Crítica express: El encuentro

-El encuentro: la verdad es que el tema ya me parecía muy interesante antes de ir a ver la obra: el secreto encuentro entre Adolfo Suárez y Santiago Carrillo tiene muchos elementos para resultar seductor; el que no se sepa lo que pasó permite libertades a la ficción para recrear una historia ficción que dan un gran juego dramático de por sí… y además la transición es un momento muy interesante de nuestra historia.

Pero por otro bando, es una historia muy reciente y como ya se ha comentado varias veces en este blog (aquí o aquí), llegando a esta reflexión tras darle muchas vueltas, una auténtica obra maestra, para serlo, necesita no venderse a nadie… y habría que ser un auténtico maestro para conseguirlo en este caso (por ser historia tan reciente)….

De todos modos, me sorprendió mucho lo vacío que estaba el patio de butacas (la obra anterior era mucho peor y no faltaba la gente… aunque quizás tenía poco que ver con la calidad de esta), y más tratándose de un tema de cierto interés general… quizás la gente no quiere arriesgarse al “qué vamos a ver” o mejor dicho al “qué posicionamiento político nos van a vender”.

En realidad, se trata de una obra notable, no llega a ser una obra maestra, pero es muy agradable de ver; la historia es buena, está bastante bien desarrollada, y los diálogos en general son realmente interesantes.

Por si fuera poco, está muy bien interpretada por ambos actores (especialmente José Manuel Seda, que consigue convertirse en un sosias de Adolfo Suárez).

Además, la dirección de escena es también notable (quizás el modo de simbolizar el paso del tiempo no fue muy acertado).

La verdad sea dicha, la obra habría podido ser una auténtica obra maestra, ¿por qué no entonces?, pues porque, aunque el autor intenta magnífica y desesperadamente ser neutral (intenta meter, de un modo, en ocasiones un tanto torpe y con calzador, argumentos de todas los bandos del conflicto) y que no se noten sus tendencias políticas, estas salen a relucir, y acaba intentando vendernos algo involuntariamente.

Me atrevería a decir que el autor es más bien conservador (o podría ser socialista, pero desde luego no radical) pero republicano, y en todo caso, claramente partidario del sistema democrático; ¿por qué? bueno, la figura de Carrillo resulta en la obra cuanto menos antipática: desconfiado, irónico, en ocasiones desagradable o incluso maleducado… yo no lo he conocido personalmente, pero teniendo en cuenta que el PCE aceptó a la monarquía antes que los propios socialistas… está claro que no debía de ser una persona tan cerrada y poco dialogante.

En realidad, el que sale bien parado es Suárez, se le da el estilo de los políticos elegantes: es guapo, fino, inteligente, sofisticado… quizás sea porque es una de las figuras más protegidas de la transición; en cierto modo, es muy sencillo, ¡es tan fácil idealizar, mitificar y convertir en un héroe a los que ya no están! (por cruel que suene, para el caso, teniendo alzheimer, como si no estuviera).

El propio Rey don Juan Carlos (al que apenas se menciona, y nunca para bien) no sale precisamente bien parado de todo ello, y es vendido como un auténtico ambicioso (y mucho me temo que Suárez no hubiera hecho nada, pero nada de nada, de no ser por don Juan Carlos I), quizás, porque la monarquía no se encuentra en su mejor momento y su eventual caída de popularidad afecta a la visión de la Historia con mayúsculas de una forma absurda.

Pero, como ya digo, hay cosas muy bien hechas, pues como ya digo, se tratan temas como la guerra civil, y en ellos se cuentan las barbaridades de ambos bandos, se tratan muchas cosas interesantes como el camino que ambos emprendieron durante su vida y los errores que han cometido (políticos y personales)… etc.

También hay otros recursos que no terminan de funcionar (el coche, la pistola…) y que parecen más sacados de una película de espías o gangsters de Hollywood que de una obra de teatro sobre la transición española, y que la perjudican puesto que le quitan mucha seriedad.

Tampoco acaba de calar la reflexión con el momento actual, y mucho menos en medio de la obra, la verdad es que aunque hay cosas muy bien dichas (la idea de qué lo que necesitamos hoy día es conciliación y trabajar todos por la misma meta como en la transición… pero, un segundo, ¿dónde he oído eso yo antes?, ¡ah, sí!, ¡en los discursos del Rey!, ¡fíjate tú que casualidad!…), como el resto, no termina de funcionar perfectamente.

En definitiva, “El encuentro” era una obra que iba muy bien encaminada para ser una obra maestra, y probablemente con algunos cuantos cambios podría serlo (y es mucho decir, hay otras que tendrían que ser reescritas de arriba a abajo, cambiada la estructura y parte de la base…), pero en este momento, simplemente se queda en una obra notable: tienes la sensación de ver buen teatro y además te da que pensar… pero no alcanzarás una emoción absoluta.

Esta entrada fue publicada en Teatro. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Crítica express: El encuentro

  1. plared dijo:

    Esta parece que si te ha gustado, suena interesante y ya sabes hay ciertos temas que solo atraen a cierto numero de gente, muy limitado por cierto. Este, pese a lo interesante que pueda ser, es uno de ellos.

    Otra cosa es que pintara a carrillo al rey o a Suarez de manera carambolista, caricaturesca o simplemente polémica con grandes escándalos como adorno. Entonces unos protestarían, otros la alabarían y la sala se llenaría. Cuidte

  2. Pues me sorprende, no olvides que los telefilmes sobre temas de actualidad suelen tener grandes audiencias… aunque ahora que lo recuerdo, el que se hizo precisamente sobre Suárez creo que fuera bastante regular en share.
    Pero es lo que digo, puede que la gente no esté por la labor de arriesgarse gratuítamente a ver con que se encuentra, nadie quiere gastar dinero para que le vengan algo que no le va.
    De todos modos tienes mucha razón, quizás la obra no utilizó la estrategia publicitaria adecuada… y no será porque no haya material en la obra para utilizar en una buena campaña de polémica; pero supongo que como es el teatro español, se supone que tiene que ser algo serio.

  3. Pingback: Críticas express: Don Juan Tenorio / Adalí / La sesión final de Freud | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s