Isabel II de España

Isabel II es probablemente uno de los personajes más desconocidos y a la vez más injustamente difamados de nuestra historia; su vida, sin ser muy conocida (quizás porque no sabemos tener en suficiente consideración y vender lo propio, al contrario que otros países), es tan trágica como apasionante, de hecho, bastante más que la de otros personajes históricos mucho más conocidos.

Introducción biográfica

Consultar la segunda parte de mi artículo “Reinas trágicas”.

Es uno de mis “Grandes Personajes” porque…

Desde que apenas sabía de ella me resultó interesante, no sé porque, tal vez sea porque los personajes históricos femeninos siempre poseen un atractivo especial… en cualquier caso, la idea de esa Reina lidiando con los primeros experimentos de sistemas liberales es cuanto menos interesante.

Y cuando me documenté sobre ella y supe más, llegué a la fascinante conclusión de que Isabel II era como una de esas Princesas de cuento de hadas (como las de Disney, por poner un ejemplo) y un experimento de como hubiera sido la vida de uno de estos personajes ficticios en el mundo real (acerca de esto también reflexioné en dos relatos cortos de ficción, divididos en una primera y segunda parte). Y es que Isabel II era todo bondad, ingenuidad y buena voluntad… pero las buenas intenciones no siempre son suficientes, rara vez se tienen en consideración si no llegan a buen puerto, y lo cierto es que la inocencia no exime nunca de la tragedia.

Y en eso último se parece mucho al movimiento artístico que dominó parte del siglo en el que reinó, el romanticismo, y es que Isabel II fue una perfecta representación del momento: la caída y desfase de los valores aristocráticos frente a los cada vez más pujantes burgueses, se representó magníficamente en los vaivenes de esta monarca, perdida y no preparada para los definitivos cambios que sacudirían el siglo, y que fácilmente podría haber sido la protagonista de una de aquellas grandes novelas decimonónicas. Con razón Galdós se entrevistó y escribió sobre ella, dándole el tan literario apodo de “la Reina de los tristes destinos”, ya que la realidad siempre supera la ficción.

Y es que tuvo una vida tan extremadamente azarosa, e incluso tan desmesuradamente trágica que en ciertos aspectos muchas cosas resultaban cómicas (hay una línea muy fina entre la tragedia y la comedia; si la primera se exagera mucho, acaba convirtiéndose en la segunda); y lo sorprendente es que fuera ya desde niña, otras figuras históricas con vidas difíciles, al menos salvan una parte de la vida que sí es de felicidad, pero en este caso no hubo ningún descanso, sin que ella apenas tuviese consciencia de nada, ya había tremendos conflictos alrededor. Quizás, otra cosa fascinante de ella es que a la vez lo tuvo todo y no tuvo nada, y finalmente pasó de ser lo más importante a no ser nadie, enterrada en vida, algo que queda menos grandilocuente que algo como una ejecución pública, pero que no deja de ser incluso mucho más trágico.

Algunos de los momentos que más me impresionan de su vida fueron la difícil infancia, ya en una “cuna mecida por las balas”, y como ya tan de pequeña corrió peligro su vida; todo el aislamiento al que en realidad estaba sometida a pesar de estar siempre rodeada de gente (quizás demasiado), pero toda interesada, es más, quizás lo más terrorífico de su vida es como todo el mundo pretendía utilizarla como un instrumento para sus propios intereses, de hecho, quizás su caída se debió muy principalmente a que llegó un momento en que ella dejó de permitir eso. Y por supuesto, toda la “comedia” de los momentos más esenciales de su vida, como la proclamación de la mayoría de edad o el matrimonio, en el que se tenía de todo en cuenta, excepto a ella. El final terrible, abandonada y traicionada por todos, no deja de ser también quizás, otro de los puntos más álgidos en la tragedia de su vida; quizás su gran problema fue que la política siempre la persiguió implacablemente, pues toda su vida se vio determinada por intereses que muy poco la tuvieron en cuenta personalmente, y además la venció; algo en cierto modo lógico, de una ciencia en la que prima la idea de que el fin siempre justifica los medios, frente a una persona que sólo pensaba en el bien ajeno.

Por ello, lo que más me fascina de ella, a nivel personal, es su bondad, su capacidad para seguir creyendo en lo bueno del mundo y en mantener sus buenos valores a pesar de las múltiples decepciones y traiciones que sufrió a lo largo de su vida, incluso por parte de quienes más la deberían haber apoyado; cualquier otra persona fácilmente se hubiera podido sumir en la amargura y el cinismo, pero ella siempre mantuvo su idealismo, su bondad natural, buen humor, e incluso una gran humildad. Y por supuesto, no se puede dejar de mencionar su generosidad, a todos los niveles, tanto moral como económico y de cualquier otro tipo. Por eso, considero que es de admirar su ánimo, su capacidad para salir adelante y mantener siempre el optimismo, la alegría de vivir y esa campechanía, bonachonería y, porque no decirlo aunque sea típico, ese casticismo, que la hacía tan querida y conocida.

File:Isabel II of Spain.jpgFile:Isabel II niña.JPGFile:Isabella II and Consort.pngFile:5 Centimos de Escudo à l'effigie de la reine Isabelle II.jpg

File:Reina Isabel II de España.jpgFile:Isabella II of Spain in Intramuros, Manila.jpg

File:Estandarte real de 1833-1868 y 1875-1931.svgFile:Isabella II of Spain in exile.jpgFile:Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svgFile:10E1868.png

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Grandes personajes. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Isabel II de España

  1. plared dijo:

    Para que pudiera gobernar le adelantaron la mayoria de edad de los 16 a los trece. Y a esa edad fue coronada, luego la casaron con un primo carnal. No duro la cosa y la volvieron a casar con un imbecil que hacia de monigote.

    Ideo una modernización del país, pero quedo en nada. Se gano la enemistad de bastante gente y la intento matar un cura . Fue exiliada en Francia y cuando menos una persona difícil de encajase en cualquier sitio.

    Una vida cuando menos movida y en cierta manera triste y solitaria. En fin, fue conocida como la reina de los tristes destinos y con eso creo que esta todo dicho. Eso si, un personaje en realidad fascinante y muy desconocido en nuestra historia. Cuidate

  2. A ver, unas cosas:
    -Una cosa es la mayoría de edad y otra la Proclamación (otro buen ejemplo español: Alfonso XIII fue proclamado Rey desde el mismo momento de su nacimiento -de hecho, se esperó para ver si el hijo póstumo de Alfonso XII era varón-, pero su mayoría de edad, lógicamente fue mucho más tarde), Isabel II fue proclamada a los 3 años, a la muerte de su padre Fernando VII, y también lo hizo su tío el infante Carlos, dando lugar a las guerras carlistas.
    -La mayoría de edad, como todo lo que rodeo su vida, fue una cuestión meramente política de luchas entre partidos a los que sólo les importaba el poder y su propia supervivencia. En esa ceremonia fue, por cierto, la primera vez que se utilizaron los símbolos que hasta el día de hoy acompañan a las Proclamaciones Reales, como hemos visto recientemente con don Felipe VI.
    -El matrimonio: sólo hubo uno pero fue un desastre; y yo calificaría a Francisco de Asís de cualquier cosa excepto de monigote, fue alguien más bien peligroso.
    -España debe mucho a Isabel II, sí que se hicieron avances y los emprendedores encontraron su lugar, el mejor ejemplo es el famoso Marqués de Salamanca. Así que yo sí diría que hubo modernización, muy especialmente si tenemos en cuenta los precedentes y el estancamiento que se había dado.
    -No diría que se “ganó” la enemistad de nadie, en realidad, su reinado recuerda a algunos aspectos de la actualidad cuando llamaron al PP y al PSOE los “partidos monárquicos”, digamos que hay ciertos sectores políticos que saben que tienen muy difícil gobernar si el sistema sigue como está. ¿Que cometió errores? no hay duda, pero siempre sin mala intención.
    -Nunca entenderé el gusto que le encuentra la gente a la famosa anécdota del cura Merino (que fue perdonado por ella, por cierto), en realidad era un enfermo mental, creo recordar que el cuchillo con el que intentó herirla era de postre y todo… pero no deja de ser algo que llama la atención, lo reconozco.
    -Quizás una de las cosas más tristes de su exilio fue, paradojicamente, la propia restauración… entonces se produjo la parte más triste y dramática de su exilio.
    -¿”En cierta manera”?, ¿cómo se puede estar más triste y solitario de lo que ella estuvo?.

    Pero completamente de acuerdo con lo último: “fue conocida como la reina de los tristes destinos y con eso creo que esta todo dicho. Eso si, un personaje en realidad fascinante y muy desconocido en nuestra historia.”, y a mí, además, como se puede ver, me encanta.

  3. Me alegra leer a alguien que penetra en el alma de Isabel II y no se queda en la superficie de la anecdota.
    He leido todo lo que he encontrado sobre ella e incluso sus mas acerrimos enemigos como Pedro de Repide son incapaces de ocultar su gran corazon.

  4. ¡Gracias, muy amable!, ¡me alegro de recibir tan buen comentario de otro “isabelino”!.

    Y eso que este artículo es de la sección “Grandes personajes”, y por tanto, sólo sirve para comentar porque es uno de mis favoritos de la historia (para una aproximación biográfica, échale una ojeada a este otro: https://universodea.wordpress.com/2009/11/06/reinas-tragicas-ii/).

    La verdad es que fue un personaje histórico fascinante, con razón muchos ensayistas e historiadores han dicho que cuando la historia se pone imaginativa, los escritores de ficción no tienen nada que hacer; es más, yo siempre he creído que su vida sería perfecta para una ópera (¡verista!, ¡también algo muy de su época!, ¡si es que fue la personificación del romanticismo por excelencia!).

    Y a mí también siempre me ha impactado lo increíblemente buena persona que era, algo que, a menos que sea muy innato, suele difuminarse (o quedar disfrazado bajo otras cualidades), y más cuando se sufre tanto como ella.

    Por cierto, como curiosidad final, decir que este artículo está siendo especialmente visitado… parece que Isabel II interesa… y me alegro mucho, como ya comentaba alguien arriba, es uno de nuestros personajes históricos más fascinantes y desconocidos, y como tú apuntas, lo poco que sabe la gente en general, son las anécdotas más vulgares, la mayoría de ellas cargadas de gran imprecisión y mala uva.

    En fin, gracias por comentar, ¡y esperemos que no sea la última vez!.

  5. Pingback: Ajedrez democrático: le toca mover al Rey | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s