Crítica express: Crónicas diplomáticas, Quai d’Orsay

cronicas diplomaticas quai-dorsay

-Crónicas diplomáticas, Quai d’Orsay: es increíble lo que da de sí la política en otros artes y en otros medios, pero el cine nunca parece ser capaz de captarla del todo, como si fuera un personaje que se le escapara, y los productos relacionados con ella nunca son del todo perfectos o satisfactorios (se podrían mencionar ejemplos de otras comedias como la también europea “In the loop” -de hace muy pocos años además, en este caso era inglesa-  “El último voto”; o ya en drama con “Los idus de marzo” o incluso “Caballero sin espada” de Frank Capra -ya sé que al decir esto muchos se me tirarán encima, me explico: como película de Capra, una obra maestra, aunque muchos coincidirán que no la mejor, pero como análisis político… un tanto simplista y demagógico-), y mucho me temo que el caso de la película de esta crítica tampoco es una excepción.

¿Qué tiene momentazos llenos de absurdo y divertidísimos? es innegable, pero quizás su gran problema reside precisamente en que parece estar permanentemente indecisa en el tono de comedia que quiere coger: ¿es una comedia absurda? (ejemplo: la descacharrante obsesión y manía por los rotuladores fosforitos del ministro; o sus entradas con folios volantes más propias de los dibujos animados que de otra cosa); ¿es una sátira política o del sistema ministerial? (las absurdas explicaciones acerca del organigrama imposibles de entender); ¿es una reflexión sobre el sistema? (las conclusiones acerca de la utilidad del discurso de algunso personajes o del comportamiento de los políticos con los amigos del protagonista); ¿sobre el lenguaje, la retórica y la oratoria política en la actualidad? (múltiples referencias)… la verdad es que mucho me temo, que quizás intentó serlas todas y precisamente por eso, no ha conseguido ser ninguna, al no conseguir decidirse por un tono concreto, por un tipo de comedia, ha conseguido una serie de gags y de chistes divertidos, pero dentro de un todo muy poco uniforme y coherente.

Es en definitiva una película fallida, que aunque contiene buenos momentos de comedia nunca llega a convencer, puesto que ella misma está perdida sin saber muy bien lo que busca, y por tanto, difícilmente el público podrá encontrarlo. Partiendo de ese punto y teniendo esta información, dejo a elección de cada cual el decidir verla o no.

Esta entrada fue publicada en Películas. Guarda el enlace permanente.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s