Perdona bonita, pero lucas me quería a mí

Un nuevo musical netamente español para la cartelera teatral

Sinopsis

“Perdona bonita pero Lucas me quería a mí”, se estrena 1997 y se convierte en un éxito de taquilla del cine español y consagra a sus directores Félix Sabroso y Dunia Ayaso, que dirigirán posteriormente “El grito en el Cielo”, “Descongélate”, “Los años desnudos” y recientemente “La isla Interior”.

15 años después, su trama y sus personajes tienen la vigencia de las historias cotidianas. La fuerza de una comedia de acción, donde la crisis está presente y el valor añadido de un título recordado por los espectadores.

En 2011 Félix Sabroso y Dunia Ayaso realizan la adaptación teatral y me proponen producirlo y dirigirlo, tras leer el guión les propongo dar un paso mas y convertir el montaje teatral en un musical.

Este viaje del cine al teatro musical cobra sentido en la trama de la comedia cuando convertimos en números musicales todo el flahs-back de la película. A partir de ese concepto hemos desarrollado una estructura que reforzará el ritmo y la hilaridad de esta comedia que reinventamos para la escena.

Hasta que Lucas apareció en sus vidas, Dani, Carlos y Toni llevaban una existencia tranquila y sin grandes preocupaciones. Compartían casi todo: la casa, los quehaceres domésticos, sus tendencias homosexuales y las deudas.

Fueron estas las que les obligaron a alquilar uno de los dormitorios de su piso. Entonces apareció Lucas, con su pelo largo, su encantadora sonrisa, y su cuerpo musculoso para cambiar por completo la vida y el destino de sus enamorados caseros. Lucas aparece muerto pero…

¿quién lo ha matado?

Todos tenían razones para hacerlo, o tal vez ninguno.

…………………..

Debo decir que en este momento está fuera de la cartelera pero es probable que se reponga o que salga de gira, ya lo ha estado por las islas Canarias (dónde se estrenó, pues es el origen de los creadores; y de hecho, la mayor parte del reparto es el original), y en Madrid sólo ha estado el mes previsto en el teatro Infanta Isabel (un lugar que realmente merece la pena ver, un teatro precioso con mucha historia, muy antiguo y de época, muy recatado y diminuto, pero con gran encanto) lo cual llama la atención, teniendo en cuenta que si han hecho cierta publicidad. Digo que quizás se reponga, porque a lo mejor sólo estuvieron este mes para ver como funcionaba y saber si merecería la pena reponerlo al inicio de la temporada teatral.

Como curiosidad, también añadir que, actuaron (como movimiento publicitario, aunque también muy apropiado teniendo en cuenta la temática de la obra y las fiestas) en el escenario de la plaza del Rey con motivo de las fiestas del Mado.

Crítica

A finales de los 90 surgió una película que se puede calificar como una de las mejores del cine español, tanto dentro de su género como en el cine en general; uno de esos filmes de los que podemos estar orgullosos y que están perfectamente a la altura de los extranjeros; esta magnífica comedia se llamaba “Perdona bonita, pero Lucas me quería a mí”.

Su estilo recordaba un poco a Almodóvar pero sin la vulgaridad de este, y su ingenio era simplemente tremendo, además de su tremenda originalidad, que la convertía, como ya digo, en una de las mejores películas del cine español.

Muchos años después, sus mismos creadores deciden adaptarla a teatro, pero después de esa idea inicial, deciden dar un paso más y convertirla en un musical; magnífica idea pues es una película que parece prestarse bien a ello y que bien hecho podría ser una auténtica obra maestra.

Lamentablemente, el intento se queda en un regular en todos los apartados y la que podría ser una nueva obra maestra del musical español se queda en un pudo ser (y de hecho, si esta obra no se está llevando una de mis “críticas express” y le estoy dedicando una completa con su análisis completo, si le estoy dedicando ese tiempo, es exclusivamente por el apoyo que considero que hay que dar al musical español), que esperará una mejor oportunidad para convertirse en el musical que merece ser.

Empezaré diciendo que las comparaciones son odiosas, sin embargo en este caso necesarias, dado que no deja de tratarse de una adaptación de una película en la que han participado los mismos creadores, y por otra parte, hay muchas personas que han visto la película y la aprecian mucho.

El salto del cine al teatro se hace en mi opinión más mal que bien, quedando el resultado final en un simple aceptable, pero eso es claramente debido a la falta de presupuesto; no esperes grandes y espectaculares decorados o increíbles movimientos del escenario (es más, tenían problemas con una puerta muchas veces), el cambio de luces, el movimiento de muebles o el juego de sombras valdrán para reproducirlo todo en una misma habitación… auqnue hay que reconocer, que especialmente el juego de las sombras es muy ingenioso. Por otra parte, claramente destinado a reducir costes en el reparto, se eliminan personajes, algunos muy queridos de la película y principalísimos en su argumento con los que empiezas a pensar que la función va camino del desastre de la incoherencia, pero lo sorprendente es que a ese nivel está tan bien adaptado el nuevo libreto que incluso se consigue un final más sorprendente que el original.

Por lo demás, hay algunas actualizaciones del guión (apenas necesarias), pero por lo demás no lo mejora y en muchos aspectos no funciona tan bien en teatro como en cine.

Ello puede deberse a la dirección, que no parece conseguir sacarle todo el jugo al material y parece confiarse demasiado en sus bondades. En cualquier caso, se queda también en un aceptable pues no introduce nada extraordinario, simplemente cumple su función de forma regular.

De los decorados ya se ha hablado, se salen de la estética de la película, pero son una buena opción porque son mucho más coloridos y alegres, muy en el tono de la obra y de un musical.

En lo que respecta a las cosas más importantes en un musical, la música y la danza; la primera ya había leído antes de ir que no había orquesta y que las grabaciones de música dejaban mucho que desear y que parecían hechas con no sé qué programa; también me asustaba el hecho de que se fuera quizás a meter mucha canción no original en plan musical de recopilación (hay alguna, pero hay muchas canciones originales, por suerte). Una vez visto, mi opinión es que la música tampoco tiene la suficiente calidad, es aceptable, tiene algunos muy buenos momentos, pero son más la excepción que la regla (el momento en que se me quitó el miedo de haber en que me había metido fue precisamente cuando al comienzo, la casera dice cantando que los va a echar por el contestador… un magnífico momento de musical genialmente adaptado; o el pasodoble de la señora de la limpieza que tan bien la caracteriza… etc), no llega a emocionar, apenas conecta con la historia y en general, se puede decir que música y libreto van por caminos distintos, error fatal que jamás se debe cometer en un musical. Por si fuera poco, en general las canciones apenas aportan nada, no profundizan en los personajes ni hacen avanzar demasiado la historia, en definitiva, en general no funciona, se queda en un intento de algo que pudo ser una auténtica obra maestra y acaba siendo sólo regular.

Las coreografías son prácticamente inexistentes, y lo que hay es sumamente simple, no es para menos, dado que no se han cogido actores con voces apropiadas (luego hablaré de eso) mucho menos tuvieron en cuenta que tuvieran grandes capacidades para la danza.

En lo que refiere al reparto artístico, los actores, tienen exactamente el mismo problema que el resto de la obra en general, se enfrentan a la larga, inmensa sombra de la película original y su reparto en estado de gracia absoluta (aunque ello tampoco es excusa, se hicieron musicales de películas tan reconocidas y de calidad incuestionable como “Eva al desnudo” -“Applause”- o “El crepúsculo de los dioses” -Sunset boulevard- y las versiones musicales llegaron a mejorar ampliamente e incluso superar al original) y… son incapaces de superarles, y ni siquiera de igualarles. También es cierto que yo revisioné la película poco antes de ver la obra (para comprobar si mi muy buen recuerdo de ella se correspondía con la realidad), y quizás por eso me sorprendió menos.

Y es que seré sincero, una buena parte del reparto original de la película no son precisamente santos de mi devoción, pero hay que reconocerles a todos que están tan bien, tan magníficos, tan increíblemente sublimes en sus papeles, que son de esos casos de los que se dice que “nacieron para eso” (y lo mismo se puede decir del resto del reparto técnico de la película), allí todo es comedia, todo tiene una gracia inmensa y todo es rápido, tremendo e intrigante… en la obra no, los actores cumplen con sus papeles, te los crees por partes y desde luego no llegan a ser tan buenos (y algunos son incluso malos, la inspectora es realmente espantosa y está totalmente falta de vis cómica). Por su fuera poco, salvo alguna rara excepción, ninguno de ellos tiene una gran voz, sólo voces normales con las que pueden canturrear canciones muy ligeras (aunque en general la música que tienen tampoco les da para mayores divismos líricos) y en las que se nota que hacen eso: canturrear, pues no tienen la voz para un musical.

Quizás, y visto con perspectiva, la razón por la que tampoco la obra funciona como musical es por el gran desconocimiento del género que parecen tener los implicados en su creación, pues, aunque algunos lo crean, para hacer un musical no basta con coger una historia y meterle canciones con calzador… quizás también influyeron la falta de presupuesto y las prisas, puesto que es evidente que no se ha seguido un auténtico proceso para realizar una conversión apropiada y de calidad (el proceso para realizar un musical original ya es complicado y difícil de por sí -como bien se plasma en la serie televisiva “Smash”-, para cuanto más si haces una adaptación de una película tan conocida y reconocida).

En definitiva, la película “Perdona bonita, pero Lucas me quería a mí” tendrá que seguir esperando su oportunidad de convertirse en una obra maestra del musical que tanto merece y que algún día debería conseguir. De momento, lo que tenemos ante nosotros es un intento, una adaptación regular y aceptable que sin duda divertirá, complacerá y gustará a todo aquel que vaya a verla, pero que será una de esas tantas obras de arte con las que hacemos eso de “ver y olvidar”.

Esta entrada fue publicada en Teatro. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Perdona bonita, pero lucas me quería a mí

  1. plared dijo:

    Vi la película una tarde en la tele. Joer que cosa mas mala, ni gracia tenia. Unas locas pegando grititos y poco mas. En fin, parece que la obra de teatro sigue el mismo camino….No aprendes campeon

  2. ¿No te gustó la película?, bueno, es cierto que la comedia no es un género muy de tu gusto, y en este caso tenía un humor muy especial y bastante negro; y yo hay momentazos que no olvidaré nunca de la película que sí considero una gran película del cine español (y del cine en general).
    ¿La obra?, bueno podría haber sido mucho mejor.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s