Te quiero, eres perfecto… ¡ya te cambiaré!

El off-Broadway también llega a Madrid

Sinopsis: ¿Cómo cagarla en la primera cita? ¿qué piensan las mujeres mientras los hombres les hablan? ¿qué me tomé el día en que decidí comprometerme? ¿hay vida tras el matrimonio? ¿y sexo?

Todas estas preguntas y muchas otras serán medianamente respondidas durante la obra “Te Quiero, Eres Perfecto… ¡Ya Te Cambiaré!”, una disparatada comedia musical que es considerada como el mayor éxito del Off-Broadway newyorkino, donde ha permanecido ininterrumpidamente en cartel durante 12 años en el Westside Theatre.

Cuatro actores tienen el valor de introducirse en la vida de una veintena de personajes que narran en pequeñas historias sus discordancias con el sexo contrario. La obra da comienzo con los nervios previos a una primera cita. A lo largo de diversos sketches somos testigos de los terribles avatares de diversas parejas hasta llegar al momento central de la obra: La Boda. Posteriormente los personajes vivirán absurdas situaciones propias de los matrimonios como la adaptación al primer hijo, el intento de tener sexo mientras los hijos reclaman atención, o el patético intento de encontrar nueva pareja tras una ruptura. La obra termina con un número esperanzador en el vemos que tras cada historia siempre da comienzo una nueva, hasta encontrar a esa persona a quien amar, esa persona perfecta, a la que, inevitablemente, terminaremos cambiando… a peor, claro.

Tela-Katola presenta la 3ª temporada de “Te Quiero, Eres Perfecto, ¡Ya Te Cambiaré!” uno de los musicales de pequeño formato más representados en todo el mundo, cosechando enormes éxitos allá donde se estrena gracias a su afilado humor y su cómico y certero análisis de una realidad aún terriblemente vigente.

————————————————————-

Con esta crítica inicio el pago de mi inmensa deuda a Universo de A, blog al que le debo las mejores críticas de este año (tanto en teatro como en cine, empezaré por las primeras que son menos), que he ido aplazando una y otra vez, ¿conseguiré pagar o será excesivo el precio? pronto lo descubriremos, en cualquier caso, de momento he adelantado los artículos mensuales hasta enero, ¿qué de que tratan? buenas noticias para los fans de mi novela por entregas “Notas de aburrimiento”, todos los nuevos artículos son capítulos de esta.

Pero vamos a hacer la crítica en cuestión de esta obra. Sinceramente, cuándo aplazé su publicación, no me preocupó demasiado, esta es una obra que de un modo u otro, en un teatro u otro, resurge todos los años en un momento u otro de la temporada (de hecho, el pasado año lo hizo en hasta dos ocasiones), y es lógico, depende de la producción (en este caso se hablará de la hecha por Tela-Katola, que es la que más probabilidades tiene de repetir en un futuro) pero en cualquier caso, no es un montaje muy caro, tampoco lo pretende, es un musical sencillo, barato, al alcance de todos… pero no olvidemos que calidad y precio no son siempre directamente proporcionales.

En primer lugar, decir que es en origen un musical del off-Broadway, es decir, estrenado fuera del circuito superelitista y de grandiosísimas producciones de la famosísima avenida neoyorkina (aunque, es importante destacarlo, muchos importantes musicales se estrenaron primero en el off, y luego pasaron a Broadway, si en el primerlo les fue bien). Así pues, nos encontramos con una producción que ya desde sus orígenes no tiene grandes pretensiones, no va a haber montajes monumentales, el reparto es reducidísimo (no pasa de seis actores, algunos de los cuales llegan a ser son los propios músicos), no hay mucho decorado (en realidad sólo atrezzo) y evidentemente no tiene grandes pretensiones, es sin duda alguna modesto. Tampoco el argumento de la obra da mucho más de sí en ese aspecto, en realidad son una serie de sketches acerca de la vida en pareja.

Viendo todo esto, ¿merece la pena ir?, ¡desde luego!, cierto que no es un musical deslumbrante como se suele entender cuando uno piensa en este tipo de teatro (también el precio es muy módico, lo que se agradece en un género en el que predominan los importes de escándalo), pero lo compensa de otras muchas maneras: para empezar, como no esperas gran cosa, te sorprende continuamente, así, el escaso decorado se transforma siempre gracias a una muy bien pensada e ingeniosa iluminación que lo cambia todo, el uso de una pantalla trasera o los continuos cambios de vestuario para recrear nuevas situaciones y personajes son otro factor clave; no hay muchos actores, cierto, pero sus voces y las impresionantes coreografías lo compensan ampliamente; no hay una interesante historia, pero el libreto es divertidísimo, imposible no parar de reírse, en unos momentos por identificación, y en otros, simplemente porque las situaciones que se plantean son muy graciosas; y finalmente… lo más importante, la música: ¡magnífica!, un número musical tras otro (y con montones de carcajadas, ¡todo es más divertido cantado! como sabrán quienes conozcan “Los productores”) se nos descubre como cada letra es más cómica e ingeniosa que la anterior, todas ellas reforzadas por unas deslumbrantes melodías que disfrutaremos totalmente y que son muy del estilo del género; descubriendo además que no hace falta pagar un potosí para ver un gran musical, y es que al final, “Te quiero, eres perfecto, ya te cambiaré…” es eso, un gran y divertidísimo musical al alcance de todos, lo que es gran demostración de que la falta de medios (lo cierto es que se nota el ahorro en estos, pero en cierto modo, uno lo varora más, pues se ve el ingenio que se ha puesto para solventar ciertas cosas) no impide que se vea el talento.

Es también, un musical muy de actores (básicamente porque en realidad casi no hay otra cosa sobre el escenario), y todos cumplen, uno de ellos Pablo Muñoz-Chápuli es el director que también hace de forma correcta su cometido y que muchos conocerán de “Avenue Q” (precisamente otro musical que empezó en el off, y entró a lo grande en Broadway, llegando a ganar el Tony al mejor musical).

Es así una opción absolutamente recomendable para todo el mundo, porque asegura risas y sorpresas; y un imprescindible para los amantes del musical puesto que es uno de los grandes musicales del off-Broadway de toda la historia.

Esta entrada fue publicada en Teatro. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Te quiero, eres perfecto… ¡ya te cambiaré!

  1. plared dijo:

    Sabes, en esto del musical prefiero los grandes espectáculos. Los de antes estilo años cuarenta, donde las mujeres son mujeres y los hombres fuman y luchan por ellas. Ahora, sencillamente todo se resume en una lucha de sexos, ingeniosa a veces, pero que termina simplemente por ser competencia a ver quien la tiene mas gorda. Ademas, encima ya ni fumar te dejan en los teatros, ni tan siquiera en el vestíbulo. En fin…tiempos modernos

  2. ¿He de recordarte cierta película titulada “La costilla de Adán”? la guerra de sexos siempre se ha tratado y no porque las mujeres sean mujeres y los hombres sean hombres, tópico que en el que nunca he creído en absoluto, pues sino no habría tal guerra; sino por el hecho de que lo cierto es que sólo hay personas débiles y fuertes; son las mujeres fuertes las que luchan contra los hombres que no las quieren en iguales condiciones, y también hay hombres cuyo comportamiento es más bien débil, ¿son menos hombres por eso? no, simplemente son eso, débiles. La historia lo ha demostrado una y otra vez, y la vida real también, ya lo decía Shaw, hasta las parejas se dividen en fuerte y débil, básicamente porque dos fuertes se destrozarían entre sí y dos débiles no sobrevivirían.
    Por lo que debo decir que no comparto el que creo que es tu concepto de masculinidad y femineidad, básicamente porque creo que se cae por todos los lados y que en la actualidad está bastante desfasado, es más, es incluso un tanto peligroso mantenerlo por lo que es políticamente correcto, ya que hay quien lo podría tachar de machista.
    Y desde luego, este musical del que hablamos me parece entonces que no te entusiasmaría, todo está enfocado desde una perspectiva muy moderna.
    Y en lo que respecta a fumar, bueno, eso es en todos los sitios, no sólo en los teatros, es una cuestión de la legislación nacional; pero en el teatro donde vi esta obra eran, en mi opinión, demasiado permisivos con ciertas cosas, en la misma sala (que por supuesto, sólo faltaría, cerraba durante la función) había un bar dónde podías coger una cerveza y tomarla durante la función, lo que considero una vulgaridad aún mayor que la de las palomitas que vi en otro teatro.
    Ir al teatro (al contrario que ir al cine) sigo considerándolo una actividad muy digna y con clase, y estropearla con gente tomando cervezas o palimitas a tu lado, como que hace que pierda mucho estilo (además de que la gente ha perdido bastante el sentido de ir bien vestido a este tipo de eventos).

  3. plared dijo:

    En la costilla de adán, había lucha de sexos, es mas dentro del cine la screwball comedy es un genero en si, que vivió su esplendor en comedias inolvidables como la que comentas o gran bola de fuego y tantas otras. Pero últimamente esa guerra de sexos, se ha vuelto en una de roles, la mujer ha dejado de ser mujer en general y quiere simplemente ser hombre.

    Si eso me gustara, pues eligiria directamente un hombre para compartir mi vida, asi de simple. No me interesa y mas, viendo que es todo impuesto, un cambio de mentalidad influido por una especie de feministas amargadas que en nombre de la igualdad se están cargando la esencia de la mujer, para convertirse en hombres.

    Que suene machista, me importa un carajo. Nunca fui políticamente correcto ni opine que la mujer por serlo ,era algo especial. El yo lo valgo, para mi es una gilipollez que lo único que les esta haciendo es daño a ellas. O alguien es capaz de discutirme que la mujer es mas feliz ahora que lo era antes.. En absoluto, es mas, profundamente amargadas y al final lo único que hacen es lo que hacemos nosotros. Que no es precisamente lo que habría que hacer…..Cuidate y en lo de las palomitas, completamente de acuerdo

  4. Bueno, en primer lugar deberíamos de plantearnos si ese tipo de mujeres feministas que comentas no se ven obligadas a “actuar como hombres” debido a que estes en cierto modo se lo han exigido para poder acceder a mundos que antes les estaban vetados.
    Pero, como ya te digo, no creo en los conceptos de masculinidad y femineidad que me parecen una tontería (además de totalmente trasnochados), creo que hay personas (fuertes y débiles), y que hay que potenciar las cualidades de estas para que alcancen sus metas y den lo mejor de si mismos, dicho de otro modo, y poniendo un ejemplo: tenemos a un niño y a una niña, él tiene un especial gusto por la cocina y ella en cambio disfruta con juegos de acción, sin embargo, esos no son los roles que deben de seguir, los hombres deben de jugar a juegos de acción y las niñas a las cocinitas, por tanto, alguien que se ocupe de su educación podría pensar en reformarlos y ocuparse de que acaben siendo lo que una determinada sociedad exige de ellos (es decir, que hagan un rol): así, acabarán por ser, él un guardia de seguridad fracasado en el ejército y ella un ama de casa incompetente y frustrada. Por el contrario, si sus educadores hubieran tenido la sabiduría de potenciar las cualidades que en principio no son “propias de su sexo”, tendríamos a un gran chef que deslumbra día tras día con nuevos sabores antes ni soñados y a una excelente general con grandes dotes estratégicas… En cualquier caso, ¿son menos hombre/mujer él o ella?.
    Y en cuanto a “La costilla de Adán”, ¿acaso la mujer que interpretaba Katherine Hepburn era el colmo de la femineidad?, ¿acaso la propia actriz lo era?, ¿y Spencer Tracy en la película? (no olvidemos el momento en él que llora para que ella se compadezca, técnica tipicamente femenina), ¿eran por ello él o ella menos hombre o menos mujer?.
    Y bueno Plared, si has elegido una mujer para compartir tu vida, no tiene nada que ver (o supongo que habrás valorado otras muchas cosas) con su femineidad, se debe a que eres heterosexual, si fueras homosexual ni te plantearías estar con una mujer, y si lo hubieras sido, no creo que hubieras decidido tu posible pareja en base a que fuera boxeador o vendedor de perfumes, sino que habrías tenido en cuenta cualidades mucho más importantes.
    Aunque estoy totalmente en contra de ese feminismo que pretende dejar al hombre como el malísimo de la película que subyugó a la mujer toda la historia, y ella como la pobre discriminada pero mentalmente muy superior a pesar de vivir en un mundo que está en su contra. Cualquiera que lea unas cuántas páginas de historia puede ver claramente que las mujeres jugaron muchísimas veces un papel determinante y muchas por derecho propio.

  5. plared dijo:

    Hombre, pues la mujer en mi opinión debe de ser principalmente mujer. Con sus virtudes y defectos. No quiero un florero decorativo como podrían ser hace tiempo. Pero tampoco alguien que compita conmigo y haga mi vida un campo de entrenamiento.

    Sencillamente, el clima creado actualmente es de enfrenamiento y si te fijas, la mujer esta dejando de ser precisamente eso. Mujer para ser hombre. No es que se ensalcen sus cualidades, simplemente están adoptando los vicios de nosotros y en muchos casos elevándolos hasta el infinito.

    Eso no me gusta, simplemente. Ahora que la mujer puede cambiar lo mal que lo hacia el hombre se limita hacerlo todavía peor. Si antes era el marido el que se iba de casa por que conocía otra mas joven, por que le entendía mejor o simplemente no lo aguantaba ya. Ahora es al revés y las mas infieles son ellas, las que se agobian con los críos son ellas y las que buscan su espacio son ellas.

    Simple miedo al compromiso y hay una pregunta demoledora. Son mas felices ahora, la respuesta clara es no. Y si no habla con cualquiera de las múltiples divorciadas y como es su vida. Patética en la mayoría de los casos en busca de cualquier saldo que las llene

    Y en cuanto a los hijos que son los que de verdad sufren el problema, pues están mejor educados, otra vez un claro no. Y en cuanto al trabajo, pues otro claro no. Ahora simplemente trabajan en la misma mierda que nosotros o peor, por que el dinero no llega….. Ni mucho menos por sentirse realizadas como intentan hacerla creer……

    Llevo casado 20 años, mi mujer ha trabajado siempre, incluso en años fue modelo y viajo bastante. Pero siempre tuvimos claro los roles de cada uno. Y curiosamente la que manda es ella, al igual que vi siempre en casa de mis padres. Puede que mi padre ganara mas dinero, que cara a la galería fuera el que llevara los pantalones. Pero en realidad siempre se hizo lo que mi madre quería…Como en mi casa actualmente y mas cundo tengo todo hijas desde los 5 años de la pequeña a los 18 de la mayor… Cuídate

  6. Como ya te digo, no creo en eso de las cualidades masculinas o femeninas; pero lo que describes es un proceso social que está atravesando toda la sociedad, el materialismo, el excesivo individualismo, la pérdida de muchos valores ha cambiado la forma de ver las cosas, tanto de la mujer como del hombre en mi opinión… quizás las cosas ahora también están así porque nos hemos acostumbrado a obtenerlo todo inmediatamente, a ser desmesuradamente exigentes con el único objetivo de autocomplacernos, y si algo no lo hace, pues es más sencillo deshacerse de él que lucharlo, ¿para qué? en cierto modo creo que nos hemos convertido en una sociedad de “usar y tirar” (lo que se aplica a todo en nuestra vida: los objetos que utilizamos, nuestras relaciones personales… etc), quizás por eso los matrimonios duran a veces tan poco, nadie tiene paciencia, nadie quiere aguantar, si “no soy feliz”, lo dejo y punto, no me importa que haya sido un instante, y así, las palabras “para siempre” tan típicas de los cuentos de hadas, y tan irreales, lo son aún más en nuestro mundo.
    Pero no nos engañemos, los divorciados son en general gente triste (hombres y mujeres), porque en el fondo siempre son conscientes de que han fracasado, y muchas veces se suelen hacer la pregunta de si podrían haber hecho más… y a veces desgraciadamente la respuesta es sí.
    Y los hijos, simplemente son víctimas del sistema social, se les aparca dónde se puede, y su educación se delega en otras personas o electrodomésticos, aunque, es importante decir, que como en todo, hay padres y padres, en todas las épocas.
    Y por cierto, ¡qué sofisticados sois!, el uno piloto, la otra modelo, ¡cuánta clase!.
    De todos modos, tu caso no es en absoluto extraño, el famoso dicho “detrás de un buen hombre siempre hay una buena mujer” (y por cierto, una curiosidad, hay quien lo completa con “y detrás de una buena mujer siempre hay una mejor asistenta”) tiene toda la razón del mundo, la forma de mandar de la mujer siempre ha sido más sútil y psicológica precisamente por no estar dotada con la fuerza física del hombre; pero en todo caso, creeme, el caso de tu familia no es en absoluto único sino muy frecuente, ¿cuántas veces no habremos oído la famosa frase “tengo que hablarlo con mi mujer”? eso es evidentemente, porque ellas sí tienen opinión.
    Y por cierto, que estoy pensando que si los que hacen este musical vieran este debate, se quedarían alucinados con lo fructífero del tema, porque no te creas que nos hemos desviado en absoluto de la temática, el tema de los roles de género y de sus papeles en la sociedad de hoy, es precisamente de lo que se trata, ¿no es curioso?.

  7. plared dijo:

    Quizás para cerrarlo, ambos tengamos razón. Y no soy piloto, cosa curiosa ya que todo el mundo piensa que si Trabajo en tierra y mi mujer si fue modelo, pero hace ya años de eso y nunca se lo tomo en serio. En realidad es farmacéutica. Cuidate

  8. ¡Tenía que responderte a todos los comentarios hoy y lo conseguiré! jajajaja.
    Bueno, aquí nunca es cuestión de tener razón, lo cual no creo que sea posible en temas tan subjetivos y opinables, sino de exponer argumentos y ver las razones del otro, y eso sin duda se ha conseguido y se consigue.
    Pensé lo de Piloto por los viajes y que algo comentaste, supongo que entonces serás controlador aereo o algo así, ¿me acerco?.
    Umm, modelo y farmaceutica, parece el argumento de una película tipo superheroes: “de día es adorada por los ancianos que buscan sus medicinas… de noche, por un público hambriendo de glamour” jajajaja. En todo caso, si además pudo viajar gracias a eso, seguro que fue una vida cuanto menos interesante.

  9. Pingback: 50 sombras! | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s