Ópera The perfect american

Interesante aproximación… pero no

Sinopsis:

Estreno mundial de Philip Glass

Los últimos años de vida de Walt Disney  en una ópera compuesta por uno de los grandes músicos de la actualidad.

Philip Glass cumple 75 años  en 2012 y para celebrarlo Gerard Mortier, director artístico del Teatro Real, le encargó a Glass una ópera. ‘The Perfect American’, la ópera número 24 en la carrera de Philip Glass, explora imaginariamente la vida y la carrera de Walt Disney.

El compositor norteamericano ha elegido llevar los últimos años de vida de Walt Disney a escena. Se ha basado en el libro ‘The Perfect American’ del escritor Peter Jungk, estadounidense de nacimiento que escribe en alemán.

El libro es una biografía novelada del que quizá sea el más célebre empresario en la industria de los dibujos animados, creador del emporio que ha marcado la infancia y tal vez el futuro de varias generaciones desde mediados del siglo XX.

Dennis Russel Davies, que ha dirigido casi todos los estrenos de las óperas de Glass, estará al frente de la orquesta y Phelim McDermott será el director de escena con el bajo británico Christopher Purves en el papel de Walt Disney.

Una obra apasionante y perturbadora que demuestra que la ópera contemporánea está más viva que nunca.

—————————————–

Crítica: en primer lugar destacar lo desagradable de que hayan trasladado las conferencias previas a la sala Gayarre, es una pesadilla, arriba del todo del teatro, prácticamente todo el mundo tiene que ir en ascensor y la desorganización no podría ser peor… espero que acaben por volver a los salones Carlos III, pues sino mucho me temo que acabarán por perder gente. Por cierto, en esta ocasión, curiosamente, el conferenciante, tan ducho habitualmente en todo tipo de temas, claramente no dominaba ni la biografía de Walt Disney, su personalidad o su vida empresarial….

Y dicho eso, vamos con la crítica: no faltaban las razones para estar expectantes e impacientes por esta ópera: estreno mundial aquí en España y sobre una de las figuras más influyentes de la cultura contemporánea (y de las que yo más admiro), no dejaba de ser extremadamente emocionante.

Cierto que pronto tuvimos que saborear la desagradable noticia de que la ópera no se inspiraría exactamente en la vida de Walt Disney sino en una novela muy libremente basada en su vida y que además posee un tono muy crítico… ese fue quizás el primer error de comienzo de la ópera, la vida de Walt Disney (sus comienzos sobre todo), da totalmente para una obra del género operístico, y es una pena que se haya desaprovechado esa oportunidad (aunque para ser justos, el modo ideal de adaptar su vida sería más con un musical que con una ópera). En cualquier caso, ya estábamos preparados para lo que podía venir, y uno decide apreciarlo y acudir con mente abierta, que para eso va, y además, no deja de ser una oportunidad excepcional y emocionante.

Ahora bien, valorando la ópera conjuntamente, el resultado es aceptable, interesante, pero no excepcional, es más llamativa que otra cosa, parece más un destello que acabará por desaparecer, algo que llama la atención eventualmente que una cosa destinada a permanecer y ser recordada… y es que lo único que tiene realmente es un tema polémico con un personaje conocido por todos y que usa la tan habitual crítica barata e injustificada para llamar la atención y crear una controversia que simplemente no existe, ya que en el fondo, la ópera es profundamente, tremendamente vacía de contenido, realmente no hay nada en lo que apoyarse, y es que la obra se une a la idea de la crítica por la crítica, lo polémico por lo polémico, el gusto por simplemente desiconizar a alguien por la simple diversión de destruir a un poderoso o a algo venerado,  sólo por el hecho de serlo (una tradición muy española, por otra parte, un país donde la envidia es a menudo el deporte nacional), una cuestión que me parece bastante desagradable y absurda, criticar algo con lógica y con sentido común siempre está muy bien y es importante no dejarnos cegar, pero la utilización de la cizaña de forma gratuíta me parece irritante, profundamente vulgar, de una gran incultura.

Como ya digo, la idea original de hacer una ópera sobre Walt Disney me parece muy buena, buenísima, siempre resulta interesante que un género como este, que generalmente se tiene por alejado de lo actual y contemporáneo (de hecho, quizás lo más parecido que se ha visto a ese nivel en este teatro sea “Ainadamar”, que sí aborda el tema con gran éxito) se meta en esas lides y que pueda triunfar en ello (independientemente de ciertas puestas en escena ultramodernas que a veces hacen más mal de lo que ayudan), pero a partir de ahí lo hicieron todo mal en el libreto: basarse en una novela, y más una que tiene pinta de ser de muy mala calidad (parece una especie de “El código da Vinci” en versión Walt Disney) y un folletín que durará dos días, ya fue una muy mala idea, como digo, la biografía de Walt Disney, especialmente sus primeros años, da mucho de sí. Como comento, no conozco la novela ni su forma de narración, pero el libreto es bastante malo, la supresión de una estructura concreta, el abandono de tratar de contar una historia hilada y sustituírla por un montón de escenas inconexas acaban por hundir a la ópera que le cuesta sostenerse continuamente; por si fuera poco, los diálogos pretenden ser profundos, pero realmente se nota un gran desconocimiento de la obra de Walt Disney, lo que denota es muy superficial y apenas se ve un verdadero conocimiento sobre su vida, con lo que acaba por demostrar que no tienen ni idea a los que sí saben de que va la cosa y por encima son demasiado especializados para los que no (se citan muchas cosas de la vida del genio de Hollywood que no todo el mundo conoce, la referencia continua a Marceline, por poner un ejemplo); y es que, como ya digo, el libreto intenta desesperadamente ser profundo, crear un análisis crítico y unos personajes que intentan justificarse, pero, irónicamente, al igual que en “El código da Vinci” (pues esta ópera está tan intencionadamente mal informada como esa novela), en realidad todo es simplemente un brillante artificio, un vacuo intento de panfleto que se queda en nada porque simplemente, ni tiene material para decir nada, ni se ha molestado en buscar el que pudiera servir para hacer una verdadera y acertada crítica contra ese gran nombre del siglo pasado.

Eso sin mencionar cierta incoherencia: durante el primer acto la crítica es brutal, sin embargo en el segundo se amilanan y lo dejan como una víctima… en realidad al final parece que no saben ni lo que quieren decir, expresar o representar.

Ahora bien, también debo decir que hay ciertos detalles muy interesantes en el libreto como el como se ilustra la relación de Walt con su hermano Roy, o lo de utilizar ciertos personajes simbólicos que representan otras cosas, como por ejemplo el animador frustrado que recuerda mucho a Art Babbitt; detalles que harán disfrutar a muchos de los conocedores de la vida y obra de Walt pero que, en contrapartida, harán que el espectador común se pierda un poco y no entienda ciertas cosas.

Y ya lo decía Verdi, “dadme un buen libreto y la ópera está compuesta”, y en este caso falla lo esencial, así que irremediablemente, la ópera va cuesta abajo a partir de ese momento.

En lo que respecta a la música, es moderadamente interesante, pero tampoco llega a fascinar muchísimo, simplemente se deja escuchar y luego se tarda poco en olvidar, no creo que haga gran mella en ningún espectador. Basada en la música india, considero que es otro gran error de la ópera, si quería usar ese tipo de música hubiera sido muchísimo mejor que hubiera hecho otra ópera con otro argumento; lo brillante en este caso hubiera sido adaptar el estilo Disney (especialmente las melodías de los hermanos Sherman, que compusieron una muy buena parte de la música de sus películas), la música del tipo Disney a la ópera y que la composición final fuera una brillante mezcla de ambas… de ello hubiera podido resultar una auténtica obra maestra, pero desgraciadamente, como ha pasado en la mayoría de las cosas en esta ópera, esta fue otra mala decisión tras otra que acabó por condenar una obra que era muy prometedora y que ha terminado por quedarse en nada.

La puesta en escena, es, eso sí, y como es habitual en el Teatro Real (independientemente de que nos guste más o menos) completamente espectacular, lo que no deja de resultar curioso porque realmente no hay cambios de escenario prácticamente; sin embargo es sumamente original e imaginativa y llega a resultar realmente cautivadora, y bien elegida. Hay que destacar especialmente el magnífico vestuario que reproduce perfectamente el estilo de aquella época. Como defecto sin embargo indicar que la mayoría de las animaciones que están presentes durante muy buena parte de la ópera, no han tenido la importantísima idea de copiar el estilo Disney en dibujo, un estilo especialmente redondeado y agradable que la ópera omite y que es una vez más otra de las decisiones equivocadísimas (en este caso de la dirección artística) que hacen que al conjunto le cueste salir a flote.

En cuanto a los cantantes, es un alivio ver que además actúan, y hay que destacar muy especialmente al que hace de Walt Disney que lo interpreta como a un auténtico villano (quizás en exceso) gracias a su impresionante interpretación tanto gestual como musical. Por lo demás, el resto de los intérpretes también están muy bien, aunque habría que destacar también a Rosie Lomas, especialmente cuando hace del niño Josh.

De todos modos, quizás, lo más paradójico de la ópera es que en ella todo está tremendamente desdibujado (y tratándose de Disney resulta especialmente irónico); la realidad es que no hay ningún personaje con rasgos concretos excepto el propio protagonista o como máximo el animador que lo encara, pues, a pesar de salir toda la familia, todos forman parte de una masa y no logran tener personalidades concretas (¡con lo interesante que hubiera sido ver las relaciones familiares de Walt! -lo más aproximado que hay es la relación con su hermano-, su adicción al trabajo en los primeros años de la compañía, su hija Diane que consciente de la importancia de su padre escribió una biografía sobre él, su cuñado Ron Miller que acabaría presidiendo la compañía y fracasando en ello; la relación con sus sobrinos que acabarían haciéndose cargo de la factoría, el hecho de que una industria familiar que se ha convertido como por arte de magia en toda una multinacional tenga que sobrevivir sin el que era la base de todo… etc), y como ya he dicho, no se deja tratar ningún tema con profundidad, en lo que tampoco no ayuda una puesta en escena que evita deliberadamente los cambios de escenario.

En definitiva, ¿qué valoración final se puede dar de ella? pues bien, ha resultado un experimento interesante, una primera aproximación, un interesante precedente, pero la realidad es que Walt Disney tendrá que seguir esperando su ópera, su gran obra que le haga justicia (y esto últimamente lo digo demasiado a menudo), porque la verdad, mucho me temo que esta ópera sea simplemente la flor de un día, y la verdad sea dicha, mucho me temo que merece serlo. Pero entonces, ¿merece la pena verla? bueno, como ya digo, no deja de ser interesante, pero lo es más por el tema que trata y la originalidad de este, que por la ópera en sí, con lo que lo dejo a gusto de cada uno.

Screen shot 2012-10-25 at 11.03.05 AMThe Perfect American
Esta entrada fue publicada en Teatro. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Ópera The perfect american

  1. Pingback: Blancanieves y los siete enanitos | Universo de A

  2. Pingback: Walt Disney | Universo de A

  3. Pingback: Così fan tutte | Universo de A

  4. Pingback: Il Postino | Universo de A

  5. Pingback: Walt Disney y Mary Poppins vuelven al cine, esto es… ¡supercalifragilisticoespialidoso! | Universo de A

  6. Pingback: Temporada televisiva de otoño-invierno de 2013-2014 | Universo de A

  7. Pingback: Crítica express: Brokeback mountain | Universo de A

  8. Pingback: Críticas express: Como si pasara un tren / El público / El lenguaje de tus ojos o el príncipe travestido | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s