Blancanieves Boulevard

¡Vuelve la discoteca!

Sinopsis:  Sofisticados. Violentos. Modernos. Corruptos. Así eran los felices años veinte, cuando en el firmamento del espectáculo sólo brillaba una estrella: Bárbara Milton. Reina indiscutible de los escenarios, hará lo que sea para evitar que su fulgor decline. Hasta que una noche, una figurante de su compañía deslumbra a la prensa. Es Bianca, una joven huérfana a la que Bárbara tratará de eliminar, para que no le haga sombra. Bianca salvará su vida por los pelos y terminará refugiándose en un tugurio de los bajos fondos. Allí, en el Boulevard, descubrirá y será descubierta por una peculiar y divertida banda formada por siete músicos que crean los mejores ritmos del momento. Oculta y a salvo, la joven se incorpora a la vida del suburbio. Pero el giro que ha dado la vida de Bianca se verá de nuevo amenazado cuando la malvada diva, Bárbara Milton, descubra que su fama decae desde que una desconocida banda del Boulevard atrae a todo el público… Un original despliegue de música y personajes inolvidables: gangsters, y policías; políticos corruptos y reporteros ambiciosos; divas en declive y jóvenes promesas emergentes de la canción; ritmos modernos que pasan del charlestón al rock, del pop al swing, e incluso a dance y funky. Una historia de amistades, amor, desengaños… Un cuento clásico llevado al glamour de los años veinte con personajes de carne y hueso. Descubrimos un nuevo mundo para la joven Bianca, que tendrá que demostrar que su inocente apuesta es sincera. De los mismos creadores de “Antígona tiene un plan” y “En nombre de la infanta Carlota”, Jana Producciones ha dedicado casi dos años a diseñar, componer y producir esta apasionante historia de aventuras a ritmo de gran musical. Gracias a sus ocho decorados diferentes y numerosos efectos especiales de luz y sonido, BLANCANIEVES BOULEVARD convierte el escenario del Teatro de Madrid, durante dos horas, en un mosaico de música, color y magia. El público se sumerge en los años 20 llenos de sorprendentes personajes.

     Hace relativamente poco, publicaba la crítica de Burlesque y comentaba precisamente ese tema del vicio que hay hoy en día de hacer un musical con música totalmente moderna y alejada de lo que ya son los canones del género (aunque sí, ya sé que los primeros musicales se hacían con la música que sonaba en la calle); este sin duda sería un caso, menos habitual, pues se trata del teatro. Las razones son, supongo que al ser un musical español, querría asegurarse de abarcar al más público posible, o tal vez simplemente los creadores les gustaba este tipo de música.

     En cualquier caso, considero que debemos apoyar a este musical ya sólo por el hecho de ser español (no todo va a venir de Broadway), es importante que hagamos montajes de calidad y que se pueda reflejar nuestra cultura; aunque, sin duda, en ese aspecto, Blancanieves Boulevard tiene un ilustrísimo precedente en el también maravilloso y sublime musical español El diario de Ana Frank, un canto a la vida, con el que la obra objeto de esta crítica no se puede comparar, por desgracia.

     No obstante no le quiero quitar méritos a Blancanieves Boulevard, que, no, no es un musical infantil por si alguien lo duda, aunque al contrario que en Avenue Q, perfectamente podría asistir toda la familia (otra cosa es que lo entiendan); y detrás de ese título, efectivamente se encuentra el cuento clásico, pero en una fascinante versión moderna cuyas nuevas ideas y forma de adaptación estoy seguro de que fascinarán a muchos ( siempre es interesante, por ejemplo, ver en que se ha convertido uno y otro personaje o como se ha resuelto el desarrollo de la historia en otra versión… etc; y es que ya se sabe, una gran historia por muy versionada que sea siempre sigue siendo una gran historia, y por tanto un éxito), quizás sea por eso que ha sido también premiado a nivel nacional como Mejor musical.

      Sin embargo, y a pesar de como ya digo, hacer cosas interesantes con el relato original, el libreto no posee tampoco una gran brillantez, lo cual es lógico pues se trata de contar en dos horas una historia que normalmente se cuenta en minutos, por tanto a veces se pierde en la historia (ya el propio Walt Disney tuvo que superar esas dificultades, y en la mayoría de los casos lo hizo apoyándose en carismáticos personajes secundarios), sobre todo en las partes que deberían ser más cómicas y que no siempre acaban haciendo reír (por ejemplo los múltiples intentos de asesinato de Barbara Milton), tampoco se entiende el porque la historia se desarrolla en los EEUU de los años veinte (podría haberse puesto en cualquier otra época histórica y el musical no habría cambiado mucho), y el mayor defecto es que el personaje de Bianca/Blancanieves queda desdibujadísimo y no cae bien, da la impresión de que el libretista pensó que por el sólo hecho de ser la protagonista ya todos la adoraríamos, pero no es así, eso hay que trabajarselo (y quizás, el escaso carisma de la actriz que la encarna tampoco ayuda; además de que no tiene la voz subyugadora que debía de tener su personaje, es una voz normal que no impresiona, y que por tanto resta credibilidad a la historia) y muchos de los personajes secundarios son bastante planos, algunos incluso sobran porque no aportan nada a la historia (la dueña del Boulevard por ejemplo); por tanto creo que es un libreto regular.

     Sin embargo, como ya digo, hay que reconocer el enorme interés de la idea original, el cambiar ese “quien es la más bella”, por “quien es la más famosa” y todas las cosas terribles que se pueden ver en el mundo del espectaculo.

     Este espectáculo, también es otra muestra del porque no debemos tener tópicos hacia un musical porque la producción sea española, pues la muy buena dirección nos traslada a ese munco con espectaculares decorados y efectos (estos de lo más interesante) desde el mismo principio del musical, y como ya he dicho muchas veces, a mi ya no resulta fácil impresionarme a ese nivel. Quiero destacar especialmente la escena del cine en la que se simula que los protagonistas están en pantalla y tienen que fingir como retrocede o continúa el filme; en fin, una muy buena producción, sin duda en España sabemos hacer musicales propios de calidad.

     También hay que destacar la muy interesante coreografía (único reflejo de la época que se está representando).

     En lo que respecta a los actores, como dice una de las canciones “sólo hay una estrella y esa es”… Miriam Madrid haciendo de la divísima y malísima Barbara Milton, no sé si será porque esos personajes de divas desaforadas siempre nos encantan, si será por que la actriz desborda carisma por todos sus poros gracias a su sublime interpretación (y no es fácil porque es un papel muy visto) y cuya sóla presencia en escena eclipsa a todo el reparto junto o porque será, pero ella es sin duda “la dama ideal, la reina mundial” lo dice Universo de AAAAAAAA, por algo seraaaaaaaaá, como dice la canción. Es más, estoy seguro de que si alguien recuerda algo de esta función, será sin duda a este personaje (que es como Cruela de Vil en 101 dalmatas, es decir, el protagonismo es de los perros, pero quien se lleva la película es ella), y además lo comenté con otras personas, todos coincidimos en que cuando ella desaparecía de escena, te estabas preguntando ¿qué estará haciendo Barbara Milton? (lo que por otra parte no deja de ser un error del libreto, hay que darle a todos los personajes su correspondiente importancia), es más, por momentos incluso llegas a desear (y mira que es malísima) que gane ella y que mate a Blancanieves.

    Y es que Bianca/Blancanieves es un personaje soso con el que no te identificas ni te interesa, que apenas evoluciona y del que yo sólo recuerdo una acción interesante hacia el final de la obra, no sé hasta que punto se le puede echar la culpa de esto a Cristina Llorente, que si bien no tiene mucho carisma, tampoco dispone de un gran papel (gran ironía por ser la protagonista); en lo que respecta a su partenaire en la ficción, Jorge Velasco, está desagradablemente sobreactuado.

     El resto de los actores hacen su papel de forma simplemente correcta (como ya digo tampoco te fijas mucho después de la revelación de fuego y música que supone Miriam Madrid), aunque quiero destacar especialmente a Juanjo Diaz Polo o a Jacobo Muñoz.

     Y ya que hablamos del reparto artísitico, quiero comentar otro defecto de esta producción, y es que hace cosas de aficcionados como tratar de meter cosas que consideran espectaculares porque sí y sin venir a cuento, como los acróbatas, que llegan a molestar a la vista con sus volteretas sin demasiado sentido en el contexto de la historia.

     Y por último, y lo más importante, la música, que como ya digo, es muy actual, perfectamente podría oírse una de esas canciones en la lista de los 40 principales, y no sería muy de extrañar (lo que no necesariamente es una virtud), y aunque no era lo que me esperaba, y no suele ser algo que me guste en los musicales, debo reconocer que era una buena y pegadiza música que además ves toda recopilada en el gran finale que hacen al acabar la función; y la que sin duda saldrás tarareando del teatro (“ya estás, bailando en Boulevard, ¡ya estás!”). Algunas canciones destacables podrian ser: “La Reina de Egipto”, “Cóctel”, “Cine” o “Ska de Melk”.

     En definitiva, el musical español vuelve a encontrar otra producción de esmerada calidad con Blancanieves Boulevard, un musical hecho para contentar a todo tipo de público (por el tipo de música) y que sin duda gustará a todo aquel que vaya a verlo por una u otra razón.

Esta entrada fue publicada en Teatro. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Blancanieves Boulevard

  1. plared dijo:

    Este le vi, la verdad es que me quede frito, para cabreo de mi mujer. Me parecio un petardo insufrible, la verdad. Aunque sinceramente no soy mucho de musicales. Si acaso me gusta un poco la opera y poco mas

  2. Jajajaja, ¿y por qué se cabreo exactamente tu mujer?, ¿por qué te quedaste dormido?… es que eso es tan poco sofisticado para el teatro jajaja (ya imagino la típica secuencia de comedia donde los ronquidos de un espectador suenan más alto que la propia función).
    Bueno, este no es un musical convencional, y en teoría está preparado para gustar (melodías modernas, pegadizas y sin mucho fondo), aunque la verdad, con lo ruidoso que era, no me explico como pudiste dormirte.
    En fin, ya que te gusta la ópera espero que alguna de mis críticas de este género te resulte útil algún día (si consigo evitar el vergonzoso y habitual retraso en su publicación), ¿has estado alguna vez en el teatro Real?.
    Y por cierto, me alegro de verte por primera vez recorriendo esta sección.

  3. Pingback: Blancanieves y los siete enanitos | Universo de A

  4. Pingback: Crítica express: Antígona | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s