La temporada de exposiciones 2013 de primavera-verano en Madrid

File:Sebastiano Ricci 002.jpg

El ocio según Universo de A:

-La temporada de exposiciones 2013 de primavera-verano en Madrid.

-Los eventos de primavera en Madrid 2013.

-Los eventos de verano 2013 en Madrid.

-Temporada televisiva de primavera del 2013.

-Temporada televisiva de verano de 2013.

………………………………………….

El verano se acerca (aunque nadie lo diría, viendo como se está poniendo el tiempo); así que los grandes lugares de exposición se preparan para poner la oferta que durará durante largos meses (aunque no olvidemos que muchas de las exposiciones anteriores aún se mantienen hasta bien avanzado abril, mayo o incluso junio) en general hasta septiembre, puesto que en octubre comienza de nuevo la temporada; y aunque si bien es cierto que algunos sitios podrán cosas de relleno, otros son muy conscientes del poder de Madrid como atractivo turístico, y saben que el verano puede ser la época ideal para dejar fascinada a la más gente posible. En fin, estos meses que vienen podemos ir a:

Museo Reina Sofía

Además de las nuevas, hay otras que se mantienen.

-Dalí, todas las sugestiones poéticas y todas las posibilidades plásticas: todo el mundo sabía que esta sería no una exposición, sino “la” exposición o como mínimo una de las exposiciones cumbre de la temporada. Por eso sorprende que no la hicieran en otoño, que es cuando suelen aparecer los platos fuertes (al principio de temporada, y hubo muchos: pensemos en los impresionistas, Cartier, los Alba… etc), quizás haya sido precisamente para no tener que competir y poder destacar por si misma sin ser una más (algo totalmente antiDaliniano); y la verdad, no sé que tendrán reservado o pensado el resto de las habituales salas de exposición, pero mucho me temo que ninguna (o lo tendrá muy pero que muy difícil) podrá competir con el Reina Sofía, a pesar de que aún es pronto para decirlo, se hace muy difícil dudar de que esta exposición dejará de ser la imprescindibilísima, la exposición por antonomasia en los próximos meses y hasta su su final; no hay duda, el divino Dalí ha vuelto, y como él mismo decía, es inmortal.

Y es que ya se atisbaba claramente, con la publicidad que se le daba, apareciendo cada dos por tres en la televisión, que además las colas iban a ser tremendas (como nunca se han visto en este museo, o dan la vuelta a la plaza o llegan a la ronda de Atocha). Por otra parte no es de extrañar, sólo hay una cola y no hay diferenciación entre los que van a ver la exposición temporal de la permanente, con lo cual se junta y uniforma todo el mundo: turistas extranjeros, nacionales, madrileños, curiosos, personas que no han pisado una exposición en su vida pero el nombre de Dalí les suena, unos pocos que realmente les interesa el arte… etc; vamos que es un poco caótico. Una vez en el interior, también se descubrirá que es la exposición en la que más gente se ha visto en mucho tiempo (quien vaya frecuentemente a ese museo se dará cuenta sin problema).

Como defectos de la exposición citar que no se pueden hacer fotos (¡que vergüenza!, en un museo en el que ese problema se había eliminado… a la hora de la verdad, sólo se puede hacer fotos a lo que no tiene un copyright tan valioso -si no recuerdo mal, al Guernica tampoco se lo puede fotografíar-); y los siempre espantosos montajes de nuestro museo de arte contemporáneo por excelencia: uniformes, aburridos, nulamente originales y aún así extremadamente caóticos y desconcertantes; además de que las obras quedan en medio de grandes espacios, de modo que da la impresión de que estos las devoran. También se podría decir que quizás la exposición es demasiado general y no profundiza todo lo que debería a nivel de información, pues, aunque sales sabiendo más del genial artista, no es por lo que has leído, sino por lo que has visto o deducido

Ahora bien, sacando esto la exposición es una auténtica maravilla, algo completamente sublime, que realmente merece el título de imprescindible que muy merecidamente ganará a lo largo de estes meses y todo lo que se ha hablado de ella.

Lo más sorprendente es todo lo mucho que abarca, y el como a través de múltiples obras y objetos se nos permite conocer mejor al genio de Dalí y quedarnos totalmente fascinados con él como si aún estuviese vivo; y es que su intensísima mirada vuelve a revivir, y quedas completamente fascinado por un genio que fue capaz de crear su propio mundo de y hacer que todo el mundo se dejase llevar por él, lo aceptase e incluso lo admirase (como otras grandísimas figuras de la historia tales como Oscar Wilde, Walt Disney, Luís XIV…)… su extravagancia y su excentricidad se convirtieron en sus mejores armas y lograron que él dejase de ser un artista, para, como él mismo decía, convertirse a si mismo en arte, y es que eso era lo que era el propio Dalí, arte en esencia, si no hubiese pintado un sólo cuadro seguiría siendo arte y un artista… pero lo cierto es que Dalí pintó… y esculpió, e hizo películas… etc, era un artista integral, como uno de aquellos que tanto él admiraba del renacimiento, y esta exposición nos lo descubre.

Y aunque sea reconocido que quien mucho abarca poco aprieta, lo cierto es que esta exposición tiene en su mucho abarque su mayor virtud (aunque como ya digo, poco se aprieta a nivel informativo: te gustaría saber más de su vida, de su relación con otros artistas especialmente del surrealismo, su relación con Gala… etc), vemos todas las facetas del artista, en todas las muchas cosas que participó y algunos rasgos de su vida; todo ello a partir de las magníficas cosas brillantísimamemte elegidas que se exponen (que son de lejos lo mejor de la exposición): por supuesto, muchas de sus mejores y más conocidas obras pictóricas (muchas de ellas venidas de otros países); cartas y textos (puede que sorprenda saber lo buen escritor que era Dalí y que él se consideraba mejor en eso que en la pintura); algunas de sus obras menos conocidas (esculturas, experimentos…) y sobre todo, los videos, perfectamente seleccionados, relevantísimos, y que capturan la atención del público como pocas veces antes y que constituyen otra de sus grandes obras maestras.

En definitiva, esta es LA exposición de Dalí (al que muy merecidamente, el Rey D. Juan Carlos I hizo marqués de Dalí de Púbol), un imprescindible en cualquier agenda cultural que se precie, y no hay duda, cuando se termina de ver (y ya digo que yo batí mi record de permanencia en la exposición de lo fascinado que estaba, horas y horas allí, me olvidé hasta de comer), se sale también convencido de su absoluta, brillante e incomparable genialidad; si es que, a pesar de todo, hay gente que nace para ser extraordinaria pase lo que pase, suceda lo que suceda, y está claro que Salvador Dalí fue una de esas personas.

-Azucena Vieites, Tableau vivant: quizás sea porque después de ver la fascinante exposición anterior, pues difícilmente puede fascinarte otro artista, pero mucho me temo que eso sería una excusa barata.

Este es un caso de “arte” contemporáneo que suena a auténtica tomadura de pelo y a probar el aguante del público, la culminación de ello son unos dibujos de la artista pintados por niños en un taller del museo… en serio, ¿alguien de verdad es capaz de tragarse esto y pretende llamarlo arte?, venga por favor….

-Palacio de Cristal:

-Memorias imaginadas: tontería monumental que sin embargo ofrece la oportunidad de ver el edificio mejor porque no es demasiado aparatosa. Las razones artísticas que ofrece en el folleto no me convencen en absoluto.

-Palacio de Velázquez:

-Cildo Meirelles: apasionantísima exposición de todo un artista a tener en cuenta. Sus obras son bruscas, directas, impactantes y realmente provocan reflexiones.

Casa árabe

-Assen Al Bacha, Desde adentro, esculturas de dolor y rebeldía: interesantísima exposición con unas esculturas simplemente fascinantes por las que uno queda realmente cautivado y se deja llevar por este arte. Muy recomendable.

Museo naval

Una vergüenza lo de este museo, mucho decir que es gratis, pero luego “aportación voluntaria”, que se hace casi bajo coacción en la puerta y de la que nadie se escapa, pues hay una persona específicamente dedicada a asegurarse de que la gente sea “voluntariosa” en su “aportación”. En definitiva, una de las más viles trampas que se han visto jamás, es casi preferible que pongan precios claros a esto.

-Barcos para soñar: nada del otro mundo, unos cuantos juguetes que tampoco es que te dejen pasmado. Bien montada pero escasa a todos los niveles, de piezas y de información.

—————————-

Museo del Prado

Además de las nuevas, hay otras que se mantienen.

-La belleza encerrada: el Prado ha conseguido montar una exposición que se convierte en una vergüenza nacional, muy especialmente porque los turistas (especialmente extranjeros) alucinan en colores mientras murmuran “en España tenía que pasar”.

Y es que no es normal que, si esta exposición supuestamente ha llevado cinco años organizarla y sólo se hace con fondos del Prado (algunos de los cuales estaban en almacen así que no hay que montar el típico y habitual desbarajuste en las salas permanentes), haya semejante caos: pinturas que no están, otras que cambian de sala, toda la información que se ve reducida a un folleto que no concuerda con lo que se ve en la exposición… etc. Lo único que se salva es el montaje estético, que por una vez en este museo es original (lo de los ventanucos hacia otras salas es simplemente fascinante).

Por lo demás, la exposición es simplemente un desastre insalvable e injustificable a nivel organizativo, cuyo título más apropiado sería “la belleza escondida o… ¡suerte y a ver si la encuentras!”.

Las obras elegidas para formar parte de la exposición están bien escogidas y son interesantes (aunque algunas forman parte de la permanente, así, tienes la oportunidad de observarlas con más detenimiento).

-Dos biombos japoneses de la escuela de Rimpa: con motivo del año dual España-Japón (que seguro dará que hablar a nivel de vida cultural), llegan dos biombos que estarán aquí menos de un mes. Son bonitos de ver y lo que es más interesante, no hay muchas oportunidades para ver este tipo de arte.

——————————–

-Estampas japonesas en el Museo del Prado: siguiendo una extraña tradición que parecen seguir últimamente que es la de tirar de fondos (¡con la de exposiciones grandilocuentes que ha habido estos últimos años!), el Prado saca a pasear sus colecciones de arte oriental (algo que por otra parte está muy bien, puesto que siempre es mejor que todos podamos acceder a esas obras que normalmente no vemos en las exposiciones, siempre he pensado que el Prado tiene un edificio demasiado pequeño para lo que es), en este caso sus estampas japonesas. En general, no es que te encuentres con nada extraordinario o del otro mundo, pero merece la pena de ver por las pocas oportunidades que hay de encontrarse con algo así.

-Mengs & Azara: parece que el Prado se pone sentimental en verano… probablemente muchos recuerden la magnífica y emotiva exposición de hace unos años sobre la amistad Murillo y Neve y su repercusión en el arte… pues bien, esta de ahora intenta ir por el mismo camino pero fracasa.

Desde luego no ayuda la pobreza del montaje (que encima es hecho en un ala apartada del edificio Villanueva -para eso tanta obra para hacer el edificio nuevo y tanta propaganda-, escondido en medio de la exposición permanente; aunque es un alivio que señalaran entre las esculturas de todo el museo -sí, hay que buscar parte de la exposición por el museo- cuales pertenecían a la colección Azara), y ninguna de las obras expuestas fascina en exceso, está además un tanto desordenada… en definitiva, todo se ve como lo que es, una excusa para mostrar la obra nueva que se acaba de comprar (aunque uno no deja de pensar si en estos tiempos eses gastos son justificables).

-La Virgen de la leche: bonito cuadro puesto en depósito por el ayuntamiento de Madrid y que merece la pena ver… pero no va a ser fácil, el Prado parece haber hecho últimamente del caos y de la desorganización su lema: ni la más mínima señalización y absolutamente escondida en medio de la colección permanente… si no preguntas (y no todos lo saben) ni siquiera sabrías que está allí (y más siendo una pintura tan discreta).

Sorprende el que ni siquiera se hayan molestado en poner alguna cartela especial o algo que haga ver que es una obra nueva dentro de la colección… cualquiera lo entiende.

Centrocentro

Además de las nuevas, hay otras que se mantienen.

Finalmente, parece que podemos decir sin ningún tipo de reparo que este lugar no se convertirá en una de las salas de exposición de referencia de Madrid; sus exposiciones más interesantes siempre son bajo pago (una auténtica vergüenza), la mayoría no varían durante el año, y su interés es cuanto menos cuestionable.

-El arte del presente, colección Helga de Alvear: DE PAGO (excepto los martes por la mañana). Al menos en esta, al contrario que en la de los Alba, tienen un horario gratuíto y hay alguna forma de escapar al pago casi inevitable, aunque naturalmente, el horario está perfectamente pensado para que te sea casi imposible ir… con razón no había casi nadie y la mayoría de los que estaban eran turistas que pasaban por casualidad por allí.

Por lo demás, la exposición hay que reconocer que es muy interesante por ver la selección artística que realizó esta galerista para sí misma (aunque habría que ver si realmente tiene alguna de estas obras en su casa y permanentemente a la vista, ya sea por estética o por el gasto de luz continuo o por no resultar muy prácticas a otros niveles…); y provoca muchas reflexiones interesantes (o al menos a mí sí), acerca del verdadero significado y valor moral y económico del arte, de su evolución o el de como forma parte de nuestras vidas.

En cualquier caso, como ya digo, es una exposición muy completa de la que disfrutarán todos aquellos a los que ya la del Ducado de Alba les interesara aunque sólo fuera para colarse durante un minuto en las propiedades artísticas ajenas y poder cotillear lo que tienen otros, y lo fascinante que resulta el que algo que es una propiedad privada e individual, por un tiempo lo sea de todos los que pasan por allí.

La casa encendida

-Inéditos: en realidad no es una exposición, sino tres en una, todas por artistas jóvenes y con jóvenes comisarios (últimamente eso parece estar de moda, debe de ser para poder pagarles menos). Como no, siendo la Casa encendida vas por la emoción y la polémica y a ver que te presentan, y en este caso la exposición más interesantes de las tres es la titulada “Vergüenza” que reflexiona sobre esta emoción y todas sus vertientes, algo realmente apasionante; el resto son demagógicas y bastante poco interesantes.

-Pictoplasma, white noise: interesante reflexión acerca de esos seres que son los personajes de dibujos (tema sobre el que el Museo ABC reflexionó muy brevemente en una exposición de hace un tiempo) y como forman parte de nuestra vida, no hay duda de que la temática es cuanto menos interesante.

-Estereotipas, igualdad ilustrada: atractiva exposición acerca de la igualdad de género (sin demagogias ni pensamientos preconcebidos) basada en los pensamientos de niños de hoy día y que nos hará reflexionar sobre si realmente existe una verdadera igualdad entre hombre y mujer y como ven el tema e influye en su educación las personas que son el futuro.

Museo ICO

-Ruinas modernas: las ruinas siempre son algo atrayente y fascinante, especialmente para los espíritus románticos… pero cuando nos quedan cerca, cuando son algo que forma parte de nuestra realidad, ese espíritu encantadoramente melancólico que provocan se desvanece y lo sustituye otras sensaciones menos agradables.

Y es que no resulta fácil ver como la crisis ha acabado con una calidad de vida y como los proyectos del futuro desaparecen, el ver como una sociedad opulenta pasa a ser decadente es sin duda la seductora temática de esta exposición que provocará todo tipo de escalofríos.

——————————-

-Spain mon amour: interesante únicamente por haber estado en la biennale de arquitectura de Venecia (sí, hay más a parte del cine, y todas son a la vez); se presentan los grandes proyectos arquitectónicos de los últimos años; hay alguna que otra cosa interesante.

Hay estudiantes de arquitectura disfrazados, pero no te prestan demasiada atención.

—————————

-Manolo Laguillo: formando parte también de PhotoEspaña, sus ideas son más interesantes que sus resultados finales que se quedan en meras fotos que en mi opinión no tienen en absoluto una calidad técnica o artística deslumbrante. Pero como ya digo, la idea de los lugares malos de la ciudad a la vista y a la vez escondidos de todos, no deja de ser fascinante.

Roca Madrid gallery

No sé como será en Barcelona, pero es evidente que aquí (o al menos eso parece) no conseguirán convertirse en un centro de cultura de referencia, quedándose simplemente en una tienda con pretensiones, pero nada más, como demuestra su última exposición.

-Mujeres de agua: típica exposición solidaria acerca de la problemática del agua en muchas zonas de África y la difícil vida de las mujeres de allí. Todo muy orientado al sentimentalismo, la concienciación y la culpabilidad de ese modo y por supuesto la autopropaganda de lo que hace la fundación Roca por el mundo.

Algunas fotografías tienen cierta calidad, pero desde luego no merece la pena desplazarse a propósito allí para verla, sólo si queda de paso.

El folleto es una maravilla, pero teniendo en cuenta la temática de la exposición no deja de resultar cuanto menos irónico.

Fundación Mapfre

Sala de recoletos

-Giacometti, terrenos de juego: será porque es verano y tenían que rellenar con algo, pues apenas encuentro interés o fascinación en la nueva propuesta de una fundación que siempre tiende a programar cosas muy interesantes. Esperemos que no nos encontremos ante un mal cambio de rumbo después de tanto tiempo de exposiciones impecables. Con el comienzo de la temporada lo sabremos.

Sala de Azka

-Emmet Gowin: las últimas fotografías son las más interesantes. Hay que reconocer que en general tienen algo, pero tampoco es que quedes deslumbrado.

Real casa de correos

Este edificio donde está situada la presidencia de la comunidad de Madrid (y por cierto, ¿no resulta curioso que precisamente correos siempre haya sido la institución que haya tenido algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad, este, el palacio de telecomunicaciones…), a pesar de no ser una sala de exposiciones fija, en más de una ocasión abre las puertas a su patio (especialmente en navidad por el belén) para exposiciones que se anuncian a lo grande desde el balcón que da a la Puerta del Sol (además de los compromisos electorales cumplidos). Ahora tenemos:

-VI Premio de fotografía periodística de la comunidad de Madrid: aunque es un premio totalmente institucional, muchas de las fotos impactan por su dureza y su magnífica captación de la realidad, otras son más dulces (me encantó especialmente una en la que unas chicas de chulapas están montadas en una atracción de feria… se titulaba “San Isidro”), y en general la mayoría son geniales y entiendes que hayan ganado.

Aunque ya terminada, está claro que se vuelve a hacer cada año con las nuevas incorporaciones.

——————————-

Expometro

-A nuestro aire: pintura de aficcionados y en el medio alguna que otra obra con un mínimo de calidad… parece que no se puede esperar otra cosa de Expometro. Al final, irónicamente, parece que esa sala está destinada (y condenada) a ser solamente lo que es, un lugar donde pasar la espera entre tren y tren.

———————

Fundación telefónica

-Shirin Neshat: magnífica exposición en la que se combinan fotos (forma parte de PhotoEspaña) y videos.

Aunque un tanto localista a nivel cultural, lo que expresa es internacional y posee grandes y poderosos simbolismos.

Sala Alcalá 31

-Atmos: interesantísima aunque corta de tiempo exposición que se enmarca también dentro del festival de PhotoEspaña.

Las obras y las reflexionas que suscitan son simplemente fascinantes a pesar de su aparente simplicidad en algunos casos, y desde luego poseen una belleza especial y singular. Absolutamente recomendable.

Biblioteca nacional

-Libros sorprendentes: y la biblioteca nacional sigue con su costumbre de sacar sus fondos más soprendentes (no pudiendo acceder a ellos de una forma más normal… algo es algo) a la sala de las musas y deleitarnos con ellos; en esta ocasión unos libros pequeños pero muy artísticos.

-La biblioca: divertidísimo regalo de unos ilustradores a la BNE con motivo de su 300 aniversario que tanto se celebró el año pasado (recordademos temporadas expositivas como esta o esta). Parece que no será algo temporal sino que se quedará como parte permanente del museo… ¡y yo me alegro mucho!, ¡bien por esta divertida iniciativa que es el perfecto final para el recorrido del museo!.

¿En que consiste exactamente?, bueno, pues es un juego de la oca que cuenta la historia de la biblioteca nacional, sus logros y tribulaciones, de lo más instructivo y divertido, básicamente porque hay dispuestas unas fichas y unos dados para poder jugar a este juego de la oca a tamaño grande (no digo gigante porque hubiera podido serlo mucho más, y por tanto más espectacular).

Sala de arte joven

-Hacer en lo cotidiano: una vez más esta sala es un imprescindible dentro del tour cultural de Madrid, y nos da esperanzas de futuro en nuestros artistas (especialmente, al parecer, los de Madrid).

Desde luego, hay unas obras de más calidad que otras, pero merece mucho la pena la visita.

Loewe gallery

Una vez más, Loewe se une como parte de PhotoEspaña; pero desgraciadamente, esta vez no con su tienda de Gran Vía, sino con una de las de la calle Serrano; y aunque si bien siempre resulta divertido y entretenido ver estas tiendas de lujo, lo cierto es que no hay marco comparable a la de la tienda inaugural.

Como de costumbre sus exposiciones son el parangón del buen gusto, del estilo… y de la falta de riesgo (y como dijo Picasso, “no hay peor enemigo para el arte que el buen gusto”)

-Mark Shaw, The Kennedys: preciosas fotografías sobre la familia presidencial; resulta fascinante verles como la familia perfecta y con esperanzas de futuro cuando eran cualquier cosa menos eso, lo cual provoca muchas y muy interesantes reflexiones acerca de temas como la apariencia, la imagen política… etc.

Real academia de bellas artes de san Fernando

-Desnudos modernistas: parece la obra de un artista acabado y sin inspiración que ya sólo puede pensar en lo básico que le rodea que suele ser sexo.

-Rafael Sanz Lobato, fotografías: interesantísima exposición que además recoge desconocidas fiestas y tradiciones de España.

Sus fotos no son necesariamente muy complejas o aparatosas, pero es innegable que tienen algo especial, y eso es lo que las convierte en auténtico arte.

Museo del romanticismo

-Autoretratos: una artista se retrata a si misma desnuda en distintos formatos. Pudiera parecer el colmo de la egolatría y del narcisismo (y sin mucha razón para ello, la verdad); pero hay algunas que otras fotos interesantes.

Canal de Isabel II

Sala de santa Engracia

-Laura Torrado, la oscuridad natural de las cosas: hay alguna que otra obra interesante, pero tampoco es que te deje deslumbrado; aunque como siempre, la visita a esta sala tan peculiar (un ex-depósito de agua) siempre resulta interesante.

Imprenta municipal

-El papel: 2000 años de historia: está dividida en dos partes, una llena de paneles y sin apenas nada expositivo y otra con vestidos hechos de papel.

Claramente publicitaria (sólo hay que echar una ojeada a los organizadores o a algunos textos en los que se llega afirmar que lo electrónico nunca será competencia para el papel… jajaja) sin embargo es muy instructiva y si se está receptivo se puede aprender mucho.

Ahora bien, no confundamos las cosas, la parte más divulgativa no tiene ningún tipo de espectacularidad y el montaje es nulo, un montón de paneles informativos con la historia del papel y para.

Por eso la parte final con los vestidos es la más espectacular, en ella se ven obras bastante interesantes (aunque muchas de ellas imprecisas históricamente) pero en todo caso dignas de ver.

En definitiva, es una exposición que merece mucho la pena ver si te interesa el tema.

Tabacalera

-Chicago. Impediré que el viento salga. Raúl Urbina: interesantísima exposición fotográfica que realmente llega a impactar por su variedad y calidad. Sus fotos, como toda buena obra de arte, tienen algo especial.

-(Re) presentaciones: al ser una exposición colectiva, hay obras y artistas muy buenos y otros menos buenos, merece la pena pasarse por allí a descubrirlos.

Caixaforum

Verguenza en el Caixaforum: una de las salas de exposiciones que había conseguido convertirse en uno de los lugares principales de la cultura gratuíta, desaparece (al menos de momento, esperemos que rectifiquen de su tremendo error).

Parecía que sólo iba a ser de pagar (y de modo excepcional) una de las exposiciones, pero ahora que se ve que van a ser todas… y es que incluso ya cobran las visitas guiadas al edificio, que también habían sido tradicionalmente gratuítas… bueno, en realidad no hay nada que no cobren; ¡todo es una gran lista de precios!, ¡y que precios!, no sé quien se han creído que son, si un gran museo nacional o algo así.

Vale que siempre defenderé que lo público debe de ser gratis, y que lo privado al fin y al cabo es privado… pero seamos realistas, ¿acaso La Caixa (un banco, por encima un banco con la mala fama que tienen en este momento) ha abierto este lugar para amasar dinero?. Si pretenden vendernos las iniciativas culturales y solidarias que emprenden, está claro que están fracasando rotundamente, y que incluso están consiguiendo dar la imagen contraria. 

Quizás pretendan defenderse con que están haciendo exposiciones muy caras y con obras traídas de otros países… pero eso también juega en su contra, con el desempleo que hay en España, ¿cómo se explica que todos los comisarios de las exposiciones sean extranjeros al igual que una buena parte del equipo responsable de su montaje?, ya lo digo yo, no se explica.

En cualquier caso, está claro que este lugar dejará de ser un lugar de referencia cultural, al menos para este blog, que lo referenciará muy excepcionalmente (anda que no hay cultura gratis en Madrid como cuanto más para pagar por ella).

En definitiva, desaparece uno de esos centros de cultura que durante unos años fue un lugar a tener en cuenta en la agenda… pero no nos preocupemos, otros surgirán en su lugar, siempre sucede así.

Post scriptum: Finalmente, por una serie de circunstancias he ido, y ofrezco las correspondientes críticas. Antes de comprar la entrada preguntad por los descuentos y las personas para las cuales es gratis, aunque para la mayoría, no se debe olvidar que es DE PAGO.

-Georges Méliès, la magia del cine: este parece el verano de los genios, si el Museo Reina Sofía nos ofrecía su magnífica exposición de Dalí (crítica en este mismo artículo), ahora el Caixaforum nos trae una sublime exposición sobre Méliés.

Y es que no hay duda de que este hombre es una de esas personas a quien admirar y que fascina tanto por su personalidad como por su obra, alguien realmente interesante, cosa en lo que esta exposición nos ayudará a profundizar.

Con un montaje realmente espectacular, mucha información (que empieza desde las explicaciones del origen del cine hasta culminar con el propio Méliès y sus innovaciones. Se echa de menos saber algo más sobre su biografía, pero lo han solucionado poniendo una hoja aparte), y llena de videos con las películas del maestro (algunas de ellas, las más cortas completas) y por si fuera poco, montones de obras y objetos traídos de Francia relacionados con el tema o algunos objetos participativos para comprender mejor las explicaciones; la hace una magnífica exposición de referencia que deleitará a todo el que quiera saber más sobre cine, el fantástico cineasta francés, y en general a todo el que vaya a verla… transpira magia cinematográfica por todas partes.

Como únicos defectos, señalar que es un tanto caótica (hay unas flechas extrañas que te guían en direcciones contradictorias) por lo que es fácil perderse; también las cartelas, en ocasiones están puestas a tanta distancia de los objetos de las vitrinas, que cuesta relacionarlos y buscarlos, por lo que no está muy bien organizado.

Si fuera gratuíta, sería la exposición imprescindible e ineludible, la referencia de todo Madrid… pero no siendo así, debo de reconocer, aunque esté totalmente en contra de la nueva política de cobro por la cultura del Caixaforum, que vale el dinero que se paga por ella.

-Seducidos por el arte: chorrada monumental que no valdría mucho la pena si fuese gratuíta, imagínate pagando.

La verdad es que es una exposición tan pretenciosa como vacua, por ejemplo, el montaje es realmente espectacular, pero en realidad no transmite nada, sólo es un artificio para dar la impresión de que ves algo que no ves… y exactamente lo mismo se aplica al resto: presumen de haber traído obras de la National Gallery, pero apenas las hay; la premisa de la exposición (relacionar el arte del hoy con el antiguo) es interesante en principio pero se desarrolla de una forma absurda, de modo que la exposición parece una auténtica estupidez sin demasiado sentido; por si fuera poco, hay muy pocas obras realmente interesantes y reseñables, y conocidas ni una.

En definitiva, una exposición total y absolutamente prescindible.

Casa de América

La verdad, empiezo a tener la impresión de que vengo a este sitio cuando no tengo ningún otro, pues la mayoría de las veces sus exposiciones constituyen una decepción. Una vez más ha sido así:

-Energía social: exposición de carácter total y descaradamente propagandístico en favor de Repsol que, con unas fotografías de indudable calidad (al menos técnica, pues están hechas por grandes fotógrafos), plasma lo mucho que hace su fundación por el mundo (quien paga manda). Si no fuera por la mencionada calidad de las obras, no merecería la pena ni acercarse.

-Tu/mi placer: nada especial, parece una colección de los trabajos de un estudiante de bellas artes al terminar la carrera. En definitiva, bastante cursi, aunque hay alguna que otra obra salvable.

Biblioteca nacional

-La transición en tinta china: interesantísima exposición que refleja el como los humoristas o viñetistas vieron el dificilísimo proceso político de la transición (y que visto lo escrito y dibujado, es un auténtico milagro que se consiguiese llevar a cabo, con tanta crítica y desconfianza por todos los lados)… una historia con minúsculas que sin embargo tiene tanta validez como la Historia con mayúsculas.

Por si fuera poco, la exposición incluye viñetas prestadas por Su Majestad el Rey de su colección privada… y ya sólo por algo tan excepcional (aunque no tanto, ultimamente, cada vez más a menudo la Familia Real española presta sus objetos personales para exposiciones: varios relojes en una exposición de relojes en el Palacio Real o una tiara en la de Cartier), ¡ya merece la pena ir!.

-Parra, obras públicas: interesantísima exposición (y con original montaje y bien cuidado montaje, aunque es habitual en la Biblioteca nacional) sobre este autor que a pesar de ser de ciencias y por encima profesor universitario (de ciencias, para más inri), tiene un don para hacer arte y para la originalidad (aunque en los videos que se ven de él, se nota que no se libra del narcisismo propio de todo profesor universitario). En cualquier caso, con él la poesía traspasa todos los límites y los convencionalismos. Una exposición muy recomendable.

Conde duque

-Sin perder contra la lluvia: exposición sobre la reconstrucción tras el tsunami de Japón. Típica exposición solidaria con declaraciones esperanzadores, algunas fotos devastadoras y nada del otro mundo. Sólo para los interesados en el tema (aunque hay alguna que otra foto interesante.

-El alma del mundo: aunque tiene cierto parecido con la anterior (en versión que pobre es Egipto, que mal viven en el tercer mundo y que privilegiados somos nosotros), en este caso la calidad de las fotografías, su magnetismo y su belleza hace que sean auténticas obras de arte (y me parece que no faltan referencias a los grandes maestros del barroco como Velázquez -la dignificación de las clases bajas- o Caravaggio -el tenebrismo y el contraste extremo de luz y sombra-). Los textos que las acompañan, si bien no dejan de ser propagandísticos, tienen un toque de lo más bello y poético. Por todo ello es recomendable.

Museo Thyssen

-Pisarro: como le gusta el impresionismo a este museo, tal vez porque sabe que vende.

Sin embargo la exposición te deja bastante frío, aprendes algo más sobre el pintor pero en general no te impresiona.

-Reflejos: interesantes contrastes entre la colección, como es habitual… pero parece que siempre se eligen los mismos cuadros. Por mucho que cambie la perspectiva, empiezas a creer que no hay más fondos en la colección.

Museo Sorolla

-Sorolla, el color del mar: romántica exposición en la que descubrimos la vena más vanguardista de un pintor como Sorolla que en general es bastante académico. Tiene un algo de especial, un encanto que te seduce, como el propio mar.

Casa del lector

Extrañas muchas de las exposiciones de este centro, que se hacen en los pasillos y en lugares concurridos, la verdad no me parecen los lugares más adecuados, además de que facilitan la desconcentración y dificultan un buen montaje, especialmente en los puentes. Y no sé porqué, pero la mayoría me dan la impresión de ser simples y poco profundas.

-Lecturas del averno: interesante exposición si te interesa la “Divina comedia”, profundiza en su influencia especialmente en lo gráfico a lo largo de la historia. No es que sea muy profunda pero sí interesante.

-Drácula un monstruo sin reflejo: sonaba muy interesante y lo es, bastante bien montada (teniendo en cuenta sus limitaciones), aunque de un modo un tanto simplista, hace un recorrido (más bien acercamiento) muy interesante por la historia del monstruo: orígenes, creación, influencia… etc. Realmente interesante para saber más, especialmente si no conoces mucho sobre el tema (si es así, probablemente sepas casi todo lo que se ve en la exposición).

Museo de artes y tradiciones populares

Reinaugurado hace poco en Madrid capital (antes estaba, si no me equivoco, en el campus de Cantoblanco de la autónoma); es un museo que apunta a llegar a ser verdaderamente interesante (y cuenta con piezas realmente cautivadoras) y sin duda digno de pasarse a verlo, pero que de momento es un tanto primitivo, simplemente está empezando. El emplazamiento es, por otra parte, magnífico (una corrala rehabilitada).

Sus exposiciones temporales también están claramente en sus inicios, por lo que evidentemente no se puede esperar gran cosa (la verdad es que yo fui a ver el museo, que como hace poco que está, no es muy conocido):

-Arte terapia: exposición sobre arte en la que, irónicamente, sus escasos textos (sobre la arte terapia) son más interesantes que las obras mostradas, las cuales, carecen totalmente de atractivo.

-Pieza del mes, panes de san Andrés de Teixido: interesantísima y bien explicada pieza de uno de los lugares más mágicos de Galicia.

Esta entrada fue publicada en Turismo. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a La temporada de exposiciones 2013 de primavera-verano en Madrid

  1. Pingback: Los eventos de primavera en Madrid 2013 | Universo de A

  2. Pingback: Los eventos de verano en Madrid 2013 | Universo de A

  3. Pingback: Temporada televisiva de verano de 2013 | Universo de A

  4. Pingback: La temporada de exposiciones 2013-2014 de otoño-invierno en Madrid | Universo de A

  5. Pingback: Crítica express: Dalí versus Picasso | Universo de A

  6. Pingback: La temporada de exposiciones 2014 de primavera-verano en Madrid | Universo de A

  7. Pingback: La temporada de exposiciones 2014-2015 de otoño-invierno en Madrid | Universo de A

  8. Pingback: La temporada de exposiciones otoño-invierno de 2015-2016 en Madrid | Universo de A

  9. Pingback: La temporada de exposiciones de primavera-verano de 2016 en Madrid | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s