cuantos dibujos de este autor.

En definitiva, una exposición totalmente prescindible.

 

La casa encendida

Todas las exposiciones de este lugar de las que hablo abajo ya están TERMINADAS.

-ADIÓS AL ROMBO, TERESA LANCETA: chorrada monumental basada en que una artista exhibe sus manualidades y aficiones varias y las intenta hacer pasar por arte junto con otros productos artesanales. En demasiadas ocasiones, los “artistos” cometen el error de creer que todo aquello que les interesa, sólo por hacerlo, se convierte mágicamente en arte. Desgraciadamente, no es así.

-INÉDITOS 2016: la habitual exposición anual que nos demuestra el escaso interés que tienen muchas de las cosas que están desarrollando pretendidos artistas en la actualidad, y que nos augura un futuro muy negro como no se quiten de en medio y dejen pasar a las personas que realmente tengan talento. Salvo una obra, de tres salas enteras, ninguna otra me llamó la atención.

 

Casa del lector

Reconozco que no vengo mucho por aquí, esas exposiciones en pasarelas y pasillos, aunque alguna fuera interesante, siempre me han parecido mal montadas, peor estructuradas, y en general, de baja calidad… con lo que no concedo demasiado crédito a esta institución en cuanto a este tema se refiere. Bueno, ni a este, ni a otro, pues a día de hoy, sigo sin estar muy seguro de para que sirve exactamente… a veces me pregunto si lo sabrán ellos mismos.

Por si fuera poco, la atención al público es pésima: nadie te informa de nadie, ni le importa que estés ahí, ni nada de nada… es un desastre completo, si no tuvieran a nadie de personal, y dejaran las puertas abiertas sin más, causarían el mismo efecto.

He tenido también la oportunidad de estar en su auditorio, un lugar bastante mal acondicionado y poco apropiado para la actividad de proyección de películas… la verdad es que esta institución deja que desear en muchos aspectos

-CARMEN, LECTURAS DE UN MITO: no ha mucho tiempo que el Thyssen también reflexionaba sobre este mismo personaje, con motivo del reestreno en español de la ópera en el Teatro de la zarzuela… y el museo nacional salía muy bien parado, a pesar de lo reducido de la muestra.

Por eso, es de agradecer que la Casa del lector haya decidido profundizar, y meterse más a fondo en el tema, cosa que le sale muy bien (bueno, vamos a entendernos, el montaje no es nada del otro mundo -de hecho, es espantoso-, el folleto es sólo un resumen de la información de sala, y, en general, la información de sala, como lo que se muestra, está muy aceptablemente bien… sin mencionar lo bueno de que utilizaran una sala adecuada para la exposición… no obstante, parece comisariada por aficionados, debido a su gran simplicidad), y aunque en la exposición se dan una serie de opiniones, cuanto menos cuestionables, en general, resulta muy interesante como acercamiento al personaje de Carmen y su influencia en el arte y fuera de él.

En definitiva, se trata de una exposición totalmente recomendable, que fascinará a todos aquellos que estén interesados en el personaje, o que lo conozcan un poco, ya sea a través de películas, ópera, teatro… y los múltiples lugares dónde este mito se hizo carne.

-ANTIFAZ: fallida exposición, no podía ser menos, con el habitual montaje en las pasarelas que ya condena toda continuidad, estética y buen sistema; por si fuera poco, la temática se pierde mucho, se habla demasiado de un autor que no interesa nadie, y el tema de la novela popular no se toca demasiado, y, por si fuera poco, todas estas cuestiones son tan absurdamente especializadas, y van tan en busca de la nostalgia de unos pocos… que al final, consiguen que nadie se interese por el tema, de hecho, yo apenas me di un paseo.

Como curiosidad muy divertida, comentar que han creado paneles de “lectura fácil”, lo que es bastante absurdo y paradójico, sobre todo, porque estás reconociendo que los otros textos que se han redactado para el mismo tema, son pretenciosos y poco útiles; y yo digo, ¿por qué no los haces desde el principio accesibles para todos?, gran pregunta de terrible respuesta.

-#SINFILTROS: exposición vulgar, demagógica, y ante todo proselitista que actúa de manera tan evidentemente manipuladora que acaba por resultar realmente repugnante, y sobre todo falsa, de hecho, al final, consigue el objetivo contrario al buscado, precisamente por todo lo anterior.

 

The robot museum

Excelentísima farsa y trampa atrapa niños, en realidad, tal museo, no es más que una tienda de juguetes tecnológicos; no obstante, resulta divertido, surrealista, entrar… y encontrarte a los dependientes jugando con los productos (muy hábil, inteligente y estratégicamente situados, por otra parte), y comportándose como si estuvieran en el país de Nunca Jamás… ¡pero cuidado padres!, tal actitud es la perfecta para que se dirijan a vuestros hijos, consigan fascinarlos, y que se encaprichen de algo; eso, los espectáculos de magia, y el museo (del que hablo abajo), son una muy bien trazada trampa para intentar desviar la atención de que, al final, lo que se quiere es vender… y que todo lo que se puede comprar, es escandalosamente caro.

Por otro lado, respecto a los productos que podemos encontrar, mucho me temo que, en mi opinión, son los típicos de los que los niños se cansan en menos de cinco minutos… precisamente, cuando salía, encontré a una familia teniendo esa misma discusión, con el padre cargando con la caja, insistiendo en que el niño “no se va a cansar” del juguete, mientras que la madre, que ponía cara de “esto, yo ya sé como va a acabar, porque ya lo he vivido, y conozco a mi hijo”, le daba a su cónyuge, respuestas, cuanto menos escépticas.

En lo que respecta al museo, no es nada que no podamos ver en casi cualquiera de su tipo de ciencia y tecnología nacional… la visita es con guía de forma obligatoria (los cuales están muy poco informados… no es para menos, no son más que los dependientes de la tienda), y de pago (aunque existen múltiples descuentos, lo cual es sorprendente y muy de agradecer, para ser un sitio privado)… y no merece mucho la pena en mi opinión, nada me asombró, ni me pareció especialmente interesante.

Al final, llegué a la misma conclusión a la que llego siempre que veo algo relacionado con la robótica: que aún le queda mucho camino por andar, y que sigue en pañales. Tal vez algún día, los robots formen parte de nuestra vida diaria y no podamos vivir sin ellos… pero mucho me temo que ese futuro es aún muy lejano; de momento, sólo son un divertimento, una atracción de feria que no ha progresado mucho y que, siguen recordando más a los viejos mecanismos antiguos (por cuerda, aire… etc) que a los de las películas de ciencia ficción.

En definitiva, “The robot museum” no es más que una juguetería carísima con pretensiones, y que, a menos que te interese el tema (juguetes robóticos) locamente, no merece la pena en absoluto.

 

Biblioteca nacional

Post scriptum 3-9-2016: por cierto, en verano, el aire acondicionado llega a resultar insoportable, hasta el punto de pasar auténtico frío en las salas… a mí no me extrañaría nada que alguien saliese resfriado de una exposición, ¡y es que no es normal que te estés helando de esa manera, llega a resultar realmente desagradable!.

-CAMILO JOSÉ CELA, EL CENTENARIO DE UN NOVEL: y después del aniversario de Cervantes, le sucede el de Camilo José Cela (algo que, con toda seguridad, él hubiese agradecido).

La exposición está muy cuidada a todos los niveles (como empieza a ser una tradición en este lugar), de modo que el montaje es muy atractivo, la información de sala abundante, y además se nos da un buen folleto en forma de libro.

En lo que respecta a la exposición en sí misma, recorre toda la vida y obra del Novel, inspirándose especialmente en esta última, pues las citas a ella son continuas y casi el hilo conductor de lo que vemos… aunque no se deja de lado la cuestión personal, no se trata de una análisis literario, sino más bien de entender la obra a través de la persona, y viceversa.

Ciertamente, podríamos criticarle a la exposición que no es muy arriesgada y no se mete en los temas más polémicos (aunque sí tiene la sensatez de mencionarlos, e incluso exponerlos en forma de artículos de periódicos o cosas parecidas, de forma discreta); pero ese es un defecto menor si analizamos el conjunto.

Porque lo cierto e innegable es que la BNE ha dedicado una gran exposición a Camilo José Cela, apta tanto para quienes conozcan profundamente al escritor, como para los que quieran iniciarse en su literatura, pues ha sabido medir muy bien la balanza entre el rigor necesario y evitar el exceso de erudición, dando un resultado más que notable, y sobre todo cercano al público.

En definitiva, esta exposición es un imprescindible para todo aquel que quiera profundizar en uno de los gigantes de nuestras letras.

-CEÁN BERMUDEZ, HISTORIADOR DEL ARTE Y COLECCIONISTA ILUSTRADO: esta exposición, forma parte de esa clase de exposiciones de las que deberíamos denominar “de tesis doctoral” (como lo es también la de Caravaggio del Thyssen, como bien describo en este mismo artículo), es decir, poco o nada interesantes para el público en general, excesiva y absurdamente especializadas, y por lo general, buscan permanentemente autojustificarse.

Aunque, yo, como amante del arte y de la historia, encontré la gracia a ver esta exposición sobre uno de los primeros historiadores del arte de este país, y a observar los estudios de un pionero en muchos campos… entiendo perfectamente que a otras personas les pueda parecer un tostón totalmente carente de interés; y es que no voy a mentir, esta exposición es sólo para personas muy fans de la historiografía del arte, o muy interesados en estos temas.

Por lo demás, y aunque el montaje no era nada del otro mundo a nivel estético, ni se exponía gran cosa que pueda llamar mucho la atención (sólo complementos a lo que leémos); sí me impresionó muy positivamente el cómo ha sido comisariada la exposición a nivel de información, puesto que, a través de los bien trazados textos de las cartelas, se hila perfectamente lo que se nos quiere contar con lo que se nos muestra, de modo que, no pasa, como tantas otras veces, que a veces nos preguntamos “¿qué pinta esto que han expuesto aquí y que tiene que ver con lo que me están contando?”… y eso es todo un avance y una sabiduría.

Tampoco puedo dejar de alabar el buen uso de los medios tecnológicos, que permiten que podamos ver, e incluso descargar, obras completas relacionadas con la exposición, directamente de la web de la BNE a través de códigos QR, ¡espléndido, perfecto maridaje de modernidad y tradición!.

En definitiva, lo dicho, aunque difícilmente es una exposición recomendable por su especializada temática, sí que es muy destacable en cuanto a la originalidad con la que fue comisariada, tanto en la gestión de la información de sala, como con las nuevas tecnologías.

-ANTES DEL POP UP: interesante y curiosísima exposición sobre los libros móviles antiguos, bien es cierto que podría ser más profunda, pero como es en la sala de las musas, tampoco se le puede pedir mucho más.

Sin duda, toda una oportunidad para aprender más sobre este modo de edición tan desconocido y descubrir nuevas joyas literarias normalmente ocultas en algún sitio de la Biblioteca nacional.

La información de sala y del folleto es un tanto escasa; el montaje, aceptable.

-LOS AMORES A SHAKESPEARE: como España se ha centrado tanto en celebrar el nuevo aniversario de Cervantes, el escritor español por excelencia… pues necesariamente, Shakespeare siempre pasa desapercibido.

Solución a esto quiere poner la BNE con una exposición de traducciones al español… así, si bien es una exposición con una temática demasiado concreta, resulta interesante que se trate algo muy poco habitual, incluso cuando se hace de una manera no demasiado profunda.

El montaje, como la mayoría de los de esta sala, bastante malo a todos los niveles. El folleto es la única información con la que se cuenta (si se acaban, es como no ir), porque apenas hay información de sala.

-LOS MEJORES LIBROS DE FOTOGRAFÍA: parte de PhotoEspaña, la biblioteca muestra una selección de libros de fotografía editados este año… a mí no me pareció para tanto, y el montaje me pareció infame… ya va siendo hora de que esos muebles de cartón desaparezcan definitivamente.

(TERMINADA):

Nuevo aniversario de Cervantes, que por unas o por otras siempre hay uno relacionado con él, que la Biblioteca nacional no podía sino celebrar como es debido, y lo hace con esta muy digna exposición.

Siempre, claro está, que no se lo impidan los guardias de seguridad, que deben de creer que están en un aeropuerto, obsesionados por encontrar armas de destrucción masiva entre los visitantes y prácticamente obligándolos a desnudarse bajo el lema de “total, yo no tengo prisa”; ¡qué desastre de atención al público!.

-MIGUEL DE CERVANTES, DE LA VIDA AL MITO: aunque tiene un poco de “exposición tomadura de pelo” (la premisa parece ser: todo lo que sabes de Cervantes es falso… y nosotros tampoco sabemos nada, ¡así que hemos montado esta exposición para demostrar que lo ignoramos todo del escritor!), tan tradicionales en esta casa, lo cierto es que es una exposición sumamente completa, profunda e interesante para aprender más sobre el gran autor hispano por excelencia… se podría decir incluso que hay casi sobredosis de información, pues cada cartela está plagada de datos interesantes.

En cualquier caso es sumamente interesante para aprender y profundizar más sobre el tema.

 

Casa Lope de Vega

Este recóndito lugar, uno de los pocos museos pertenecientes a la Comunidad de Madrid en la capital, no es demasiado conocido (tal vez por la, absurda imposición, de las visitas guiadas obligatorias, que provocan que nadie pueda visitar el lugar si no tiene reserva con antelación), salvo por los frecuentadores de museos (y de conciertos, cuando los hay); pero sus exposiciones temporales deberían de ser más conocidas, y desde luego, su preciosísimo jardín, que es de acceso libre.

La atención al público es, por otra parte, excelente.

-CLÁSICOS TEATRALES EN TIEMPOS DE GUERRA Y REVOLUCIÓN: aunque un tanto superficial, la exposición intenta una loable neutralidad, en la que se nos cuenta cómo ambos bandos, durante la guerra civil española, utilizaron los clásicos del siglo de oro, con fines propagandísticos.

Es una exposición de carácter divulgativo, con lo que, lo que se expone es más bien poco, pero aún así, es realmente interesante… el único defecto, es lo que ya comento, de que no profundice más en un tema que, de seguro, hubiera dado mucho de sí, y realmente se plantea como apasionante. Por ello, yo recomiendo mucho ir.

 

Instituto Cervantes

-JOSÉ SUÁREZ, UNOS OJOS VIVOS QUE PIENSAN: exposición dedicada a un fotógrafo gallego, con lo cual, todas las instituciones de esa comunidad autónoma tienen mucho que ver en ella.

Tiene algunas fotos muy interesantes, que llaman la atención, pero en general, no me pareció en absoluto imprescindible, pues su técnica no me acaba de convencer, ya que me parece sumamente simplista.

El montaje, pésimo, como siempre en el Instituto Cervantes, dónde, la única compensación, es poder entrar en el antiguo Banco de la plata.

 

Museo Sorolla

Siempre resulta agradable y fascinante visitar este oasis en pleno Madrid, con su encantador jardín, y esa casa por la que no pasa el tiempo… un maravilloso recuerdo de otros tiempos, sin duda.

Por otro lado, en mi última visita, encontré el trato al público sumamente agradable.

-TIERRA ADENTRO: con esta exposición, nos alejamos del habitual tópico de Sorolla: el playero, el de los niños jugando y las mujeres de blanco… para sustituirlo por un pintor que se adentra en el país, y que lo descubre con su pincelada… toda una oportunidad para descubrir como gestiona la luz de los más diversos lugares de nuestro variado país….

Además, en esta exposición se puede apreciar especialmente la maestría del artista, pues vemos como, no sólo es capaz de plasmar un paisaje, sino incluso la sensación que produce contemplarlo… puedes sentir la temperatura que hace, el ambiente… etc, desde el frío desolador en las callejuelas que rodean la catedral de Burgos, hasta el sofocante calor de la plana Castilla en frente del castillo de la Mota… y es que son ese tipo de cosas las que realmente nos revelan porque un gran artista lo es.

No hay que perder de vista tampoco sus bocetos, algunos hechos en tablas, pero de una insólita belleza.

Por lo demás, no hay folleto, y la información de sala es sumamente superficial; el montaje es el mismo aburrido y poco original de siempre… la verdad, si no fuera por la calidad de las obras, no merecería la pena acudir a la exposición.

 

La Neomudéjar

Por primera vez, me niego a ir comentando exposición por exposición (se supone que hay varias… pero son terriblemente difíciles de diferenciar); básicamente, porque lo que voy a comentar, es aplicable a todo lo que podemos encontrar.

Mi primera visita, a este pretendido museo, recién inaugurado, ya resultó sumamente decepcionante; pero, por supuesto, decidí darle una segunda oportunidad, al fin y al cabo, están empezando… pero ducho mucho que vaya a darle una tercera.

Para empezar, sólo hay horario gratuito los miércoles de mañana… aunque yo, francamente, no sé por qué pretenden cobrar… y encima esos precios, que son de escándalo.

Lo peor de todo, es que, aunque se supone que es un edificio rehabilitado para la función museística, en realidad, da la impresión de que sigue siendo un lugar abandonado, o como máximo okupado, cuando no directamente un basurero; en el que, en muchas partes, da miedo acceder por si se te cae el techo encima o se hunde el suelo… y es que el lugar no está en absoluto preparado para la visita pública: no hay ningún tipo de guía adecuada, un itinerario bien realizado… o cualquier cosa que pueda ayudar a que el visitante se situe y comprenda el lugar en el que está.

Al natural desconcierto que produce todo lo anteriormente comentado, hay que sumar lo que se expone… que carezca de estética o gusto, se puede aceptar hasta cierto punto, siempre que tenga algo más… pero que encima roce (o sea directamente) pornográfico; y de lo único que pueda presumir lo expuesto, es de tener una buena técnica (en el mejor de los casos, y no hay muchos), pero nada más… eso ya es completamente inaceptable. A decir verdad, todo lo que vemos resulta tópico (porque, siendo realistas, estamos paseando por lo que se ha hecho mil veces antes… aunque los pretendidos artistas se crean muy rompedores), y sobre todo, profundamente vulgar.

¿Qué se busca la provocación?, indudablemente, pero eso no lo convierte en arte, para ello, tiene que decir algo, transmitir… y yo, rara vez he encontado en la Neomudéjar algo que lo haga, y si lo he hecho, sólo ha sido la excepción que confirma la regla.

Por supuesto, no hay información de sala (o cuesta encontrarla, y no está bien redactada), y mucho menos folleto (ya ni eso tienen); con lo que el visitante navega, cual barco a la deriva, por entre un montón de objetos que no cumplen ninguna función, y que se adaptan, sorprendente y escandalosamente bien (de lo que se puede deducir su valor artístico), al estado de abandono del edificio.

¿Qué más decir?, lugar descuidado, en realidad no musealizado, y a todas luces, no preparado en absoluto para la función que se supone que quiere tener… si además, nada de lo expuesto merece la pena y es insoportablemente ordinario… bueno, es evidente que se constata definitivamente el fracaso de la Neomudéjar.

Todo ello, sin mencionar que, si no hay nadie más, perfectamente puedes estar dando vueltas por las salas sin encontrar a nadie, ni que alguien te dé una indicación, pueda resolver dudas, etc… lo que da aun más aspecto de abandono al lugar; así, pues, diría que la atención al público es nefasta, pero no puedo, porque simplemente no hay el más mínimo cuidado porque exista tal cosa.

Personalmente, yo dudo que vuelva a intentar hacer el esfuerzo de volver… como muchísimo una tercera vez, que seguramente sería la última y definitiva, puesto que, está claro que ninguna visita, presente o futura, me va a aportar nada… ni creo que se lo haga a nadie, a menos que quiera ir por la vida de pretendido moderno y pseudointelectual rompedor.

 

Fundación Mapfre

VERGÜENZA EN LA FUNDACIÓN MAPFRE. Tras mucho tiempo siendo una de las entidades culturales más destacadas de la capital, ahora, y cayendo en la misma abominación que el Caixaforum hace unos años, será de pago (aunque, por suerte, y al contrario que la anterior, esta si mantiene ciertos descuentos y gratuidades que son aplicados en la mayoría de los museos). 

Así, otro de los grandes lugares gratuitos difusores de la cultura desaparece, otra de esas islas (y digo muy bien, puesto que cada vez son menos y parece que las persiguieran) de la instrucción artística pública se hunde, al parecer de forma definitiva. ¡Qué vergüenza!, yo no me explico en que están pensando, no entiendo como un lugar que llegó a consolidarse tan bien a nivel cultural en Madrid puede autodestruirse de esa manera.

Si es que ya no me gustó nada que instalasen esa horrible cabina antiestética fuera del palacio, esas cintas, o que cambiasen la seguridad (Eulen era terrible, pero Magma… es peor si cabe).

Y la verdad es que han destrozado totalmente la experiencia de ir allí: como ahora hay que pagar, las colas para entrar son kilométricas, porque se tarda mucho más; ello no mejora a la entrada, dónde han destrozado totalmente el vestíbulo con los habituales aparatejos para impedir la entrada, que sólo consiguen que no puedas acceder a las cosas que tienes en la consigna cuando las necesitas; por supuesto, el Wifi supuestamente gratuito y accesible a todos los visitantes no funciona; en la atención al público nadie se entera de nada… y de la exposición ya hablaré más abajo (y tampoco es bueno).

En definitiva, la Fundación Mapfre se ha hundido a sí misma totalmente en la miseria y la vergüenza, ha pasado de convertirse en uno de los espacios expositivos de referencia a otra fundación privada más, yo no me explico que se les pasa por la cabeza, para mí es inconcebible.

Y pocas islas de cultura gratuita nos quedan, que yo recuerde ahora, de privadas sólo la Fundación March (y visto lo visto, a ver cuánto dura), que sigue siendo toda una referencia, especialmente por sus actividades y eventos, tal vez la única que quede en todo Madrid… aunque teniendo en cuenta su calidad y el éxito que tiene entre el público, se merece esa distinción teniendo más o menos competencia, ¡que jamás ni el Caixaforum ni la Fundación Mapfre le llegaron a la suela de los zapatos en ese aspecto!.

 

Sala de Recoletos

-HIROSHI SUGIMOTO, BLACK BOX: una exposición que, es  más que evidente, originalmente debería de estar destinada a la sala Bárbara de Braganza, que para eso es la que se usa normalmente en fotografía… pero es evidente que no había otra cosa que poner en la principal de Recoletos, así que, aquí ha acabado.

Aunque hay algunas ideas interesantes, al ver las fotos, no puedes evitar tener el típico pensamiento de “esto también puedo hacerlo yo”, y es que, lo cierto es que el trabajo de este artista, por curioso que pueda parecer en ciertos aspectos, transpira un amateurismo, un aire de lo más ordinario y plebeyo en sus composiciones y en su técnica, que resulta imposible tragárselo y considerar sus obras algo maestro… se ven poco cuidadas, nada disimuladas en sus pretensiones y casi fruto de la casualidad.

Lo dicho, interesante, pero no fascinante.

 

Todas las exposiciones de esta fundación sobre las que opino abajo se han TERMINADO.

-DEL DIVISIONISMO AL FUTURISMO: hay que tener muy poca decencia para cobrar por esto, pero muy poca. Uno pudiera pensar que, dado que van a hacernos pagar las exposiciones, experimentaríamos una notabilísima mejoría en todos los aspectos y que lo expuesto merecería la pena… pues nada más lejos. Es más, voy a afirmar con rotundidad que dada la escasa calidad de la última exposición de esta fundación, es la oportunidad perfecta para hacerle boicot y que no vaya nadie, para que así vean que quizás les compense más tener público que una caja registradora.

La exposición va básicamente de unos “artistos” de principios del siglo pasado, autocalificados de divisionistas, muy pretenciosos (cito literalmente: “nosotros somos la última luz de un ocaso, y seremos, tras una larga noche, la aurora del porvenir”; así, como todos los que se empeñaron en hacer una obras maestras, no lo lograron precisamente porque las musas no cantan a los soberbios ni a los estúpidos) y con muy poco talento, que montaron un grupo para hacer arte, pero no pasaron de hacer “artistadas”, básicamente porque no tenían estilo propio, y sólo sabían copiar lo que habían visto hacer a otros; en realidad tampoco tienen una idea fija a seguir, ni un manifiesto o unas líneas básicas de qué es ser un divisionista (que no estén copiadas de otra cosa, claro), y son muy poco originales, por lo que van dando bandazos entre unas imitaciones del puntillismo, el realismo, el simbolismo y finalmente el futurismo… pero jamás de forma innovadora.

Respecto a las obras, alguna te pueden gustar más o menos a nivel estético, pero ninguna es original, sin mencionar que hay muchas que no desentonarían en una exposición de amas de casa del taller de pintura de un centro cultural… y la Fundación Mapfre pretende que paguemos por eso, jamás se ha visto un atraco a mano armada más descarado y con menos pudor.

El montaje es absolutamente infame: los focos crean reflejos de luz inmensos en las pinturas que hacen que te tengas que ladear para poder apreciar la pintura diagonalmente (porque varias veces de frente no se puede); y por si fuera poco, a veces da la impresión de que la pintura que hay que admirar está en las paredes en vez de en los cuadros, porque jamás he visto una sala con obras de arte pintarrajeada de un modo tan abusivo e intenso, llega con decir que el morado de una de ellas aún me tiene ciego, no seré capaz de recordar los cuadros que en ella había, pero el color de la pared… lo que por otro lado, dice mucho de la propia exposición.

La información de sala, escasa, difusa, incompleta, y en general, deja mucho que desear. Supongo que eso se debe a que tampoco había mucho que decir.

El folleto, horrible, un copia y pega del primer texto que encontramos al entrar, podrían no haberlo editado y hubiera dado igual. Y además es totalmente antiestético.

En definitiva, si hubiese sido gratuita, hubiese sido una exposición poco interesante; pagando, una auténtica, intolerable, vergonzosa e inadmisible estafa. No es en absoluto recomendable. Lo dicho, la oportunidad perfecta para no ir y hacer boicot.

Sala de Barbara de Braganza

He de reconocer que cada vez voy menos a esta sala (y desde que es de pago, menos que voy a ir), quizás porque siempre tienen fotografía, y para que yo vaya a una exposición de ese arte, mucho tiene que llamarme la atención… aunque no deja de ser irónico, porque cuando las hacían en Azca iba siempre, incluso en el mismo día, a pesar de quedarme totalmente a desmano… supongo que me hago viejo y vago (más).

-JULIA MARGARET CAMERON: no digo que algunas de sus fotografías no tengan mérito y sean fabulosas, pero ciertamente, no siempre sus experimentaciones dan resultado, y muchas veces sientes que están intentando venderte una moto que no es… por otra parte, la visible inmodestia de la artista llega a resultar insufrible. En definitiva, en mi opinión se trata más de una persona que hubo quién se encargó de revalorizar, y ahora hay que aceptar porque sí que todo lo que hizo fue bueno. Pues no, o por lo menos, yo no lo voy a  hacer.

La exposición tampoco es una maravilla, recopila unas cuantas series (y lo hace de forma incompleta), de modo que tampoco llega a ser una gran retrospectiva; la información es superficial, y el montaje demasiado anodino.

En definitiva, una exposición sólo para auténticos apasionados de la historia de la fotografía o de esta artista en concreto.

 

Imprenta municipal

Como se nota el deseo de cambio en todo lo municipal y la necesidad desesperada de puntualizar muy claramente que ya no es lo mismo de antes.

Por otro lado, es curioso este museo; a pesar de que he llegado a ver exposiciones sumamente interesantes, no suelo estar muy pendiente de él, y es de los pocos en los que apenas reviso la colección permanente cuando voy… tal vez porque es tremendamente aburrido… cierto es que no es una temática fácil, pero la forma en la que está montado es tan terriblemente aspera, dura, tan “a pelo”… supongo que ese es su gran defecto.

-LETRAS CLANDESTINAS: aunque en un principio podría parecer la típica exposición proselitista, demagógica y en definitiva, vulgar (sobre todo porque abarca un periodo muy concreto, que es la clandestinidad durante la dictadura del general Franco -como si hubiera sido la única época de la historia-); lo cierto es que se preocupa por, si bien no conseguir una absoluta equiparación, sí hacer ver que había más clandestinos y grupos escondidos que los tradicionales “rojos”; de hecho, algunas de las piezas más interesantes de la exposición son precisamente los escasos panfletos carlistas, nacionalistas e incluso uno monárquico firmado por don Juan, el Conde de Barcelona (porque los ultraizquierdistas ya los tenemos muy vistos y nos tienen muy aburridos).

El montaje es tan pobre como siempre; la información de sala es escasa, y el folleto va a juego.

En definitiva una exposición interesante pero no imprescindible.

 

Museo Thyssen

¡El Thyssen se ha llenado de cazadores!; o eso debe de ser lo que pasa, porque está lleno de trampas; pocas veces he visto tantos cebos falsos para intentar atraer público.

-CARAVAGGIO Y LOS PINTORES DEL NORTE: magnífica estafa en la que se destaca el un nombre relevante y conocido por todos, para utilizarlo como excusa, llamar la atención del público, y conseguir que paguen entrada para ver unos pocos cuadros a la entrada y otro a la salida (aliados con Patrimonio Nacional, acerca de su exposición en el Palacio Real ya escribo abajo, pero me parece necesario aclarar, que también allí el título de la exposición deja mucho que desear).

Sería una estafa descaradísima sino fuera por la calidad de las obras, a pesar de no ser, en general, de artistas muy conocidos para el público en general.

En realidad, toda la exposición está sumamente forzada, pues intenta desesperadamente a través del montaje y la información de la hoja y de la sala, justificar su tesis… cosa que le cuesta conseguir.

En realidad, lo peor que se puede decir de esta exposición es que recuerda mucho a una tesis doctoral (de hecho, no me extrañaría nada que la idea saliese de una): trata de un tema demasiado concreto (y en tela de juicio), que tal vez pueda interesar medianamente a expertos en la materia; pero que al gran público le da exactamente igual y le aporta más bien poco.

-CAILLEBOTTE: tiene alguna obra muy buena, con unas composiciones muy curiosas, de hecho, sus obras urbanas son las más interesantes… luego se fue al campo y empezó a pintar como casi todas las amas de casa que van al taller de pintura del centro cultural.

Moderadamente interesante, pero en ningún caso imprescindible.

-HORTUS CONCLUSUS: otra exposición autojustificativa, que se plantea probar algo, luego se pierde en su propia teoría y al final no llega a ningún sitio.

Supongo que el encanto que tiene es que, después del todo, siempre resulta divertido y agradable ver las obras permanentes del museo desde otra perspectiva. También es el único aliciente para ver la exposición, por más gratuita que sea.

 

Todas las exposiciones de este museo que se comentan abajo se han TERMINADAS.

¡El Thyssen apuesta fuerte este año!, todo son apuestas seguras, después de empezar la temporada de un modo que fue “deMunchiado”, ahora continúan con los realistas de Madrid… y están arrasando (con razón o no, pero eso ya lo comento abajo).

¡Madre mía lo que es intentar entrar en la exposición de los realistas! (y al final, realmente para nada, como podréis leer abajo), se agotan todas las entradas y yo tuve que coger para el día siguiente (y eso que era sábado, y es el museo que cierra más tarde de todo Madrid ese día de la semana)… y para cuando llegué el domingo, sobre el mediodía, ya estaban totalmente agotadas para el resto del día. Entrar está complicado….

-REALISTAS DE MADRID: hace muy poco, tuve la oportunidad de oír a Antonio y Julio López dialogando sobre su obra (como ya comenté en el blog), y una de las cosas que defendían era que ellos habían conseguido imponer el realismo (aunque renegaban de que este fuera “de Madrid”) cuando la abstracción predominaba, que habían logrado conseguir mucho más que retratar la realidad, que esta dijera algo, lo cual no era fácil… hasta ahí de acuerdo con ellos. Lamentablemente, lo mostrado en esta exposición del Thyssen no apoya nada esa teoría.

Sí, es cierto que a mucha gente puede gustarle porque desde su inexperta y anodina perspectiva, se les pone fácil el decir “este pinta bien”, ¿por qué? pues por el simple hecho de que es capaz de reflejar con exactitud la realidad, ¿pero eso es arte?, ¿lo ha sido alguna vez durante toda la historia?, hay miles de pintores que han pasado como malos a pesar de tener buena técnica, y otros considerados mediocres en su tiempo (en ocasiones porque no hacían la captación de la realidad que se esperaba) que más tarde han sido muy revalorizados… en definitiva, la técnica no hace al artista, si no,  todos los licenciados en bellas artes serían artistas, y aquí todos sabemos que no es así.

Lo que hace a un artista, y que quizás es lo mejor de los últimos años, lo mucho que se ha revalorizado esta cuestión, es la imaginación, la capacidad para tener ideas… que luego seas capaz de plasmarlas técnicamente en el material final es lo de menos, y además, ¿acaso los grandes artistas de todas las épocas no tuvieron inmensos talleres y exhaustivos contratos en los que se concretaba muy claramente lo que debían pintar de propia mano pues una buena parte lo harían los ayudantes y discípulos?.

Pues eso, y precisamente el gran problema de estos realistas es que sí, efectivamente, su dibujo es perfecto, exhaustivo, muchas veces rozando lo fotográfico… pero eso es insuficiente, porque también en muchos casos el resultado final resulta frío, anodino, vacuo, le falta alma… etc.

En realidad, lo peor que se puede decir, es que muchos de estos cuadros de la exposición, no desentonarían en absoluto en una exposición de amas de casa de un taller de pintura (hasta las temáticas eran las mismas: bodegones, vistas, retratos… ¡uff!, realmente al veces la historia y el mundo de arte tiene unas carambolas espectaculares)… sí, reproducen la realidad perfectamente (los que lo consiguen, porque a veces tienen unos fallos de diletante…), ¿pero dónde está el corazón, el sentimiento, la emoción?… replanteándose la vieja pregunta que se hizo la pintura cuando apareció un nuevo arte, ¿para qué plasmar la realidad tal cual si ya lo hace la fotografía?, viendo esta exposición de los realistas entendemos mejor que nunca el sentido y la necesidad de las vanguardias (incluso cuando todo no nos guste y mucho lo consideremos una tomadura de pelo).

No digo que estas pinturas de la exposición no fueran rupturistas en su momento, pero de ahí a que pasen el implacable juicio de la historia hay un abismo… tal vez están tan revalorizadas por la fuerte inversión privada que hubo en ellas (y bueno, por las comentadas extrañas carambolas que se dan en el arte, que no siempre premia a quién realmente tiene talento), al fin y al cabo, si analizamos las cartelas de la exposición, al menos el 70% largo de las obras provienen de colecciones privadas.

Personalmente muy pocas obras me llamaron la atención (algunas pinturas y alguna que otra escultura, pero no creo que más de seis obras consiguieran captar mi interés, tirando por lo alto), y acabé la visita inusitadamente rápido… en realidad no fui el único, la gente pasaba con una velocidad espectacular, básicamente porque poco le hay que ver a un vaso en una mesa que está pintado tal cual; y es que una de las peores cosas de estas obras es su profunda vulgaridad, pues ni siquiera se retrata una realidad bella, sino una peor que cotidiana, una desastrada, pobre e inmunda, ambientes sucios que dan ganas, más que de apreciarlos, de ponerte a limpiarlos a todo correr; es imposible el deleite en muchas de estas obras, sí, el dibujo es perfecto (cuando lo es, porque en algunas fallan cosas tan básicas como la perspectiva), pero, ¿y qué?.

En cuanto al montaje, es espantoso, todas las salas están pintadas de un gris horrible que le da un tono aburridísimo al lugar; a lo que no ayudan las poco alegres obras que componen el espacio expositivo. El folleto es el único apoyo (y no es muy bueno ni está demasiado documentado) pues no hay información de sala. Vamos, que es una exposición a todas luces desastrosa.

Como curiosidad divertida extra, comentar que en la tienda de la exposición te vendían los platos y vasos de toda la vida (sí, como los que tienes en casa) porque salían en los cuadros… por supuesto a precio de ready-made. Me quedé con la boca abierta.

En definitiva, ¿merece la pena?, a pesar de la fuerte demanda, y quizás sobre todo por esta, yo no recomendaría en absoluto matarse por ir a verla; a menos que estés muy pero que muy interesado en este grupo de realistas (y aún así, yo iría con reservas), para el público en general es muy poco interesante y no aporta mucho.

-WYETH: aunque algunas veces más parece que estés viendo una exposición sobre unos ilustradores que de unos pintores, hay múltiples obras que no dejan de llamar la atención y resultar de cierto interés.

El montaje tiene la sabiduría de recuperar la información de sala, una pena que sea a costa de poner mucho menos en el folleto.

No diré que sea una exposición imprescindible porque no lo es, ni tampoco que sea una gran retrospectiva o que realmente consiga darnos a conocer bien a estos artistas, pero puede resultar bastante interesante.

-THE SECRET SITS: intento de homenaje a los Wyeth (de los que tenemos la auténtica exposición en el subterráneo) por parte de una mala fotógrafa que no tiene su propia esencia, para cuanto más captar la de los demás. Sus homenajes son fallidos y obvios a todos los niveles.

El montaje es atroz, y el folleto una vulgaridad.

Una pena, esta única sala gratuita del Thyssen había conseguido destacar por su gran calidad… hasta ahora.

 

Museo nacional de antropología

-LOS COLORES DEL ÁRTICO: si no fuera porque es una exposición y está en el antropológico, si me hubiesen enseñado las piezas sin más… hubiese dicho que son los trabajos de la clase de plástica de un instituto o las obras creadas en un taller de un centro cultural.

Nada de lo que se exhibe merece mucho la pena, es todo demasiado simple, poco virtuoso y primitivo. En realidad, lo más interesante es la información de sala que nos acerca un poco más al mundo Inuit (los esquimales), pero incluso esta es demasiado escasa. Tampoco es ninguna maravilla la hoja de sala, que simplemente es un copia y pega de lo que podemos leer en la exposición.

-INTERCULTURE: tontería de trabajos de fin de curso por una escuela de artes que a nivel expositivo no hubiera sido muy diferente si lo hubieran hecho en los pasillos del centro. Pues eso, trabajos de fin de curso de aspirantes a artista.

 

Conde Duque

Encontré a los trabajadores del Museo de arte contemporáneo municipal sumamente atentos y dispuestos.

-INTERMEDIOS: interesantísima exposición sobre las artes escénicas de principios del s. XX (aunque suene un tanto político, y quizás lo es, consideran que hay un antes y un después de la guerra civil, así que se centran en lo que pasa previamente al año 36); montada de un modo espectacular y precioso aunque a veces erróneo (hay cartelas que empiezas a leer y están tapadas o cosas así), y absurdamente centrada en Ramón Gómez de la Serna que reaparece en todos los sitios cada dos por tres sin venir a cuento.

Ciertamente, como ellos mismos reconocen, es una exposición necesariamente difusa y poco centrada, pues abarca muchas temáticas y muchos años, pero sí consigue el objetivo de darnos una idea de que se presenciaba en las artes de aquella época en España, de aquel siglo que estaba comenzando.

En definitiva, yo la veo totalmente recomendable, especialmente para aquellos que les interese el tema, al resto, siendo como es la exposición tan descentrada, a lo mejor se pierden un poco.

Además, en vez de tener una hoja de sala, han creado una revista (a imitación de las de la época) con el mismo nombre de la exposición, en la que se puede profundizar algo más en todo lo que hemos visto y que está profusamente ilustrada con algunas de las mejores obras que hemos podido contemplar exhibidas.

-LA SUITE SENEFELDER & CO: perdida en mitad del despacho de Gómez de la Serna, es una exposición que bien podría estar integrada dentro de lo permanente pues apenas se nota su presencia; la falta de cartelas impide una buena compresión de la obra y en general el montaje es un desastre. Dado que la obra que se expone tampoco es nada del otro mundo, no merece en absoluto la pena.

 

Tabacalera

Es una pena lo mal publicitado que está este sitio, yo casi nunca me entero de lo que tienen, esta vez hubo suerte pues estaba muy interesado en una de las exposiciones.

La atención al público y la vigilancia de las obras es, eso sí, penosa, allí todos están más pendientes de su móvil y de que no les molesten que de hacer su trabajo.

-BELLVER. VIDA PASAJERA: conocí la obra de Fernando Bellver hace tiempo y me dejó totalmente fascinado, ¡me encantó!, así que cuando me enteré, por casualidad (lo dicho, la Tabacalera está muy mal promocionada), de que se hacía una retrospectiva, ¡allí fui directo sin pensármelo!.

A pesar de ser una retrospectiva, y estar la mayor parte de sus mejores obras (todo gracias al principal coleccionista de Bellver, a quien pertenece la mayor parte de lo que se exhibe), a mí se me hizo sumamente corta, y en cualquier caso, quedé aún más fascinado por el artista de lo que lo estaba cuando había entrado.

Cierto que no falta quien le critique cierta falta de originalidad y una tendencia a la falta de creación por preferir la reinterpretación, ¿pero desde cuando hay algo nuevo bajo el sol?, casi todo, por no decir todo, es una reinterpretación de algo, no olvidemos sino el viejo dilema durante toda la historia del arte, ¿imitar o no imitar a la naturaleza?.

Por otra parte, su obra es accesible, nada pretenciosa, fácil… gustará tanto a amantes del arte como a neófitos porque tiene la gran capacidad de resultar cercana y gozar de una inteligencia sencilla, elevada pero a la vez inteligible.

En definitiva, “Vida pasajera” es una exposición imprescindible en Madrid, de esas pocas que realmente se pueden recomendar a absolutamente todo el mundo, pues dudo mucho que haya nadie que salga de allí diciendo que no le gustó nada… y probablemente, conseguirá introducir a muchos en el mundo del arte, que comiencen a comprenderlo, y que entiendan que también puede ser tremendamente divertido.

-ROSA RUBIO. LO QUE VEO LO QUE VEN: ninguna maravilla, y compitiendo contra lo de arriba, pues ya ninguna posibilidad. En definitiva, Una tontería que no merece la pena.

Por otra parte, cada día estoy más convencido que las hojas de sala son las que te indican lo que es bueno y lo que es malo, no por lo que expresen (que siempre será bueno), sino por el tipo de lenguaje que utilicen: si es críptico, engolado o va muy a los grandes conceptos… significa que necesitan justificar desesperadamente la mierda que han hecho; el arte no necesita de intentos de explicaciones superficiales, o se entiende o no, y desde luego, no hay que tratar de disfrazarlo con un texto ridículo que deja en aún peor lugar al artista y su obra.

Ejemplo de lo que digo, cito literalmente la hoja de sala, plagada de filosofía barata: “aprender a escuchar o a mirar, aprender a escuchar el silencio. Hacer del silencio música, una música que se escucha y que se ve; un silencio en la mirada del espectador para descubrir unas formas de silencio”… y sí, supongo que no hay sinónimos de la palabra “silencio”, en todo caso, a pesar del intento de mensaje grandilocuente, a nadie se le escapa que nos están diciendo gilipolleces.

-LA CONSTRUCCIÓN DE UNA RUINA: horror, típico espanto hecho de encargo por un pretendido artista al que no se le ocurría nada y vomitó lo primero que se le ocurrió, y lo que salió fue precisamente eso, algo vomitivo. Sin mencionar que ni idea de porque encuadran este intento de instalación dentro de PhotoEspaña.

Lo que me resulta más repugnante, es ese desesperado intento de engañar al público con un lenguaje pretencioso, cito la hoja de sala “La obra de Linarejos Moreno ha venido construyéndose como apparatus de interrogación de la modernidad a través de los escenarios liminales que ha dejado la globalización progresiva del capitalismo industrial europeo…”, ¿en serio alguien se va a tragar que lo que ve no es una mierda y un bodrio?, ¿de verdad alguien cree que esas palabras artificiosas y pedantes van a engañar a alguien?, ¡qué asco por Dios!.

Al menos da la oportunidad de conocer otras partes de la Tabacalera, una pena que sea de un modo tan repugnante.

 

Museo del Prado

-EL BOSCO: muy esperada era esta exposición, mucho se hablaba de ella, y se habían ocupado de crear expectativa alrededor de todo el tema… al final, bueno, ni tanto ni tan poco.

La exposición indudablemente ha sido planificada para ser todo un evento, ello se refleja en el cuidado y excepcional folleto (porque de este tipo se hace para muy pocas exposiciones, por lo cual se trata de una hoja de sala con información sumamente genérica que suele ser un resumen de la información de sala) con descripciones (un tanto superficiales algunas) de todas y cada una de las obras (lo que evita cartelas y aglomeraciones alrededor de ellas); un atrevido montaje nada habitual en el Prado (pero no demasiado original, recuerda demasiado a los del Caixaforum); una información de sala, un tanto escasa… pero por supuesto, espectaculares colas que obligan a comprar la entrada con horas de antelación.

¿Y al final merece la pena?, personalmente creo que sólo si eres un completo fascinado de El Bosco, del cual tampoco aprenderás mucho más porque apenas se sabe gran cosa tanto de la persona como de la obra; sí es cierto, eso sí, que se ha hecho un gran esfuerzo para traer múltiples obras de los más diversos países e instituciones y que realmente se consigue toda una gran exposición monográfica, incluso aunque el número de obras no sea muy alto (no pasan del medio centenar).

En definitiva, si lo que te gusta es la obra de El Bosco, entonces realmente tienes que ir… si no, pues será una exposición más que te permitirá apreciar obras que normalmente no ves y el particular estilo del artista.

-JARDÍN INFINITO: videoinstalación muy poco práctica para el visitante, pues dura más de una hora (y nadie suele tener tanto tiempo cuando visita un museo); pero de gran belleza y complemento perfecto de la exposición de El Bosco.

Con toda seguridad es mejorable, puesto que se trata de imbuir al visitante en la obra de El Bosco y sus más mínimos detalles, transportarle a su “El jardín de las delicias” y hacerle sentir como sería si formara parte del cuadro; y aunque consigue muy en parte su proyecto, el hecho de que ni en el techo o en el suelo haya video, te hace salirte de la creación, sin mencionar que la instalación tampoco tiene la sabiduría que sí tuvo el montaje de la exposición, y es que se construye de un modo muy poligonal, en vez de usar las curvas y la sinuosidad que sí serían características de El Bosco. Por lo demás, es maravillosa, muy entretenida, y hasta cierto punto, sí consigue el objetivo que se había planteado.

Lo dicho, un excelente complemento a la exposición antes comentada.

-COPIADO POR EL SOL: es que me parece tan poco interesante… aunque el tema de la primera fotografía, como se desarrolló, aquello de pintar con la luz, etc, me parece apasionante; el caso de esta exposición trata una temática tan concreta, está tan absurdamente especializada que aburre a menos que el tema te apasione pero es que mucho… digamos que durante su recorrido, muchas veces te viene a la cabeza la frase de “¿pero esto a quién le importa?”.

-SOLIDEZ Y BELLEZA: el típico artista academicista que no te cuesta en absoluto imaginar porque ha sido olvidado y desterrado; posee una técnica impecable, eso es incuestionable, pero eso no crea arte, es insuficiente. La mayor parte de sus obras serían magníficas para copiar en las clases que él mismo impartió en las más diversas y prestigiosas instituciones, pero a mí me resulta inconcebible que se expongan en un museo. Una obra debe hacer algo más que reflejar la realidad, debe decir algo, sino, no es arte.

TODAS LAS EXPOSICIONES DEL MUSEO DESCRITAS ABAJO, HAN TERMINADO.

No os olvidéis de que aún se mantienen varias exposiciones (entre ellas la de Ingres) que podéis consultar aquí.

Últimamente parece que el Prado es una delegación de los museos franceses o del Louvre (¡el equipaje del rey José de vuelta! jajaja), ¡qué barbaridad!, nunca hemos visto tanta pintura francesa como últimamente, la verdad es que uno empieza a anhelar más variedad que exclusivamente el arte venido del país vecino; sin mencionar que empiezo a tener la impresión de qué los franceses nos la están dando con queso (nunca mejor dicho), y ya nos meten cualquier cosa con tal de promocionarse.

-GEORGES DE LA TOUR: es una exposición reducida, pero al parecer tampoco podría ser mucho más pues concentra la mayoría de las obras de un artista que todos conocen sin saberlo, pues a nivel de cultura popular, una de sus obras (que también han traído a la exposición) sale en “La sirenita” durante la canción “Parte de su mundo”: el personaje protagonista toca la llama del cuadro de la Magdalena mientras canta “¿qué es fuego, qué es quemar?… cuadro que por supuesto está en un museo estadounidense (al igual que la otra versión del mismo tema) estos americanos sí que saben promocionar lo suyo….

Sin embargo, dice mucho de Georges de la Tour el hecho de que durante mucho tiempo fuese confundido con pintores españoles o holandeses, y lo que dice es que, en el fondo, tampoco nos encontramos con nada extremadamente excepcional. Lo que hace que volvamos a lo que digo como comentario general del Prado, ¿no podrían haber hecho una exposición sobre Zurbarán o sobre José de Rivera?, ¿realmente podemos afirmar que la Tour supere y sea mejor que nuestros pintores patrios?, yo creo que no, francamente.

¿Hasta qué punto merece la pena verla?, bueno, es moderadamente interesante, sobre todo porque ves, como ya he dicho, cuadros muy conocidos, y hay algunos que son auténticas obras maestras, pero yo creo que no se debería de esperar nada excepcional del conjunto de la exposición.

La información de sala, para pretender hacer una retrospectiva, es la justa, se percibe como escasa aunque suficiente. Buen folleto que nos aporta algunas cuestiones extra.

-LA VIRGEN DE LA GRANADA: bellísimo temple que ha sido recientemente adquirido al Prado tras su venta por parte de la Casa de Alba (de hecho, yo juraría que ya la había visto anteriormente en la famosa exposición que hubo hace unos años); además, probablemente esté además recién limpiado, restaurado, y, con toda seguridad, estaba ya en muy buenas condiciones.

Sea como sea, vale mucho la pena acercarse al edificio Villanueva para dejarse deslumbrar por una pintura que brilla en el sentido literal y figurado del término, y que nos muestra la maestría de Fra Angelico en toda su plenitud. Y es que todo es bello en esta tabla en la que se apunta el renacimiento pero sin abandonar los últimos coletazos del gótico; los colores son realmente preciosos; pero a mí una de las cosas que más me gustó, fue el uso de la madera para hacer las perforaciones en los lugares adecuados y crear determinadas impresiones.

En definitiva… ¡preciosa, maravillosa!, si pasáis por el Prado, obligatorio acercarse a ver su nueva y sabia adquisición (¡e ibérica!, que aún no siendo el origen de aquí, la granada sí es uno de nuestros símbolos por excelencia -siempre presente en el escudo desde la conquista de este Reino-).

-EL IX DUQUE DE OSUNA: continúa el programa de la obra invitada, que si bien no suele ser un motivo para hacer una vista a propósito (sin mencionar que está pésimamente promocionado, la mayoría de las veces ni te enteras de que está sucediendo), sí que es cierto que nunca debe perderse de vista, pues es la oportunidad de descubrir obras que están en otros museos y que, teniendo en cuenta nuestras limitaciones de tiempo vitales, tal vez nunca visitemos.

La que nos han traído en esta ocasión llega de Nueva York, y es uno de esos Goyas escasamente conocidos, de esa primera época en la que el pintor aún no se había vuelto tenebrista, oscuro y su paleta de colores brillaba con una gran vivacidad.

Si he de decir la verdad, el cuadro en sí mismo tampoco es que deslumbre en exceso, es útil para completar nuestros conocimientos sobre el pintor, pero nada más, tampoco es una cosa fascinante; de hecho ni el encuadre ni el perfil usado para retratar al Duque me resultan muy atractivos, de lejos, lo mejor, es el uso del color (fijaros en el fondo, la tela de la casaca o el rubor de las mejillas… una preciosidad), o esa es mi opinión.

Y teniendo en cuenta dónde han situado el cuadro, tal vez podáis aprovechar para comparar y decidir quién, en esa dura batalla que mantuvieron, fue la más elegante de la época: si la Reina María Luisa, la Duquesa consorte de Osuna o la Duquesa de Alba; ¡su enfrentamiento fue legendario!.

 

Ministerio de asuntos exteriores

Aunque ya ha terminado, fue toda una oportunidad para introducirse en este edificio, antigua cárcel de corte, entre otras cosas, tan icónico de nuestro Madrid, y tan difícil de visitar… la verdad es que merecía la pena (se puede ver la entrada y un patio) indiferentemente de lo expuesto, y con esa intención fui… respecto a la exposición, pues ahora os digo:

-CERVANTES EMBAJADOR DE ESPAÑA: absurda, está claro que el comisario no sabía cómo unir temáticamente todo aquello que debía mostrar, y se inventó esta manera, que resulta obvio, no funciona. Por lo demás, la exposición en su conjunto es un repaso a muchas cosas que ya sabemos, con lo cual tampoco hay gran aportación; en realidad, lo mejor de lejos, es aquello que se muestra, mucha parte de ello, proveniente de los fondos de la Casa de la Moneda, ¿Qué porqué no se hizo allí la exposición?, todo un misterio.

El montaje sin embargo está bien y es muy grandilocuente.

Por lo demás, es la típica y milésima exposición de conmemoración de Cervantes que se hace un año sí y otro también con cualquier excusa; es buena para repasar o recordar cosas sobre el gran escritor, pero no aporta ninguna novedad o cosa reseñable. TERMINADA.

 

Casa de la moneda

Con el tiempo que hacía que no pasaba por aquí, y me he encontrado con este horror…..

-EL SELLO POSTAL EN ESPAÑA: ni a los filatélicos les va a gustar, es una de las exposiciones más vulgares y sectarias que he visto nunca, obsesionada con cantar los méritos de la segunda república española sin venir a cuento. Qué vergüenza.

Y cuando no está haciendo lo anterior, está elaborando su particular teoría de la conspiración acerca de como el estado nos domina a través de los sellos (sí, tal cual lo leéis), y como estos son utilizados como medio de propaganda… entre otras muchas otras estupideces o exageraciones absurdas.

Cito literalmente la hoja de sala: “esta exposición se centra en uno de estos medios de propaganda que constituye un monopolio estatal ya que en él el control del estado es absoluto: el sello de correo”, chanchanchaaaaaaaaaan, pero no conforme con eso, aún continua: “el estado utiliza el sello como un medio a través del cual poder difundir mensajes ideológicos”… ¡que miedo!, ¿no?, ¡cualquiera se acerca a la oficina de correos, te lavan el cerebro estampándote un sello en un segundo!.

Y tampoco es que se exponga nada del otro mundo… así que como comprenderéis, mucho me temo que es una tontería y una pérdida de tiempo venir a ver esta exposición entre ridícula, absurda e irrisoria.

 

Fernán Gómez Centro cultural de la villa

Un sitio que aunque depende del ayuntamiento, para entrar gratis a las exposiciones hay que hacer maravillas por no decir que es imposible; mucho hablar de cambio, pero seguimos igual que en anteriores legislaturas, según llega una exposición que merece mínimamente la pena, da igual de que colectivo desfavorecido seas, cómo dice cierto personaje de “La que se avecina”: ¡a pagar, a pagar!. Que vergüenza, y mucho más tratándose de una institución pública.

Por suerte con PhotoEspaña vuelve a ser gratis.

-BAILARTE FLAMENCO: falsa exposición pues sólo son unas cuántas fotografías mal colgadas (pues cuesta mucho verlas) encima de la barra del bar que hay en el Centro; una auténtica tontería.

 

Caixaforum

-MIRÓ Y EL OBJETO: nunca me ha acabado de convencer Miró, ya lo he dicho. Muchas veces me parece el típico artista perfecto ejemplo de porque mucha gente cree que el arte contemporáneo es una tomadura de pelo.

La exposición es, sin embargo, interesante hasta cierto punto, pero realmente no es fascinante. Sólo apta para superfans del artista, al resto no les va a aportar mucho.

-DIBUJAR VERSALLES, CHARLES LE BRUN: interesante aunque no imprescindible exposición sobre el pintor que decoró una importante parte del famoso palacio francés.

La exposición es bastante reducida, el montaje no da mucho de sí, la información de sala es un tanto superficial y la del folleto es una copia de esta.

En definitiva, aunque a mí personalmente me gustó, la considero sólo apta para auténticos apasionados del tema (más que nada porque hay que pagar).

 

Matadero

No sé porque no voy más… tal vez se deba a que mis actividades teatrales hacen que lo vaya dejando y dejando… y tiene gracia, porque con lo mucho que voy allí, debería haber visto todas las exposiciones.

-SELFI: interesante instalación de Darya Von Verner que le da un toque realmente especial a la antigua cámara frigorífica de este lugar; una obra para experimentar y pasearse en ella. No es imprescindible, pero sí muy agradable.

-MAIDER LÓPEZ, 1645 TIZAS: el típico intento artístico de una persona sin talento alguno, que haciéndole un encargo, y careciendo totalmente de creatividad para realizar algo, hace una tontería que el público percibe como lo que es, y lo que es peor, como una auténtica tomadura de pelo, mientras no deja de reflexionar en porqué se invierte el dinero de sus impuestos en semejantes gilipolleces.

 

Casa de Galicia

He de reconocer que siempre me sorprendo para bien cuando visito este lugar (y siempre lo hago de pasada y casi nunca a propósito, sin embargo debería incluirlo siempre en mis itinerarios), pues se encuentran obras de lo más llamativas.

En esta ocasión nos encontramos con una doble exposición:

-DOS VISIONES DEL ARTE: no sé porqué, en esta ocasión, la Casa de Galicia ha optado por exponer a dos artistas a la vez en vez de uno solo. Sea como sea, me siguen encantando los cuidados catálogos que regalan, aunque la verdad sea dicha, las fotos que salen en ellos parecen casi siempre de aficionado (es como si el propio artista hubiese fotografiado sus obras). El montaje, como de costumbre, no es nada del otro mundo, pero también hay que decir que este lugar está muy poco preparado para cualquier tipo de actividad cultural y tampoco se molesta mucho en ello (he estado en algún concierto y la acústica es atroz); quizás deberían mejorar en ese aspecto.

En cualquier caso, y dado que son dos artistas, hablaré de sus obras por separado:

-Eduardo Ortún: sus pinturas tienen clarísimas referencias iberoamericanas, y tienen cierto encanto por la fuerza de los colores, su simplicidad y el recuerdo del arte colonial.

-Armando Martínez: sus esculturas llegan a tener cierta fuerza, me encanta como están pensadas y talladas, y aunque a veces más recuerdan al típico adorno que cualquiera podría tener en casa, lo cierto es que me gusta como se han trabajado.

En definitiva, de esta doble exposición de estos dos artistas se puede decir que ninguno de ellos rebosa originalidad, sus obras son estéticas, agradables e interesantes de ver, pero nada del otro mundo; no obstante, merece la pena echarles una ojeada si se pasa por allí cerca.

 

Fundación March

En decadencia y caída libre… que desastre, no sé quién se ocupa de programar las exposiciones, pero más vale que lo cambien cuanto antes porque esto va de mal en peor, y es opinión generalizada que las exposiciones de esta fundación cada vez valen menos.

Si a eso le sumamos una pésima atención de cara al público en los distintos eventos que organizan… a peor vamos.

-LO NUNCA VISTO: la típica exposición en la que vas pasando por el lado de las obras, una tras otra, casi sin detenerte porque nada te llama la atención, e incluso tienes que esforzarte por encontrar algo que te interese.

Afortunadamente, en el montaje han recuperado las cartelas (todo el mundo estaba protestando por la manía de no ponerlas), pero no es ninguna maravilla porque no hay ningún tipo de información en sala. El folleto no es mejor, con letras absurdamente grandes y en negrita, parece hecho para párvulos.

En definitiva, en enésimo desastre expositivo de esta fundación que ya está juntando unos cuantos en las últimas temporadas.

 

 

Teatro español

Parece que finalmente el Teatro Español va estabilizándose como sala de exposiciones en la capital, mis mejores deseos en que lo consiga.

Y lo está haciendo triunfalmente con una nueva exposición con la que consigue el objetivo de ser la gran difusora del mundo teatral en España, realmente va por un excelente camino, que deseemos que continúe.

Aunque hay varias cosas que deben mejorar: así, los horarios no necesariamente se cumplen, ya que puedes llegar y encontrártela cerrada… cierto que te la abren a propósito, pero lo lógico sería no tener que esperar a que eso suceda y que ya esté hecho, pues le quita al asunto seriedad; tampoco está nada bien publicitada y no hay nada en la entrada que indique que hay una exposición o que se puede entrar… la verdad, quién va es porque se ha molestado en averiguar que hay una exposición, y eso no puede ser.

También decir, que a pesar de que la última vez que estuve no dejé una buena impresión de los guardias de seguridad (me da que el que me encontré aquella vez es así de antipático, porque lo he visto en más de una ocasión y está siempre malencarado), el que me encontré en esta nueva ocasión era extremadamente simpático y amable, y por tanto juzgo la atención al público excelente; debería estar alguno como él siempre cuidando de la exposición.

En definitiva, aunque el Teatro Español comienza a iniciar su camino en consolidarse como una sala expositiva relevante en Madrid (y esperemos que ello no cambie con la nueva dirección) aún le queda un largo camino de importantes mejoras y correcciones a hacer para conseguirlo, pero todas ellas son factibles con un mínimo de empeño, y eso facilita mucho las cosas.

-BULULÚ, RAICES DEL TEATRO: interesantísima y excelentísima exposición de pinturas de Félix de la Vega que reflexiona sobre la profesión artística y sobre las grandes obras teatrales españolas; sus pinturas, si bien no tienen un estilo originalísimo, si tienen mensaje, fuerza, símbolo y significado… a mí me encantó y apasionó.

Sin duda una exposición que no se debe perder, muy especialmente los amantes del teatro.

 

Museo Reina Sofía

Como siempre, al que se supone que es el museo nacional de arte contemporáneo por excelencia, le cuesta mucho tener ese título y resultar atractivo para el público: exposiciones nada estéticas; con folletos extremadamente pretenciosos, absurdamente especializados y nada accesibles al público en general; además de una información de sala bastante deficiente; hacen que sea lógico que la mayoría de las exposiciones que se programan sean un fracaso y que nunca haya colas para entrar en este museo. Una lástima. Sinceramente, se deberían hacer muchísimos cambios en este museo, empezando por la dirección, porque es evidente que se está llevando muy mal.

-WILFREDO LAM: excepcionalmente interesante exposición sobre un artista cubano y su apasionante evolución artística. Sus obras tienen fuerza y dicen algo, a mí me dejaron cautivado, me encantó descubrirle. Absolutamente recomendable.

-ULISES CARRIÓN: la típica exposición en la que vas en plan paseo: no te fijas en nada, nada te llama la atención, y vas pasando por las salas con una cuasi indiferencia total pero tratando de echar una ojeada a ver si hay algo que consiga tu interés… apenas sucede.

-COLECTIVO ACCIONES DE ARTE: el único interés que tiene esta exposición es que ha sido hecha en el espacio de la biblioteca, ello implica que los horarios son extremadamente complicados y que no son los del museo, pero si no se ha visitado tal sitio, merece la pena echarle una ojeada. Porque lo expuesto es lo típico mil veces visto en un montón de países después de unas circunstancias similares.

 

Casa del lector

Este lugar no está preparado para organizar exposiciones, al principio, eso de hacerlas en los pasillos podía colar, pero ahora, pasado el tiempo, ya resulta absurdo y de un amateurismo intolerable. Y encima para nada, pues nada se ve que valga lo suficiente la pena.

-LA BIBLIOTECA NACIONAL DE PORTUGAL: tonta exposición que no es tal, sino el acceso a una página web a la que seguramente todo el mundo puede acceder desde cualquier lado (exceptuando unos vídeos cortos y que desde luego no justifican el acudir al lugar a propósito), ¿y para qué te vas a desplazar allí pudiendo ver lo mismo cómodamente en tu casa?. Pues eso, una vergüenza y un desastre.

 

Fundación Canal

Aún quedan exposiciones de esta fundación que se pueden ver, mis críticas anteriores sobre ellas aquí.

Sala gratuita de plaza de castilla:

La atención al público como siempre deja que desear, no tienen consignas, el lugar está alejado… un desastre.

-CHAGALL, DIVINO Y HUMANO: hace unos años, todos nos matábamos por entrar a la exposición del Thyssen sobre Chagall, hoy, la Fundación Canal (tal vez por su situación), no está en absoluto desbordada por la demanda.

Y es una pena, pues realmente es una exposición sumamente interesante sobre este artista, más incluso que la ya mencionada de hace unos años; estoy seguro de que les encantará a todos a los que les guste este artista, y gustará a aquellos que quieran saber más sobre él.

 

Resultado de imagen de terror en el laboratorio

Esta entrada fue publicada en Turismo. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a La temporada de exposiciones de primavera-verano de 2016 en Madrid

  1. Athe. dijo:

    “sin mencionar que hay muchas que no desentonarían en una exposición de amas de casa del taller de pintura de un centro cultural…” es que en verdad, en el día a día y anonimato es donde residen los mayores talentos (semi-ocultos) jamás soñados , incluso por quienes los ponen en prácttica
    Dice mucho de una sociedad la forma en la que gestiona, promueve, acerca- aleja … El arte y la cultura

    • Bueno… yo no lo decía precisamente en ese sentido; verás, me refería a que, tanto si vas a centros culturales, o conoces gente que vaya, tarde o temprano acabarás topándote con la típica exposición del taller de pintura, y allí, al igual que “sota, caballo, rey” también te encontrarás “naturaleza muerta, paisaje, retrato”, no falla. Y las personas que exponen esas obras lo suelen hacer con mucho orgullo creyéndose artistas, por confundir, absurdamente, que la técnica es arte… pero nada más lejos.

      Al igual que aunque todos podamos hacer una fotografía haciendo click en el botón de la cámara, eso no nos convierte en fotógrafos de verdad, a menos que tengamos unas cualidades que consigan que nuestras fotos tengan algo especial.

      Es decir, que el arte jamás ha sido la técnica, por relevante que sea para el resultado final; sino la idea, la imaginación, y sobre todo, la capacidad para crear algo con alma, que diga y exprese algo. Eso es el arte, y no algo frío y perfecto.

      Sin embargo, en el resto debo darte toda la razón, siempre quedan auténticos talentos por descubrir y que podrían triunfar, muchas veces porque otros mediocres han conseguido un puesto que no se merecían, o simplemente por falta de suerte y las más diversas circunstancias vitales.

      Y efectivamente, la gestión cultural habla a gritos de una sociedad y la define.

  2. Manuel dijo:

    Interesantes propuestas.
    Este curso visité el museo Reina Sofía. Podíamos elegir el autor y estuvimos viendo diferentes obras de Miró.
    Este año se conmemora el 400 aniversario de la muerte de Cervantes. Hay diferentes exposiciones en numerosas localidades. También se puede visitar la casa natal de dicho autor en Alcalá de Henares.
    Feliz domingo.

    • Chico, tú siempre barriendo para casa jajajaja; la verdad es que últimamente no paramos de celebración con Cervantes, el año pasado el aniversario de la 2ª parte del Quijote, en este se descubren los huesos en las Trinitarias de Madrid (tras ardua búsqueda), y ahora, compartiendo con Shakespeare, la muerte del autor hispano por excelencia.

      Por cierto, de Miró hay una exposición ahora en el Caixaforum que espero referenciar próximamente… así que tal vez tengas que venir a la villa desde la ciudad jajaja; y ya ves, por lo que escribo, que no te faltará qué hacer y qué ver.

      ¡Felices todos los días de la semana!

  3. Pingback: Críticas exprés: María Moliner / La fiesta / Quijote. Femenino. Plural / Celestina / Numancia | Universo de A

  4. Pingback: ¡Renovación y lavado de cara total en las fotografías turísticas!… y por supuesto, múltiples añadidos | Universo de A

  5. Pingback: Críticas exprés: Sofía / Alma y cuerpo / Galletas / FlamencoMadrid 2016 / Lorenzaccio | Universo de A

  6. Pingback: La temporada de exposiciones de otoño-invierno de 2016-2017 en Madrid | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s