Críticas express: Black el payaso, I Pagliacci/ Continuidad de los parques/ Baños Roma

BLACK, EL PAYASO - I PAGLIACCI (PROGRAMA DOBLE)

-Black, el payaso/ I Pagliacci: Decir que no puedo dejar de condenar que el teatro de la Zarzuela siga haciendo esos programas espantosos de una hoja con información casi nula.

También comentar que parece que se empiezan a oler tufos republicanos en este teatro (lo cual no deja de resultar profundamente irónico), algo que ya resultó de muy mal gusto en temporadas pasadas….

En lo que respecta a la función, antes de nada, decir que hicieron algo maravilloso que es prácticamente reconvertir en un circo el teatro, con actuaciones previas de los figurantes en la plaza del teatro (malabaristas, payasos, músicos, cosas así…) y estos dando la bienvenida, se creaba un ambiente especialmente mágico y circense; si bien no era nada del otro mundo, sorprendía y agradaba mucho y no hay duda de que se debe de alabar la iniciativa, continuarla, y mejorarla.

Y también, como curiosidad y cotilleo, decir que parece que la plancha giratoria esa que han puesto en el escenario es el juguete nuevo preferido de todos los directores, ¡por alguna extraña razón todo el mundo la usa!.

A continuación paso a hacer la crítica de la zarzuela (1ª enumerada) y de la ópera (2ª enumerada), pues es un doble programa:

Comentar, antes de nada, como curiosidad, que a pesar del descanso intermedio, se nota muchísimo el cambio de registro en los cantantes, la música o el tono de la historia; la verdad es que es un programa bastante bueno y didáctico (una pena que no haya un programa que lo refleje) para ver las diferencias entre ópera y opereta o zarzuela.

-Black el payaso: la gran condena de Sorozábal parece que es que fue incapaz de encontrar un libretista decente (ya lo comentaba en “La del manojo de rosas” también reestrenada esta temporada). En este caso la música se queda en aceptable, pues por momentos es un tanto extraña.

Por su parte, el libreto, no se sabe que pretende, pues tanto parece haber crítica a la institución monárquica (ya iba advertido de cosas que había leído acerca del tema) en cosas como el himno belicista (pero eso podría ser una crítica a la letra de los himnos a secas); sin embargo, irónicamente, parece acabar defendiéndola, pues la conclusión que se saca es que el oficio de Rey es tan duro que “ni los propios payasos quieren ser ya reyes”, prefieriendo el protagonista y su compañero renunciar al trono y todas sus responsabilidades por volver a la farándula; sin mencionar, que no se deja de comentar que con la llegada de nuevo del Rey todo mejoró para el pueblo… en definitiva que este hombre parecía conseguir exactamente lo contrario de lo que quería, si es que, visto lo visto, quería o pretendía algo, y todo esto no son conclusiones posteriores de historiadores con criterios demasiado propios.

En lo que respecta al modesto montaje de esta producción, con el habitual buen gusto del teatro de la Zarzuela, se consiguen efectos bastante interesantes en la dirección.

También nos encontramos con buenos cantantes-actores.

-I Pagliacci: esta, gracias a EEUU (a través de sus series y películas, por poner casos, se hace una referencia a ella en la canción “Haz reír” de “Cantando bajo la lluvia”; y la última que recuerdo se hizo en “A Roma con amor”, en la que un hombre era incapaz de cantar bien ópera sino era bajo la ducha… lo que producía escenas comiquísimas), es una de las óperas más conocidas, con su famoso “ridi, ridi Pagliaccio”; por tanto, ya de por si misma es muy interesante para cualquier mitómano o interesado en descubrir las raices de nuestra cultura (otros imprescindibles en el tema operístico, ya que lo comentamos, serían el duo-vals de “La traviata” de Verdi, el “Figaro, figaro…” de “El barbero de Sevilla” de Rossini o la segunda aria de la Reina de la noche en “La flauta mágica” de Mozart).

Por lo demás, la ópera no es nada del otro mundo: la historia es muy típica, pero la música es preciosa y tiene bastantes joyas; sin embargo, es deliveradamente pretenciosa y un tanto falsa, busca desesperadamente el virtuosismo y la emoción barata; y a causa de esto, sólo es agradable, pero no puede ser una obra maestra.

La dirección es buena y el montaje, a pesar de ser un tanto modesto (sólo hay una caravana en el escenario) queda muy apropiado y estético.

Los cantantes-actores eran buenos.

 

-Continuidad de los parques: Buena idea la de registrar las cosas inauditas que pasan en los parques, puede resultar interesante darle un toque surrealista… pero esta obra ha sido absolutamente incapaz de conseguirlo o simplemente se ha pasado en el mal sentido.

La verdad es que todo el tiempo parece estar imitando otras obras, intentando conseguir efectos ya vistos… etc, no hay sentimiento, no hay emoción, y parece haber muchísima falsedad. Incluso su deliverada búsqueda de la sorpresa es previsible porque ya sabes que es exactamente que lo está buscando; si ya lo dice el propio autor, busca crear lo que le gusta ver a él, y por tanto, lo único que puede conseguir es una imitación (en ocasiones, mala); la verdad es que después de la primera escena, la obra apenas es capaz de levantarse y va hundiendose más y más.

La dirección es sorprendentemente buena.

Por último, algunos actores (todos bastante conocidos a través del cine y la televisión) sorprenden por momentos, pero en general, ninguno de ellos hace nada que no se le haya visto hacer: Otxoa da grititos, Zahera casca aún más la voz… etc.

-Baños Roma: traída a las naves con motivo de algo especial (no recuerdo el que, fueron además pocos días, aunque fue bastante promocionada); pronto te das cuenta de que si esta es una representación del teatro mejicano… mal vamos.

Inspirada en textos de autores hispanoamericanos, tiene todos los defectos de estos; con ese insoportable realismo mágico y esa incapacidad para evocar algo concreto y verosímil.

Al final, lo que ves es tan sólo una especie de abocetamiento (porque realmente, es lo único que se te permite ver), pues no hay ninguno de los elementos de la narrativa clásica ni ningún tipo de construcción de historia. Dicho de otro modo, hay un atisbo de una evocación, pero al final no te dice nada y apenas transmite algo.

La dirección es pobre, al igual que los recursos con los que parece contar; como ya digo, si esto es la representación del teatro mejicano… no parece que esta haya sido la mejor elección.

Algunos actores son buenos.

————————–

Esta entrada fue publicada en Teatro. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Críticas express: Black el payaso, I Pagliacci/ Continuidad de los parques/ Baños Roma

  1. Pingback: Crítica express: Un trozo invisible de este mundo / La Venus de las pieles / The hole 2 | Universo de A

  2. Pingback: El circo, Chaplin en el Teatro de la Zarzuela | Universo de A

  3. Pingback: Lady, be good! / Luna de miel en el cairo | Universo de A

  4. Pingback: Juan José | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s