Misántropo

Una obra maestra clásica se convierte en una obra maestra contemporánea

Imagen: 'Misántropo' de Miguel del Arco en el Teatro Español de Madrid

Sinopsis y ficha técnica

¿Qué es la verdad? ¿Es rentable la verdad? ¿Merece la pena buscarla cuando su esencia áspera y dura puede desbaratar nuestra imperiosa necesidad de confort y placer? ¿Sigue siendo verdad una verdad fabulada aunque se haya asumido como la verdad, y nada más que la verdad?

Tras el éxito de La función por hacer y de Veraneantes, Kamikaze Producciones sube a los escenarios este Misántropo de Molière en que los personajes son reflejos de hombres y mujeres del siglo XXI. Una puesta en escena contemporánea y ácida, en el que el humor y el ritmo vertiginoso descubren la profundidad del clásico, la huella atemporal de esos interrogantes incómodos sobre la verdad, la ausencia de verdad y sus consecuencias.

Un callejón oscuro. El rumor de la música, el eco vibrante, eléctrico y bullicioso de los cuerpos que bailan, las manos que brindan, las miradas que juzgan, las lenguas que murmuran. Ellos y ellas. Enredados en amores y miedos, en vanidades y euforias. Él, un hombre solo.

Alcestes, el protagonista de Misántropo, anhela vivir en la verdad. Quiere ser honesto y sincero y que los demás lo sean con él. Pero sus contradicciones y su incapacidad para encontrar el término medio que le permita vivir le llevan a retirarse al desierto por el que clama desde la primera conversación con su amigo Filinto. Alcestes pone en peligro su integridad por defender la verdad. Porque no se acomoda a la ficción imperante y porque está dispuesto a perderlo todo en defensa de lo que cree.

La frescura, el dinamismo, la revitalización de los clásicos, el valor del texto, la conjugación de comedia y tragedia, la apasionada interpretación de los actores y la complicidad e interacción con el público son algunas de las señas de identidad de las producciones de Miguel del Arco. Miguel del Arco es uno de los directores más aplaudido del teatro español actual. Con veinte años de trayectoria en el mundo del espectáculo, este actor y guionista de cine y televisión es además fundador, junto a Aitor Tejada, de la compañía Kamikaze Producciones con la que ha llevado a escena algunos de los más grandes éxitos de los últimos años como La función por hacer (2009), El Proyecto Youkali (2010), Veraneantes (2011), Juicio a una zorra (2011), De ratones y hombres (2012), Deseo (2013) y Misántropo (2013)

Fecha Del 23 de abril al 22 de junio
Sala Teatro Español – Sala Principal
Horario De martes a sábado 20h. y domingo 19h. A partir del 1 de junio horario de verano: de martes a domingo a las 20h.
Precio Entradas de 5 a 22 €. Martes, miércoles y jueves 25% de dto.
Duración 1h. 45min.

……………………………………………

Comentario previo

Con esta batería de publicaciones de críticas, por fin se beneficia una obra que lo merece; que además está en la sala principal del Teatro español, un teatro precioso que ha sido lugar donde tradicionalmente se ha representado nuestro mejor teatro durante más de cuatrocientos años.

En cierto modo, esta institución sigue intentando mantenerse en esa idea de tratar de representar lo nuevo y lo mejor (aunque no siempre lo consiga) y con los mejores; ya sea en su sala principal, en la pequeña, o en sus “delegaciones” del Matadero.

En cualquier caso, incluso cuando representan clásicos, siempre se suele hacer desde una perspectiva moderna; con todos sus riesgos, el reciente fiasco de “La casa de Bernarda Alba” es un buen exponente de ello; y ahora le ha llegado el turno a Molière, pero eso ya es tema de la…

Crítica

Molière es, como todos los grandes clásicos, intemporal y siempre sorprendentemente moderno, puesto que como ya se ha comentado aquí muchas veces en Universo de A, la gente no cambia (quizás yo también soy un tanto misántropo, pero la verdad, no es para menos…), siempre divertido, ingenioso, y sorprendentemente flexible y adaptable (la magnífica película de hace unos pocos años “Las aventuras amorosas del joven Molière” que homenajeaba al genio francés es una buena prueba de ello).

Por eso, sus textos, y este concretamente, se mantiene inmortal e imperecedero, las sentencias dichas con amargura en el siglo XVII mantienen toda su acidez en el siglo XXI; su sin par idea original mantiene toda su vigencia; y todo el brillante argumento, su desarrollo con toda su brutal e implacable crítica a todas las hipocresías y contradicciones de la sociedad es tan cierto hoy en nuestra sociedad burguesa democrática como lo era en el antiguo regimen de las monarquías absolutas. Lógico, por algo los clásicos son clásicos.

Ahora bien, no puedo hablar mucho del texto original, salvo lo dicho, puesto que esta producción es una adaptación libre, con lo cual, paso a comentarla.

La adaptación libre sale, a pesar de todas las muchas libertades que se toma, increiblemente bien parada; y llegados a este punto, es importantísimo destacar que nadie, nadie repito, debe esperarse ver “El misántropo” tal cual lo escribió Molière (de hecho, técnicamente ni siquiera citan a Molière y el título de la obra es en realidad “Misántropo” y no “El misántropo”) puesto que se llevaría una gran decepción, la adaptación toma el argumento general (con ciertas variaciones para adaptarlo a los tiempos de hoy en día y a la idea de la ambiciosa sociedad capitalista), los nombres de los personajes (quizás eso sí fue un error, y no debieran de haberse respetado, pues chocan demasiado, y suenan demasiado desfasados), y algunos textos de la obra, lo que ha quedado bien sólo hasta cierto punto, pues con cierta frecuencia contrasta el lenguaje coloquial de hoy día con el texto clásico, por vigente que sea este; quizás el director (que también es el adaptador) debió de haberse decidido por mantener permanentemente y en la totalidad de la obra un lenguaje de hoy día o del pasado, pues de otro modo no faltan las veces que chirría; aunque es una cuestión menor teniendo en cuenta la calidad del resultado final, pero no deja de ser un defecto. En cualquier caso, para nada se recita el texto original de cabo a rabo.

Sin embargo, a pesar de la descarada y notoria, en cierto modo, “falta de respeto” hacia el original, la obra da un muy buen resultado final, ¿por qué, entonces?, pues quizás porque, a pesar de lo arriesgado de una producción que hace continuos y peligrosos equilibrios en una permanente fidelidad/infidelidad con la obra original (que fácilmente la hubieran podido llevar a la catástrofe absoluta como ha pasado en tantos otros casos), sí que hay una verdadera admiración por Molière, lo que escribió, y probablemente, incluso un profundo conocimiento y estudio de todo ello, dicho de otro modo, no parece un simple “trabajo por encargo”.

En cualquier caso, lo arriesgadísimo de la adaptación, y su triunfo final, hace que se redoble el aplauso que merece. Así pues, han acertado, y mucho, ambientando la historia hoy día, y todos los personajes son perfectamente reconocibles (más de uno nos sonará de nuestra vida diaria, y quizás nos identifiquemos con alguno que otro); precisamente en una fiesta de empresa, en dónde mejor se plasman las relaciones por interés de la sociedad capitalista (y en realidad, de cualquier otra), es ahí donde ubican a unos personajes que son perfectos estereotipos de muchas personalidades muy fácilmente reconocibles, y donde viviremos, con mayor o menor acuerdo con él, la amargura y frustración del protagonista.

Y por supuesto, toda la obra está llena de frases, dialogos y monólogos que dan mucho, pero que mucho para pensar… una pena que luego volvamos a tener que ser conscientes de que las cosas son así y no tienen mucho remedio, por no decir ninguno.

La dirección es simplemente muy buena, con una puesta en escena impecable (aunque quizás uno echa de menos llegar a ver la fiesta), y a pesar de que siempre estamos viendo el mismo decorado, este es rentabilizado al máximo.

El decorado es tan realista como apropiado; y sólo alabanzas se pueden decir de un vestuario magnífico, increíblemente bien diseñado y muy bien elegido para los personajes que se representan, otro nuevo acierto colosal de esta magnífica producción que no descuida nada (y por eso sale tan bien parada).

De los actores, de todos ellos, sólo se pueden decir bondades, el reparto al completo está en un estado de gracia absoluto y encajan a la perfección en sus papeles que bordan de una manera genial. Quizás, por destacar a alguien, aunque insisto en que todos son muy buenos por igual, hablaría de Bárbara Lennie (que ya nos sorprendió a todos muy positivamente con su interpretación de la Reina Juana en la magnífica serie “Isabel”) en el papel de Celimena, que hace brillantemente ese tipo de personalidad extrovertida, jovial, y aparentemente agradable, adorable y simpática pero que en realidad es de una astucia y pura hipocresía que la hace incapaz de amar a nadie que no sea a si misma, ni es capaz de ver otra cosa que no sean sus propios intereses.

En cualquier caso, las ovaciones en pie del final, demostraban que el público se había rendido a esta nueva versión de “El misántropo”, y aún diré más, según abandonaba el teatro tuve la oportunidad de oír (en lugares y contextos distintos) tanto las opiniones de una mujer mayor como de un adolescente acerca de la obra, y todas ellas coincidían en que les había parecido genial; por lo que no hay duda, “Misántropo” es un imprescindible de la cartelera madrileña, y una producción que ha conseguido adaptar una obra maestra de forma que ella misma se ha convertido en otra obra maestra.

 

Cartel de MisántropoFile:Jean-Léon Gérôme - Louis XIV and Moliere.jpgFile:LeMisanthrope.jpgmoliereMISÁNTROPO, versión libre de Miguel del Arco en el Teatro EspañolMISÁNTROPO, versión libre de Miguel del Arco en el Teatro EspañolMISÁNTROPO, versión libre de Miguel del Arco en el Teatro EspañolIsrael Elejalde y Bárbara Lennie en 'El Misántropo'. ©Eduardo Moreno.Escena de 'El Misántropo'. © Eduardo Moreno.

 

Esta entrada fue publicada en Teatro. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Misántropo

  1. plared dijo:

    Por fin te veo entusiasmado con alguna. Pinta realmente bien, te diría que iría a verla, pepo no se si tendré tiempo ya que entre unas cosas y otras es precisamente ese tiempo algo que nunca encuentro

    La critica te ha quedado muy bien y las fotos espectaculares, vamos como siempre. Cuidate

  2. Jajaja, eso es porque las buenas críticas tardo siempre tanto en publicarlas (¡porque dan tanto trabajo!, las de teatro especialmente, no sabes lo difícil que es encontrar buenas imágenes -o imágenes a secas- de las obras) que se me acumulan y luego se publican todas juntas en maremagnum.
    Bueno, no te preocupes, creo que la obra durará hasta finales de junio, así que malo sea que no encuentres tiempo para ello hasta ese día, por una vez, como ya digo, publico la crítica con tiempo de sobra para beneficiar a quien se lo merece.
    ¡Y tú siempre tan amable!, ¡gracias como siempre!.

  3. Hola Universo de A, estaría bien que acreditaras las fotos, no? Seamos rigurosos por favor.
    Gracias por tu crítica, un saludo!

  4. No hay que darlas, sólo he escrito lo que opino.
    Por otro lado, este es un blog personal, así que, a decir verdad, la palabra “rigor” se sale un poco de la misión de este sitio web… por lo demás, en mis enlaces referencio a google como el sitio del que saco todas las imágenes.
    Sin embargo, me alegro de que hayas pasado por aquí (y que hayas comentado), pues, si no me equivoco, eres el autor de las fotos (y además… ¡el escenógrafo!, eso, o hay mucha coincidencia de nombres en el reparto técnico de esta producción), que normalmente me cuesta muchísimo conseguir y en http://www.kamikaze-producciones.es/gallery/misantropo-2/ he conseguido varias en buen tamaño (cosa que me sería imposible en la web del español -del que sí que saco todas las fichas y sinopsis de las obras de este teatro-). Así que es bueno que reclames su autoría pues tienes todo el derecho a ello y yo te lo reconozco.
    Por otro lado, ya que estamos hablando, y dado que las fotos (en este caso y en el de la gran mayoría de las críticas) sólo tienen la misión de ilustrar y dar una idea a los lectores de este blog de que van a ver (las palabras no siempre son suficientes y es mejor que la persona tenga todos los más datos posibles), he de decir que aunque las fotos de carácter más “simbólico” funcionan muy bien y dan una idea de la temática de la obra, no pienso lo mismo acerca de las tomadas durante la representación, la mayoría de las cuales dan un aire de intimismo y confianza que se aleja totalmente de la idea que expresa la obra de una devastadora y absoluta soledad entre mucha gente, aunque sea expresado de manera cómica.
    En fin, que lo dicho, que si alguna vez vuelves a pasar por aquí y he puesto alguna foto tuya, o cualquier otra cosa que consideres, no dudes en decirlo.
    ¡Saludos!.

  5. Pingback: Críticas exprés: Los caciques / Al galope | Universo de A

  6. Pingback: Stockmann | Universo de A

  7. Pingback: Crítica exprés: Tartufo, el impostor | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s