Kathie y el hipopótamo

Reflexiones de vida

Sinopsis y ficha técnica

Kathie y el hipopótamo. Dirigida por Magüi Mira, se representará en las Naves del Español y contará con Ana Belén en el papel protagonista.

Kathie, una mujer de la alta sociedad limeña, contrata a un profesor universitario, Santiago Zavala, para que escriba un libro sobre el viaje que ella ha realizado por Asia y África. Una reflexión sobre el origen de los relatos y, al igual que en La Chunga, sobre la fantasía y la imaginación con la que creamos historias que no han ocurrido en la realidad. “Cuando escribí la pieza –escribió Vargas Llosa a propósito de su obra–, ni siquiera sabía qué tema profundo eran las relaciones entre la vida y la ficción, alquimia que me fascina porque lo entiendo menos cuanto más lo práctico.”

Kathie y el hipopótamo se estrenó en 1983 en Caracas,  dirigida por Emilio Alfaro y protagonizada por la actriz argentina Norma Aleandro al frente del reparto.

……………………………………………

Comentario previo

Ir a ver esta obra no es fácil, con razón se ha prorrogado, en más de una ocasión aparece el cartel de “no hay localidades”… a ello no ayuda el que esté en la sala 2 de las Naves del español, una sala bastante más pequeña que la 1… supongo que el éxito les ha resultado inesperado y que se han visto desfasados por la demanda. En cualquier caso, el lleno es lo más habitual, y como pronto empezaré a decir en la crítica, no es de extrañar….

Por otro lado, me he alegrado de haber visto algo del Marqués de Vargas Llosa que me haya gustado tanto, pues “La chunga” me decepcionó seriamente.

Crítica

A pesar de que en toda la cartelería y la publicidad se enfatice tanto a Ana Belén (que ya avanzo que nunca ha sido santo de mi devoción), lo cierto es que el reparto es bastante coral, con lo que la obra ya empieza de una forma curiosa.

Y es que realmente no se puede decir que tenga mucho argumento, y el que hay no está muy bien hilado… pero ello  no tiene mayor importancia, puesto que el argumento en este caso es lo de menos, de hecho, se ven muchas escenas que sólo son imaginadas, que nunca llegaron a pasar o que sólo expresan el deseo de un personaje o son una representación de la eterna pregunta “¿qué hubiera pasado si…?”.

Es decir, la obra es muy interesante no tanto por lo que cuenta (que no es mucho, por no decir nada) sino por las reflexiones con las que nos encontramos, reflexiones de vida de todo tipo, puesto que hay muchos personajes, cada uno con una existencia vital y unas vivencias distintas y diferentes formas e concebir el hecho de vivir y existir, lo que nos aporta formas diferentes de enfocar la vida y seguro que nos sentiremos identificados con alguna de ellas.

Hace bien poco, en la crítica de la película “La gran belleza”, comentaba una frase de esta misma obra, y el como se reflexionaba acerca que, después del todo, todo lo humano está condenado a ser tremendamente frívolo y vulgar, al fin y al cabo, si ni siquiera el mundo de la cultura, el más alto y puro, el lugar donde la mente se eleva a un estado superior, no se puede librar de la frivolidad y lo ordinario… ¿qué se libra?; la frase pronunciada por Kathie es increiblemente triste pero a la vez está llena de madura resignación, era algo así como “después de todo, de tanto anhelar formar parte del mundo de la cultura, al final me parece que es tan frívolo como todo lo demás”.

Y así tantas otras cosas dignas de ver y de reflexión: las infidelidades, los hijos, el amor… tantas cosas en la vida vistas por personajes distintos que nos aportan un enfoque totalmente curioso y apasionante.

Pero no nos confundamos en absoluto, la obra no es algo serio y exclusivamente reflexivo, una muy buena parte de su maestría está en que lo enfoca todo desde el punto de vista del humor, y es que “Kathie y el hipopótamo” es muy divertida, de hecho, es más bien una comedia con un fondo serio, se rie de la vida y reflexiona sobre ella con gracia, a la vez que dice las verdades.

Y aunque por supuesto está localizada (en Perú, aunque se puede distinguir por el lenguaje que es en hispanoamérica), lo que hace que nos demos cuenta de su calidad (las grandes obras siempre son intemporales y fácilmente ubicables en cualquier otro lugar) es que podría suceder en cualquier sitio y que los personajes podrían ser de cualquier nacionalidad.

Reflexionar largamente sobre todos los personajes (que son más que los actores, ya hablaremos de ello) sería absurdo, pero sólo decir que están muy bien escritos, al igual que el resto de la obra.

Y por supuesto, la obra trata temas de tanta madurez como lo que podría haber sido, el arrepentimiento… todas esas cosas que van quedando en el fondo de las vidas y sobre las que muchas veces reflexionamos y fantaseamos… y todo lo trata con brillantez.

En lo que se refiere a la puesta en escena, dentro de su minimalismo, resulta muy acertada y se le saca un gran juego y un gran partido, por lo cual, sólo se pueden decir alabanzas de la dirección y de la dirección artística que evoca perfectamente la idea de sofisticación que debe de rodear al personaje de Kathie. Precioso vestuario también.

En definitiva, una producción a recordar.

Sólo queda hablar de los actores, todos muy bien por igual, ninguno se amilana ante estrellas como Ana Belén y Ginés García Millán, consiguiendo una coralidad perfecta.

Ana Belén, por supuesto, canta (lo digo para los fans, hasta que punto viene a cuento, no sabría decir, porque la obra desde luego no es un musical, pero es como tener a Judy Garland en el reparto, hay que hacerla cantar -y que conste que no estoy comparando ambas voces, sería de risa-) y reconozco que a pesar de nunca haberme entusiasmado como actriz (no tiene expresión, son sus rasgos faciales; y su voz no está nada bien modulada…) ni siquiera como cantante (no me parece que tenga una gran voz, y en el directo de la obra lo demuestra, su voz no llena la sala para nada); me convenció totalmente y creo que hace muy bien sus distintos papeles, especialmente el de Kathie (aunque te da algo de risa ver a esa cincuentona haciendo el papel de una veinteañera en otro de los personajes…). Por cierto, en las fotos publicitarias le hicieron un photoshop intenso (el encargado debió de pasarse toda la noche retocando), cuando uno la ve directamente y ve todas esas arrugas y luego ve el poster….

El resto del reparto está, como ya digo, muy bien, aunque a Ginés García Millán se le notan especialmente las tablas.

En definitiva, esta obra es de lo más recomendable de la cartelera teatral madrileña de este momento (y si sale de gira, o se tiene oportunidad de verla, no se debe de perder), porque es tan profunda como divertida, y en definitiva, es muy entretenida y seguro que gustará.

kathie y el hipopotamo dentro1 ocio cultura teatro espectaculos madrid hoyenlacity

Esta entrada fue publicada en Teatro. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Kathie y el hipopótamo

  1. Pingback: Crítica express: La gran belleza | Universo de A

  2. Pingback: El loco de los balcones | Universo de A

  3. Pingback: Crítica express: Los cuentos de la peste | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s