Las fiestas de San Cayetano, San Lorenzo y La Virgen de la Paloma (¡La verbena de la Paloma!)

“ELLOS
¡A ver si luego
sus alegráis!
Por ser la Virgen
de la Paloma,
un mantón de la
China-na,
China-na,
te voy a regalar.
Toma un churrito,
mi niña,
toma,
y no seas endina-na,
dina-na,
que me vas a
matar.

ELLAS
Por ser la Virgen
de la Paloma,
un mantón de la
China-na,
China-na,
me vas a regalar.
Venga el regalo,
si no es de
broma,
y llévame en berlina-na,
lina-na,
al Prado a pasear.”

Y parece que volvemos al sistema tradicional de esta sección de Turismo, es decir, un gran artículo por evento al que se va acompañado de las correspondientes fotos, y no es para menos, estas no son unas fiestas cualquiera, y como todo el mundo sabe, si algo sabe Madrid, es organizar eventos, pero volvamos al tema.

Seguramente, no habrá un sólo fan de la zarzuela que no reconozca las letras que comienzan el artículo, y pueda canturrearlas a la perfección… y probablemente, muchos que apenas conocen nada del género, las puedan tararear también debido a su fama, la cual no dejó de crecer gracias a que dio el paso fuera del teatro y fue adaptada varias veces al cine (¡incluso en versión muda!, aunque la más conocida es la protagonizada por Vicente Parra, Concha Velasco y dirigida por Sáenz de Heredia) y aún hoy se sigue representando, como sinónimo de lo castizo y de uno de los momentos más especiales del año para la capital (con permiso de las fiestas de San Isidro, claro)

Aunque quizás, el momentazo, lo más recordado de esta zarzuela sea este dueto:

o en la película:

En cualquier caso, esta obra que ha inmortalizado para siempre a Tomás Bretón capta perfectamente una de las fiestas que siguen siendo de las más populares de Madrid, sólo hay que recordar otra parte del diálogo de esta zarzuela:

“PORTERA
Si hace un calor arriba
que sale fuego
de la pared.
Vamos,
hermoso, vamos.”

o

“HILARION
El calor que hace esta noche
sí que es una atrocidad.

SEBASTIÁN
¡Y yo tengo a todas horas
la cabeza tan sudá!

HILARION
Eso es bueno y conveniente,
mi señor don Sebastián.

SEBASTIÁN
Quién dirá que esta camisa
me la acaban de planchar.

HILARION
Esa camisa …

SEBASTIÁN
Si señor.

HILARION
No lo dirá nadie.
Pero … He leído que el que
suda, vence toda enfermedad.

SEBASTIÁN
Qué me dice usted.

HILARION
No hay cosa mejor.

SEBASTIÁN
Pues no lo sabía.

HILARION
Sí lo acaban de descubrir.

SEBASTIÁN
Hoy las ciencias adelantan
que es una barbaridad.

HILARION
¡Es una brutalidad!

SEBASTIÁN
¡Es una bestialidad!”

¡No me digáis, que con esta ola de calor que estamos sufriendo no es tal cual!, ¡si es que parece ni los tiempos (nunca mejor dicho) ni la gente cambian! (como bien demuestra este otro artículo que publiqué anteriormente) jajajaja.

Ahora bien, vamos a lo importante, ¿qué queda del mito?, ¿canta la gente zarzuela y hay amores reñidos entre dos jóvenes mientras los más mayores van por ahí golfeando o intentando poner paz?, ¿le da la gente importancia a una fiesta tan antigua?, ¿sigue siendo popular y castiza?… Bien, hay muchas respuestas a estas preguntas, y trataré de darlas.

Normalmente (como la mayoría de los madrileños, por otra parte), yo solía huir en estas fechas del agobiante calor de Madrid (que a menudo suelo sustituir por la temperatura algo más aceptable de Galicia), pero este año me prometí a mi mismo que acudiría a estas famosas fiestas y que descubriría que queda de lo que contó la zarzuela y de su casticismo.

En primer lugar, decir que la verbena de la Paloma, no es en realidad una sóla fiesta, sino la culminación de una serie de fiestas que se juntan y que empiezan a finales de julio (aunque los grandes actos empiezan en agosto, lo anterior son los preliminares) y culminan a mediados de agosto, efectivamente, con las fiestas de la Paloma, ¿cómo puede ser eso? pues muy sencillo, se celebran hasta tres fiestas en las que se honran a los patronos de tres iglesias muy céntricas de Madrid (de hecho, merece la pena acudir a estas fiestas sólo por admirar las iglesias, y fijémonos en el detalle popular, muchas de ellas fueron incendiadas durante la segunda república, con lo que se ve, que el barrio siempre habitó la clase más popular), y por tradición, por ser el lugar más céntrico de la capital, el nucleo por excelencia del casticismo madrileño (aunque ya hablaremos de cuanto queda de eso). En esos días se honra a san Cayetano primero, san Lorenzo después, y se culmina con la Virgen de la Paloma.

Pues bien, las fiestas aún no han terminado (en el momento de primera publicación de este artículo, están terminando las de san Lorenzo y las de la Paloma propiamente dichas están a punto de empezar) así que yo de momento daré cuenta de lo que hay, y seguiré informando de lo que llegue, vamos allá.

Estas son mis impresiones: desde luego las fiestas siguen siendo indudablemente populares (las dos primeras están organizadas mayoritariamente por asociaciones de vecinos, me atrevería a decir que el ayuntamiento no se mete hasta las de la Paloma, y en cualquier caso, edita los programas), pero… ¿castizas? si es lo que entendemos tradicionalmente por castizo, desde luego no, sí, aún va mucha gente vestida con el traje tradicional (algo maravilloso que en ningún caso se debe de perder), pero como esta es una ciudad muy grande, los rasgos populares tradicionales se han perdido, influye en esto la población inmigrante y que las formas de vida y de diversión han cambiado. Sin embargo, y a pesar de esto, la tradición se mantiene admirablemente, y yo diría que renovada, pues, si entendemos por “castizo” lo que dice una de las acepciones del diccionario de la RAE “Típico, puro, genuino de cualquier país, región o localidad”, es indudable que el “madrileño puro” no existe (no existe ninguna raza pura, y mucho menos la madrileña), sí, la sociedad y la cultura de nuestra capital está formada por numerosas etnias que tienen participación en nuestra vida cotidiana y por tanto también se tienen que ver representadas en nuestras fiestas, como así sucede (actuaciones suyas, muchos de ellos ganadores de premios deportivos…) y en ese aspecto sí, las fiestas son muy populares y muy castizas porque representan perfectamente los rasgos populares de Madrid.

Aunque quizás, en demasiados aspectos son demasiado localistas y puede que en ocasiones no te sientas integrado sino formas parte de ese distrito, al fin y al cabo, no son las fiestas de una ciudad, sino de un barrio, y eso se hace notar en varios aspectos.

También es admirable que se mantengan a pesar del paso del tiempo, pues nuestra vida ha cambiado, pero como se ve, la gente sigue saliendo, y aunque las formas de diversión varian (la tradicional orquesta sustituída por un grupo de música heavy, por ejemplo), lo cierto es que estas fiestas son un ejemplo de como aunar modernidad y tradición (continuamente se ofrece limonada y siempre hay vendedores de los típicos barquillos).

Sí, no tengo duda de que estas fiestas darían lugar a un interesante estudio histórico-sociológico, pero, en Universo de A (por esta vez al menos jajajaja), no se está por la labor, así que vamos a analizar y comentar como son las fiestas (y por supuesto, ¡ver sus fotos!), y que tienen de interesante (obviamente, al no haber terminado, este artículo se irá actualizando continuamente):

Fiestas de san Cayetano:

Claramente organizadas casi en su totalidad por los vecinos del lugar, resultan un tanto localistas (campeonatos de mus, de baloncesto… es decir, actos para cuando no hay otra cosa mejor que meter en el programa) y desorganizadas (muchos de los actos no se hacen o casi nunca empiezan a su hora, se decía que la limonada era gratuíta y luego se pedía “la voluntad” -y pobre de ti que no la dieras-…).

Se nota también que se hizo sin mucho presupuesto, pues por ejemplo todos los grupos que tocaron (que con todo, fue uno por noche) eran probablemente del barrio y cobraron poco o nada. Sin embargo resulta interesante y original (y una vez más propio de Madrid) que no se limitaran simplemente a contratar a la típica orquesta que tocara las canciones conocidas, sino a grupos del lugar, con sus músicas, muchas de ellas muy poco adecuadas para las fiestas por lo poco bailable de sus melodías, pero interesantes de escuchar algunas de ellas a pesar de todo (aunque bueno, para grupos locales neovanguardistas, todo este verano también tenemos el Matadero).

Respecto a los actos religiosos, bastante interesantes, aunque ninguna procesión supera en espectacularidad la de san Isidro.

Así pues, su mayor defecto es lo rudimentarias que son, no obstante, creo que hay varias cosas que merece la pena destacar: la calle del oso (totalmente volcada en las fiestas) decorada y haciendo su propia fiesta en la que alterna música discotequera con chotis, algunas de las actuaciones en la plaza del Cascorro (dónde se centran la mayoría de los actos) y los premios vecinales (en donde se percibe hasta que punto son locales las fiestas, pero en los cuales algunas categorías resultan sumamente interesantes).

Fiestas de san Lorenzo

Son el puente entre las anteriores y las de la Paloma, así que no duran más que unos días, trasladan la fiesta a Lavapiés, tradicionalmente, el barrio más castizo de Madrid, que, como se ha comentado antes, a su manera, sigue siéndolo….

Son cortas y muy locales, siguen el ejemplo de las anteriores. Pero se pueden destacar algunos actos, como un concurso de tortillas o las limonadas gratuítas (¡esta vez sí!). También fueron interesantes algunas de las actuaciones nocturnas con originales grupos todos con canciones propias, que al igual que en la anterior, son el evento más importante y centro de la fiesta y que uno puede disfrutar por lo curioso y novedoso de algunas

Fiestas de la Virgen de la Paloma

Proximamente… mientras lo voy escribiendo, podéis entreteneros con estos versos que me ha dado por improvisar en honor de estas fiestas (y sí, ya sé que la poesía no es lo mío):

Versos castizos con motivo de la verbena de la Paloma:

Hay una celebración

Que llena a Madrid de emoción

A pesar del calor

Y de todo el sudor

La Paloma debe de ser festejada

Con toda la ciudad alborotada

Ya lo dijo el maestro Bretón

En más de una canción

Así que ¡qué viva san Cayetano!

Porque divertirse es sano

¡qué viva san Lorenzo!

Porque ya no estoy tenso

Y, ¡qué viva la Virgen de la Paloma!

Con la que el casticismo asoma

Así que todos a celebrar

Que no es malo sudar

Si te vas a alegrar.

————-

Primeras impresiones:

Desde luego estas fiestas de la Paloma están mucho más y mejor organizadas que las anteriores (y me atrevería a decir que aquí las autoridades sí que han intervenido), en cualquier caso, claramente hay más presupuesto (la mayoría de los actos están patrocinadísimos por restaurantes y otros comercios de los que no se deja de mencionar el nombre) y es todo más profesional que en lo anterior (las actividades sí se celebran y suele ser a la hora, pero participar en los concursos es un tanto caótico y todo el mundo sabe que hay mucho intercambio de premios y tongo entre los miembros de las asociaciones), aunque cuidado, las fiestas no pierden en absoluto su sentido popular puesto que la mayoría de las actividades siguen estando en manos de asociaciones, las cuales muchos ya conocemos porque suelen actuar también en san Isidro.

En cualquier caso, hay muchas y muy interesantes actividades durante todos los días de la semana (quizás una de las cosas más extraordinarias de todas estas fiestas es que no paran ni un solo día, tal vez no haya actividades a todas las horas, como en otros casos como San Isidro o la Navidad, pero a partir de las 19, no se perdona que no haya algo y un motivo más para lanzarse a la calle a celebrar, y la gente, vaya si sale, aunque es una muchedumbre no desagradable -siempre teniendo en cuenta el ambiente de borrachera que hay- pues, al no haber mucha gente en Madrid en agosto, es todo bastante tolerable) y algunas de ellas muy originales, el defecto, es que casi todo se hace a las mismas horas, así que uno se ve forzado a a elegir y varias cosas que le gusten pueden ser a la vez en lugares distintos y distantes entre sí.

En cualquier caso, por si aún os estais planificando, no olvidéis que todo termina este miércoles, y que, según mi análisis del programa, hay un truco para perderse lo menos posible: hay tres centros neurálgicos en esta fiesta dominados por las asociaciones: Plaza de Vistillas, de la paja y calles circundantes a la de la Paloma (todo ello cerca del metro La latina); pues bien, muchas actividades se repiten, así que lo mejor es dedicarle un día a cada centro clave y así perderse lo menos posible, ¡ahí queda la recomendación, y a disfrutar!.

Fin de fiesta y conclusiones:

Comenzar diciendo que ya están disponibles todas y cada una de las fotos que he hecho durante estas castizas fiestas, teniendo en cuenta que son más de 200, ¡no hay duda, las Fiestas de san Cayetano, san Lorenzo y la Virgen de la Paloma entran con todos los honores entre los albumes de las grandes fiestas de Madrid!, ¡disfrutadlas!.

No hay duda de que estas fiestas son muy importantes y muy castizas en Madrid, si finalmente se ve que las de san Cayetano y san Lorenzo sólo son un aperitivo, un precedente de las de la Paloma, que si llega a alcanzar cierta grandiosidad, y que si merece la pena ver… ahora bien, no es capaz de superar a la otra tan popular de san Isidro, pero, sin duda, merece ser marcada en el calendario de las grandes celebraciones en Madrid (¡y es que hay tantas!, pero bueno… ¡plus panem et plus circum!). Y desde luego, se nota una clara intervención municipal (y es que ser, son las fiestas de un barrio o de un distrito, pero su fama es tal, que naturalmente el ayuntamiento no lo puede dejar todo a lo que salga) en estas fiestas que cuentan con muchos más recursos y más posibilidades que las anteriores, aunque con ello no quiero subestimar ni quitar mérito a la participación de las distintas asociaciones de castizos y amigos de Madrid que le dieron una muy buena parte de su jugo a las fiestas con sus actividades y sus espectáculos (aunque la verdad sea dicha, ¿por qué en san Isidro cantaron de verdad y en estas últimas fiestas todo lo hicieron en playback quitándose todo mérito? -porque las coreografías no siemrpe eran tan deslumbrantes como para no darse cuenta de la “trampa”-, vale que no son ningunos ruiseñores -es más, en san Isidro llegaban a desafinar horriblemente, quien no tiene voz, no tiene voz, y eso se nota aún más en la zarzuela- pero al menos tenían el mérito, y se tomaban la molestia de hacerlo).

En lo que se refiere a la cuestión religiosa, desde luego, la fiesta es curiosa como pocas, los bomberos de Madrid (aún con polémica y huelga de por medio este año, y por tanto divididos en dos bandos) bajan el venerado cuadro de la Virgen de la Paloma (o de la Soledad, y que artísticamente es precioso y merece mucho la pena ver) del retablo de una iglesia que es cualquier cosa menos convencional (tiene una pila bautismal de inmersión, bancos colocados en asamblea, una gran mesa en vez de un altar…) al que luego se podrán acercar los fieles a besar (en largas y complicadas colas en las que, curiosamente, la gente pierde todo pudor religioso, y de paso, la educación), y que para la procesión se pone en una talla de una belleza deslumbrante y que merece la pena ver de cerca.

La procesión sólo es igualada en espectacularidad por la de san Isidro, debido a las múltiples asociaciones que desfilan en ella, y lo popular de los trajes y las distintas insignias que portan.

Finalmente se devuelve el cuadro a su lugar en otra ceremonia, también interesante.

En lo que respecta a las múltiples celebraciones laicas, fueron muy interesantes y muchas sumamente vistosas, pero dado que las fiestas se dividieron en tres centros clave, las comentaremos según esos lugares, que fueron:

-Plaza de las Vistillas: muy probablemente estaba planificado para ser la zona joven, al menos en las actuaciones nocturnas, debido a que siempre tocaban grupos jóvenes (todas las “actuaciones estelares” eran allí) o actuaban dj’s. También hubo múltiples actividades infantiles en horarios matutinos o a principioes de la tarde.

Sin embargo, hubo otras muchas actividades, de las que debo destacar: en primer lugar, el carismático maestro de ceremonias de la mayoría de ellas que además conseguía evocar un habla totalmente chulapa y madrileña con gran gracia y naturalidad.

A parte de eso, las actuaciones de las asociaciones en las que lucían trajes típicos madrileños o trajes goyescos al son de músicas de Madrid (que cantaban, desgraciadamente, en playback), todas ellas tenían su encanto. También el original concurso El grito más largo, que se basaba precisamente en eso, imparcialidad absoluta por supuesto, esperemos que repitan. El interesante concurso de mantones, en el que pudimos aprender mucho más sobre esta prenda madrileña que resulta mucho más fascinante de lo que a primera vista parece. Y por supuesto, el homenaje a Milagros Martín, gran diva por excelencia y primera figura del teatro de la zarzuela (una pena que no cantara más y que el homenaje no durara más tiempo) a la que hemos podido ver, por ejemplo, este año en “La chulapona”.

-Plaza de la Paja: sería la zona madura y de mayores, ya que para las actuaciones nocturnas había orquestas con música bastante convencional que se interrumpía siempre a las doce para una emotiva salve a la Virgen de la Paloma que realmente merecía la pena ver. También tenía su lado infantil, pues la mayoría de los concursos de ese estilo sucedieron allí.

Y por supuesto, fueron muy destacables las actuaciones de las distintas asociaciones castizas y goyescas que aumentaban el casticismo de las fiestas con las notas de zarzuela y chotis que resonaban en las calles y plazas.

Las actividades más destacadas podrían ser: los concursos infantiles y los espectáculos (con ingeniosos payasos) que hacían que los niños formaran también parte de las fiestas (y la mayoría iban vestidos tipicamente, lo cual se potenció con el concurso el traje castizo infantil ya al principio de las fiestas). Y desde luego los concursos para adultos de poesía, dibujo o abanicos que hacían que el público no sólo fuese espectador de las fiestas, sino que participase activamente y de una forma muy emocionante en ellas, todo ello fueron grandes y muy buenas ideas, sobre todo porque no era necesario inscribirse con muchísima antelación, sino, allí mismo, apenas media hora antes del acto, lo cual redoblaba la emoción de las celebraciones. Y por supuesto, las entregas de premios también tenían su encanto.

-Calles circundantes a la de la Paloma: sus actividades fueron organizadas por diversas asociaciones culturales y una hostelera del barrio y fueron… un completo desastre: las actividades o no se celebraban o no se hacían a su hora, y es que, para haberlo hecho así, más valía no hacerlo, puesto que ahora cargan con un inmenso desprestigio que han contagiado a unas calles por las que no merecía la pena pasar para las actividades (aunque sí para ver las espectaculares decoraciones de las fachadas y de las calles que fueron objeto de un concurso, lo que se notaba especialmente en la calle Calatrava).

De las escasas actividades que se celebraron estaría el “Encierro para todos” (que por lo visto ya es tradicional) y que acaba implicando a todas las calles en un encierro a lo Pamplona… pero con divertidos toros de goma, lo que es como mínimo curioso. También un monólogo cómico en la calle de Oriente con una ingeniosa monologuista. Pero como ya digo, para inmensa vergüenza de esas asociaciones, fue lo único con lo que cumplieron.

——

Así pues, tras ver y recordar mis primeras fiestas de la Paloma… ¡yo repetiría!, en cualquier caso, sin duda son unas fiestas que, dado lo populares y lo interesantes que son, hay que ver.

Y ya para finalizar, volviendo al viejo debate o a las preguntas que he dejado tan atrás, al principio del artículo: ¿qué hay o que queda realmente de la legendaria, popular, castiza y zarzuelera verbena de la Paloma en las fiestas de la Paloma?, bueno yo creo que esta frase que oí a una chica en medio de la calle responde por sí sola a todas esas cuestiones:

“Oye, que yo no soy celosa, pero tengo un rebote que no veas, ¿eh?”

Y por cierto, todas las fotos de las  fiestas de San Cayetano, San Lorenzo y La Virgen de la Paloma, las encontraréis aquí.

Esta entrada fue publicada en Turismo. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Las fiestas de San Cayetano, San Lorenzo y La Virgen de la Paloma (¡La verbena de la Paloma!)

  1. Pingback: La temporada de eventos y exposiciones de verano del 2012 en Madrid | Universo de A

  2. plared dijo:

    Solo fui una vez y termine a leches con unos rapados. En fin, por lo menos donde yo estuve lo único que había era borrachos. Cuídate

  3. ¡Sí es que ya lo dice la zarzuela “hay que aprender a comprimirse”! jajajaja.
    En serio, no puedes juzgar una fiesta por haber ido un día o sólo una vez, eso sólo es una primera impresión, aunque desde luego, en todo evento público siempre hay mucha gente maleducada, impaciente, con gusto por la crítica porque sí, o que va a montar una escena, eso lo tengo demasiado comprobado por los muchos actos públicos a los que he acudido y suelo seguir acudiendo, y por eso lo tengo asumido, puedes ver cosas maravillosas (¡y gratis!) pero tiene un precio, y el precio son, esas personas y de vez en cuando, por desgracia, alguna inevitable escena desagradable. Y por supuesto, en una fiesta, no se podía esperar menos que gente borracha o guardando más bien poco la compostura, que no está ni se la espera (por otra parte, para eso es una fiesta).
    De todos modos, no sé cuando fue esto, este año (ahora completaré el artículo y lo comprobarás) yo he acabado considerando que son unas fiestas totalmente recomendables. En fin, ¡dales otra oportunidad el año que viene!.
    Y por cierto, ¿vivías en San Lorenzo del Escorial, no? las fiestas de san Lorenzo allí deben de ser espectaculares, ¿no?.

  4. plared dijo:

    vivir, vivo cerca no exactamente en el escorial pero si muy cerca. Lo que si hice fue estudiar interno en le real colegio Alfonso…entre otros, duraba poco en cualquier colegio, la verdad.

    En cuanto a las fiestas, pues tengo como norma no ir a ninguna que sea gratis, no es clasicismo, pero sinceramente en esas son en las que siempre se monta y yo tengo imán para los problemas…..Y si, las fiestas del escorial son de las mejores de la sierra, aunque la verdad es que hace años que no voy… Cuídate

  5. Vaya, veo que siempre has sido un rebelde… ¡pero mira que bien te ha ido en la vida! (¡o eso se deduce teniendo en cuenta las entradas que conseguiste para “El Rey león” jajajaja!).
    Pues a mi me encantan las celebraciones públicas, lo admito, soy consciente de que siempre va a haber gente desagradable, pero… es el precio que hay que pagar; ¡y que decirte de lo que me gusta lo gratis! (yo siempre pienso que hay montones de cosas para las que no hay que pagar y son muchas veces muchísimo mejores que para las que sí).
    Seguro que esas fiestas son grandiosas, tienen que serlo con el palacio-monasterio como telón de fondo… ¡espectacular!.

  6. Pingback: Las fiestas de san Antonio de la Florida (o la verbena de san Antonio) | Universo de A

  7. Pingback: Los eventos de verano en Madrid 2013 | Universo de A

  8. Pingback: Críticas express: La verdad sospechosa/ Tirano Banderas/ La lengua madre/ Los amores de la Inés y La verbena de la Paloma/ The indian queen/ Les noces y El bufón/ Diario de un loco/ Barrokeros | Universo de A

  9. Pingback: Los eventos de 2014 de primavera-verano en Madrid. | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s