Serie Mujeres desesperadas

La serie que convirtió la desesperación en algo muy divertido

Sinopsis: Desperate Housewives (Esposas desesperadas, Mujeres desesperadas, o Amas de casa desesperadas, dependiendo de la distinta traducción hecha en diferentes países de habla hispana) es una serie estadounidense de televisión de comedia y drama creada por Marc Cherry , producida por los estudios de ABC y Cherry Productions. La serie es emitida desde 2004.

La serie se desarrolla en Wisteria Lane, zona residencial situada en la imaginaria ciudad de Fairview, Eagle State. Trata de las vidas de cinco amas de casa, a través de sus vidas domésticas a la vez que se revelan varios misterios acerca de sus maridos, amigos y vecinos. El tono y estilo de la serie combina elementos de drama, comedia, misterio, culebrón y sátira.

—————————————————-

Comentario previo

Con motivo de la emisión de la última temporada de la serie decido publicar este extenso artículo sobre esta, al igual que también lo hice sobre otras series anteriormente.

Es siempre triste a la vez que emocionante llegar al final de una serie, sobre todo porque te das cuenta de todo lo que has pasado con esos personajes de los que te has enamorado, todo el tiempo que llevas siguiendo sus aventuras y el tiempo que has invertido en ellos, así que siempre supone una emoción agridulce el que una serie se acabe (cosa que por otra parte yo nunca deseo, pero en la vida todo tiene un fin…), por una parte sabes que ya no la volverás a ver más, pero por otra, sabes que surgirán nuevas series con las que emocionarse, la experiencia me dice que en la mayoría de las cosas de la vida, aunque lo creas, nunca has escalado la última montaña, siempre quedan más aventuras por vivir.

“Mujeres desesperadas” se transformó desde su principio en todo un fenómeno televisivo, no era para menos, su premisa era tan común como original: todos tenemos secretos, sí, la gente ordinaria puede ser capaz de hacer cosas extraordinarias en circunstancias muy determinadas, y absolutamente todos, por muy normal que sea la vida que llevamos, podemos descubrir una súbita luz o oscuridad en nuestro interior que no nos podíamos ni imaginar que teníamos.

Lo anterior es una de las bases de la serie, pero no es en absoluto la única puesto que una buena idea (por muy brillante que esta sea) no garantiza en absoluto un buen desarrollo, cosa que con “Mujeres desesperadas” se consiguió a la perfección (al menos al principio, luego, como la mayoría de las series fue decayendo y degenerando), no sólo usaba una buena idea que mantenía con interesantes argumentos dramáticos, sino que además explotaba un increíble humor que resultaba divertidísimo, además de la intriga más subyugante; a todo lo cual hay que aumentar una bellísima y muy agradable ambientación en un barrio en el que cualquiera querría vivir (a pesar -o no- de sus vecinos), una dirección siempre muy original que primaba el factor visual de una forma extremadamente visual logrando que los guiones fueran mucho más que palabras… etc; el resultado de este complicado cóctel podía ser muy bueno o muy malo, y fue lo primero.

En su primera temporada, la serie conquistó a medio mundo y arrasó en todos los premios, la gente no hablaba de otra cosa, era tan sorprendentemente original, se salía tanto de lo visto hasta ese momento y además estaba tan bien hecho que la gente no daba crédito. Repentinamente, determinados medios que no solían hacerse eco de series extranjeras en España empezaron a hablar también de ella, y en lo que se refiere a su país de origen, bueno, basta con decir que la primera dama de entonces, Laura Bush declaró publicamente que seguía la serie mientras su aburrido marido dormía o que la poderosa Oprah Winfrey consiguió que le hicieran un capítulo para ella y también que aparecieran afroamericanos en la segunda temporada.

Y por cierto, una curiosidad que no todo el mundo sabe sobre la serie, la mayoría de los capítulos llevan nombres de canciones de Stephen Sondheim, el famoso compositor de musicales como “Sweeney Todd“, “Follies” o “Golfus de Roma”.

En cualquier caso, esta serie se convirtió en todo un fenómeno desde su aparición (según algunos Mary Alice mató también a los realities con su suicidio). Basada en la vida cotidiana de cuatro mujeres, que desnudan todas sus intimidades en la pantalla, la serie se ha convertido en la producción más vista en su estreno desde el lanzamiento hace una década de Urgencias y ha superado también la audiencia de producciones emblemáticas de los últimos años como “CSI”, “Friends” o “Sexo en Nueva York”.

Pero la repercusión de la serie ha estado muy lejos de quedarse en buenos resultados de audiencia; la crítica ha coincidido también en recalcar su enorme calidad, lo que se ha visto reflejado cuando la serie consiguió los premios a Mejor Serie y Mejor Actriz (Teri Hatcher) en el apartado de comedia en la gala de entrega de los Globos de Oro; y los premios a Mejor Actriz de Comedia (Felicity Fuman) y Mejor Director en Serie de Comedia (Charles McDougall) en los Premios Emmy 2005; y esos son sólo los más importantes, la serie cuenta con una cantidad de galardones enorme, eso sin contar las innumerables nominaciones.

Pero, ¿que ha podido llevar entonces a medio mundo (la serie se ha vendido hasta a China, eso sin contar las distintas versiones hechas por varios países a partir de la original) a ovacionar la serie?, los motivos pueden ser varios: podría ser el como se refleja la doble moral de la sociedad actual, los miedos y temores de las mujeres al borde de la cuarentena o los trapos sucios de una comunidad, que son algunos de los secretos que esta serie saca a la luz sin pudor y sin censuras en cada uno de sus episodios, de 45 minutos de duración.

Así, en clave de comedia y con grandes dosis de ironía, la serie muestra una realidad en la que tienen cabida la familia, el sexo, las relaciones personales, los cotilleos de vecindad, las situaciones cotidianas y otros muchos temas, vistos siempre desde la mirada irreverente y maliciosa de este grupo de mujeres, pero sobre todo, de la suicida que siempre tiene una opinión que dar.

El éxito de la serie es, sin duda, debido a muchas cosas, pero es incuestionable que influyen poderosamente las cinco actrices protagonistas, que dan vida a los principales personajes de la serie: la ex chica Bond Teri Hatcher; la televisiva Marcia Cross, a la que ya vimos en Melrose Place; la actriz revelación de la serie, la hispana Eva Longoria (y que copa con la anterior las portadas de las revistas de moda más prestigiosas; siendo además Longoria imagen de varias marcas de cosméticos); la ganadora del Oscar Felicity Fuman; Nicollette Sheridan (también nominada a los Globos de oro); la implacable narradora Brenda Strong o Dana Delany (que fue la elegida originalmente para el papel de Bree).

“Mujeres desesperadas” comienza de una forma tan poco convencional como la propia serie, con el inexplicable suicidio de una mujer de buena posición, y, en apariencia, perfecta esposa y madre. Este personaje se convierte en la narradora en espíritu y voyeur constante de las vidas de sus amigas más próximas, las protagonistas de la serie, que se preguntan el porqué de su suicidio y se cuestionan sobre sus propias situaciones personales, cosa que siguieron haciendo durante ocho temporadas en antena con éxito, a pesar de que hacía tiempo que la familia Young y sus misterios quedaran atrás, porque, como se decía hasta en el último episodio “siempre habrá gente con secretos”.

Mujeres desesperadas y yo

Desde que oí hablar por primera vez de esta serie siempre quise que me gustase, ¡una serie con un título tan bueno tenía que gustarme por fuerza!, de hecho, siempre haría el chiste de “¡son mujeres!… ¡y están desesperadas!… ¿cómo no va a gustarme esta serie?”

En cualquier caso, todo el mundo coincide en lo acertado y original del título, aunque la traducción española es ligeramente incorrecta, la serie se llama originalmente “Amas de casa desesperadas”. De todos modos, estoy convencido de que tal título no deja de tener cierta referencia almodovariana a la famosa película de “Mujeres al borde de un ataque de nervios” que es sobradamente conocida en EEUU (y de la que incluso se intentó hacer un musical que fracasó, lo que no es de extrañar, pues las pocas imágenes que pude ver y la música parecían bastante desastrosas y no hacer justicia alguna a la película original que todos los críticos de Nueva York alababan) y seguro que Marc Cherry también la conocía, y más sabiendo que es homosexual. No obstante, la historia oficial ( y seguramente también totalmente cierta) dice que, mientras el creador de la serie veía una noticia (algo importante, hay quien tacha de irrealismo a esta serie, sin embargo, muchos de las vivencias de la serie están basadas en noticias reales -otra cosa es, claro está, que casualmente todas pasen en la misma calle y que no haya un sólo vecino que no tenga un sucio secreto-) de una mujer que había asesinado a sus hijos, este exclamó: “¡Dios!, ¡debía de estar realmente desesperada para hacer algo así!”, y su madre (y que según Cherry es la inspiración para dos personajes de la serie: Lynette -su madre de pequeño- y Bree -su madre de adolescente-), que estaba en la misma habitación respondió “pues yo la entiendo”, y entonces empezó a contarle lo difícil que había sido educarlos y todos los problemas que había tenido que afrontar… el germen de una serie de éxito había nacido.

Sin embargo, y a pesar de su popularidad y mi interés inicial, lo cierto es que los primeros capítulos que vi no me gustaron, me parecieron absurdos y culebrónicos, no sería hasta un nuevo intento más tarde cuando podría descubrir todo el interés de la serie: su refinado humor, su interesante moralismo, su sofisticación a todos los niveles… etc. Y curiosamente, como la mayoría de las series que acabaron conquistandome totalmente, la empecé muy tarde y no desde el primer capítulo, así, pude ver el final de la tercera temporada, pero hablando con justicia, empecé a seguir la serie con la cuarta temporada, gran temporada para empezar, sin duda.

A partir de ese momento quedé totalmente fascinado con las ideas de la serie, sus tramas, las frases de Mary Alice y su extremada originalidad a todos los niveles, tanto creativo como técnico. Y si bien es cierto que la serie ha ido decayendo o más bien, que ha acabado por anquilosarse y perder la gran originalidad que la caracterizó, lo cierto es que casi siempre ha conservado el brillo que hizo que nos enamoraramos de ella, pues realmente nunca ha degenerado del todo (como le pasa a demasiadas series).

Y prueba de ello es que, en que otra serie se podían oír dialogos como este:

“Bree entra en su casa y le dice a su marido Orson:

-Orson, acabo de colarme en casa de Katherine Myfair para robarle su receta de la tarta de piña.- dice con una normalidad absoluta.

-¡Ah, que bien!, ¿y lo has conseguido? -responde como si el allanamiento de morada fuese lo más lógico del mundo.

-Pues no, porque resulta que me quedé oyendo una conversación muy sospechosa que estaban teniendo.”

¡Si es que sólo en “Mujeres desesperadas” pueden verse estas cosas!

Análisis y comentario de todas las temporadas:

Primera temporada

(2004-2005) La primera temporada comenzó el 3 de octubre de 2004 y presenta la vida de los cuatro personajes centrales de la serie: Susan Mayer, Lynette Scavo, Bree Van de Kamp y Gabrielle Solis, y de sus familias y vecinos de Wisteria Lane. El principal misterio de la temporada es el inesperado suicidio de Mary Alice Young, y la relación que su marido y su hijo adolescente tienen con este acontecimiento. Mientras tanto Bree trata de salvar su matrimonio, Lynette lucha por encontrar tiempo y energía para hacer frente a sus hijos, Susan pelea con Edie Britt por el afecto de su nuevo vecino Mike Delfino, y Gabrielle intenta evitar que su marido Carlos descubra su romance con su atractivo y sexy jardinero menor de edad.Mary Alice Young la mujer suicida es la que narra todos los capítulos de la serie.

————–

La primera temporada siempre se considerará una de las mejores de la serie, no es para menos, su rupturismo, su nuevo planteamiento frente a lo que había en televisión, le ha merecido entrar con todos los honores en la historia del audiovisual, puesto que la serie cogía no sólo unas ideas muy originales sino que además se ponía a mezclar géneros de una forma muy arriesgada, de lo cual salía extremadamente bien parada.

Ya desde el principio se nos presentan a unos personajes que no son extremadamente ricos ni sofisticados, más bien normales y comunes, aunque no por ello menos especiales: la patosa Susan (quizás el personaje más tópico), la superperfecta Bree (que se convertiría instantaneamente en mi personaje favorito y el que considero más divertido precisamente porque es la más desesperada de todas, está tan deseosa de que todo sea perfecto que intenta mantener esa ficción a toda costa aunque ya no sea capaz de engañar a nadie, y curiosamente, ella es la más imperfecta de todas al final pues es la que más cosas ha pasado en la serie) la ex-ejecutiva Lynette que se ve sobrepasada por su trabajo como madre y la frívola antigua modelo Gabrielle (otro de los personajes originales, pocas veces se había visto a un personaje tan ególatra interpretado con tanto encanto, todo ello gracias a Eva Longoria, que se convirtió rápidamente en una estrella gracias a ello)… etc.

Sí, a esos y a otros muchos vecinos de esta calle les iremos siguiendo la pista, pero también se sienta la base de lo que fue una de las cosas más importantes durante los primeros años de la serie: el misterio de la temporada, este misterio (sumado a otros muchos que se resolvían en uno o varios episodios) duraba toda la temporada, durante la cual se iban dando pistas (algunas falsas) para poder resolverlo, y sólo se desvelaba la verdad al final, en el último episodio de la temporada, en el que, con un espectacular flachback que recopilaba toda la información dada, descubríamos la verdad. En el caso de esta primera temporada, el misterio a resolver era el de Mary Alice y porque se había suicidado, lo cual, reconozco que fue sumamente emocionante, tanto, que cuando vi esta temporada por primera vez (la conseguí por mi cuenta) recuerdo que veía un capítulo tras otro sin descanso debido a que no podía aguantar la intriga y la emoción de lo que pasaba en esa particular calle y con esa gente que se veía envuelta en unas situaciones tremendas que, en realidad, podrían sucederle a cualquiera.

E incluso, en el colmo de la brillantez a nivel de guión, se nos van introduciendo personajes que saldrán en la siguiente temporada, de modo que su entrada no resulta forzada (ello ya sólo se volverá a repetir -desgraciadamente- en la tercera temporada, a partir de ese momento, los vecinos llegan cada año, nunca en medio de la temporada).

No obstante, hay que destacar la importancia de la calle, sin duda, un factor importante, ya decía Marc Cherry que “mucha gente nos ve, porque, quiero pensar, les gusta pasar tiempo en esta calle”, y efectivamente así es, el barrio residencial que nos plantean es realmente idílico y hermoso (aunque se acabaría estropeando a base de repintar las casas de una forma absurda) y da verdadero gusto verlo y disfrutar también de los espectaculares interiores de las viviendas, pues es realmente, como poder estar cotilleando en todo un barrio y conociendo absolutamente todo de sus vecinos… y es precisamente por eso por lo que nos gusta tanto “Mujeres desesperadas”, nadie está a salvo, todos tenemos secretos y todos son descubiertos para deleite del espectador que asiste sin riesgo al descubrimiento del lado más oscuro del alma humana (y también de sus luces, que no todo es malo).

Algunos episodios destacables serían: “Piloto”, “Muévete” o “Un día maravilloso”.

Carátula de Mujeres desesperadas: Segunda temporada

Segunda temporada

(2005-2006) La segunda temporada se empezó a transmitir el 25 de septiembre de 2005, y su misterio central es el de la nueva vecina Betty Applewhite, que se muda en medio de la noche a Wisteria Lane. Durante toda la temporada, Bree intenta hacer frente a una vida como viuda y, sin saberlo, comienza una relación con el hombre que envenenó a su marido; combate el alcoholismo, y su relación con sus hijos es cada vez más fría. Al intentar combatir el alcoholismo, se enamora de su tutor, y eso desencadenará una mayor enemistad con su hijo. Susan y su vida amorosa está aún más complicada ya que su ex-marido tiene una relación con Edie, Lynette se remonta a su carrera en la publicidad y, finalmente, se convierte en jefe de su marido, y Gabrielle decide ser fiel a su esposo, y comienza los preparativos para tener un hijo.

————-

La segunda temporada difícilmente podía superar la calidad de la primera, y efectivamente no lo consiguió, aunque consiguió mantener bastante bien la calidad de la serie. Ello se debió muy en parte, como reconoció el propio Marc Cherry, a que habían descuidado el misterio, y es que efectivamente, aunque hay una cierta intriga, el final no es totalmente satisfactorio, sin embargo, los Applewhite fueron muy interesantes como vecinos y fue una verdadera lástima que no se quedaran en la serie.

Por su parte, las deseperadas siguen sus emocionantes vivencias, muy especialmente Bree que es llevada al límite total en esta temporada (lo que impidió bastante su desarrollo posterior como personaje, pues ya la habían llevado tan lejos, que era imposible poder sacar más), y también es muy interesante la vuelta de Lynette al trabajo de publicista.

En cualquier caso, esta temporada también está llena de momentazos, en capítulos como: “Tú puedes volver loca a una persona”, “Volviendo a casa” o “Nadie está solo”

Carátula de Mujeres Desesperadas: Tercera temporada

Tercera temporada

(2006-2007) En la tercera temporada, que empezó a transmitir el 24 de septiembre de 2006, Bree contrae matrimonio con Orson Hodge, cuyo pasado y la participación con un cadáver recientemente descubierto se convierte en el principal misterio de la mayor parte de la temporada. Mientras tanto, Lynette Scavo tiene que adaptarse a tener otro hijo en la casa con la llegada de la hija de Tom y su relación de una noche con Nora; y la tensión añadida que supone la apertura de su propio restaurante, una pizzería. Gabrielle pasa por un áspero divorcio, pero al final encuentra el amor en el nuevo alcalde de Fairview. Edie Britt ve su oportunidad de tener una relación con Mike Delfino que está sufriendo de amnesia, y Susan encuentra el amor al lado de un hombre inglés cuya esposa está en coma.

————–

La tercera temporada consigue remontar a base de bien, y aunque el misterio es un poco caótico (lo cual se debió a que hubo que cambiarlo en medio de la temporada, en principio el personaje de Orson iba a ser malvado, pero a todo el mundo le gustó tanto el actor, que acabaron decidiendo que debía quedarse en la serie), no deja de resultar interesante, es más, es quizás una de las mejores de la serie.

Y es especialmente importante porque da la entrada a uno de los mejores personajes de la serie: Orson Hodge, que estaría destinado a convertirse, ya para siempre y por muchas parejas que tuviese bastante Bree, en la otra media naranja de esta; y es que ambos son perfectos y se complementan igualmente bien… quizás precisamente porque ambos saben que eres tan perfecto como lo que aparentas ser.

En todo caso, la serie nos reservó momentos realmente estelares en esta temporada y sentó el precedente de algo que acabaría convirtiéndose en una tradición cada temporada: el episodio de la catástrofe, en este caso, se trataba de muchos personajes permaneciendo como rehenes en un supermercado.

Así pues, se mantuvo al máximo la emoción y el ingenio, y es sorprente que la temporada saliera también, cuando pronto hubo problemas de producción, ya que Marcia Cross (que hacía de Bree) se quedó embarazada y su estado resultó problemático, viendose obligada a hacer sus últimas escenas de la temporada en la cama debido a su debilidad, y después, su salida inmediata hasta el último episodio; provocando por tanto, que los guionistas tuvieran que acelerar al máximo y modificar los guiones muchas veces.

En cualquier caso, he de decir que el final de esta temporada me enganchó definitivamente a esta serie.

Esta es probablemente también la última temporada que se emitió en La 1, a partir de este momento y hasta la séptima temporada, el canal público trasladó a la serie (aunque siempre manteniendola en el Prime time) a la 2.

Algunos de los episodios más destacados fueron: “Escucha la lluvia sobre el tejado”, “Explosión” o “Las pequeñas cosas que hacen juntos”.

Carátula de Mujeres desesperadas: Cuarta temporada

Cuarta temporada

(2007-2008) La cuarta temporada, empezó a transmitir el 30 de Septiembre del 2007, y su principal misterio gira en torno a la nueva vecina Katherine Mayfair y su familia, que vuelve a Wisteria Lane después de doce años. Asimismo, Lynette lucha contra el cáncer; Gabrielle Solis empieza una aventura con su ex marido Carlos; y Mike Delfino y Susan tratan de disfrutar de la vida como una pareja casada, sabiendo que están esperando un hijo y además Mike se hace adicto a tomar pastillas; Bree finge un embarazo para poder conservar el bebé de su hija, y Edie planea aferrarse a su nuevo amor, Carlos Solis. Una pareja gay llega de la Ciudad de Nueva York – Lee (Kevin Rahm) y Bob (Tuc Watkins) -para convertirse en residentes de Wisteria Lane y ocupan la casa que era de Betty Applewhite (Alfre Woodard).

————–

 Con esta temporada me metí de lleno en el conocimiento de esta serie así que le tengo un especial cariño.

Es también otro ejemplo de producción milagrosa, pues la huelga de guionistas que asoló Hollywood por aquella época acabó afectando también a “Mujeres desesperadas”, que se vió obligada a reducir sus habituales 24 episodios por temporada a 17 en esta; a pesar de ello, la serie alcanzó su culmen a nivel de trabajo en el misterio (con la llegada del nuevo y maravillos personaje de Katherine Myfair), con pistas muy bien trabajadas y un final muy elaborado (de hecho, conseguí acertar el misterio antes de que se revelara), ojalá se hubiera seguido en esa dinámica, pero por desgracia… sería la última vez que se seguiría esa estructura que hizo que nos enamoraramos de la serie en su primera temporada.

Como ya digo, la nueva temporada con su misterio y con la venida de la nueva vecina (actriz que además fue la primera elegida para interpretar a Bree van de Kamp pero que rechazó el papel finalmente) crea una gran emoción, especialmente porque Bree y ella son muy parecidas, con lo cual desarrollan una serie de divertidísimas guerras. Y por supuesto, la llegada de los gays también es emocionante. Y desde luego son divertidos los amoríos de Gabrielle con el político.

Y se instaura definitivamente la tradición del episodio de la catástrofe, en este caso con un espectacular tornado.

Algunos de los capítulos más interesantes son: “Sonrisas de una noche de verano”, “El arte no es fácil” o “Domingo”

Carátula de Mujeres desesperadas: Quinta temporada

Quinta temporada

(2008-2009) La quinta temporada empezó el 28 de Septiembre de 2008, y se inicia con un salto de cinco años hacia el futuro. Las cosas han cambiado en Wisteria Lane, pues Bree es ahora una famosa mujer del catering con un mal matrimonio, Lynette se enfrenta a controlar a sus hijos adolescentes, Gabrielle ha perdido el glamour y cuida a sus 2 hijas pequeñas así como a su ciego esposo, Susan tiene una relación con Jackson, aunque sigue amando a Mike, hombre quien se convierte en relación de Katherine. Para agitar las cosas, Edie regresa con un nuevo esposo, Dave Williams, quien porta el misterio y planea una venganza contra los Delfino. Lamentablemente Edie muere (tratando de hacer lo correcto) , por causa y culpa de su esposo.

En esta temporada la serie alcanza los 100 episodios, en este episodio especial conocemos a Eli Scruggs, el “manitas” de Wisteria Lane que arregló algo más que el vecindario. Además el episodio en su mayor parte tiene varios flashbacks donde regresan Martha Huber, Rex Van de Kamp y Mary Alice Young. Este episodio fue transmitido el 18 de enero de 2009.

———————-

La serie había bajado mucho en audiencia, muchos guionistas se habían ido y todo empezó a ir de mal en peor… el final de la anterior temporada que hacía un “original” salto de cinco años en la vida de las protagonistas (muy en parte diseñado para que fuera como si la serie comenzara desde un comienzo y así poder enganchar a nueva audiencia) parecía más propio de “Perdidos” que de “Mujeres desesperadas”. Y fue así como la serie perdió su identidad durante una temporada entera que acabaría por ser conocida y reconocida como la peor de toda la serie y un completo desastre.

Había buenas ideas, pero no estaban bien desarrolladas, era como si ya no se supiera como hacer la serie; así, el misterio se diluía y ni se molestaban en ocultarlo, las historias no coincidían del todo con el carácter de los personajes y con algunos directamente los guionistas parecían no saber ni que hacer, el humor tampoco era nada del otro mundo, e incluso el capítulo de la catástrofe fue bastante patético (con un incendio).

Sin embargo si que se podrían destacar algunos episodios, como: “Tú vas a querer que sea mañana”, “Ciudad en llamas” o “Si sólo está en tu mente”.

Sexta temporada

(2009-2010) La sexta temporada inició el 27 de septiembre del 2009.[3] Susan y Mike vuelven a estar juntos, Lynette lidia con un inesperado y doble embarazo, el matrimonio de Bree se disuelve mientras está al lado de otro hombre casado, Karl, ex esposo de Susan. Gabrielle y Carlos le dan la bienvenida a la sobrina de él, Katherine lucha contra la idea de perder a Mike y ya no es amiga de Susan. Y aparece una nueva familia en el vecindario, Los Bolen.[4] Entra un nuevo personaje a la serie, una bailarina exótica llamada Robin, quien vive en la casa de Susan por un tiempo y luego se muda a la casa de Katherine, con esta última Robin empieza una relación y se van del barrio por un tiempo. Un hijo de Lynette regresa de un viaje por Europa con una prometida, lo que estresa más a Lynette de lo que ya estaba. La sobrina de Carlos y Gabrielle empieza una relación con el hijo de los Bolen (Danny). Su misterio principal es la nueva vecina Angie Bolen interpretada por Drea de Matteo y tiene que ver con el padre de su único hijo y un pasado oscuro y el misterioso estrangulador de Fairview.

————

Aterrorizados nos quedamos los fans con la anterior temporada, y esperabamos y deseabamos que fuese la excepción que confirmaba la regla en lo que respecta a la calidad de la serie, afortunadamente, los que mantuvimos la confianza en ella, vimos que acertamos.

La sexta llegaría a ser otra gran temporada, si bien, nuevamente el misterio no estaba muy bien elaborado a nivel de pistas y su resolución final dejó que desear, el resto de la temporada fue brillante y muy divertida. E incluso los otros pequeños misterios adicionales fueron muy interesantes.

Aquí ya se ve como muchos personajes también han degenerado, muy especialmente Bree, que pasó de ser la puritana en las primeras temporadas a un auténtico putón en las últimas, haciendo que toda ella perdiera sentido (también se debió muy en parte a que el actor que hacía de Orson deseaba abandonar la serie por compromisos familiares, lo que obligó a los guionistas a romper su idílico matrimonio).

Esta será por cierto, la última temporada emitida en los medios de TVE (que en cualquier caso, mantuvo todo el tiempo que pudo la serie; es muy posible de hecho, que fuera una de las últimas series extranjeras que se compró y en la que se tenía esperanza de seguir teniendo audiencia), concretamente en La 2, a partir de ese momento, y debido a las deudas de esta cadena, la serie queda a la venta y será comprada, tras un tiempo larguísimo, por la nueva cadena de la TDT Divinity

Algunos de los capítulos más destacables de la temporada podrían ser: “Bonito es diferente a bueno”, “¿Qué tal una buena psicóloga?” o “Todos merecemos morir”.

 

Séptima temporada

(2010-2011) La séptima temporada se inició el 26 de septiembre de 2010. En esta temporada está confirmada la vuelta de Mark Moses como Paul Young. Tras salir libre de cargos de la cárcel, tiene la intención de gastar el dinero de la indemnización en vengarse del poco apoyo recibido por sus vecinas durante su estancia en prisión. Aparece también con su nueva esposa, que por razones poco claras se casó con él mientras estaba aún en la cárcel. La pareja Solis descubre que una de sus dos hijas fue cambiada al nacer, y deciden proteger de esta verdad a su pequeña. Bree Van de Kamp después del divorcio con su marido Orson Hodge comienza una apasionada relación con el joven que esta reformando su casa. Susan Delfino se mete en complicaciones al tratar de ganar dinero rápido, para impedir que su marido tenga que trabajar en Alaska. Además se tiene confirmada la participación de Vanessa Williams (Wilhelmina Slater en la serie Ugly Betty) como antigua amiga de Lynette y Tom Scavo, quien según declaración de Marc Cherry se encargará de darles problemas a las Desesperadas.

———————–

Tras una larguísima espera (hasta el punto de que la serie ha salido en DVD antes de que se emitiera en televisión) muy en parte provocada porque TVE decidió perder los derechos de esta gran serie que acabó en manos de Divinity que por su parte ha querido rentabilizar la serie desde el principio una y otra vez (aunque con una gran campaña) y hacer que la espera resultara insoportable.

Por ello, muchos decidimos no esperar más (aunque sí he aguardado a que la estrenaran para poner esta crítica), así que, con esta crítica hablo de la septima temporada al completo.

Todas las series que duran años evolucionan, es más, se ven obligadas a hacerlo, no se puede esperar que una misma fórmula, por buena y original que sea, aguante durante años sin oxidarse (buen ejemplo de la serie que evoluciona exitosamente es Embrujadas, y de la que se estanca Pratos combinados -aunque este es un caso excepcional en el que el éxito se sigue manteniendo, no obstante, ni los más fans defenderíamos que la serie seguía manteniendo su calidad en las últimas temporadas-), y Mujeres desesperadas triunfó porque reunía muchas cualidades, muchos factores que la hacían especial, sin embargo, desde que se dejaron llevar por las críticas y algunas audiencias, la serie ha estado dando tumbos sin saber a donde tirar.

La séptima temporada es una de eses claros cambios frente a lo anterior, es una temporada en la que el humor queda bastante postergado (craso error, en mi opinión) en función de crear una intensidad permanente, una intriga poderosísima que nos tiene enganchados desde el principio hasta el final, de modo que deseamos devorar y devorar capítulos. Eso está bien, ahora bien, de eso es de lo que se da uno cuenta en el primer visionado, pero para que algo sea bueno, debe de poder aguantar más visionados que uno y como no he llegado a hacerlo, no estoy seguro de que realmente tenga una gran calidad pues todo parece basarse en exceso en centrar nuestra atención en las venganzas de Paul Young y Felicia Tillman. Una temporada emocionante, sin duda, pero de ahí a que haya una verdadera calidad… eso ya es otro tema.

Y es que en algunos aspectos la calidad flojea frente a las anteriores temporadas: para empezar, desaparece la emoción del misterio a resolver con aquellos fabulosos flashbacks y aquellas pistas que nos incitaban a pensar y descubrir lo que significaban (siendo realistas, el último gran misterio fue en la 4ª), también han desaparecido en general las grandes y sabias frases de Mary Alice que tanto enseñaban y esta parece haberse desentendido de todo, ha quedado reducida a una simple narradora, casi no existe como personaje; y en cuanto a las historias, siguen estando bien trazadas, pero parecen demasiado empeñadas en volver al pasado y sin embargo dejan demasiados cabos sueltos; en lo que respecta a los personajes, en general se han deformado bastante y muchos han perdido su esencia, lo que por otra parte es lógico, las personas cambiamos y evolucionamos, pero ello también les ha hecho perder mucha gracia: Susan ya no es indefensa y patosa, Bree no es una puritana, Grabielle tampoco es ya frívola… etc, puede que el evolucionar responda a una realidad, pero nunca a una serie, los personajes deben mantenerse tal cual los conocimos para que podamos seguir queriéndolos (pues también, cuando algunas personas cambian, acabamos dejando de quererlas pues “ya no es como antes”).

Por otra parte, por primera vez, un personaje nuevo resulta desagradable, Reneé Perry es una versión no graciosa de Gabrielle, la actriz no es muy buena y carece totalmente de vis cómica, la prueba de ello es que frases que nos hubieran resultado graciosas si las hubiera dicho Gabrielle con su habitual descaro, en Reneé suenan insultantes e indignantes. Es una pena que vaya a seguir también en la 8ª y última temporada.

En definitiva, ¿merece la pena la 7ª temporada de Mujeres desesperadas? aunque no será considerada nunca la mejor de la serie (ni tampoco la peor, ese título lo tiene adjuticado por unanimidad la 5ª) sí que se puede decir que nos enganchará con una fuerza y una intensidad como nunca antes habíamos vivido (quizás más incluso que la 1ª temporada, y eso es decir mucho) de la que no nos podremos liberar hasta el último capítulo que deja un final preparatorio para la que será la última temporada de la serie y que una vez más se sumerge en el pasado de las desesperadas. Por ello, es recomendable para todos los que siguen esta maravillosa serie, pero también para los que la querrían conocer, pues la serie siempre hace recordatorio de lo que ha pasado anteriormente (aunque estos deberían de ver las primeras temporadas, ejemplo de brillantez y el porqué esta serie se ha convertido en lo que es).

Octava temporada

(2011-2012) Las desesperadas originales se convierten en las protagonistas del misterio final de la serie. Durante la fiesta comunal en el final de la temporada anterior el padrastro de Gabrielle intenta propasarse con ella, afirmándole que oculta un arma en su chaqueta; pero es asesinado por Carlos, que solo deseaba proteger a su esposa de quien la violó durante su adolescencia. Bree, Lynette y Susan atestiguan el evento y, descubriendo que el hombre se encontraba en realidad desarmado y que Gaby nunca denunció las violaciones, deciden hacer todo lo posible para evitar que Carlos sea enjuiciado, ocultando el cuerpo en un arcón durante la cena y más tarde enterrándolo en el parque; no sin temer las consecuencias que esto podría acarrearles. Al inicio de la nueva temporada, las vidas de las mujeres comienzan a desmoronarse por causa de sus propios miedos, Bree actúa erráticamente temiendo que su novio policía descubra el secreto, Susan no puede dormir y evita a sus amigas, Lynette culmina su matrimonio con Tom y Gabrielle teme que la culpa lleve a Carlos a confesar.

—————-

Por fin ha llegado (¡y muy pronto, contra todo pronóstico!) el estreno de la octava y última temporada de una de las series que sin duda se convertirá en parte de la historia de la televisión (aunque no hay duda de que sus primeras temporadas, como las de la mayoría de las series, por otra parte, serán las más recordadas) y del que será el fin de la serie. De momento poco hemos podido atisbar, pero los primeros capítulos han sido simplemente divertidísimos y muy inspirados, hacía tiempo que no me reía tanto con esta serie, ¿cómo continuará? seguiremos informando.

Tras varias emisiones: aunque la cadena Divinity, está empezando a dejar bastante que desear para seguir series y empieza a dar la impresión de que no es una cadena en la que se pueda seguir un programa televisivo (contraprogramación, horarios absurdos… etc, como ya había demostrado con Will & Grace, por otra parte, e incluso en el caso de esta serie con la emisión, inédita en televisión, en horario de sobremesa de un producto que siempre ha sido de prime time), sigamosle dando un voto de confianza, aunque a lo mejor, visto lo visto, nos vemos obligados a recurrir a otros medios para terminarla.

En cualquier caso, la octava y última temporada de la serie rescata el humor que había sido eclipsado en la séptima temporada por un fuerte suspense y la serie consigue volver a ser una perfecta mezcla de muchos componentes, los nuevos personajes son además bastante interesantes y atractivos y aportan nuevas emociones. Además, las nuevas tramas de los personajes de siempre son también muy interesantes.

No obstante, se echa de menos el misterio a averiguar con pistas que caracterizaba las primeras temporadas, pues en el caso de esta, aunque hay una ligera intriga, realmente no hay una gran emoción por descubrir si pillarán o no a las desesperadas, en cierto modo, ya das por hecho que de algún modo se solucionará.

En cualquier caso, aún es muy pronto para juzgar la calidad de esta nueva temporada, eso lo dejo para más adelante…

Es muy probable que si la séptima temporada estuvo muy marcada por la intriga, esta octava lo vaya a estar por el humor… ¡que capítulos más divertidos!, parece un buen cierre de serie, sin embargo, visto con perspectiva, no estoy muy seguro de que la evolución de la serie desde su magnífico comienzo haya sido igual de brillante….

También resultan muy interesantes las múltiples escenas que comparten Bree y Gabrielle esta temporada, pues no lo hacían muy a menudo.

Por señalar algún defecto, esa extraña valla publicitaria que nunca antes había estado pero que de repente monopoliza el barrio de Wisteria Lane (que mayoritariamente anuncia un perfume de Carolina Herrera) porque, si aún estuviese puesta en un sitio solo (aunque encajase muy poco en un barrio residencial) tendría lógica… ¡pero es que se está moviendo por todo el barrio mágicamente y poniéndose muy oportunamente detrás de los personajes continuamente!, vale que a lo mejor la serie necesite patrocinadores, pero esto es pasarse bastante.

    Últimos episodios y final de temporada: aunque la temporada decayó un poco en los últimos episodios (quizás porque los personajes se estaban volviendo muy incoherentes y porque las historias que más se potenciaron eran más bien poco interesantes -el embarazo de Julie; el extensísimo divorcio de Tom y Lynette que se acabó alargando toda la temporada, y por cierto, que enorme talento el de la niña que hace de Penny, todo un descubrimiento para la serie; el absurdo innecesario de la muerte de Mike -hubiera sido aceptable en cualquier otra temporada, pero no en la final-; el forzado cambio de vida laboral de Carlos y Gabrielle y los ya totalmente absurdos devaneos amorosos de Bree que acababan por destruír el personaje), lo cierto es que aún hubo momentos graciosos y por los que merecía la pena seguirla, como se dice por internet “parece que aún había serie para más tiempo”, no obstante, y aunque habría que revisionarla y valorarla más cuidadosamente, la octava temporada no podría ser incluída en principio entre las mejores de la serie, sólo entre las normales.

       El final: en una serie siempre es muy importante el final, pues supondrá una buena parte del recuerdo que guardemos de ella, un mal final en cierto modo nos estropea una serie porque vemos que no tiene la conclusión adecuada (al igual que nos pasaría con una película o con una novela).

Personalmente, considero que el final perfecto de serie es mantener las cosas tal y como están pero ligeramente mejor, generalmente, todo el mundo prefiere que, ya que la serie tiene que acabar, imaginar que sus queridos personajes seguirán siendo tal cual son y seguirán viviendo sus peripecias aunque no sean emitidas por la televisión; muchas series cometen el error de olvidar ese detalle, y “Mujeres desesperadas” desgraciadamente no ha sido una excepción. El final perfecto de la serie, irónicamente, lo dijo Gabrielle en el último episodio, todas ellas envejeciendo juntas en Wisteria Lane, pero desgraciadamente, no se optó por eso.

La opción que se tomó finalmente dejó un final medianamente aceptable pero en absoluto brillante y sólo ligeramente satisfactorio, quizás, lo mejor de este final es que es coherente con la serie, es lógico, “Mujeres desesperadas” nunca ha hablado de finales felices ni ha pretendido idealizar la realidad sino todo lo contrario, retratarla con ironía y hacer ver como es realmente la gente y concretamente la clase media de los barrios residenciales, por ello, resulta interesante un final en el que se habla de algo que efectivamente sucede en la realidad, como la vida responde a unas fases en las que unas personas forman una parte muy importante de nuestras vidas pero llega un día en que simplemente, dejan de hacerlo, es triste reconocerlo pero es así, ya lo dice Mary Alice en el último episodio, después de que ellas hayan hecho la promesa de volver a juntarse para jugar al poker, la narradora dice “fue una promesa hecha con toda sinceridad, pero desgraciadamente, nunca podría ser cumplida…” y se empieza a describir como todas ellas abandonan la calle que tanto han amado.

Los finales de cada una no resultan demasiado interesantes en mi opinión y creo que quedan demasiados cabos sueltos (por ejemplo, ¿qué fue de la vida de Susan?, ¿cómo salió el matrimonio de Renee y Ben?, ¿qué fue de Orson, los hijos de Bree o Katherine?… son cosas que no se aclaran) para que el final sea verdaderamente bueno, se queda así simplemente, en algo correcto.

Las últimas escenas, son interesantes y casi brillantes, pues la idea de comentar que siempre habrá gente en el barrio con misterios es muy buena (a pesar de que la idea del misterio perdiera fuelle con el paso de las temporadas), aunque a uno le apena nunca conocerlos.

En definitiva, es un final de serie simplemente aceptable, correcto, pasable, pero desgraciadamente nada más (al menos uno se alivia de que no le destrozaran la serie).

Los personajes

En toda serie hay unos personajes, y estos a veces evolucionan con mayor o menor fortuna, en el caso de “Mujeres desesperadas” se han dado casos de todo tipo, aquí examino algunos de ellos:

-Bree van de kamp Hodge: lo suyo no fue una evolución, fue directamente un cambio total y sin sentido, no se puede pasar de ser una puritana en las primeras temporadas a ser un auténtico putón en las últimas. Llegó un momento en que el personaje era tan incoherente que simplemente no tenía sentido, pues si bien las personas evolucionan y cambian (aunque a los cuarenta no es muy frecuente, pero lo cierto es que la vida de Bree siempre fue lo suficientemente animada como para provocar cambios en su forma de ver las cosas) lo hacen en todos los aspectos, no conservan unos y deshechan otros de una forma totalmente incoherente, o dicho de otro modo, no tenía lógica que Bree mantuviera sus valores totalmente conservadores y a la vez se estuviese acostando con su manitas, tuviese una aventura con una persona que representaba lo que odiaba… ni tampoco su entrega absurda a su empresa de cocina si siempre había defendido el lugar de la mujer en la casa….

Por otra parte, su mejor pareja (tiene gracia, la supuestamente más puritana y fue la que más cambio de pareja a lo largo de la serie, lo que tampoco tiene mucho sentido, a este tipo de persona le suele costar intimar) fue sin duda Orson, que lo sacrificó todo por ella, y ella en cambio se mostró muy desagradecida hacia él.

-Gabrielle Solis: si la anterior desesperada es un caso de evolución muy mal resuelta, este personaje en cambio es una obra maestra en el cambio apropiado de un personaje: Gabrielle sigue conservando parte de su frivolidad y de su chispa pero ahora se ha vuelto más ama de casa, más asentada en la vida real, como por otra parte, le pasaría a cualquier modelo según pasaran unos años y tuviera hijas. Así pues, Gabrielle evoluciona como mujer ante su nueva vida, pero su personalidad y sus cualidades realmente no cambian, viendose así una evolución muy acertada.

-Susan Mayer o Delfino: el personaje de Susan es igual de una temporada a otra, y tiene lógica, muchas personas no cambian en toda su vida, y aunque a Susan se la ha golpeado (pero mucho menos que a otros personajes, quizás es el personaje que menos ha sufrido), siempre trata de salir adelante con optimismo, es un caso de personaje coherente. Por otra parte, si en lo que respecta a un personaje que funciona, se ha de decidir entre evolucionar o no, es mejor elegir que no, pues la evolución puede resultar un completo desastre (como es el caso perfecto de Bree o de Katherine).

-Lynette Scavo: Igual que Susan, Lynette es realmente igual en todas las temporadas, lo cual, como ya digo no es malo, pues a esas edades la personalidad está muy formada y consolidada, y aunque la serie abarca (incluyendo el salto en el tiempo de cinco años en el que no vimos lo que pasó) trece años de la vida de estas mujeres, sería totalmente normal que si Lynette, si fuera una persona real, fuese exactamente igual.

-Katherine Mayfair: después de la brillante cuarta temporada, está claro que los guionistas no sabían que hacer con ella, en la quinta estuvo de refilón y con argumentos absurdos (el romance con Mike fue totalmente ridículo y no creíble), y en la sexta, parecía que salía adelante de nuevo al principio con divertidísimas tramas nuevas… hasta que surgió lo del lesbianismo, que si bien dio lugar a secuencias divertidas, simplemente no tenía ningún sentido que Katherine descubriera eso a su edad y más con sus precedentes, totalmente ilógico.

-Orson Hodge: en él repercutió la decisiónd el actor de abandonar la serie, sin embargo es una pena lo que hicieron con él, podría y debería de ser uno de los personajes más nobles de la serie (hizo todo tipo de sacrificios por Bree), sin embargo, en su recta final, los guionistas parecían obsesionados con convertirle en un monstruo; no tiene mayor importancia, Orson siempre será la mejor pareja de Bree y una de las mejores de la serie.

-Mary Alice: aunque sólo era la narradora, sorprende la poca implicación de esta con su propia familia a partir de la primera temporada y que no se implicara más con las vidas de su marido e hijo, muy especialmente en la séptima temporada cuando alcanza su mayor intensidad, es como si los guionistas olvidasen que ella era la esposa y madre de aquellos; lo cual provoca una frialdad absurda, y hubiera resultado muy interesante que Mary Alice se implicara con las cosas que ve hacer a los que fueron su familia.

La sabiduría de Mary Alice

Sin duda, parte de lo extremadamente trasgresora que fue la serie (especialmente siendo estadounidense) estuvo en el hecho de que pudieramos ver a todos estos fascinantes personajes a través de los ojos de una mujer también desesperada y no precisamente ejemplar: la suicida Mary Alice; y es que no hay duda, del original comienzo de la serie, la que parece que va a ser la protagonista se mata… es entonces cuando comienza todo y empezamos a poder cotillear a través de los ojos de esta en las vidas de sus antiguas amigas y de todo su barrio.

Sí, Mary Alice tal vez no haría las mejores cosas en su vida, pero en su muerte nadie fue tan sabio, sus reflexiones (que siempre iban acompañadas por imágenes muy sugerentes que complementaban, daban pistas o mostraban de forma irónica lo contrario de lo que se nos quería decir) nos han hecho pensar y han sido extremadamente valoradas por todos los fans de la serie.

No hay duda de que las mejores reflexiones (que aparecían siempre al principio y al final del episodio y que definían su temática o con que nos íbamos a encontrar) se dieron en las primeras temporadas, lo cual es debido a que la crítica acusó a la serie y a Cherry de ser excesivamente moralistas a través del personaje de Mary Alice, lo que hizo que esta rebajara el tono de sus grandes frases del comienzo de la serie y en parte estropeara el gran encanto de estas pequeñas perlas de sabiduría que recibíamos en cada episodio (y de las cuales se vieron influídas con claridad otras series como “Padre Casares”).

Y por supuesto, siempre era un placer ver de nuevo a Mary Alice en flashbacks y no sólo oír su voz (de hecho, hubiera sido una gran idea que hubieran hecho una temporada entera dedicada a antes de que el personaje se suicidara y pudieramos conocer mucho mejor a esta interesante ama de casa).

En cualquier caso, dejo en este otro artículo (que hacía mucho que deseaba publicar) algunas de esas maravillosas frases que dijo Mary Alice, para la reflexión y el recuerdo.

Aquellas magníficas promos

(Para leer un artículo mucho más completo y dedicado exclusivamente a este tema, click aquí)

Parte de la originalidad de la serie se vió en su publicidad, con la emisión de unos elaboradísimos anuncios llenos de simbolismos (a todos los niveles, todo estaba elaboradísimo: desde las imágenes que se mostraban hasta la música elegida, todo lo cual tenía un claro y evidente mensaje -adelantar los argumentos de la nueva temporada, y a la vez decir lo que engancha la serie-) y que claramente vendían una serie diferente, y a los cuales nadie quedó indiferente.

Desgraciadamente, es probable que fueran caros, y cuando la serie perdió fuelle el esfuerzo en ellos desapareció también, de hecho, se ve una clara decadencia en ellos a partir de la quinta temporada, donde la manzana (icono por excelencia de la serie), es casi el único elemento simbólico que aparece.

Aquí dejo las que hubo hasta la séptima temporada:

Y además, otro video que incluye los momentos concretos a los que se refieren los simbolismos de la promo de la tercera temporada:

Mujeres Desesperadas… ¿dentro y fuera de la serie?

Pero una serie mítica no lo sería nunca del todo si no tuviera su propia polémica… ¡y vaya si han surgido con el final de la serie!, de repente se empiezan a descubrir y a oír cosas que nadie había sabido hasta ahora.

Todo empezó cuando el personaje de Edie Britt muere en la 5ª temporada, hasta ahí todo normal, las muertes son algo relativamente frecuente en la serie y con lo que se suele jugar, aunque nunca se había llegado tan lejos de matar a un personaje tan protagónico; en la realidad todo parecía igual de normal, “todos estamos de acuerdo en el final del personaje” rezaban los comunicados y que la actriz, Nicolette Sheridan ya estaba evaluando nuevos proyectos según su agente; el personaje tuvo además una muerte perfectamente digna y bastante espectacular, además del gran privilegio de ser narradora en un episodio sustituyendo a la habitual Mary Alice.

Sí, a pesar de lo curioso de esta muerte, todo parecía normal, pero como en la propia Wisteria Lane, la famosa calle de la serie, lo que parece normal nunca lo es, y pronto, cual si fuera una temporada de la serie, se empezaron a dar pistas y a descubrir secretos inesperados (y por lo que se está viendo, aún queda bastante por destapar); unos meses o un año después, Sheridan denuncia al creador de la serie Marc Cherry por maltrato físico y psicológico, y empieza a contar historias de como este la pegó y que dijo frases como “ojalá Teri Hatcher muriera atropellada por un autobús”, la que había sido Edie, contó además que fue a denunciarlo ante los ejecutivos de la cadena ABC, los cuales, advirtieron a Cherry y entre todos prepararon el despido fulminante de Sheridan y su muerte en la serie. Cual un capítulo de la serie, todo culmina en un juicio que a día de hoy sigue sin resolverse pues el jurado no ha conseguido ponerse de acuerdo en a quien le da la razón. Eso sí, las actrices de la serie, en una gran harmonía, declararon que estar en la serie sólo “ha supuesto una bendición” y la mayoría dijeron no haberse enterado de estos incidentes.

Sheridan desde luego, y más conociéndola ligeramente, parecía tener sobrados motivos para mentir, al fin y al cabo, uno de sus argumentos en el juicio era que a causa del despido había perdido el dinero que seguiría ganando si siguiera en la serie, podía ser sólo una actriz asqueada por no conseguir otro trabajo e intentando sacar dinero, podía ser….

Hasta que la serie ha dado su carpetazo final en EEUU, algo también sonado, pues en medio de este juicio, para defenderse contra la acusación de no haber matado nunca antes a un personaje tan protagónico, tuvieron que desvelar que en la 8ª temporada moriría el personaje de Mike (una defensa bastante absurda por otro lado, dado que es la última temporada, importa bastante poco quien muera a efectos de argumento y económicos), lo que supuso un festín para la prensa presente, a pesar de que los productores rogaron al juez que no se pudiera desvelar este dato por el bien de la serie. Pero lo más importante, es que con el fin de la serie, se celebra una gran fiesta de despedida para todo el equipo a la que debería asistir todo el mundo… pero no es así, llama la atención la falta de una de las protagonistas: Teri Hatcher (que interpretaba a Susan), y es entonces cuando se rasga definitivamente el velo de la discrección y varias de sus compañeras demuestran que la buena harmonía que parecía existir es totalmente ficticia: “Teri se autoexcluyó desde el primer día”, “Teri llegó como la gran estrella de la serie, pero cuando empezó a destacar Eva Longoria ella se encontró en una situación difícil, y ahora quizás piense que después de siete años no ha conseguido sacar nada de todo esto” (parece que el chiste que hacía el personaje de Jack en la serie “Will & Grace” -otra serie que algún día merecerá otro de estos artículos- de: “si, es una total desconocida, como Teri Hatcher hace siete años… y como Teri Hatcher dentro de siete años”, ha resultado premonitorio).

Eso sin nombrar, el hecho de que ahora se sepa que se usó la enfermedad real de una actriz para incorporarla a su personaje en la última temporada, y que, curiosamente ambas murieron con apenas unas semanas de diferencia.

Pero volviendo a lo que comentaba, ¿qué sucedió realmente?, ¿qué es verdad y que mentira?, parece que después del todo, el propio rodaje es como la propia serie que representa: una bella apariencia con muchos secretos debajo, los cuales empiezan a salir… y la verdad (y me siento malvado al decirlo), no está nada mal como una especie de continuación de la serie… parece que después de todo, “Mujeres desesperadas” sigue su emisión en la realidad, y es que al final esta siempre supera a la ficción.

Esta entrada fue publicada en Televisión (tv). Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Serie Mujeres desesperadas

  1. blanca dijo:

    Madre mía, A, has realizado una autopsia completa.
    Yo ví la primera temp, y parte de la segunda, pero no he tenido tiempo para más, aunque las guardo para cuando pueda.
    Saludos

  2. Pingback: Las grandes citas o frases de Mary Alice en Mujeres desesperadas | Universo de A

  3. Me alegra verte de nuevo, hace tiempo que no nos escribíamos, ¿no?.
    Es curioso que utilizases precisamente la palabra autopsia, muy ingenioso y real a la vez que un tanto doloroso ya que la serie está dando sus últimos estertores en España.
    Ya me habías contado tu aficción por la serie al principio de esta, es una pena, puesto que después de la segunda hubo temporadas muy buenas, y bueno, este artículo se queda siempre aquí, así que según vayas viendo… ¡podremos ir comentando que opinión tienes tú de cada temporada!, ¡hasta otra!.

  4. blanca dijo:

    Bueno, qué decir sobre el artículo de mi entrada, sólo que es la constatación de un hecho. Mi papá me enseñó que uno no obtiene la verdad hasta que no oye las opiniones de todos, y ésta es una opinión más. Y como tal, he pensado en transcribirla tal cuál se realizó.
    A mí algunas cosas me parecen palabrería y otras no, estoy de acuerdo con algunas y con otras no. Lo que más me indigna y ha indignado es que “la corona” poseyera indicios de delito y NO lo denunciase, sea su yerno o sea el Papa de Roma. Y en eso que denominamos “la corona” está el rey. Ya parece que no todos los españoles somos iguales frente a la ley, que era a lo que se refería en su discurso navideño.
    Sin más. Todas las opiniones son cuestionables, ¿quién será el que las cuestione? (tal y como reza el subtítulo de mi cabecera). Un saludo.

  5. Por supuesto, te contestaré en tu blog acerca de ese tema, pero me niego en rotundo a meterlo de por medio en un artículo de este blog que no tiene absolutamente nada que ver, aunque sí diré, que lamento decir que tu padre estaba equivocado, la verdad no se compone de opiniones, sino de hechos (de los cuales, en lo que se refiere a este tema, apenas tenemos poco más que segundas versiones); las opiniones, son simples interpretaciones de estos últimos.
    En lo que respecta a esa temática he publicado algún que otro artículo al respecto en la sección Noticias y política, por lo que ya digo que no continuaré con el tema, te contesto por pura cortesía y por la buena relación de intercambio de comentarios que siempre nos ha unido.

  6. Pingback: Temporada televisiva 2012 primavera-verano | Universo de A

  7. Panama dijo:

    La serie se hizo muy famosa gracias a su espectacular arranque (el suicido de Mary Alice, una de las vecinas), sus guiones irreverentes y descarados y su genial elenco de actrices: Eva Longoria, Marcia Cross, Teri Hatcher, Felicity Huffman y Nicollette Sheridan ( que en las últimas temporadas no aparece). Lo que en un principio parecía un argumento aburrido (las vidas de cuatro amas de casa) enseguida deja entrever que no todo es lo que parece, y que estas mujeres y sus familias tienen mucho más que esconder. Todo es contado con grandes dosis de drama, comedia y mucha sátira. Aunque la mayoría de personajes son divertidos y tienen algo especial, a algunos como Bree van de Kamp (Marcia Cross) se les extrae todo el jugo. Las artimañas de la astuta y obsesiva pelirroja muestran con mucha ironía como salirte con la tuya, eso si, teniendo siempre una buena comida en l a mesa y la casa bien exquisitamente ordenada.

  8. Yo no lo podría haber descrito mejor, ¡gracias por tu aportación!.

  9. Pingback: El Arte de los créditos y la publicidad de Mujeres desesperadas | Universo de A

  10. Pingback: Temporada televisiva otoño-invierno 2012-2013 | Universo de A

  11. Pingback: Argo | Universo de A

  12. Pingback: La evolución de las series televisivas | Universo de A

  13. Pingback: Temporada televisiva de otoño-invierno de 2013-2014 | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s