Contra la guerra y los malos tiempos

     Una vez más, el cine vuelve a ser inspirador de esta sección, en este caso, encontramos grandes frases en una película moderna pero con cierto corte clásico, en cualquier caso una obra maestra: Nicolás y Alejandra, sobre los últimos Zares de Rusia.

      Lo elegido es una cita, porque se está citando a alguien, pero en la película es más un maravilloso monólogo (algo muy poco habitual en el cine por no ser propio de este medio, pero cuando se hace suele ser sublime, otra cita de esta misma sección es un ejemplo ideal de esto), llevado a cabo, por el prestigioso actor Lawrence Olivier, que interpreta a un anciano político que se dirige al zar para pedirle que no vaya a 1ª guerra mundial, dice así:

     “Yo ya soy viejo señor; he visto demasiadas guerras, en su momento, todas parecían decisivas y hoy… ya no recuerdo ni porque ocurrieron. Millones, millones de muertos y no sé porque, nadie lo sabe (…)

     Ninguno de nosotros estará aquí cuando termine esta guerra; aquello por lo que luchamos se habrá perdido, todo cuanto amamos será destruido, los vencedores serán tan malditos como los vencidos, el mundo quedará destrozado… y los hombres vagarán por él entre ruinas y desolación.

    La tradición, la virtud, el honor… no existirán; no lo siento por mi, sino por los que vendrán detrás de mi… vivirán sin esperanza, sólo sentirán remordimiento, ansia de venganza y terror en un mundo lleno de fanáticos y esclavos”

 Primer ministro, conde Witte (Lawrence Olivier) en Nicolás y Alejandra 

     ¿Es o no la mejor cita antibelicista que se ha oído?, en mi opinión sí, me parece totalmente brillante este monólogo en el que se resume perfectamente lo que es una guerra que supone perdidas a todos los niveles: humanas, culturales… etc; quizás sea muy pretencioso decir esto, pero creo que todas las personas que tengan la capacidad de declarar la guerra deberían ver este monólogo antes de hacerlo.

     En cualquier caso, la película (que por cierto fue rodada en España, en localizaciones como los maravillosos palacios de patrimonio nacional) no cuenta con esa única joya, también nos advierte de la necesidad de usar el razonamiento para evitar el mal y no ser fanáticos, o en palabras de cierto refrán (y así unimos otra frase más al artículo) “a Dios rogando y con el mazo dando”:

“Esta en nuestras manos, no en las de dios: él nos ha dado inteligencia; podemos razonar con los locos, calmar a los perros rabiosos… ¡ay de nosotros si solo pudieramos rezar!, ¡ya rezaremos cuando enterremos a los muertos!”

Primer ministro, conde Witte (Lawrence Olivier) en Nicolás y Alejandra 

     Pero bueno, afortunadamente la película también nos da la solución a los malos tiempos, ¡porque no todo va a ser negativo!, sino leed esta muy consoladora frase final (extracto de un dialogo entre el Zar y la Zarina al tener que abandonar el palacio con la abolición de la monarquía) y estoy seguro de que hallaréis gran verdad en ella:

“-Nicolás quiero mis cosas, mis cuadros, mis albumes de fotos mis…

-frau Romanov, aún conserva la vida, dese por satisfecha.

-Anda ven; las cosas, no tienen importancia: se rompen, se pierden, se compran y se venden, lo principal es que estemos juntos”

Nicolás II (Michael Jayston) en Nicolás y Alejandra 

     Realmente esta última frase es preciosa (y todo un canto al antimaterialismo) y en mi opinión muy cierta, así que ya véis, por malos que estén los tiempos, siempre nos quedará un consuelo… ¡ya lo decían Nicolás y Alejandra!.

Esta entrada fue publicada en Citas, refranes y dichos. Guarda el enlace permanente.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s