La vida es sueño

Una producción muy notable para una obra imprescindible

Sinopsis y ficha técnica

La obra emblemática de Calderón de la Barca La vida es sueño, una pieza clave y fundamental del Siglo de Oro, considerada una de las obras maestras del teatro español de todos los tiempos por su gran estructura dramática y su enorme capacidad para trascender en el tiempo, se incluye de nuevo en la programación de este año para satisfacer la gran demanda de espectadores
que no pudimos atender la pasada temporada. Desde su estreno en Almagro en julio de 2012, el éxito de la obra fue inmediato. Tras una estancia de tres meses en la sede de Madrid y una gira de seis meses, más de 65.000 espectadores han disfrutado ya de este montaje que ha tenido la recompensa de varios premios teatrales y ha sido valorado como el mejor espectáculo teatral del año en distintos foros mediáticos.

Con versión de Juan Mayorga y dirección de Helena Pimenta, se repone con el mismo elenco que la estrenó en 2012 y que la ha representado desde entonces: quince actores y cuatro músicos que sirven el montaje ambientado en la austeridad de las cortes europeas del XVII. El hecho de que una mujer interpretara el papel de Segismundo levantó una expectación inicial que, vistos los resultados, ha puesto de manifiesto el acierto de esta elección. La entrega y la maestría en la dicción del verso de Blanca Portillo harán que muchos espectadores recuerden su interpretación de Segismundo; y junto a ella, un elenco de extraordinarios actores compartiendo esa nueva
mirada a un clásico universal.

……………………………………………

Comentario previo

Lamentablemente, como me pasa demasiadas veces, llego demasiado tarde para publicar una buena crítica que beneficie las ventas de la obra (aunque no creo que le haya hecho falta), pero como sus representaciones han sido múltiples y en muchos sitios, y en este caso incluso se volvía a montar tal cual se ha montado originalmente, estoy seguro de que no será la última vez, con lo cual esta crítica quedará como recuerdo y referencia de esta producción y de su calidad por si se vuelve a montar en un futuro (y en cualquier caso, para la obra en si misma también vale como referencia).

Me alegra por otro lado, por fin poder ofrecer una crítica completa para este teatro Pavón (aunque ya estuve a punto con “Los áspides de Cleopatra” de esta misma temporada), sede de la Compañía nacional de teatro clásico, a los cuales les tengo un especial cariño por hacer el teatro que hacen, ya que el clásico no se puede ver con demasiada frecuencia (excepto aquí) y tiene una belleza, un algo tan especial… como el propio lugar de representación, el teatro Pavón, un sitio con encanto.

En cuanto a esta obra, reconozco que tiene un componente sentimental para mi, creo que fue, quizás, la primera obra de teatro clásico que vi representada y una de las primeras cuyo argumento me entusiasmó y quise ver representado (por lo cual asistí a esa primera representación con mucha emoción), y aunque me tocó un montaje ultramoderno y un Segismundo femenino (como en la producción de la crítica), la disfruté igualmente… y es que esta es una obra maravillosa, pero eso, lo cuento en la crítica.

Crítica

¿Qué se puede decir de “La vida es sueño” sino que es una gran obra maestra incuestionable?, no se puede decir otra cosa, se nos enseña a pensarlo ya desde pequeños cuando la estudiamos, por lo que es uno de sos dogmas incuestionables que no tienen vuelta de hoja… pero como todos los seguidores de este blog saben, yo nunca he tenido problemas en enfrentarme a este tipo de cosas (quizás por estar amparado por el anonimato del blog), pero he de decir que en este caso… estoy de acuerdo con lo oficial, “La vida es sueño” es una auténtica obra maestra.

La verdad es que es una obra que me gustó y me interesó desde el primer momento en que supe su argumento en un libro de texto, y es que la historia es muy buena: un príncipe con todos sus derechos condenado a quedarse sin ellos por una profecía (la entrada de lo mágico no deja de ser interesante, aún cuando sea lo único), pero lo recupera a través de un ardid y todos esos enredos tan típicos del teatro del siglo de oro tan llenos de ingenio; para finalizar con ese increíble final de espectacular golpe de estado.

Podríamos criticar como máximo al estilo de Calderón ser un tanto farragoso en todos los sentidos, tanto en el exceso de intrigas y personajes como en el estilo; el uso y abuso de figuras literarias es completamente desmesurado -recordar el famoso monólogo de “ay misero, de mi, ay infelice…” y todas sus comparaciones con ave, bruto, arrollo… etc; o quizás, simplemente, barroco, al fin y al cabo, no deja de ser el reflejo de su época; pero por lo demás, ¿no está quizás ahí precisamente todo su encanto?.

Y no hay duda de que el desarrollo de la historia hasta su final es muy bueno, además de con todas esas lecciones intermedias, filosofías e interesantísimas reflexiones que la hacen tan digna de verse.

Pero es que no es sólo eso, y es que esta es una obra de acción, hay muchísima emoción en cada escena, hay dramatismo… y como ya digo, está muy bien contada.

Por lo tanto, y después de haber hablado de tan buen material, sólo queda hablar de esta producción en concreto.

Helena Pimenta no me había dejado muy buen sabor de boca esta temporada, pues de ella también habíamos visto “La verdad sospechosa” (que como recordaréis, no me había convencido mucho); sin embargo, decidí ir a esta sin prejuicios y en base a las buenas críticas que había oído anteriormente.

Y aunque es mejor que la producción anteriormente mencionada, lo cierto es que adolece de algunos de sus mismos defectos, por ejemplo, la mala dirección de actores, los cuales (salvo rarísimas excepciones) al dárseles cuerda, y con textos tan extremos, acaban sobreactuando exagerada y absurdamente en muchos casos, lo cual es todo un error de la dirección que debía de haberse encargado de moderarlos (básicamente para evitar que hagan el ridículo).

Por lo demás, la puesta en escena está bastante bien (aunque no acaba de convencer lo de las mujeres luchando también con espadas, se nota que está muy forzado, pero a falta de figurantes… esto no es cine, al fin y al cabo) y logra dar y transmitir con notoria eficacia el efectismo necesario y la emoción tremebunda y que tanto merece la obra de Calderón, lo cual es, al fin y al cabo, lo verdaderamente importante.

Ahora bien, lo más digno de alabanza es la música de cámara barroca en directo, con músicos con instrumentos de época y vestidos del mismo estilo, consiguen evocar magníficamente la época y parece que nos traslademos a la corte de Carlos II “el hechizado”… magnifiquísima idea de la producción que debería de utilizarse continuamente; quizás es esto lo mejor y lo más destacable de esta producción, por su originalidad y buen hacer.

El decorado, aunque bello, no termina de cuajar para servir para representar todos los espacios (te fuerzas a creerlo porque no te queda más remedio -como en el Teatro Real casi siempre- pero no necesariamente lo aceptas), cambios de decorado, y que estos fueran más lujosos, deslumbrantes y barrocos hubieran beneficiado más a la producción… aunque quizás no había presupuesto.

El vestuario es muy adecuado en su mezcla de histórico sin perder actualidad.

Sólo queda hablar del reparto: Blanca Portillo, empeñada después de haber conseguido fama con la serie “7 vidas”, le pasa lo mismo que a otros tantos actores que han pasado por la televisión y que son muy conocidos por aquello, ahora quiere ser tomada por una actriz seria, ser reconocida por su talento y tener prestigio… así que se dedica a proyectos arriesgados y megalómanos, ya interpretó Hamlet, y ahora Segismundo… se ve que no cree que haya buenos papeles femeninos en el teatro clásico.

Si un hombre interpretando a una mujer suele quedar ridículo o rara vez cuaja, pasa exactamente lo mismo con una mujer que interpreta a un hombre que fue lo que vi todo el tiempo durante la obra; muy buenísima tenía que ser la interpretación de Portillo para que nos olvidásemos de su condición y de su divismo… y la verdad, no lo es, aceptable, pero nada más; y en cualquier caso, el que haya sido elegida para ese papel más nos impide acceder a la obra que centrarnos en ella.

Por lo demás, el resto de los actores siguen en general una buena línea, aunque con cierta tendencia a la sobreactuación; quizás, la más notable sea Pepa Pedroche, en el papel de Estrella, al que consigue darle una gran dignidad y sentido de la realeza.

En definitiva, si bien esta producción de “La vida es sueño” no es la producción soñada ni perfecta, bien se puede decir que no nos arrepentiremos de verla pues aún con todos sus errores y fallos, consigue plasmar con efectividad la esencia de la obra, lo que al final, es algo muy importante.

 

File:Monumento a Calderón de la Barca (Madrid) 03.jpgFile:La vida es sueño, en el 35 Festival Internacional del Teatro Clásico (10).jpgFile:La vida es sueño, en el 35 Festival Internacional del Teatro Clásico (16).jpgFile:Pepa Pedroche en La vida es sueño.jpgBlanca Portillo defiende el teatro «desde la honestidad, la verdad y la emoción»Blanca Portillo vuelve a Madrid con La vida es sueñoLa vida es sueño; Calderón de la BarcaLa vida es sueño; Calderón de la Barca

Esta entrada fue publicada en Teatro. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La vida es sueño

  1. plared dijo:

    Pues si, parece que ya esta solucionado…Ahora todo seguirá por la senda normal imagino. Cuidate

  2. Bueno, pásate de vez en cuando (aunque no comentes, si simplemente te metes en internet), aunque sólo sea para comprobarlo y ver si todo va como debe. Pero en principio, parece que el tema quedaría resuelto….

  3. Pingback: Críticas express: Le nozze di Figaro / Los nadadores nocturnos / Donde hay agravios no hay celos | Universo de A

  4. Pingback: Críticas express: Don Juan Tenorio / Adalí / La sesión final de Freud | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s