Frozen, el Reino de hielo

Auténtica magia Disney

Sinopsis y ficha técnica

Título originalFrozenAño2013Duración108 min.País Estados UnidosDirectorChris Buck, Jennifer LeeGuiónJennifer Lee (Novela: Hans Christian Andersen)MúsicaChristophe BeckFotografíaAnimationRepartoAnimationProductoraWalt Disney Animation Studios / Walt Disney PicturesGéneroAnimación.          Fantástico.          Musical.          Aventuras.          Comedia.          Infantil |     Cuentos.     3-DWeb Oficialhttp://movies.disney.com/frozen/

Sinopsis: Cuando una profecía condena a un reino a vivir un invierno eterno, la joven Anna, el temerario montañero Kristoff y el reno Sven emprenden un viaje épico en busca de Elsa, hermana de Anna y Reina de las Nieves, para poner fin al gélido hechizo. Adaptación libre del cuento “La reina de las nieves”.

……………………………………………

Comentario previo

Antes de la película, como viene siendo maravillosa costumbre del estudio, y que recupera el estilo de los cortos que tanta fama y tanta importancia le dieron al estudio en sus comienzos; se proyecta un corto igualmente nostálgico con la troupe de Mickey Mouse como protagonistas. Sobra decir que merece mucho la pena, y que como la propia película que se proyecta a continuación, recupera la magia del viejo Disney; muy apropiado.

Crítica

Si ya con películas anteriores como “Encantada”, “Tiana y el sapo” (¡qué pena que no haya vuelto plenamente el cine de animación tradicional!, ¿por qué, por qué no se recupera definitivamente?) o “Enredados (Rapunzel)” empezábamos a atisbar ese deseo (por parte de la compañía, y para que vamos a dejar de decirlo, también por parte de todos los amantes del cine de animación) de recuperar el toque Disney, el de la magia, el de los grandes clásicos (principalmente el de los años 90, aunque podemos retroceder también a la época en que vivía el propio Walt, al fin y al cabo, las calificadas como “películas de princesas” fueron siempre las que le dieron mejores resultados… en cualquier caso, como dijo un crítico acerca de esta película, “si Walt Disney levantara la cabeza… estaría orgulloso”), y como hemos dicho, ha ido dando tropezones rebuscándola e intentándo conseguirlo (el reciente caso de “Brave” es muy elocuente en ese sentido), parece que al fin se asienta y que el castillo de Disney vuelve a brillar con toda su luz.

Y es que la magia Disney es algo sumamente esquivo y difícil de conseguir; como ya se dijo “Tiana y el sapo” contó nada más y nada menos que con los directores de “La sirenita” o “Aladdín”, y el resultado fue un tanto desigual; “Enredados” mejoraba, pero ni la banda sonora del gran Alan Menken (que había arrasado en los Oscar gracias a las películas de Disney y que cuando todo el mundo se preguntaba en Nueva York dónde se había ido Broadway, la gente respondía “a las películas de Disney”) conseguía conquistar del todo; “Brave” ya fue un desatino casi completo a nivel de magia Disney… con lo que es lógico que fuera con desconfianza a esta película y que no supiera muy bien lo que iba a ver.

En realidad, estuve a punto de no ir a verla, la publicidad no podía ser más penosa, con esas vulgares frases hechas de dobles sentidos malísimos, esa presentación de personajes tan vulgar y poco acertada… la película no se podía vender peor; sólo se ve que se vende otra película de animación más, probablemente muy poco interesante.

Las sinopsis que se leen, tampoco la benefician, la verdad es que el éxito de esta película desde luego no depende de su campaña publicitaria, porque como ya digo, es desmesuradamente mala, incluso contraproducente.

Y si no fuera porque empecé a leer críticas (por pura curiosidad, y porque me gusta Andersen y el cuento de “La Reina de las nieves”)… y estas eran desmesuradamente buenas, pero realmente muy buenas, entusiastas, ni siquiera de estas que en el fondo dicen que es visible, sino realmente emocionadas… por si fuera poco, empecé a descubrir que podía ser un musical (investigué a los compositores y no encontré gran cosa)… y ya se convirtió en un imprescindible con fecha fija de visionado.

¡Y fue absolutamente genial!, sé que es una frase muy manida pero, ¡Disney ha vuelto!.

En primer lugar hablaremos de la historia, por supuesto, cualquier parecido con el cuento de “La reina de las nieves” es pura casualidad (¿aunque desde cuando Disney hace adaptaciones fieles?, no, en Disney tienen un espíritu muy artístico que hace que hagan interpretaciones de las obras que les inspiran, cogen una idea y la reconvierten en algo nuevo); pero no te importa demasiado porque la historia es simplemente muy buena y está magníficamente guionizada.

Lo que más sorprende de ella es su profundidad y su introspección psicológica (que muchos no verán, pero ahí está la habilidad de Disney, en dar más de lo que pudiera parecer en un principio); así, por ejemplo, hay una auténtica reflexión sobre las personas frías (de carácter, en la película se crea una brillantísima metáfora a través de la hermana Elsa que tiene el poder mágico de crear hielo) y el como tras esa capa de apariencia gelida, distante e inaccesible (e incluso insensible) se esconde una tremenda vulnerabilidad, y un tremendo miedo al daño y a ser ellos mismos… la reflexión, como ya digo, es simplemente brillante y sublime.

Así pues, como ya digo, la historia es muy buena y con unos personajes asombrosamente complejos pero muy bien definidos (habrá algún que otro personaje que nos de una buena e insospechada sorpresa hacia el final); y muy bien llevada, de modo que la emoción es continua y el aburrimiento imposible, pues se nos lleva continuamente de forma magnífica por ese preciosísimo cuento de hadas del que estamos ansiosos de saber más continuamente; y en el que sorprende ver el como, aunque se ciñe a las reglas del género, también las rompe en determinados momentos de forma brillante para nunca estabilizarse ni resultar predecible; todo un ejemplo de maestría el guión, como ya digo.

Lo mismo se puede decir de las canciones, “Frozen, el reino del hielo” (el título “Frozen” es tan horrible, cursi y tan insoportablemente Pixar, no me extraña que las publicidades sean tan malas) es un auténtico musical con todas las de la ley y en la mejor tradición de Disney que poco o nada le tiene que envidiar a algunos de los mejores de la casa; las preciosísimas canciones (alguna que otra demasiado estilo pop, pero bueno, hagamos concesiones a la modernidad y los tiempos que corren) contribuyen brillantísimamente a dibujar (nunca mejor que dicho) a los personajes, el como son, que sienten y que entendamos de forma genial las situaciones (las dos primeras canciones “hazme un muñeco de nieve” o “Por primera vez en años” representan magníficamente, respectivamente, la relación de las hermanas y la segunda las distintas personalidades, aspiraciones y deseos de las dos hermanas). Así pues, nos encontramos con una banda sonora absolutamente brillante que hace gran juego con un buen guión, creando un auténtico musical precioso, perfecto e imprescindible.

Como único defecto señalar (aunque hay críticos que lo ven como una virtud), que el humor es demasiado pixar y en ocasiones me parece un tanto de mal gusto.

De la dirección sólo se pueden decir bondades, magníficamente llevada, la película es dinámica y emocionante en todos los sentidos de la palabra.

Sólo queda hablar de la bellísima y hermosísima animación, que aún no siendo del tipo tradicional (¡nunca dejaré de repetir lo mucho que se echa de menos!) consigue una belleza espectacular, algunas escenas tienen un encanto estético absoluto que hace que sean preciosas por si mismas, y es que esta película es simplemente agradable a la vista por si misma, es auténtico arte en movimiento y resplandece en toda su esplendidez.

Quizás ahí está la genialidad de “Frozen” que tantos y tan bellos artes (como sólo se pueden conjugar en el musical) se unan tan bien para crear una auténtica obra de arte.

Valoración final: probablemente estamos hablando de una auténtica obra maestra, desde luego, el tiempo dirá su última palabra, pero parece claro que esta película merece entrar en el panteón de los grandes clásicos de Disney.

Sea como sea, es un imprescindible absoluto de la cartelera, la película obligatoria y un magnífico musical. Absolutamente esencial e indispensable por sus múltiples e innumerables cualidades y calidades.

Esta entrada fue publicada en Películas. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Frozen, el Reino de hielo

  1. Pingback: Historia del cine musical | Universo de A

  2. Pingback: ¡Musicales y más musicales en la cartelera cinematográfica! | Universo de A

  3. Pingback: Los eventos de 2014 de primavera-verano en Madrid. | Universo de A

  4. Pingback: Cenicienta | Universo de A

  5. Pingback: Críticas exprés: Altamira / Las crónicas de Blancanieves: El cazador y la reina de hielo | Universo de A

  6. Pingback: Crítica express: Frank | Universo de A

  7. Pingback: Crítica exprés: Animales fantásticos y dónde encontrarlos | Universo de A

  8. Pingback: Críticas exprés: Vaiana / El ciudadano ilustre / 1898, los últimos de Filipinas | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s