Conocer, pensar, reflexionar…

Seguimos intelectuales en Universo de A (aunque por otra parte, ¿alguna vez no lo hemos estado?) y como siempre, un sólo artículo se ha convertido en tres (todo partió de la crítica de Iolanta dónde se hablaba del éxtasis artístico, eso me llevó a pensar que el tema merecía un articulo por si mismo, de ese tema tuve que separar el placer del conocimiento en sí, y de este otro, algunas frases interesantes sobre él (y en ese estamos)… una barbaridad, aunque bueno, como ya digo, no es novedad, un capítulo de Notas de aburrimiento se convirtió en seis y lo tengo saldado hasta enero). El caso es que hablando de extasis artísticos y del placer del conocimiento, no podía dejar de hablarse de algunas citas que en mi opinión mejor lo reflejan, así que, ¡pensemos sobre el pensamiento, reflexionemos sobre la reflexión! (y si esto os parece rebuscado, esperad a leer lo de abajo).

Creo que una de las mejores definiciones de lo que es el placer del conocimiento se ve muy bien descrita en esta canción del musical “Yentl” en la que se plasma perfectamente lo emocionante que es aprender, yo al menos reconozco que lo veo así, y es más, alguna vez cuando estoy leyendo o acudiendo a una exposición, mi cabeza muchas veces me trae a la memoria estas letras:

“I can, travel the past and take what I need
To see me through the years
What my father learned and his
Father before him will be there
For my eyes and ears.
I can walk through the forests
Of the trees of knowledge
And listen to the lessons of the leaves.
I can enter rooms
Were there are rooms within rooms
Wrapped in the shawl that learning weaves.”

¿no es acaso una gran definición del conocimiento?, realmente es un gran bosque a explorar, y sin duda saber más te permite entrar en habitaciones metafóricas que te conducen a otras habitaciones pues aprender más siempre te lleva a aprender aún más y de lo inmenso que es lo que te queda por saber… y es que es una gran verdad que:

“There are certain things that once you have
No man can take away-
No wave can wash away-
No wind can blow away-
And now they’re about to be mine!
No tide can turn away-
No fire can burn away-
No time can wear away…
I can open doors and take from the shelves
All the books I’ve longed to hold
I can ask all the questions,
The whys and the wheres
As the mysteries of life unfold
Like a link in a chain
From the past to the future
That joins me with the children yet to be,
I can now be a part
Of the ongoing stream,
That has always been a part of me!”

Yentl (Barbra Streissand) en “Yentl”

Y creo que es cierto, podrás perder muchas cosas, pero todo eso nunca nadie te lo podrá quitar, todo lo que has disfrutado con ello, todo lo que sabes queda para ti para siempre como un gran tesoro interno que ya nadie te puede arrebatar.

Destaco además de las imágenes que acompañan a la canción el momento en que Yentl toca un libro (símbolo del conocimiento) con una delicadeza y un respeto absolutos, siendo consciente de la importancia de este y de tener la enorme fortuna de poder adquirirlo.

Y esta no es la única recompensa que ofrece el conocimiento y la cultura, ya lo decían también en otra película, en el musical “Camelot” dónde el Rey Arturo preguntaba a Merlín:

“-¿Qué es lo mejor para cuando se está triste?, me lo dijiste un día.

-Lo mejor cuando se está triste es aprender algo (respuesta del sabio mago Merlín)

-¿Aprender algo?

-Es la única cosa que nunca falla Verruga (apodo infantil del Rey Arturo que comenzó la conversación), puedes envejecer, y tener las arterias temblorosas, puedes estar tumbado despierto de noche escuchando el desorden de tus venas, puedes echar de menos a tu padre, a tu madre, a tu perro… a tu único amor… sólo hay un remedio para todo eso, ¡aprender!, ¡aprender!, porque se mueve el mundo y que es lo que lo mueve.”

Yo reconozco que a mi aprender me ha animado en muchas ocasiones (a veces, si uno está triste, no hay como ir a una buena exposición, coger un buen libro o algo así…). Sin embargo, pensar demasiado tampoco tiene porque ser necesariamente bueno, y desgraciadamente, no es la solución a todo, he aquí el ejemplo:

“-como podía aprender sino podía pensar y como no podía pensar, no podía aprender, ni siquiera pensar el pensamiento, pensé. Pero incluso el pensamiento de que no estoy pensando un pensamiento, es pensar, ¿verdad?

-Sí, y pensar muchacho es algo a lo que deberías acostumbrarte a hacer lo más a menudo posible; pensar ayuda en todo… en todo menos en el amor, el amor es una especie de séptimo día para que el pensamiento descanse… pero hoy no es domingo.”

Arturo (Richard Harris) conversando con Merlín en “Camelot”

Creo que es muy cierto, las emociones sin duda nublan nuestro juicio muy a menudo y nos impide ser racionales, pero, ¿no son precisamente lo que nos hace humanos?, ¿y no son por otra parte caso otra forma de conocimiento?, si, no hay duda que la gran conclusión que debemos extraer de estas frases es que el conocimiento nunca está de más.

Esta entrada fue publicada en Citas, refranes y dichos, Música. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Conocer, pensar, reflexionar…

  1. Pingback: El placer del conocimiento | Universo de A

  2. Pingback: El éxtasis artístico | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s