La delicadeza

Una encantadora obra de orbefrería

TÍTULO ORIGINAL La délicatesse
AÑO

2011

DURACIÓN

108 min.

PAÍS
Francia
DIRECTOR David Foenkinos, Stéphane Foenkinos
GUIÓN David Foenkinos (Novela: David Foenkinos)
MÚSICA
FOTOGRAFÍA Rémy Chevrin
REPARTO Audrey Tautou, François Damiens, Bruno Todeschini, Pio Marmaï
PRODUCTORA 2.4.7. Films / France 2 Cinéma / StudioCanal
PREMIOS 2011: Premios Cesar: Nominada a Mejor ópera prima y mejor guión adaptado
GÉNERO Romance.      Comedia | Comedia romántica
SINOPSIS Nathalie (Audrey Tautou) pierde en un accidente al hombre del que está perdidamente enamorada. Después de una etapa de duelo, no puede creerse que el amor llame de nuevo a su puerta de la mano de Markus, un compañero de trabajo que nunca ha tenido éxito con las mujeres, pero que rebosa bondad y  ternura. Un hombre que para ella supone la vuelta a la vida.

Sinceramente, tardé en ir a ver esta película (y aún he tardado más en publicar la crítica, pero eso como ya sabéis, es por motivos distintos… por cierto, se acerca el final de mi deuda con Universo de A, ¡por fin, lo conseguiré!) pues no me convencía nada de nada, las críticas, tanto las oficiales como las de espectadores eran sumamente variables y nadie parecía tener muy claro que valoración dar a la película, el trailer tampoco me sacó de dudas… así que mordido por la curiosidad, decidí arriesgarme, porque quien no juega, no gana.

Finalmente, acerté en mi apuesta, debo reconocerlo. “La delicadeza” no es (y francamente, tampoco creo que lo pretenda) ser una obra maestra que quede como una de las películas más reseñables del cine, no aspira a permanecer escrita en la fría piedra de la historia, altiva, distante e imborrable, sino, muy posiblemente aspira a algo mucho más bonito aunque menos inmortal… a permanecer en los corazones de los espectadores, y es que “La delicadeza” es un bello trabajo de orfebrería, y esta analogía viene a cuento, puesto que, la orfebrería por maravillosa que pueda ser, nunca entrará al elitista grado de las artes mayores, pero sí podrá ser apreciada y sí podrá deslumbrar y emocionar a todo aquel que busque algo más que las habituales bellas artes y que sepa ser capaz del dogma “sota, caballo, rey”.

Y es que este filme, es simplemente una película bonita, una película muy bonita que simplemente quiere que te sientas bien durante su visionado, que disfruta contándote una hermosa historia de amor y que aspira (y consigue) que salgas del cine con una sonrisa y algo más feliz… no quiere otra cosa, no busca otra cosa… y sin embargo son grandes fines, importantes que no todo el mundo consigue y que son extremadamente difíciles de alcanzar, pero, al igual que con la orfebrería, no siempre se aprecian debidamente.

Así pues, la historia es original, y eso sí la hace diferente, también el desarrollo del guión ayuda a ello (y debo de reconocer que a mi el tipo de película sensiblero-romántico suele cansarme sino está debidamente justificado, lo que fue uno de los principales reparos que tenía a la hora de ir a ver esta película, afortunadamente, todo está muy bien tratado) pues la trata muy bien, con lo que se crea algo muy agradable, que además no está muy visto y que satisface las expectativas del espectador.

Correcta dirección (con algún que otro vanguardismo, muy del estilo del cine europeo), y cumplidor apartado técnico, aunque muy poco colorista, en muchos aspectos la película se ve perjudicada por una fotografía tan fría (también muy europea) que no ayuda a acercar a una película tan cálida y que desprende sensibilidad, y, ¿por qué no decirlo?, delicadeza, por todos sus poros.

Y en lo que respecta a los actores, la verdad es que todos están muy bien por igual (quizás, son de lo mejor de la película), aunque por desgracia, a Audrey Tautou ya se le notan los años (no parece que se cuide mucho), y da la impresión de que la que parecía la digna sucesora de Audrey Hepburn a nivel de sofisticación y savoir faire, se quedará en un espejismo de unos años (¡pero que años!), es una pena, era bellísima, y no es de extrañar en absoluto que la hubieran cogido para esta película.

Valoración final: una película bonita que te dejará una buena sensación, creada para hacer sentir bien, es cálida, encantadora y maravillosa.

Esta entrada fue publicada en Películas. Guarda el enlace permanente.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s