La temporada de eventos y exposiciones de verano del 2012 en Madrid

Algunas de estas cosas son publicadas con mucho retraso (incluso demasiado tarde, aunque la mayoría aguantan hasta septiembre e incluso octubre), pero creo que resultan interesante a nivel histórico, por si vuelven a surgir (llendo a otras ciudades) o simplemente para ver la evolución de las diversas instituciones, en fin, estos son (y no olvideis que algunas exposiciones aún se mantienen):

En cualquier caso, y a pesar de que en verano Madrid como otros muchos sitios se vacía, considero, y alabo mucho la labor de aquellas instituciones que se han decidido a organizar o mantener actividades en verano, ya que es muy importante para la vida de una ciudad, y mucho más para de una capital como Madrid, que la vida cultural nunca cese, y que siempre haya algo emocionante que ver, que hacer o que descubrir (aunque es evidente que se ha pegado un bajón del que probablemente no nos repondremos septiembre o mucho más probablemente octubre):

EVENTOS

Las fiestas de San Cayetano, San Lorenzo y la Virgen de la Paloma 2012

He hecho un artículo especial sólo para estas fiestas, lo descubriréis aquí.

Conciertos en el Matadero

A partir de las 21 los jueves y los viernes hasta septiembre, en teoría los jueves tocan los profesionales y los viernes gente que se apunta… la realidad es que no se atisba mucha diferencia, grupitos con sus músicas más o menos neovanguardistas que intentan reinventar la música y tratan de vender sus maquetas como bien pueden, el público suele ser mayoritariamente sus amigos.

No obstante, lo recomiendo como experiencia vital, resulta interesante ver cual es el panorama musical entre los emergentes jovenes grupos madrileños y siempre resulta interesante y divertido ver que se les ha ocurrido hacer. Aunque no creo que se pueda aguantar más de uno o dos días…

Ciclo de cine en el Thyssen relacionado con Hopper

Con motivo de la exposición, el museo ha organizado paralelamente hasta septiembre un ciclo del cine con películas relacionadas (en el caso de algunas, uno no puede dejar de preguntarse “¿y por qué?, ¿qué tiene esto que ver con Hopper?”).

A pesar de que hay algunos filmes interesantes, no merece mucho la pena, pues el salón de actos cuenta con una pantalla diminuta y la proyección es de un dvd, es decir, que uno puede hacerla perfectamente en su casa y evitarse colas absurdas o conseguir un mal sitio y no disfrutar nada.

El Capricho soñado

Esta representación que va por todo el parque y que suele hacerse en junio y en septiembre por la mañana y por la tarde, cada vez es más conocida… porque todo el mundo sale satisfecho.

Si el parque de por sí es deslumbrante, lo llenas con varios personajes históricos que te llevan de un lugar a otro, redescubriendo sus impresionantes rincones y ya quedas totalmente encantado por el lugar (y además música de acompañamiento).

Bastante bien trazado, aunque un tanto literario, este maravilloso paseo con actores y músicos gustará a todo aquel que quiera disfrutarlo.

Veranos de la villa

Como siempre, todo de pagar, exceptuando los conciertos que se dan en el Matadero todos los jueves y los viernes a partir de las 21. Grupos y solistas madrileños intentan hacerse un hueco, algunos absurdamente vanguardistas, otros aceptables e incluso alguno bueno, ¡merece la pena pasarse por allí y echar una ojeada aunque sólo sea para ver como es!.

Clásicos en verano

Compitiendo con lo anterior, la comunidad de Madrid organiza algunas cosas en Madrid capital y sobre todo en alrededores, lo visto no es gran cosa, prácticamente cada orquesta municipal sale a tocar a la su correspondiente Plaza Mayor (y el resto es casi todo de pago). Pero siempre merece la pena rebuscar, se pueden encontrar cosas interesantes como lo fueron los conciertos en la Escuela superior de canto que además daba la oportunidad de ver el precioso teatro del Palacio Bauer.

Conciertos en el Palacio Real y demás Reales sitios

Cuando suceden son muy poco anunciados así que hay que estar pendientes, los hay de varios tipos:

-conciertos clásicos: parecen organizados por una sociedad secreta, puesto que nadie sabe exactamente cuando será el próximo o donde se organizará (a menudo se pone en el propio programa), se hacen dentro de los palacios y monasterios y a veces se cancelan a última hora; pero merecen la pena porque se hacen en lugares muy especiales en los que normalmente uno no puede pasar mucho tiempo admirando lo artístico del lugar (y naturalmente de la música).

-militares: frecuentemente (sobre todo de la Guardia Real), es más, cada dos por tres, todos los miércoles hay uno a las 12 de hecho (con motivo del cambio de guardia); además suelen organizar más a menudo, como el programa “Primavera musical en Palacio”. Merecen la pena una, dos o tres veces, pero los temas elegidos a menudo acaban por resultar manidos y terminan por cansar (por supuesto, hay mucha música militar), diría incluso también que son demasiado “militares” musicalmente hablando y que ponen poco sentimiento, prefieren la corrección antes que la emoción. Se hacen normalmente en el exterior del Palacio Real en sitios como la Plaza de Oriente o la de la Armería.

Otras miradas de la Biblioteca nacional de España

Como es bien sabido, la Biblioteca nacional cumple 300 años, cosa que celebró con una gran exposición, que ahora se extiende a otros museos de Madrid (y luego lo hará a otros de España) para aumentar la celebración contrastando obras de la biblioteca con las del otro museo, fue interesante, aunque algo cansado seguir parte del itinerario propuesto, ya que la mayoría de las obras no tenían tantísimo interés como para ir a propósito, además de ser de un tamaño diminuto. Sin embargo, la intención y la gran celebración montada al respecto es muy loable.

————————-

PhotoEspaña

Este evento se celebra anualmente y llena muchas salas de exposiciones, sin embargo, muchas parecen más apuntarse por casualidad (ya que tienen una exposicion de fotografía) que porque hayan hecho una con motivo del festival. En cualquier caso, resulta sumamente interesante ir a los distintos lugares y redescubrir este interesante arte.

———————

18 de mayo, Día internacional de los museos

Varias instituciones organizaron cosas, para la mayoría había que apuntarse antes, lo cual resultó un tanto ridículo.

El Reina Sofía organizó una de las cosas más peculiares con la ayuda de la Compañía nacional de danza, que tomó diversos espacios del museo y llevo a cabo de forma aparente pero nada improvisada danza contemporánea de forma maestra que cautivó a los espectadores.

El museo romántico, por su parte, trajo a magos de una escuela profesional que hicieron trucos de cartas poco originales y pasados de moda en las salas (hubo un espectáculo al que no logré entrar pero que, visto lo anterior, no creo que fuera nada del otro mundo).

Y la mayoría de los otros museos, simplemente abrieron sus puertas durante más tiempo de forma gratuita; cosa de nula originalidad, pero algo es algo.

—————————

17 de mayo, Día das letras galegas

La Casa de Galicia organizó un concierto de gaita y piano titulado “Luces no atlántico”, que, desgraciadamente, debo decir que fue bastante desastroso.

El lugar no está preparado para sala de conciertos, con lo cual el eco resonaba de una manera excesiva, se celebró en una de las salas de exposiciones, con lo cual no había sitio suficiente y otras personas tuvieron que verlo televisado, además de que empezó tardísimo. En definitiva era bastante imposible disfrutar de él.

Como curiosidad, decir que los discursos previos se dieron todos en castellano sin casi una sóla palabra en gallego… no deja de resultar curioso en el Día das letras galegas.

EXPOSICIONES

Palacio Real

-Grandes encuadernaciones en las bibliotecas reales: aunque los precios siguen siendo escandalosos, afortunadamente hay días y horas (demasiado concretas) en los que visitar esta exposición gratis en la que tampoco se pueden hacer fotos.

Sin embargo, está muy bien montada y realmente merece la pena verla, al contrario que la mayoría de exposiciones sobre libros no resulta en absoluto aburrida y llega a ser realmente espectacular, además de hacerse un recorrido muy completo y muy interesante a nivel de obras expuestas y de información sobre los libros regios que nos fascinarán en más de una ocasión. Completamente recomendada.

Museo Sorolla

-Clotilde de Sorolla: preciosísima exposición acerca de la relación entre el famoso pintor y su mujer, descubrir el verdadero amor de ambos y su relación a través de la pintura resulta totalmente fascinante, todo un romántico y artístico paseo que hará las delicias de los enamorados del amor, del arte y por supuesto, de aquellos que quieran profundizar en la idea de la relación entre el pintor y la musa.

Cuenta además con algunas obras interesantes y el montaje es todo lo que se puede esperar del escaso sitio para exposiciones temporales (que por otra parte no suelen ser frecuentes ni conocidas). Se pueden hacer fotos y como en todos los museos estatales hay descuentos y días gratuítos.

-Obras invitadas “María vestida de labradora valenciana” y “Elena en la playa”: también merece la pena pasar por este museo para echarles una ojeada a estas obras de colecciones privadas que pocas veces se pueden ver en público, junto con la anterior exposición hacen por tanto de la visita a estas exposiciones un imprescindible en toda agenda cultural veraniega.

Museo ABC

-Mariscal: se supone que es la exposición principal del museo, pero rápidamente queda descatalogada por otra de la que se habla después.

Caótica y pretendidamente artistica, uno prácticamente no aprende nada de Mariscal a menos que ya sepa algo antes, no parece tener pretensiones divulgativas, es una pena, porque hizo cosas muy interesantes de las que apenas obtenemos el esbozo. Puede resultar interesante si se pasa por allí.

-Mingote, Historia de la gente: en su momento, el difunto Marqués de Daroca publicó en dos ocasiones una historia de la gente con su peculiar genio, esta exposición habla sobre todo de la segunda ocasión y muestra muchos de los dibujos originales de la forma habitual en esta fundación.

Imprescindible para los muchos admiradores de este gran artista contemporaneo y sumamente interesante para el resto.

Caixaforum

-Las artes de Piranesi: se esperaba esta exposición… y no decepciona, merece la pena realmente verla, bien explicada, con obras interesantes expuestas y un video 3D bastante espectacular, absolutamente aconsejable.

-William Blake, visiones en el arte británico: más prometedora de lo que parecía, el artista no acaba de entusiasmarme. Por lo demás, la exposición está montada de la forma habitual y academicista de este lugar. Aún así resulta interesante si se pasa por allí.

Sala de arte joven

Esta sala ha sido toda una revelación para mi este año, con exposiciones muy interesantes y bien comisariadas (también por un joven elegido por la Comunidad de Madrid, a la que pertenece esta sala), los jóvenes artistas madrileños exponen sus obras, muchas de las cuales resultan increíblemente interesantes y prometedoras.

Cuando yo la descubrí se estaban haciendo varias exposiciones con respecto a la temática de la empatía (algo indudablemente original), esto fue lo que conseguí ver:

-Una obra en busca de empatía: el conjunto de artistas reflexiona sobre la relación emocional (algo tan importante para el arte) del espectador con la obra. Sumamente sugestivo, la mayoría de las obras me fascinaron de tal modo que me prometí a mi mismo que volvería a la siguiente exposición del ciclo, lo hice, y no me defraudó en absoluto.

————

-¿La sociedad empática como futuro ideal?: aunque quizás un poco más baja de nivel que la anterior, esta nueva e interesante exposición habla sobre la idea de las emociones y lo que significan para nosotros a través del arte. Sigue siendo muy recomendable, especialmente para aquellos que aún no hayan descubierto esta atractiva sala de arte joven.

Museo romántico

-Tiergarten, un jardín romántico alemán: forma parte del famoso PhotoEspaña, pero se mantiene hasta septiembre. Como todas las del museo romántico, es una exposición diminuta pero con cierto encanto, no se descubre gran cosa pero a uno le gusta verlas. Desde luego no es gran cosa, pero es bonita.

También suelen tener el típico programa de la pieza del mes, en la que se hace protagonista a una de las obras expuestas y se redacta a propósito un texto para explicarla.

Museo Reina Sofía

-Museo:

-James Coleman: la que supuestamente es la gran exposición del museo, no es nada del otro mundo, y no se permiten hacer fotos.

Llena de unos videos sin mayor interés, tienes que ser un verdadero apasionado de este artista para que consiga interesarte, sólo la obra de la sala de bóvedas consigue cierto efecto (y sólo por lo tétrico del lugar de exposición).

-Rosemarie Trockel, un cosmos: nada del otro mundo, despierta un ligero interés, pero muy ligero.

-Habla, de Sharon Hayes: sin mucho interés la verdad, se recorre con cierta indiferencia, especialmente si no te interesa en absoluto la vida personal de la artista.

-Palacio de Velázquez y Palacio de cristal:

-Nacho Criado. Agentes colaboradores: de muy relativo interés, cuesta decir a alguien que vaya a propósito en medio del Retiro para buscar esta exposición, aunque hay alguna obra interesante.

Museo Lázaro Galdiano

En primer lugar avisar que sus exposiciones temporales son siempre sumamente tramposas, tienen una sala especial para ello, pero no siempre la usan, y tienen el extraño método de colocarlas en medio de la colección o en un piso de arriba de modo que hay que pasar por el museo sí o sí (con el consecuente pago), quedáis avisados. Afortunadamente hay días gratuítos pero no se pueden hacer fotos.

-Políptico, evocación fotográfica de los retablos de san Vicente: en la sala a parte. con cierto interés pero tampoco es que resulte muy accesible a aquellos que no conozcan la cultura portuguesa reciente. Recomendable si se van a ver el resto de las exposiciones.

————-

-Itinerario y memoria de José Lázaro: si bien con la excusa de PhotoEspaña apenas organizaron nada reseñable… ¡la del aniversario de la Biblioteca nacional les hizo sacar sus mejores fondos bibliográficos!. Con un montaje muy peculiar (aunque reconozco que interesante) consistente en mezclar las obras temporales con la exposición permanente de modo que todo ello entable un dialogo y se relacione (cosa que por otra parte no es la primera vez que hacen), el visitante siente el placer y a la vez el hastío de revisitar todo el museo y descubrir las nuevas obras y, quien sabe, quizás alguna de las permanentes en la que no se había fijado. Perfectamente recomendable.

-A la luz de la seda: interesante y bella exposición sobre algunas de las piezas de la colección de Galdiano. Sólo interesante si se va a ver lo anterior.

Museo Thyssen

¿Qué ha pasado con la sala de las alhajas con la que siempre se hacía exposición dual? a lo mejor su misteriosa desaparición de la escena expositiva madrileña se debe a los problemas económicos de CajaMadrid, en todo caso, esperemos que no le pase lo mismo a La Casa encendida que ya es todo un icono de la vanguardia en la capital.

-Hopper: es una exposición muy solicitada y demandada, ya que era muy esperada, sin embargo… decepciona. Las obras expuestas conocidas de este pintor son muy escasas (¡y algunas encima ya formaban parte de la colección permanente!), y el resto, ninguna llega a fascinar verdaderamente (con alguna que otra notable excepción en la que se percibe esa fascinante desolación que evocan sus mejores cuadros), algunas son incluso vulgares (las de las casas llegan a parecer de un estudiante de un curso de pintura). Una pena.

Es importante destacar que en esta ocasión, con motivo de la exposición, el museo ha organizado paralelamente hasta septiembre un ciclo del cine con películas relacionadas. A pesar del buen criterio para la elección de estas, no merece mucho la pena pues el salón de actos cuenta con una pantalla diminuta y la proyección es de un dvd, es decir, que uno puede hacerla perfectamente en su casa y evitarse colas absurdas o conseguir un mal sitio y no disfrutar nada.

Museo del Prado

En este momento, la pinacoteca por excelencia tiene muchas y muy interesantes exposiciones que merecen verse, a saber:

-El último Rafael: aunque un título más correcto hubiera sido “Rafael, su taller y sus discípulos más importantes”, ya que muchas de las obras expuestas o fueron hechas por otros o fueron altamente retocadas por ellos y el gran maestro intervino más bien poco; pero naturalmente el Prado, caja registradora por excelencia (¡record mundial!: en este momento el museo cuenta con dos cafeterías y más de cinco tiendas!, no es un museo ni una galería de arte… ¡es un centro comercial!, ya veo el próximo slogan: “venga a comprar al Centro comercial el Prado… y de paso, ¡vea un Velázquez!”), se libra mucho de decir eso.

El montaje es el habitual, pero la exposición sí resulta interesante y se puede aprender bastante además de descubrir obras bastante interesantes.

-Murillo & Justino de Neve, el arte de la amistad: de lejos, la exposición más interesante del museo; si la del Museo Sorolla profundiza en la relación entre el arte y el amor, esta lo hace entre el arte y la amistad, y una vez más, algunos de los mejores y más bellos sentimientos humanos surgen aquí para deleitarnos, sorprendernos, y descubrirnos como las emociones crean grandes obras maestras. Absoluta y totalmente recomendable, lo único que apena es que no sea más extensa.

-Eduardo Arroyo, el cordero místico: el Prado ya ha probado en alguna que otra ocasión a meterse en terrenos que no le incumben en absoluto como es el arte contemporáneo (por relacionado que esté con el clásico), un ejemplo es la exposición de Bacon de hace unos años, ¿resultado? fracaso total, el arte contemporáneo aquí, ni está, ni se le espera; así que es una estupidez insistir.

Por lo demás, esta exposición no tiene mayor interés y sólo vale la pena ir si ya se va a ir al museo.

-Miguel Jacinto Meléndez, retratos para la Real biblioteca pública: como la mayoría de las grandes instituciones artísticas, la Biblioteca nacional tiene origen en la monarquía española y por ello se exponen algunos retratos relacionando a esta con los libros.

Esta exposición está disimulada en medio de la colección (una extraña costumbre que está empezando a adoptar el Prado) y sin embargo es de esas de “Otras miradas” de la BN en las que más se han molestado y que más dura, merece la pena buscarla.

-El pensamiento constitucional en la obra de Goya: con motivo del bicentenario de la famosa constitución, se monta esta pobre exposición en la que se pretende la chorrada monumental de relacionar a Goya con los constitucionalistas. Las obras expuestas son diminutas y casi todo su interés reside en la importante firma en el papel, aunque hay alguna excepción.

Biblioteca nacional

-Góngora: interesante exposición sobre un escritor que en mi opinión no es suficientemente conocido, se conoce su vida, su obra… en definitiva, es muy interesante y está bastante bien montada.

-El imaginario de Leonardo: uniéndose a las exposiciones de Leonardo que últimamente parece estar de moda en Madrid, se organiza esta otra de montaje bastante espectacular a pesar de estar en la sala pequeña de exposiciones de la BN. Si sois fans del artista italiano y ya no os habéis podido perder la exposición de “Da Vinci, el genio” o “La Mona Lisa” (que por cierto, volverá del Louvre muy próximamente) recien restaurada en el Prado, esta es desde luego un imprescindible para vosotros. Para el resto, también es una exposición muy interesante que nos descubrirá algunos documentos originales de los famosos códices de Madrid.

-El mito trágico de Raquel Meller: con un título tan poético (y no menos poético es el lugar donde se expone, la sala de las musas, una sala temporal no muy conocida dentro de la BN), la muestra no da para menos, aunque no se conozca mucho a la artista, en poco tiempo se quedará fascinado por ella, su voz y su historia. La exposición se hace además con cierto encanto (aunque uno no deja de preguntarse que pinta todo esto en la BN, quizás sea por el nuevo concepto de las bibliotecas como custodiadoras de todo tipo de documento, ya sean libros, música…). Es por tanto, una opción realmente seductora.

Fundación Mapfre

-Sala de Recoletos:

-Ernst Ludwig Kirchner: otra de las muy esperadas, pero tampoco es tan excelente como se esperaba. Montaje común, obras aceptables, información habitual, nada del otro mundo.

-Sala de Azka

-Jitka Hanzlová: sin duda alguna, una de las mejores (quizás la mejor) exposición de fotografía de todo Madrid. Esta increíble fotógrafa hace sus obras dotando de una increíble dignidad a sus retratados y convierte personas, situaciones y lugares comunes en verdadero arte. Además, son evidentes sus referencias a los estilos barroco y renacentistas que homenajea/parodia de forma maestra, sin ser evidente pero a la vez dejándolo claro, no copia sino que crea otra forma de representación que a la vez es perfectamente reconocible. Total y absolutamente recomendable.

Fundación Canal de Isabel II

-Sala de Santa Engracia:

-Rosa Muñoz, Memorias construidas: no fascina, las primeras obras son un tanto horteras y las siguientes demasiado catastrofistas (e incluso en algunas se denota cierto racismo), hay alguna que otra interesante por medio, pero nada deslumbrante.

La Casa encendida

-Inéditos: es una exposición bastante interesante con obras de arte entre atrayentes y curiosas que como siempre no dejará de sorprenderte, pero, ¿es que acaso no vamos a la Casa encendida precisamente para eso?

-Proto anime cut: a menos que seas un superfan del anime (que por cierto, hacen sesiones de cine nocturnas en la terraza) no te enterarás de nada, ni lograrás que te interese demasiado o entenderás porque te deberían causar fascinación los señores que pintan los fondos de películas que no conoces y porque utilizan esta u otra técnica; en fin, sólo hay que ver el público de la exposición, la mayoría parecían frikis, y el resto, simplemente se preguntaban donde se habían metido.

-Entre silencio y elocuencia: interesantísimo video en el que se refleja la vida de una persona sordomuda y con VIH, corto pero intenso, da mucho de sí. El tesoro estaba escondido en una de las torres, ¡si es que siempre hay que recorrer la Casa encendida a fondo!.

———————–

Casa de Galicia

-Iago Eireos: hay alguna obra interesante, pero el resto es pura bruma (aunque el los titule “Bruna”), no mereció mucho la pena.

————-

-Camiños en feminino: extremadamente interesante exposición que terminó su gira aquí después de pasar por Galicia e incluso Portugal; en ella, descubrimos a diferentes artistas gallegas y su gran talento, fue altamente recomendable y deja una muy buena imagen del arte femenino de esa comunidad autónoma.ç

Matadero

-Nuestro trabajo nunca se acaba: como siempre, muy vanguardista, hay alguna obra que merece la pena, otras son una tomadura de pelo y quedan las que son un intento fallido de algo. Está bien montada y se explica bastante bien a si misma, pero su interés es relativo.

Casa de la moneda

Aunque a la entrada son un poco bruscos, los que cuidan del museo y de las exposiciones temporales son extremadamente amables y siempre querrán ayudarte o mejorar tu visita. Una pena que sus exposiciones temporales rara vez tengan un verdadero interés. Gratuíto pero no se permiten fotos.

-Certamen de arte gráfico para jóvenes creadores: quizás lo que más llama la atención es su montaje absolutamente absurdo y desconcertante, sin casi explicaciones (y las que hay no ayudan casi nada), tanto te encuentras pinturas, como monedas, como grabados como diseño gráfico en su más puro estilo, da la impresión de absoluto desorden y de que ni siquiera ha sido comisariada, en cierto modo, parece la exposición de una escuela o un instituto, en el que no se espera nada extraordinario o profesional, lo cual no beneficia ni a las obras expuestas ni a los artistas (que por encima son jóvenes).

En lo que respecta a lo expuesto, hay algunas obras realmente interesantes; por lo que, si se pasa por cerca de allí, merece la pena entrar.

Fundación March

En verano cambian los horarios, son más reducidos.

-Motherwell y los poetas: parece que el lema de la fundación ahora es crear exposiciones pequeñas pero de montaje muy estético. La exposición en sí, no dice gran cosa, afortunadamente el folleto que la acompaña sí, y además regalan una copia de uno de los poemas expuestos, en definitiva, ver esta exposición es ver arte dentro del arte, una experiencia de lo más estética.

Museo del traje

Normalmente se pueden hacer fotos, esta vez no, a saber porqué. Descuentos y entradas gratuítas como en todos los museos estatales. A causa de la crisis, por lo visto no hicieron folletos (sí, ridículo).

-Mirar y pensar, Balenciaga: una poco interesante exposición de fotografía (sí, esclusivamente fotografía), que no tendría ningún interés sino fuera por los modelos que refleja aunque tampoco deslumbran. Sólo interesante si se va a la otra exposición temporal que también hay en el museo.

-15 años sin Gianni: interesantísima aunque muy pequeña exposición sobre Versace en la que compara obras de arte que inspiraron los modelos que diseñó. El montaje tampoco está mal, aunque como ya digo, apena mucho que sea tan poco extensa, además, hay la oportunidad de ver algunas reproducciones del Museo nacional de escultura. En definitiva, totalmente fascinante y muy recomendable.

Conde duque

Siempre gratuíto, ahí estuvo también el museo municipal de arte contemporáneo (que no se sabe si algún día reabrirá), fue sometido a una restauración y sigue en proceso de cambio, pues las salas que se suelen utilizar para exponer hoy, no son las que se solían usar antes. En este momento podemos ver:

-100 años en femenino: curiosa exposición que en teoría acababa en mayo (como demuestran los folletos) pero que se ha extendido misteriosamente (y puede que más) hasta septiembre. En cualquier caso merece mucho la pena hacer este recorrido por la historia de los derechos de la mujer, que se narran sin afán propagandístico ni ultrafeminista o con algún tipo de simpatía política, es decir, de modo bastante neutral (algo muy de agradecer), por ello, será una exposición que podrán disfrutar y en la que podrán aprender mucho todos aquellos que la visiten, lo cual merece la pena además por el espectacular montaje, hay también algunas obras interesantes a ver, pero es más de carácter divulgativo. Totalmente recomendable.

-Ser mujer hoy: detrás de un montaje rotundamente deslumbrante, se esconde la publicidad descarada de una clínica de ginecología que ha financiado la exposición (y por eso durará más que la anterior), por lo demás, la información que se da es meramente anecdótica, datos generales acerca de la situación de la mujer en el mundo; aunque no hay duda de que es un buen complemento de la anterior.

Museo de América

Este museo está en la ciudad universitaria y es bastante desconocido a pesar de su interés que no sólo está en lo expuesto, sino en el edificio en sí. Sus normas y descuentos son las mismas de todos los museos estatales, además, cuenta con uno de esos puntos de liberación de libros. En lo que respecta a lo temporal, ahora podemos ver:

-Mapuche, semillas de Chile: a pesar de que es la exposición principal, y de que por lo visto ha viajado por una buena parte de Europa, no acaba de seducir y te quedas con ganas de saber más. No demasiada información, montaje vulgar en general… en definitiva, no dejas de decirte que el tema de esta tribu que sobrevivió a tantos avatares históricos y que aún reclama sus derechos, merecería una exposición muchísimo más trabajada.

-Con manto y saya: la tapada limeña: muy interesante exposición que se esconde en una de las salas del museo, a pesar de que no se da gran información, los dibujos expuestos y lo que se cuenta si es realmente interesante e intrigante, claramente no pretende ser exhaustiva, lo que por otra parte es una auténtica pena. Pero sí merece la pena verla.

Antigua tabacalera de Madrid

Este lugar es un nuevo sitio para exposiciones que por parece planeado traer el arte más joven y vanguardista… otra cosa es que sea lo mejor que se puede ver. En todo caso, entrada gratuíta y se permiten fotos, y vale la pena aunque sólo sea por ver el viejo edificio. En este momento encontramos:

-Lugares de tránsito: una exposición cuya idea (dos artistas que se juntan para elaborar un proyecto común en un país) es mucho más interesante que el desarrollo al que acabaron llegando todos y cada uno de los artistas y cuyo resultado final es bastante poco interesante. En muchos casos es incluso tópico, sólo la repetición de ideas ya exploradas y ya bastante pasadas, destaca así pues por su falta de creatividad.

Centro ruso de ciencia y cultura

-El norte de Rusia: esta debe de ser una de las primeras exposiciones que hace el centro (o al menos de la primera que yo me entero, en cualquier caso, lo bueno de Madrid, es que siempre hay sitios nuevos por descubrir, ¡el recorrido nunca se termina!), y que yo tenía especial ganas de descubrir, por el centro y la exposición ya que he estado recientemente en Rusia.

Lamentablemente, es un tanto decepcionante, aunque el personal es amable, la entrada es gratuíta y además se pueden hacer fotos, lo cierto es que el edificio es bonito está muy descuidado (muy propio de Rusia, empiezo a creer que estos centros culturales son un perfecto reflejo del propio país, también el de Italia destaca por eso mismo) hasta el punto de que el ascensor hace unos chirridos que dan miedo. La exposición en sí tiene un montaje totalmente vulgar y las obras no dejan de ser una recolección de fotografías de diversos monasterios (ninguno de los de las grandes ciudades) como las que pudiera haber hecho cualquier turista. Es por tanto sólo recomendable para los muy apasionados de Rusia.

Espacio fundación Telefónica

¡Y para los amantes de la vida cultural madrileña surge una nueva fundación!, que quien sabe, podría prometer mucho. En cualquier caso, la entrada gratuíta y la posibilidad de hacer fotos sin flash es muy buen comienzo. Aunque no es esa la única razón para visitar el “Espacio” de Telefónica, ubicado en un lugar muy céntrico, la propia Gran Vía (no estará en el Paseo del Prado pero el lugar para una sala de exposiciones es incuestionablemente bueno), está en el interior del edificio de la compañía que tiene una fascinante historia (primer rascacielos de Europa y el más alto durante mucho tiempo, está situado en la zona geográficamente más alta de todo Madrid, fue mirador durante la guerra civil y estuvo a punto de ser bombardeado, Hemingway se subía ahí para cubrir todo ello… etc) y una arquitectura no menos interesante (por ello es recomendable visitar también la gran tienda que es el gran vestíbulo del edificio.

Como muchos sabrán, Telefónica ya había hecho algunas exposiciones antes, pero muy alternadas y en uno de los pisos del edificio sin que tuviera grandes visos de estabilidad. Sin embargo, la creación del Espacio es una evidente gesto de puesta en marcha con visión de futuro, con el deseo de que el lugar se convierta en uno de los centros culturales de referencia de la capital, ¿lo logrará? bueno, de momento las primeras exposiciones que ha planteado, a pesar de querer claramente complacer a todo tipo de público (una de pintura relativamente convencional y otra sobre vida artificial queriendo atraer a los más vanguardistas y amantes de lo poco común; y ambas pecan de lo mismo: mala distribución de la información, que ponen en lugares de modo que o resulta escasa o excesiva), son bastante corrientes y de interés regular, no obstante, démosle el beneficio de la duda a una fundación que puede dar mucho de sí y sigamos atentos a su evolución, y de todos modos, en este momento merece la pena ir aunque sólo sea para descubrir más del interior de este fascinante edificio que sorprendentemente se construyó en menos de tres años. En cualquier caso, ahora podemos ver distribuído en distintas plantas (y con una espectacular escalera que merece la pena entrar sólo para ver ese prodigio arquitectónico):

-Historia de las telecomunicaciones: El museo de las telecomunicaciones de telefónica existe desde hace mucho, pero se ha cambiado de sitio continuamente, de hecho, la primera vez que yo lo vi estaba en el primer piso de lo que ahora es la tienda.

Naturalmente es una exposición permanente pues en realidad es un recorrido por la historia de la labor de la compañía, pero se ha planteado con medios muy estéticos, entretenidos y modernos, de modo que aunque el tema no resulte extremadamente apasionante, todo está planteado de manera tan atractiva que fácilmente te dejas seducir. La pega, que es muy poco extensa y por tanto no profundiza en exceso, se echan de menos también que se muestren más piezas.

-Arte y vida artificial: montada de una manera pretendidamente poco convencional y sobre un tema atractivo, se queda en su intento de ser algo diferente y resultón. Por el contrario, las maquinas, al tener la mayoría o las más atractivas un horario de funcionamiento muy concreto se quedan como algo inerte y sin interés, la permanente oscuridad dificulta la lectura de las informaciones y al final, con tanta promesa que da de ser algo participativo, al resultar no serlo, decepciona gravemente al espectador que pierde todo interés. Exposición totalmente fallida.

-Colección cubista de telefónica: sin duda una de las que pretendía ser de las grandes atracciones y que más gente movería. Sin embargo, y a pesar de que el nombre de Juan Gris llama de por sí, apenas cuenta con cuadros famosos o realmente importantes (aunque hay bastantes obras interesantes que merece realmente la pena ver). El montaje es bastante convencional y en cualquier caso, poco atractivo. Aún así es recomendable.

En cualquier caso también merece la pena por las vistas que se observan a través de los ventanales de la Gran Vía.

-Cromo’s latidos de color: parecen simplemente diversas fotografías hechas por un aficcionado a lo largo de los años y puestas en una exposición, no tienen demasiado interés, y la verdad, ni siquiera están demasiado bien hechas. No merece la pena (a menos claro que no se haya visto el museo).

Museo de artes decorativas

-Deutscher Werkbund: es raro, muy raro que yo me queje de que haya exceso de información en una exposición, pero es que en las de artes decorativas suele haberla; aunque quizás en este caso da esa impresión porque está fatal montada y es tremendamente caótica, en realidad, se nota (básicamente porque no todos los letreros están traducidos al español y todos tienen traducción al portugués) que es una exposición itinerante y que la colocaron ahí como se les ocurrió sin darle demasiada importancia. De ese modo, el visitante se encuentra con un caos de datos interminable y con un montón de letras que no sabe ni a que vienen, por si fuera poco, no hay muchas piezas expuestas y ninguna es extremadamente interesante.

Sin embargo, dentro del terrorífico desastre que es, se puede atisbar algo de interés en lo que cuentan, y si uno tiene paciencia (mucha pero que mucha paciencia) puede descubrir la apasionante historia de  una asociación de diseño que se podría decir que es influyente hasta nuestros días. Sin embargo, como ya digo, sólo para personas muy adeptas y con muchas ganas de ver una exposición sobre el tema, ningún otro lo aguantaría.

Imprenta municipal

Este museo está recien abierto como quien dice, y está dando también sus primeros pasos en las exposiciones temporales. A pesar de la indudable importancia histórica de la imprenta y de su historia, es un tanto específico y técnico para la gente de a pie, lo que probablemente reduzca su interés público (y lo mismo se aplica a las exposiciones temporales), sin embargo, las obras que se exhiben y su montaje realmente merece la pena.

-Futura: esta exposición cuenta con un montaje relativamente bueno, y quizás una de las cosas más interesantes que descubrimos en ella es que todo tiene su historia, hasta lo más nimio, lo más reducido en lo que no reparamos oculta muchas vivencias detrás. En este caso se trata del tipo de letra “Futura” y su distinta utilización a lo largo del tiempo desde su invención en Alemania. Si bien no es el colmo de la diversión (al igual que el propio museo es muy técnico todo), puede haber a quien le guste descubrir hasta que punto las cosas más minúsculas de nuestro mundo están muy pensadas.

—————————–

Esta entrada fue publicada en Turismo. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a La temporada de eventos y exposiciones de verano del 2012 en Madrid

  1. Pingback: Las fiestas de San Cayetano, San Lorenzo y La Virgen de la Paloma (¡La verbena de la Paloma!) | Universo de A

  2. Maria dijo:

    Hi there, I discovered your blog by way of Google at the same time as looking for a similar subject, your website came up, it appears great. I have bookmarked to my favourites|added to my bookmarks.

  3. Thanks very much! I hope to see you again soon!

  4. Pingback: Las temporada de exposiciones 2012-2013 de Otoño-invierno en Madrid | Universo de A

  5. Pingback: Romeo y Julieta | Universo de A

  6. Pingback: La temporada de exposiciones 2013 de primavera-verano en Madrid | Universo de A

  7. Pingback: Los eventos de verano en Madrid 2013 | Universo de A

  8. Pingback: La temporada de exposiciones 2013-2014 de otoño-invierno en Madrid | Universo de A

  9. Pingback: La temporada de exposiciones otoño-invierno de 2015-2016 en Madrid | Universo de A

  10. Pingback: La temporada de exposiciones de otoño-invierno de 2016-2017 en Madrid | Universo de A

  11. Pingback: La temporada de exposiciones de primavera-verano de 2017 en Madrid | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s