Viajar es… ¿un placer?

 ¡Ya está bien de tantas fotos y sus respectivos anuncios y explicaciones!, ¿es que es lo único que puede ofrecer esta sección? (que no obstante ya no es poco), ¡pues no!, estoy decidido a hacer un artículo sobre el tema de esta misma categoría de Turismo, y por tanto, aquí va toda una reflexión sobre viajar, el turismo y demás cosas, siempre eso sí, con un tono divertido, en fin, ya me diréis que opináis:

Hacer un viaje turístico es algo extraño; cuando te decides a llevarlo a cabo, lo haces porque quieres salir de tu entorno habitual a toda costa, porque estás aburrido de él y porque necesitas relajarte, aprender algo y tener tiempo para ti, sin embargo, viajar es exactamente lo opuesto a eso: no te relajas porque estás pendiente de lo importante que es ver un monumento (de repente, te das cuenta de que estás haciendo lo imposible para entrar, pagos extraordinarios y a veces carísimos que nunca te hubieras imaginado, reservas, colas de horas y horas… etc), que curiosamente, es igual al que nunca visitas cuando estás en tu ciudad (y es que el románico de la iglesia de otra ciudad tiene un encanto insospechado que no tiene el románico de la iglesia que hay en frente de nuestra casa, de la cual ni siquiera nos hemos parado a mirar bien la fachada).

Además, según va avanzando el viaje más y más ganas tienes de volver a casa, hasta que finalmente acabas necesitando unas vacaciones de tus vacaciones, quizás viajar consiste precisamente en eso: en ver lo excepcional para valorar lo cotidiano.

Sin embargo todo el mundo cuenta anécdotas divertidísimas de sus viajes (bueno vale, no todo el mundo, todos conocemos al típico pesado que se empeña en enseñarnos una a una sus fotos del viaje y luego, antes de que consigas huir, “de paso” te cuela también el video), bueno, eso se debe precisamente a que las mejores historias salen de los peores momentos, ¡que maldita gracia nos hicieron en su momento!, y no olvidemos que si podemos contarlas, es porque salimos airosos; por ejemplo, cuando fui en Munich a un palacio de las afueras todo el mundo parecía entender inglés a la ida, desgraciadamente los angloparlantes desaparecieron a mi vuelta, momento en que un tranvía se averió y yo tuve que hacer dos trasbordos en autobús para volver a una estación que no sabía ni como se llamaba y que no estaba precisamente cerca del hotel, juro que aún no me explico como lo conseguí, todo un misterio.

Y es que el más simple de los viajes es una aventura, de repente soportas y haces cosas que no hubieras hecho en ninguna otra circunstancia (y la frase eterna es “para una vez que estoy aquí”), ¡y un cansancio!, a ese nivel, el peor siempre es el segundo día, cuando estuve en Londres, normalmente hubiera quedado deslumbrado por los frisos del Partenón y los hubiera descrito como “la más bella obra magna de la historia del arte griego”, sin embargo mi reacción ante tan gran obra fue “ah, que bien, un friso griego, siguiente sala”, y así es como conseguí acabar uno de los museos más ilustres del mundo en no mucho más de una hora.

Tampoco se salvan los viajes organizados y sus prisas permanentes, que acaban agobiándote de un modo que nunca hubieras imaginado para lo que llamas “unas vacaciones”; ¿quién no recuerda las horas a las que hay que adaptarse y las prisas extremas para ir a tal y a otro sitio hasta que para cuando vuelves al hotel no puedes hacer otra cosa que caer dormido en la cama confiando en dormir las pocas horas que te permiten hasta el día siguiente?

Así que, quien se tenga que quedar en casa en verano, tal vez ahora ya no le resulte tan terrible, y quien vaya a viajar, bueno, ¡pide unos días más para reponerte de tus vacaciones!.

Esta entrada fue publicada en Humor, Turismo. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Viajar es… ¿un placer?

  1. Anónimo dijo:

    tieness mucha razon,pero nos encanta viajar

  2. Totalmente cierto, ¡a pesar de todo! jajajaja

  3. martincx dijo:

    Concuerdo, en todo, y sin embargo: ¡Me encanta viajar!
    Saludos.

  4. Es curioso, pero precisamente cuanto más nos interesa algo, también somos más conscientes de sus flaquezas y defectos (y por ello podemos parodiarlo)… sin embargo, como bien dices, ¡eso no disminuye nuestro gusto por ello!.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s