Las fiestas de san Antonio de la Florida (o la verbena de san Antonio)

Todas las fotos y videos de las Fiestas de san Antonio de la Florida aquí

Y siguiendo mi calendario festivo-castizo (este año no me he perdido ni una celebración), tenía que llegar a las fiestas de san Antonio de la Florida, conocidas también sobradamente por su tradición y casticismo, como bien retrató goya (que está visto que tampoco se perdía ni una porque las retrató todas: que si el carnaval, el san Isidro, la Florida… etc).

Así, con la excusa de hacer pinturas para luego convertirlas en tapices para las habitaciones del Pardo de los Príncipes de Asturias (había que renovar la decoración que la de los Austrias estaba muy pasada); Goya da rienda suelta a su espíritu fiestero y se apunta a todas, para muestra, un botón:

En la ermita dejó además una pintada (¡que gamberradas juveniles!) dejando constancia de su paso por allí:

Y no debía de haber nadie vigilando aquel día la ermita, porque el hombre se puso a graffitear, y no paró hasta dejarlo de esta guisa, ¡vamos, que quedó hecho un cuadro! (o un Cristo, literalmente):

Hoy día, viendo como ha dejado la ermita Goya, ese delincuente juvenil con patente de corso regia y que por encima han tenido el descaro de enterrar ahí (decapitado eso sí, la cabeza está desaparecida), las celebraciones se han trasladado a la ermita de enfrente que está mucho más limpita y mejor vigilada (por supuesto es todo broma, a Goya le encargaron las pinturas, durante siglos se celebró el culto en esa ermita hasta el siglo XX, momento en que pasó a ser protegida como patrimonio, de modo que el culto -que se sigue llevando a cabo, y estas fiestas demuestran que realmente hay devoción por san Antonio de Padua- se trasladó a otra ermita, replica perfecta -pero sin frescos- de la anterior y que está justo a su izquierda. La ermita pintada por Goya abre diariamente es gratuíta y es como un pequeño museo).

Pero dejando de lado las bromas y continuando con las referencias culturales de esta verbena; no se puede dejar de lado la zarzuela, género español y madrileño por excelencia, en una de las grandes “Luisa Fernanda”, en su conocida mazurca de las sombrillas (¿a alguien le está recordando el cuadro de “El parasol” de Goya? síiii), se dice lo siguiente:

“A San Antonio
como es un santo casamentero
pidiendo matrimonio
le agobian tanto
que yo no quiero
pedirle al santo
más que un amor sincero

Yo señorita
que soy soltero
y enamorado
la veo tan bonita
y soy sincero:
estoy pasmado
de que un soltero
no lleve usted a su lado

Ay que zaragatero es usted!

Yo soy un caballero español.

Yo no soy extrajera…

Abra usted el quitasol
para que no se muera de celos
el Sol

A la sombra de una sombrilla
de encaje y seda
con voz muy queda
canta el amor

A la sombra de una sombrilla
son ideales
los madrigales
a media voz”

También el género teatral de la revista, en este caso “Las leandras” hizo gala de la popularidad de estas fiestas, cuando cantaron:

Llévame a la verbena de San Antonio,
que por ser la primera no hay que faltar…
Juntos, que parezcamos un matrimonio,
no haga el demonio
que una chulapa me amargue el día de San Antonio,
porque le guste coquetear.
¡Arza pa la verbena de San Antonio,
que tóos los bailes quiero contigo echar!
Llévame del bracero, chulapo mío,
pues yendo suelto yo no me fío
si entre el gentío
te perderás.
¡Arrímate!
Voy bien así.¡Más apretao me gusta a mí!.

Ahora bien, ¿queda algo de tan gran evento?, ¿sigue hoy en día algo de esa gran fiesta popular? he de decir que en parte; al igual que en el caso de las fiestas de san Cayetano y san Lorenzo, son unas fiestas profundamente barrieras, es como una isla en medio de una ciudad, como si fuera un pueblo que celebra sus fiestas aún estando en pleno centro de Madrid, lo cual tiene cosas buenas y malas; lo malo es que como evento no da mucho de sí y aleja público pues es muy poca cosa (misas, orquestas, y los grupos tradicionales de siempre haciendo sus actuaciones y unos fuegos finales bastante cutres); pero precisamente, gracias a eso, lo bueno que tiene es que siguen conservando un gran sentido de lo popular, no son fiestas grandilocuentes y espectaculares, cierto, pero tienen el encanto de lo íntimo, de lo familiar del no ser un espectáculo de masas sino de ser algo más recatado.

Por otro lado, el hecho de que conservan su casticismo es innegable, como de costumbre, los madrileños no pierden la oportunidad de vestirse de chulapos y chulapas e incluso de majos y malas y lucir sus mejores galas con verdadero, auténtico y legítimo orgullo, dándole siempre a estas fiestas un toque especial.

Además, al contrario que en las de la Paloma (obviamente la configuración y evolución de los barrios a lo largo de la historia ha tenido mucho que ver), aparentemente se ven muchos madrileños y españoles de pura casta y menos público emigrante (lo que, como ya defendía en el artículo de las de la Paloma, no deja de ser una realidad sesgada, porque ahora ellos también forman parte de lo popular, son también un reflejo de nuestra sociedad).

En cualquier caso, se nota que no hay gran presupuesto para hacerlas, y que se hace lo que bien puede con los recursos que hay… pero lo importante es que no se pierda el espíritu, y la verdad, es sorprendente como cosas tan simples como qué que la ermita y el parque de la bombilla (por lo visto, popularmente conocido como “la bombi”) se vean invadidos por barracas, luces, puestos de venta de comida, todo ello con músicas a toda voz, que haya orquestas y cosas así, altera la rutina y la monotonía haciendo unos pocos días especiales… pero en eso consisten unas fiestas, ¿no?.

Entonces, ¿qué es destacable de esta verbena y que no se puede perder?:

Sin duda, las maravillosas tradiciones que acompañan a las festividades (como todo esto es tradición oral, hay muchas variaciones acerca de como hacer las cosas, yo en ese día supe varias, quien sepa más, que no dude en comentarlas), a saber:

-Los alfileres de las modistillas (ahora de todo quisque): a finales del XIX y principios del XX (y se dice que durante mucho tiempo a las modistillas les daban el día libre para esto) unas modistillas iban a la pila de san Antonio, donde tiraban trece alfileres, a continuación metían la mano, y los que se quedaran pegados a ella, serían los novios que les saldrían.

Hoy día va hasta Telemadrid a grabarlo (sólo cuando meten la mano las jóvenes, claro), hay señoritas muy dispuestas a venderte los alfileres (y casi desesperadas por ello), y la pila del agua bendita se saca rápidamente de la ermita y se ata con candados y cadenas a una farola para evitar el, por otra parte inevitable teniendo en cuenta el pequeño tamaño del templo, tremendo colapso que se produce en la ermita, para cuanto más si la gente se pone a hacer cola también en la pila.

Sinceramente, hay alfileres de sobra en la pila sin necesidad de comprarlos, pero a lo mejor te miran mal si no haces una contribución (recomiendo por cierto, si se quiere ponerse tradicional, pasar por la plaza del marqués de Pontejos – justo detrás de la Real casa de Correos, actual edificio de la comunidad de Madrid en la Puerta del Sol- dónde hay mercerías centenarias, ¡pues quien sabe, puede que las modistillas que iniciaron la tradición compraran precisamente allí sus alfileres! -eso sí, mucho cuidado con las colas que son espectaculares incluso a primeras horas de la mañana-).

Según se me ha dicho también, una vez que saques la mano con los alfileres, debes prenderlos en la ropa, y esperar a que se te caigan, cuanto antes lo hagan, antes apareceran las potenciales parejas.

También oí la versión de meter hasta tres veces la mano en vez de una sola.

-El pan del santo: para eso sí que hay colas, como si la gente no tuviera pan en casa; y por supuesto hay que dar la voluntad, en este mundo parece que nada es gratis (eso sí, hay que reconocer que el esfuerzo económico que debe hacer la parroquia o quien sea, para dar constantemente panes durante todo un día entero, es espectacular).

Según la tradición, quien conserve este pan hasta el año siguiente, durante el tiempo que eso suceda, no faltará dinero o pan en la casa (que para el caso viene a ser lo mismo). Hay gente que mete un euro y todo dentro del pan.

Como te dan dos, puedes comerte uno y guardar el otro, que con lo que dura la cola te entra el hambre.

-El beso a la reliquia de san Antonio: ¡que desgracia ser santo!, ¡siempre destinados a ser despedazados para que un pedazo de tu cuerpo pueda ser venerado!. En este caso la parte anatómica que conserva esta iglesia es su quijada. El beso correspondiente no se puede hacer durante todo el día sino en horario reducido de mañana, así que hay que estar pendiente.

Una curiosidad, a san Antonio de Padua se le llama así, pero en realidad era Portugués, aunque claro, cuando te construyen un santuario tan bonito en Padua….

Por lo demás, las fiestas cuentan con todo lo típico:

-Celebraciones religiosas: misa mayor a cargo del arzobispo de Madrid Rouco Varela que tampoco se pierde una… buena misa. El esplendor del ritual católico no da mucho de sí en tan diminuto lugar, y mucho menos estando superpoblado (y eso que le quitan los bancos para que quepa más gente).

Después por supuesto la procesión que no da mucho de sí porque sólo hay dos imágenes y nada más.

-Fiestas laicas: pregón en este año 2013 dado a cargo del presidente de la federación de grupos tradicionales madrileños, varios de los cuales actuaron el último día (lo típico, danzas goyescas y zarzuela), el hombre no tenía el don de la oratoria.

Unas cuantas orquestas del municipio que evidentemente no salieron muy caras, unas las más típicas, para echar unos bailes, y las otras más alternativas dejándonos claro que seguimos estando en una ciudad. Las actuaciones de magia fueron el toque original (aunque Juanjo Barón era realmente malo).

Y todo finalizó con las actuaciones de los tradicionales madrileños, lo que fue un broche de oro que siempre tiene su encanto además de unos cutres y mal organizados fuegos artificiales que apenas se veían porque estaban al otro lado de las vías de un tren de Renfe (¿a quien se le ocurrió?).

Por supuesto, ambiente de fiesta total, y más con pradera cerca, muy propicio al botellón, pero también al picnic familiar (dependiendo de la hora); en ciertos aspectos recuerda a la pradera de san Isidro.

En definitiva, las fiestas de san Antonio de la Florida siguen conservando su caracter tradicional, castizo y encanto madrileño y por si fuera poco, se ubican en un entorno realmente único; por lo que, a pesar de que no dejan de ser muy modestas, me parece que son también muy interesantes de ver y de vivir al menos una vez en la vida… y quien sabe quizá además san Antonio nos conceda nuestros deseos.

Todas las fotos y videos de las fiestas de san Antonio de la Florida aquí.

Esta entrada fue publicada en Turismo. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Las fiestas de san Antonio de la Florida (o la verbena de san Antonio)

  1. Pingback: Los eventos de verano en Madrid 2013 | Universo de A

  2. plared dijo:

    No he ido este año, mi hija si fue y me comento que pobres de solemnidad, vamos que fueron chapuceras acordes con estos tiempos. Aunque claro, tiene 20 años, por lo que su opinion no es muy de fiar.

    Curioso todo lo que cuentas, si te soy sincero esas tradiciones, me sonaban, pero la mayoría me quedaba en eso. Digamos que ahora se algo mas. Cuidate

  3. No te voy a mentir, tu hija tiene toda la razón del mundo, lo básico y para (como tú dices, acorde con estos tiempos). Pero ello no le quita encanto en absoluto a las tradiciones que se mantienen.
    Y ahora… ¡podrás volver a las fiestas de san Antonio y cumplir con todas las tradiciones!.
    A todo esto, ¿cuantos alfileres se le quedaron en la mano a tu hija?, vas a tener que estar pendiente jajajaja.

  4. Pingback: ¡Renovación y lavado de cara total en las fotografías turísticas!… y por supuesto, múltiples añadidos | Universo de A

  5. Pingback: La temporada de eventos de primavera-verano de 2016 en Madrid | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s