Octava parte de Notas de aburrimiento

Tengo ganas de avanzar también en las otras novelas por entregas, pero últimamente no hay manera, y lo cierto es que “Notas de aburrimiento” es la que más fácil me resulta de escribir, sólo hay que dejar volar la imaginación… y ya está… bueno, más o menos. En cualquier caso, os presento una nueva parte de este Gran Relato:

Nota 44

Como finalmente el puente familiar se ha reducido a ver la tele de vez en cuando, tengo que buscar qué hacer en el resto del tiempo… no sé, tal vez todas esas cosas que siempre he querido, pero no he podido llevar a cabo; o toda esa cantidad de tareas que siempre retraso indefinidamente… sí, creo que debería decidirme por alguna de esas cuestiones.

Nota 45

O… podría dedicar todo el tiempo a pensar en como no volver al instituto, ¡que nuevas tácticas debo utilizar, que clase de plan llevar a cabo!.

Nota 46

He empezado a reírme revolcándome por el suelo, entre espasmos de emoción, con la sola idea de la posibilidad de no volver al instituto… hasta que me he dado cuenta de que Ildefonso me miraba:

-Qué raro eres papá… más que el resto de los padres, que ya es decir. Tal vez yo no sepa mucho de cómo es ser mayor, pero creo que deberías apuntarte a un taller de cualquier tontería, porque necesitas estar fuera de casa y conocer gente… por favor, hazlo que empiezas a preocuparme. En fin, salgo, volveré para comer.

Este niño, siempre con sus imaginaciones… bueno, ¡decidido!, dedicaré el resto del día a fantasear sobre cómo huir del instituto ja, ja, ja.

Nota 47

…Y entonces utilizaré una cuerda extensible, bajaré desde la azotea, y así, lograré colarme en el ministerio de reeducación, donde, tras encontar el subdepartamento y/o/u cosecretaría concreta; robaré los documentos (con unos guantes de terciopelo negro, que tienen más clase que unos de plástico, sino voy a parecer la señora de la limpieza) que me obligan a estar en este instituto, y, utilizando un láser especial, borraré los datos… ¿pero qué hora es?, ¡Ildefonso está a punto de llegar y yo no he preparado nada de comer!… ¿¡qué hago!?… ya sé, iré a por unas pizzas y así no tendré que cocinar, además quedaré como un padre molón.

Nota 48

-Papá -me dijo Ildefonso- llevamos varios días seguidos comiendo pizza, a mí me gusta, pero… ¿no tendríamos que tener una dieta equilibrada?, ¿y no se supone que este tipo de cosas no las debería de decir el hijo? -comentó esto último para sí mismo con extrañeza.

-Ildefonso -dije con tono de padre responsable- la pizza es algo muy equilibrado, contiene un montón de ingredientes: verdura, carne… etc, ¿qué hay más equilibrado que esto? -me dije a mí mismo, mientras me preguntaba cuales serían los verdaderos ingredientes de este producto industrial que acababa de coger en el supermercado a toda prisa.

-…. Además, -continuó mi hijo con este tono de responsabilidad repelente que está empezando a usar demasiado a menudo, porque, ¿¡quién se supone que es aquí el padre!?, ¿yo o él?, empiezo a sentirme como si fuese un adolescente culpable de nuevo…- estás adelantandome mi dieta de cuando vaya a la universidad, ¡me estás privando de una vivencia básica!.

-¡Calla y cómete la pizza! -dije con tono autoritario.

-Pensar que esta escena la tienen otros con las coles de Bruselas… ¡quién las probara! -murmuró.

Qué respondón me ha salido este niño, no sé de dónde ha sacado esta tozudez de verdad, de mí no, desde luego. Bueno, a lo que estaba, voy a seguir pensando como escapar del instituto.

-Papá, ¿no estaremos comiendo pizza siempre porque sigues buscando formas de no volver al instituto? -me dijo con tono de listillo.

Me quedé con cara de pasmo, y sólo pude reaccionar gritando:

-¡Castigado! -dije señalando con el dedo y lanzando la pizza al otro lado de la cocina.

-¿Por qué? -dijo él poniendo mirada de inocente y tono lastimero, que bien se le da, de verdad.

-Porrr…. -de repente me di cuenta de que no tenía ninguna razón para castigarle, así que me quedé pensando, ¡por favor!, es un adolescente, seguro que ha hecho algo mal últimamente: notas, no, aún es demasiado pronto; vuelve a la hora, hace sus deberes… ¡qué asco!, finalmente, tras varios minutos pensando exclamé- eso qué tú sabes que has hecho y no me has contado -¡ja, ja!, ¡qué listo soy!, seguro que hay algo, fijo, no va a ser el único chico de su edad con cosas que no quiere que sepan sus padres.

-¿El qué? -dijo con extrañeza.

-No me obligues a hablar de ello, porque me vas a enfadar más -dije con tono de autosuficiencia, no va a ser el único que lo use en esta casa, ¡sólo faltaría!.

-Es que no lo sé, además, ¿tengo derecho a saber por qué me castigas, no? -tono lastimero otra vez, y encima tiene razón.

-Es que no es sólo por… eso… también es porque, bueno porque… ¡porque sé que vas a hacer algo malo y ya te castigo por anticipado! -está claro que precipitarse en decir las cosas nunca es buena idea.

-Y mientras no lo haga… ¿puedo no estar castigado?, es que este sistema nuevo tuyo no me tiene mucha lógica -tono de verdad absoluta.

-De acuerdo -dije condescendiente, que se vea quien manda en esta casa- mientras no sigas haciendo eso que no me has contado y no vayas a hacer eso que creía que ibas a hacer, puedes no estar castigado.

Acabé mi frase levantando la barbilla con altivez. Ildefonso se ha quedado con la boca abierta y cara de asombro, pero seguro que ahora ya no contesta más.

-De todos modos papá, ¿por qué no haces cosas?, no te sirve de nada centrarte en lo que no te gusta de la vida, y perderte todo lo bueno… -dijo como si, en vez de comida italiana, la hubiéramos tomado asiática, y hubiera adquirido la sabiduría del filósofo Confuso al ingerirla.

Nota 49

Sin embargo, creo que Ildefonso tiene algo de razón, así que he llamado a Cari y he quedado con ella; pero mientras espero a que llegue la hora, voy a escuchar música, a ver en la radio… ya sé, oiré “Los 40 que más pagaron”.

Nota 50

El locutor acaba de decir: “y ahora, el superéxito de este momento, una canción que arrrrrasa porque tiene un gran mensaje, en una letra que podría haber escrito uno de los grandes poetas del siglo dorado… es una canción que arrrrrrrasa por su música que podría haber compuesto Betovén… pero nadie en la historia tuvo tanto talento como para crear esta genialidad que vas a escuchar… por eso te la pongo, y porque yo, también te pongo baby, yeahhhhh”.

¡Qué presentación!, a ver cuál es este nuevo hallazgo de la música moderna.

Nota 51

¡Qué chorrada de canción!, no he oído cosa más estúpida en mi vida, ya sólo el estribillo habla por sí solo, lo anoto para releerlo alguna vez y partirme de risa:

“Fiel a tu corazón, debes ser fiel a tu corazón

echa el freno a la razón

porque te aplastará como un camión

no tienes más opción

debes ser fiel a tu corazóoooon”

Eso sin nombrar la música: el ritmo no podría ser ni más simple, ni más ridículo… en serio, ¿es que a alguien no le aburren ya estas melodías tontas?, ¿cómo puede cualquiera pararse siquiera a oírlas?, voy a apagar la radio, porque ya me he hartado de bobadas….

Nota 52

“Fiel a tu corazón, debes ser fiel a tu corazón…”, ¡qué cosa más tonta!, se me ha quedado en la cabeza la cancioncita… quizás después del todo no era tan mala….

Nota 53

He puesto de nuevo “Los 40 que más pagaron”, y la están repitiendo una y otra vez… bueno, tal vez así me la quite de la cabeza….

Nota 54

La he buscado en interné y la he metido en mi móvil, ¡qué buena es esta canción!, “Fieeel a tu corazón, debes ser fiel a tu corazóooon…”… he llegado a la conclusión de que esto sólo lo ha podido componer un genio de la música… ¡que pegadiza es!.

Nota 55

He buscado las mejores versiones de la canción, para tenerla en la mejor calidad, una maravilla así hay que conservarla: su música es inteligentemente melódica, pero ambiciosa en su cometido, y se disfraza tras una vulgar comercialidad para educar al vulgo… pero no hay duda… ¡es una obra maestra!.

Y la letra, ¡qué letra!, el estribillo ya es todo un descubrimiento: aparentemente es simple, pero esconde todo un complejo mensaje interno, una filosofía de vida… que no hay duda, tengo que desentrañarla. Y seguro que también es igualmente profunda esta otra parte que dice:

“Aunque sientas adhesión

llévate un alegrón

no hay ninguna maldición

que no tenga salvacióoon uooooah

por eso… ¡debes ser fiel a tu corazón!”

¡Qué letra tan trascendental e inspirada!; la rima, en principio podría parecer vulgar e incluso infantil, pero yo diría que es toda una novedad, ¿cuántos poemas y canciones se han hecho de esta manera?, no, está claro que esta canción es buenísima.

Nota 56

¡Llevo toda la tarde bailando “Fiel a tu corazón”!… incluso el título es original porque contrapone su obviedad con una extraña complejidad a desentrañar.

No hay duda de que el grupo que la canta son unos genios de la música comparables a Betovén o Chaicoski… se llaman “Suspenso en lengua”, creo que me voy a comprar su disco, ¡esta canción me acaba de descubrir un nuevo tipo de existencia, de vida!, y todo basado en un mismo principio… el de que debo “ser fiel a mi corazóoooooon, debo ser fiel a mi corazón, no habrá oracióooon…. que me libre de la excitacióooooooon, no hay posible ablucióooon”. ¡Dios mío!, qué inteligencia suprema, qué genialidad, ¡esta letra acaba de resolver todos los conflictos religioso-historicos entre las grandes religiones en apenas unos versos!… ¡y quizás de las de todas las del mundo!; no hay duda, si los grandes líderes espirituales del mundo escucharan esta canción, solucionarían inmediatamente todas sus diferencias.

Nota 57

¡Qué pocas ganas tengo de reunirme con Cari en la cafetería, yo lo que quiero es seguir escuchando “Fiel a tu corazón”!, bueno, ya que he quedado habrá que ir, pero puedo ir tarareando… “El día de la asunción, que no se produzca una desaparición, mira en la recepción… y sabrás ser fiel a tu corazóooon”.

Nota 58

Me estaba resultando muy difícil escuchar a Cari, no podía dejar de oír mentalmente esa preciosa canción… y lo que diga ella me estaba importando bastante poco… encima me empezaba a entrar mono… unos minutos más, y no hubiera podido resistirme a sacar los cascos de música, el móvil, y ponerme la canción a toda pastilla inmediatamente, dijera lo que dijera Cari, cuando… ufff, por fin, empezó a sonar en la radio de la cafetería… juro que no podía más, así que, gracias a eso, he podido seguir fingiendo que escucho a Cari.

Nota 59

¿¡Qué estúpida emisora de radio han puesto que no suena continuamente “Fiel a tu corazón”!?, voy a la barra ahora mismo a pedirles que la cambien a “Los 40 que más pagaron” o no volveré a entrar en esta cafetería.

Nota 60

El dueño del bar me ha mirado como si fuera un yonki, ¿qué pasa?, ¡¿es que no tengo derecho a un poco de calidad musical?!. Afortunadamente, tras amenazarle de diversas maneras, ha accedido a poner la emisora que le he pedido… será mejor que vuelva con Cari, que se está empezando a impacientar.

Nota 61

-Pues lo que te decía Abelardo, mi hermana Prudencia no quiere ir a pasar el verano al pueblo con mis padres, resulta que va a un crucero pues por lo visto tiene nuevo novio, y mira que lo he discutido con ella una y otra vez, que una cosa no quita la otra, ¿no te parece?.

-Supongo… -digo, pero no la estoy escuchando, estoy canturreando la canción en mi interior, espero que no me pregunte más opiniones o me veré en un problema.

-Y claro, así también se lo presenta y siempre es una novedad… yo he hablado, discutido una y otra vez con ella del tema, pero nada, ¿tú que opinas?, ¿crees que me estoy metiendo dónde no debo?.

-Ehhh, yo creo que… -vaya, y ahora que hago, ha dicho algo de su hermana y de sus padres, seguro que el tema es importante… vale, ya está, prestaré más atención en la próxima ocasión, esta vez diré lo primero que se me pase por la cabeza- yo… creo que… debes ser fiel a tu corazón.

-¿Estás queriendo decirme que debería hablar más con mi hermana acerca del tema?.

-Yo creo que debes echar el freno a la razón, porque te aplastará como un camión -¡Dios santo!, ¡estoy totalmente descontrolado, estoy diciendole la letra de la canción como respuesta a sus preguntas!.

-Supongo que estás en lo cierto, insistirle más no va a servir de nada, ¡ya reaccionará!; pero es que claro, como mis padres son tan mayores, no quiero que se disgusten… ya sabes como es esto….

-Bueno, aunque sientas adhesión, llévate un alegrón, ya que no hay ninguna maldición que no tenga su salvación -con el genio que tiene Cari, como descubra que le estoy contestando a sus preocupaciones con una canción… puedo ponerme en serio peligro.

-Qué raro hablas hoy, ¿no?, ¿y sabes que lo que dices me suena?, es como si ya lo hubiera escuchado antes… ¡bah!, será un déjà vu… pero es verdad lo que me comentas, si no va ella, iré yo a pasar más tiempo con ellos y listo.

-¡Claro!, ¡no tienes más opción, debes ser fiel a tu corazón! -esto último casi lo he cantado, tengo que controlarme.

-¡Sí, bien dicho! -ella también se ha emocionado, ¡seguro que acabamos cantando los dos, como en un número musical!, “fiel a tu corazón, debes ser fiel a tu corazóooon”.

-¡Claro! es que no habrá oración que me libre de la excitación, ¡no hay posible ablución! -creo que ahora sí que me he pasado.

-¿Ah, de verdad?, ¿entonces me acompañarás?, te lo agradezco mucho Abelardo, el pueblo de mis padres es aburridísimo, el único evento que hay allí, en Los cerros de la pasión del castillo, es una procesión con una sola imagen diminuta en medio de agosto, ¡y además hace un calor!, ¡40 grados a la sombra!; por encima, hay que ir tapado de pies a cabeza con un gran hábito de lana negra porque así lo manda la tradición; pero… ¡que alegría que este año te hayas decidido a venir, así no sufriré sola!.

Lo sé, Cari, lo sé, siempre he sabido encontrar excusas para no ir. Me pregunto si me he acabado metiendo en esto por culpa de la canción, o que Cari me ha manipulado porque se estaba enterando de lo que hacía, y ha decidido castigarme por ello… mejor no se lo pregunto, no sea que me dé un mamporro, habrá que aguantar la procesión de Los cerros de la pasión del castillo.

Nota 62

Bueno, voy a dormir, pero aún tengo pegada la canción… ¿qué se le va a hacer?, así dormiré más a gusto, ha sido divertido cepillar los dientes al ritmo de ese gran prodigio de la composición que combina una aparente simplicidad con un fascinante mensaje interior… toda una obra de arte, sin duda, “Fiel a tu corazón” acabará siendo materia básica de estudio, y se le reconocerá tanta importancia como al ballet de “El cascabellotas”.

Nota 63

No consigo dormir por culpa de la dichosa cancioncita… ¡no se me va de la cabeza y ya es de madrugada!… ¡estoy harto de ser fiel a mi corazón!.

Nota 64

¡Qué asco de melodía!, ¿habrá sido inventada como método de tortura?, ¡que harto estoy de ella, por favor!, ni pasión, ni camión, ni ablución… yo quiero dormiiiir.

Nota 65

No he conseguido descansar en toda la noche, tengo unas ojeras enormes, y por encima, sigo teniendo pegada esa horrible melodía que no tiene compasión… genial, ahora yo también acabo todas mis palabras en “-on”.

Nota 66

Esa horrenda canción me persigue, la ponen hasta en la panadería, la gente la canta… es un desastre:

-“Fieeel a tu corazóoon, debes ser fieeel a tu corazóooon” -cantaba la panadera-, ¡hola guapo!, ¿qué te pongo?.

-Cualquier cosa que no tenga forma de corazón -respondo yo.

-Una barra entonces -me dijo con extrañeza-… ¡ay!, ¿no le encanta a usted esta canción?, ¡llevo toda la mañana cantándola!, y creo que lo que dice tiene razón, ¡uno debe ser fiel a su corazón!.

Reprimí mis deseos de preguntarle a esa mujer si era completamente idiota… sólo horas después recordé que yo también había pasado por exactamente lo mismo.

-Sí, sí, sí, ¡deme la barra de pan ya, por Dios!

-¡Ay hijo!, ¡que desaborido!; anda, sea usted fiel a su corazón y ya verá como le va mejor….

-Señora, ¡a ver si la aplasta un camión! -dije mientras me iba inmediatamente.

-Eso es, ¡hay que vivir con ánimo!, ¡hay que ser fiel a tu corazón!, “fiel a tu corazón, debes ser fiel a tu corazóoooon…” -dijo mientras quedaba canturreando tan feliz.

Nota 67

He llegado a la conclusión de que esta canción es una sofisticada técnica de lavado de cerebros, seguramente los “Suspenso en lengua” son en realidad una peligrosa secta o un ambicioso grupo político que ambiciona dominar el mundo, sólo así se explica que la gente alucine con tantas estupideces… y esas rimas, ¿habéis oído algo más tonto en toda vuestra vida?.

Nota 68

Han puesto esa horrible canción como sintonía de mi programa favorito, así que no lo volveré a ver… qué asco de vida.

Nota 69

Ildefonso ha venido, voy a desconectarlo todo, y así tendremos una conversación como deben tener todas las buenas familias, no dejándose influenciar por las frivolidades de la sociedad, por cosas como esa asquerosa canción.

Nota 70

-Papá, ¿has oído lo último en música?, ¡qué temazo!, “Fiel a tu corazón” está batiendo records, ¡me encanta esa canción!, ya he conseguido hasta diez versiones diferentes, y creo que me voy a comprar el disco, que trae otras cincuenta distintas de la misma melodía….

En mi interior empecé a gritar horrorizado “nooooo”.

-… Es más, al tenor Plácido Sábado le ha gustado tanto, que también va a cantar una versión operística con los “Suspenso en lengua”. ¡Fíjate qué curioso, es la primera canción que componen, y ya han dicho que no van a hacer otra de momento, porque pueden vivir de los derechos de esta durante años!.

-Claro, es lo que tiene ser fiel a tu corazón… -le respondí, nos miramos, y ambos empezamos a cantar la canción a voz en grito.

Supongo que no hay remedio, al final, uno debe ser fiel a su corazón para no ser atropellado por un camión en el día de la asunción, ¿no?.

Continuará…

Todos los capítulos publicados aquí

Esta entrada fue publicada en Grandes relatos. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Octava parte de Notas de aburrimiento

  1. Pingback: Guía de capítulos de Grandes relatos | Universo de A

  2. plared dijo:

    Intento seguir las notas estas, pero me pierdo. Al igual que al leer el comentario anterior , que me da que no va de esto. Saludos

  3. Tienes toda la razón, y ya que tú lo comentas, y había advertido a la persona al respecto en otro artículo anterior, no me ha quedado más remedio que borrar ese comentario, lo mínimo que debo de hacer es mantener la coherencia en este blog, creo yo.
    Pero vamos al tema, me alegra mucho saber que aún intentas seguir con las notas, así que trataré de ayudarte (aunque considero que si lees los primeros capítulos te aclararás bastante); Notas de aburrimiento es una novela por entregas de humor, en la que un funcionario que a veces se aburre y no tiene nada mejor que hacer, se dedica a escribir lo que le pasa en cualquier papel que tenga a mano, de ese modo, a través de esos papeles o “notas” podemos conocer los detalles de su siempre extravagante vida que es una parodia de nuestra vida cotidiana, y por eso todo está sumamente exagerado o los nombres se cambian (el protagonista no vive en “Madrid”, sino en “Madriz”, que para que lo entiendas, es por hacer un símil literario, como Oviedo y Vetusta), supongo que su gracia radica en la identificación o en lo absurdo y subrealista de las situaciones que se dan.
    Espero haberte ayudado Plared, si tienes más dudas, pregunta lo que quieras. ¡Hasta pronto!:

  4. plared dijo:

    Las he seguido y algunas son buenas, otras al ser tantas, bajan mucho el nivel. Imagino que mantener un linea coherente sera dificil…Cuidate

  5. Umm, ¿has seguido las notas de este capítulo o has leído también las notas de capítulos anteriores?.
    Bueno, no todo puede ser bueno, al igual que no hay casi ningún libro en el mundo en el que todos los pasajes sean buenos. Y tampoco diría que pretende ser precisamente coherente, no olvides que se trata de una persona que va anotando lo que le pasa como si fuera un diario, son, en cierto modo, pensamientos sueltos que acaban creando una historia en su totalidad; es, para que lo entiendas, como si estuvieramos viviendo el momento con Abelardo (el protagonista), según le pasa algo, crea una nota… y así vamos sabiendo todas sus aventuras.
    En fin, cualquier cosa más que quieras preguntar o comentar acerca de “Notas de aburrimiento”, como siempre, estaré encantado de oírla.

  6. Anónimo dijo:

    si,es un poco subrealista,pero con un toque comico muy agradable de leer.

  7. ¡Ahí precisamente está su gracia!

  8. Pingback: Diecinueve parte de Notas de aburrimiento | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s