El alma buena de Se-Chuan

Cuento sobre la moral

Sinopsis y ficha técnica

El alma buena de Se-Chuan es una historia sobre la dialéctica entre el bien y el mal, sobre las dificultades de vivir justamente en un mundo donde la justicia solo puede implantarse adoptando los mecanismos del mal que trata de combatir. Donde es prácticamente imposible mantenerse puro entre rufianes y donde la inocencia es un lastre.

Tres dioses, que han bajado a la tierra con el objetivo de comprobar si todavía existe al menos un alma buena llegan a la ciudad china de Se-chuan. Solo encuentran a una persona que quiera recibirlos: la prostituta Shen-té. Los dioses agradecidos le dejan a Shen-té dos cosas: dinero para montar un negocio y la misión de seguir siendo buena. La imposibilidad de Shen-té de hacer que su negocio prospere y, al mismo tiempo, seguir haciendo el bien, es el gran conflicto de la obra y Brecht solo encuentra una solución: convertir a Shen-té en dos personas: la buena y la astuta y cruel. Se trata del eterno conflicto de la lucha entre el bien y el mal, desde la perspectiva del altruismo. Tema de lamentable  y  rabiosa vigencia en nuestra sociedad contemporánea.

Más allá de las herramientas técnicas creadas por Brecht y de sus importantes  aportes al lenguaje teatral y el trabajo del actor, su objetivo fue siempre sacar al espectador de su pasividad y hacerlo parte activa de la reflexión y el análisis  sobre el hombre y la sociedad que para él implicaba el acto teatral. Llegó a decir que ‘el arte no es un espejo para reflejar la realidad, sino un martillo para darle forma’, y hay que tener en cuenta que la realidad a la que Brecht se refería era la del capitalismo salvaje.

La compañía internacional 13 entre L y M está formada por artistas de España, Cuba y Colombia y dirigida por el actor y director leonés Jesús Prieto. Su interés es trabajar a partir de versiones compactas de grandes obras, tanto clásicas como contemporáneos, con un número  reducido de actores capaces de interpretar varios personajes en la misma puesta en escena, y contenido  de alcance universal atractivos para el amplio público contemporáneo.

Vladimir Cruz, el director de El alma buena de Se-Chuan, ha desarrollado su extensa carrera profesional de casi 30 años, tanto en cine y teatro como en televisión. Aunque se dio a conocer internacionalmente por la película cubana Fresa y chocolate, nominada al Oscar en 1995, su labor más rica y extensa la ha desarrollado en los escenarios teatrales de Cuba, España, Holanda, Portugal, México, Panamá,Colombia, Venezuela, Serbia y USA.

Espectáculo producido por ANANDEZ 7 S.L. con el apoyo de Fundación Cultura en Acción.

Fecha Del 26 de febrero al 16 de marzo de 2014 Sala  Naves del Español – Sala 1 Horario  De martes a sábado 20h. y domingo 19h. Precio  Entradas 18 €. Martes, miércoles y jueves 25% de dto. Duración  1h. 50min

……………………………………………

Comentario previo

Parece que siempre llego muy tarde para recomendar las obras realmente buenas, lo que me da mucha rabia, la verdad… pues a  esta de la que hago la crítica no le queda mucho (una semana de representaciones en la nave 1 del español).

Sin embargo, no quiero dejar de mencionar, porque parece nunca lo hago, lo amables que suelen ser los trabajadores de las naves del español, algo que siempre es de agradecer y que no sobra reseñar.

Crítica

Bertolt Brecht es conocido como uno de los grandes innovadores y desarrolladores del teatro del siglo pasado, y no he visto muchas cosas suyas, así que me parecía un imprescindible ir a ver esta obra… pero como todo lo demasiado innovador, iba temblando a ver con que me encontraría, según mis predicciónes, calculaba que mi veredicto final iba a estar entre el desprecio y la indiferencia… en ningún caso me imaginaba que iba a acabar pensando que bien podría haber presenciado una auténtica obra maestra.

Vamos a entendernos, desde la perspectiva de hoy día, muchas cosas de las que vemos en la obra; ruptura de la cuarta pared, desdoblamiento de personajes, minimalismo escénico (pero muy bien aprovechado), incluso la propia base de la historia (la eterna lucha, no ya la ficticia entre el bien y el mal, sino entre la moral y la realidad y sus innumerables incompatibilidades, que se han tratado, por poner algún ejemplo, mucho en obras de Buñuel -“Nazarín”, “Viridiana”…-, e incluso yo mismo, en Universo de A, en dos relatos cortos en forma de cuento: “Cuento para contar a los niños -1ª parte-” y “Cuento para contar a los mismos niños cuando se hagan mayores -2ª parte-“) no nos resultan ya extremadamente originales, pero, cuando un clásico es un clásico, por algo será, porque lo cierto es que esta obra sigue teniendo, con toda probabilidad, la misma fuerza que el día que se estrenó, y toda su magia.

La historia en si misma, tiene la habilidad de situarse en el terreno de las leyendas, de los cuentos, de las fábulas, un lugar que siempre resulta accesible e increíblemente cómodo, pues se pueden decir las verdades más crudas, duras y directas sin que suenen de esa manera (para más detalles consultar mis artículos sobre los cuentos de hadas y su verdadero origen y función), al fin y al cabo, ¡suenan como una tan cortés y dulce ficción!.

Pero no cuesta mucho profundizar que esa deliciosa leyenda de dioses y hombres trata temas de una crueldad tremenda, y que efectivamente es de rabiosa actualidad, porque como ya se ha comentado alguna que otra vez en este blog, la gente no cambia.

Así pues, nos encontramos con la historia de una persona que, teniendo los menos medios para poder serlo (en “My fair lady” se decía que sólo los ricos podían permitirse tener moral) es un alma pura y buena, recompensada por los dioses, pronto descubrirá la incompatibilidad de la pureza con la prosperidad material; pronto la doble moral de la sociedad acabará por devorarla, y la forzará a ser dos personas a la vez, una que difícilmente podrá sobrevivir en nuestro mundo (perdón, en el mundo de la leyenda -risa amarga-) pero pura y buena; y otra de carácter mucho más pragmático. El final, ya lo aviso, no deja de ser devastador y amargo, ¿pero no lo es la propia vida también?.

Sin embargo, y quizás ahí está también una buena parte de su gran maestría (a lo largo del tiempo, cada vez más, he llegado a la conclusión de que las grandes obras maestras son las que saben ser equilibradas y no decantarse por ningún bando) es que no se deja llevar por la amargura y el cinismo (aunque los haya), la realidad es que no se decanta por ningún bando, no ofrece soluciones, no hay panacea universal, simplemente expone nuestra gran tragedia.

Así pues se convierte en un gran cuento, una hermosa fábula sobre la moral, la doble moral, la sociedad, sus hipocresías y falsedades, la caridad, la apariencia… reflexiona sobre todo ello y más de una forma absolutamente fascinante.

Y toda esta magnífica idea e historia sale muy bien parada gracias a un magnífico texto que expone a la perfección todas estas ideas y con la mayor calidad y entretenimiento.

En lo que respecta a esta producción, su minimalismo escénico resulta incluso apropiado para el estilo que contemplamos (aunque quizás el vestuario sería bastante mejorable, se ve muy cutre, y aunque hay personajes a los que les va, a otros no les va nada de nada), aunque siempre me gusta lo espectacular, parece que esta historia se merece lo íntimo, no demasiado exceso.

En cualquier caso, a toda la puesta en escena se le saca el máximo partido y está magníficamente aprovechada, todo lo cual, se debe en mucho a una muy buena dirección de la obra.

Por otro lado, su toque de género musical (hay alguna que otra canción) le aportan un toque fantasioso extra que realza aún más la historia y lo legendario de esta.

Sólo queda hablar de los actores, la protagonista, Raquel Ramos, no me ha entusiasmado, tal vez no era su papel, pero la cuestión es que sonaba muy falsa en sus personajes (y en un cuento de hadas no hay nada más peligroso… para evitarse la falsedad absoluta, y que el tema cale, hay que buscar la verosimilitud, ya que el naturalismo es imposible), algo que curiosamente, no perjudicó en gran cosa la gran calidad de la obra y de esta producción.

En lo que respecta al resto del reparto, forman un magnífico reparto coral en el que todos contribuyen excelentemente a conseguir un resultado triunfal para una obra que realmente se lo merece.

En definitiva: un autor imprescindible del teatro, una magnífica historia, una muy buena producción… ¡se puede decir que más que una recomendación es una obligación!; y es que al acabar la función, no sólo tendremos la sensación de haber visto una más que probable obra maestra, sino que además seguro que nos dará mucho sobre lo que reflexionar, pues la obra no se acaba al caer el telón.

Esta entrada fue publicada en Teatro. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El alma buena de Se-Chuan

  1. Pingback: Críticas express: Alceste / La casa de Bernarda Alba | Universo de A

  2. plared dijo:

    Pues mira esta si me atrae. En cuanto pueda me paso a verla , estaba pensando ir con mi hija mayor y me ha terminado de convencer tu critica…..Cuidate

  3. Me alegro, ¡ya me contarás! (aunque no te veía yo muy Brechtiano jajaja); ¡y date prisa que está a punto de terminar!.

  4. Pingback: Crítica express: El encuentro | Universo de A

  5. Pingback: Madre coraje | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s