La otra versión

     ¡Ah!, algunas historias las hemos oído tantas veces, las sabemos de memoria, pero… ¡cuidado!, ¿en estas historias tan aparentemente simples de buenos y malos realmente es todo tan blanco y negro?, ¿no hay tonalidades grises?; sí, lo cierto es que cualquiera diría que para entender bien una historia hay que conocer las dos versiones, ¡y es precisamente lo que pretende este artículo!, de esas historias de las que sólo conocemos la versión de los “buenos” darles voz a aquellos pobres que no han tenido la oportunidad de dar “la otra versión”:
 
-Sonrisas y lagrimas: La pobre baronesa Elsa Sroeder vive sola y viuda en Viena, rodeada de una sociedad a la que frecuenta por costumbre y aburrimiento, hasta que un día, un militar de provincias, el capitán Von Trapp aparece para llenar su vida y deslumbrarla totalmente, parece que sus días de tristeza han terminado, la baronesa pasa mucho tiempo en Viena muy feliz con el capitán hasta que este le dice que tiene siete hijos en Salzburgo de su primera mujer.
     La pobre y abnegada mujer, ciegamente enamorada del capitán decide aceptar este hecho e incluso acepta viajar a esa ciudad para conocerlos y convertirse en su nueva madre, acompañados siempre de un amigo, Max.
     Pero cuando llega allí se encuentra con una ex-monja diabólica llamada María que en sus ansias desesperadas de trepe social (ni siquiera tenía ropa para entregar a los pobres) no se detiene ante nada para alcanzar su objetivo, y ha iniciado una vil táctica para hacerse con el amor del capitán y deshacerse de la pobre baronesa que se ve pronto en un callejón sin salida ante las malas artes de la novicia.
     Para empezar, esa vil arpía disfrazada de santurrona, no duda en hacerse con el cariño de los niños, impidiendo que estos puedan acercarse a la pobre baronesa que no puede sino ver como el amor de su vida incluso llega a escaparse para bailar con la miserable niñera en el jardín, la cual, haciendose la inocente incluso se sonroja. Sus tretas y su ingenio no tienen límite, tanto les enseña una canción para la baronesa (la muy falsa), como monta un espectaculo del que se lleva todo el mérito mientras explota de forma inhumana a los niños que sólo son un peón en sus aspiraciones.
     La pobre de la baronesa se cansa de llorar todas las noches en su dormitorio y decide enfrentarse a la supuesta monja y le dice claramente que de que va intentando todo el rato que el capitán se fije en ella, ella, como no, se hace la inocente y huye de la casa en plan doncella ofendida.
     Elsa cree que ahora por fin podrá gozar de su amor con el capitán, pero no, todo era una treta de la malvada María, que ha provocado tal sindrome de dependencia en los niños que estos caen en una depresión e incluso ruegan para verla a las puertas del convento cual yonqui ante un camello. Encima tal distanciamiento sólo ha provocado que hasta el capitán la eche en falta, la baronesa horrorizada, sólo intenta que todo transcurra lo mejor posible y empieza a pensar como madre y llegar a la conclusión de que la única forma de sanar a los niños de esa dependencia es en un internado.
      Entre tanto, María ha conseguido que la echen de nuevo del convento para dar el toque final a su diabólico plan con pequeños encuentros en el jardín con el capitán (¡que putón!), que rompe el compromiso con la pobre baronesa que se va a llorar su pena a Viena y a volver a buscar alguien que la necesite. ¡Pobre mujer!.  
 
 
-Blancanieves y los siete enanitos: La reina es regente de un reino que va directo a la catástrofe, el hecho de no haber tenido tiempo para criar a su hijastra por tener que ocuparse del gobierno ahora le lleva al arrepentimiento, ¡menudo problema hay con la heredera del reino!, ¡la muy tonta se dedica a hablar con todo bicho viviente que pasa por delante de ella!, todo le vale, ¡ya sean palomas o ardillas! (y por encima los maltrata obligandolos a hacer sus tareas domésticas); y por encima, se ha corrido el rumor de que ella anda preguntándole cosas a un espejo como si estuviera loca o fuera una bruja, ¿es que no se puede una ni peinar por la mañana?.
      La reina es consciente de que la princesa no está capacitada para sus responsabilidades, así que para intentar hacerla madurar y que deje de pedir deseos a un pozo, decide darle algunos trabajos manuales a ver si espabila, pero nada, Blancanieves sigue a lo suyo, y encima luego se compromete con el primero que pasa, ¿sin el consentimiento real?, ¿pero esto que es? y encima con un príncipe de un reino rival que en dos días acabará con toda su cultura con una anexión sin ninguna condición, ¡esto ya es lo que faltaba, la princesa ha precipitado al reino a un desastre terrible!.
     En su desesperación, la pobre Reina no consigue ver salida a una situación tan complicada, piensa y piensa, pero sólo ve una solución, hay que tomar una decisión de estado, así que, aún con toda la pena de su corazón, debe de ordenar la muerte de la princesa, lo cual es la única solución para evitar la anexión del reino o una guerra terrible en la que muchas personas morirían (Blancanieves acababa de dar la excusa perfecta, en el otro reino jurarían y perjurarían que los príncipes se habían prometido), sí, es la mejor solución, una muerte para evitar miles. Manda su muerte, y pide una prueba, puesto que lógicamente debe de estar segura de que el reino no se volverá a tambalear mañana con la repentina aparición de la joven, además, hay que buscar un nuevo y legítimo heredero.
     Desgraciadamente, la ingenua reina, subestima el encanto personal de la princesa, que de ingenua que es, no consigue ni que la maten, así que huye al exilio, a la casa de unos enanos, peligrosos aliados del príncipe que no dudan en tramar su conspiración contra el otro reino mientras sacan los fondos para financiarla de una mina de diamantes.
      La reina está tranquila, parece que aquella inestabilidad que azotaba al estado desde hace años ha desaparecido; ¡hasta que descubre que Blancanieves vive!, horrorizada, primero hace un sondeo para saber si esa información sigue siendo top secret, y luego se disfraza para verlo en persona. Se da cuenta entonces de que no puede confiar a nadie de nuevo semejante necesidad de estado: Blancanieves tiene que morir. Así que decide envenenarla ella misma, el problema es que los enanos la descubren, y la reina huye como bien puede en tan injusta persecución (siete hombres contra una mujer) hasta que finalmente perece en su intento de salvar su reino, que en poco tiempo caerá en manos extranjeras. No hubo funeral con bandera encima del ataud para una mujer que lo sacrificó todo para salvar su país, hasta su vida, y por encima se le quedó esa mala fama.
    
 
-Saga Star Wars: El pobre Anakin Skywalker ha llevado una infancia muy dura siendo un esclavo, y cuando sus penanlidades parecen acabar, ve que tiene que abandonar a su madre; el pobre chico se enfrenta luego a un consejo de pijo-jedis que como han vivido toda su vida en la galaxia civilizada no saben lo dura que es la vida y no paran de criticarle que si tiene miedo o si odia o no se que cosas raras, por encima muere su protector, y su desganado padawan ya nunca será esa figura paternal que el pobre Anakin había encontrado en Qui Gong al fin.
     Cuando se convierte en jedi, aumenta a los traumas de su pasado el hecho de que la república esté cayendose en pedazos, nunca se ha visto nada más corrupto e inseguro, afortunadamente, Anakin encuentra alguien en quien confiar, el canciller Palpatine, un buen hombre que tiene muchos y novedosos proyectos para la galaxia, que no consigue avanzar por estar dominada por los burócratas o por una corrupción galopante, también tiene pensadas reformas para la orden jedi que se ha convertido en un club de gente insufrible e hipócrita que se cree lo más de lo más sólo porque tienen espadas que hacen ruidos extraños, y que además están al sueldo del estado sin hacer nada, eso sin nombrar que los dirige un monstruíto verde enano; su nueva versión, los sith, cambiarán sus funciones para ser la nueva policía.
      Anakin al principio tiene reparos en ceder a los buenos planes de Palpatine, pero como desea lo mejor para su recien fundada familia, se da cuenta de que no puede seguir apoyando a esos hipócritas que le dicen que no a todo. Cuando descubren sus planes, aquellos que creían amigos se convierten en viles asesinos a sueldo de la república, incluído el que parecía tan bueno de Obi Wan, por el cual Anakin es asesinado, y por si fuera poco, secuestra a sus dos hijos, los separa y los abandona en dos planetas distintos, mientras la madre, torturada por el dolor, muere.
     Anakin es reconstruido gracias a la bondad de Palpatine que no lo abandona y se convierte en Darth Vader.
     Pero sus problemas sólo acaban de comenzar, pues es ahora cuando deben de intentar acabar con la decadente república antes de que ella acabe con ellos, finalmente conseguirán dar un golpe de estado e instituir un necesario imperio para conseguir orden y tranquilidad en la galaxia.
    Pero los disgustos para el pobre Anakin no terminan, una vez vencida la vil república, los malvados disidentes manipulan a sus hijos para que luchen… ¡contra su propio padre!, aunque estos naturalmente no lo saben, y encima con una serie de compañías de muy dudosa extracción. El reencuentro paterno filial es especialmente tierno.
     Finalmente, los muy terroristas a través de lo que ellos llaman “guerra” consiguen ir destruyendo poco a poco el imperio y lavarle la cabeza al pobre Anakin hasta que se vuelve contra el hombre que lo ha amado tanto: el emperador.
     El final, de una tristeza absoluta, acaba con la muerte del único hombre que intentó establecer la paz en la galaxia y masacrando a todos los que colaboraron con él.
 
 
-Mary Poppins: Una malvada niñera se cuela (sí se cuela, ¿en algún momento el señor Banks dice que la ha contratado?) en la casa de una hornada familia inglesa, y decidida a destruírla no parará hasta acabar con la paz familiar. En primer lugar les da a los niños algún tipo de psicotrópico (¿con un poco de azucar esa pildora que os dan?, vaya con la primera cancioncita) que los hace alucinar por colores (¿cosas que vuelan?, ¿merendar en el techo?, ¿entrar en una pintura?) después acaba manipulando y dominando a toda la casa a su favor, el pobre padre, intenta arreglarlo, pero sus importantes ocupaciones en el banco nacional a las que no puede renunciar no le permiten meter en cintura esa peligrosa arpía que ha entrado en su casa, y aunque poco a poco descubre que a sus pobres hijos les está pasando algo (dicen y cuentan cosas muy, pero que muy raras, van con compañías muy cuestionables como un extraño vagabundo que no consigue mantener ningún trabajo llamado Bert), pronto descubre que está solo en una casa que esa peligrosa niñera ya domina completamente (ni siquiera su mujer le hace caso), desesperado intenta descubrir la verdad, pero esa individua llamada Mary Poppins sólo le contesta con evasivas y frases moderadamente ingeniosas, mientras él no sabe que hacer, porque ella debe utilizar algún tipo de hipnosis para que él no pueda despedirla.
     Como no sabe que hacer, decide que sus hijos no pueden pasar ni un día más con esa terrible mujer así que se los lleva al banco, pero esa sólo es una victoria para la malevola niñera que lo ha manipulado todo para llevar a la ruina económica a la pobre familia, puesto que el padre es despedido, gracias a un capricho habilmente inculcado por la calculadora Poppins al niño mediante una canción dulzona.
      Tras otras muchas faenas del tipo de haber arriesgado la vida de los niños obligándoles a trepar por los tejados de Londres o la de haber montado una fiesta en su casa para la inmundicia de la sociedad; el señor Banks, totalmente impotente, ya sólo puede enloquecer y desvariar a gritos. Mary Poppins ha cumplido su misión, así que decide irse, los niños intentan impedirlo porque ya son adictos a las drogas que les proporcionaba esa niñera sin escrupulos, pero a ella le da igual todo.
      El final podría haber sido terrible, pero el pobre señor Banks parece recuperarse y recupera su trabajo mientras la malevola Poppins vuela a destrozar otro hogar feliz.
 
 
-Annie: una perversa secretaria de cuyo misterioso pasado no sabemos nada (seguro que ella misma se ocupó de ocultarlo muy concienzudamente) trama un siniestro plan para cazar a un millonario; como este no se deja deslumbrar por sus encantos, puesto que es un adicto al trabajo de mucho cuidado; la calculadora mujer piensa en una nueva técnica para lograr dar el braguetazo del siglo.
     Finalmente, se le ocurre la vil idea de semi-secuestrar a una huerfana llamada Annie, chantajeando a la encargada del orfanato, y así llevar a cabo sus viles planes. La huerfana, es un ser repelente pero que con el tiempo despierta ternura; cualidades que ella no dudó en buscar; así que se la lleva a la casa con una excusa tan ridícula como la de “evitar los ataques de la prensa”.
     Y así pone a funcionar el maquiavélico proyecto que consiste en hacerse ella primero amiga de la niña para que esta se haga luego amiga del millonario y esta acabe juntandolos a los dos. Por sorprendente que resulte, el plan funciona, y en poco tiempo, el millonario prácticamente ha dejado de trabajar para contentar los caprichos de la niña y por extensión de la pronto ex-secretaria.
      Para darle más emoción, en un momento parece que el plan va a fracasar porque la repunante e ingrata niña se empeña en buscar a sus padres biológicos, afortunadamente, eso no pasa (quien sabe si los liquidó la propia secretaria, en la película sólo se dice que murieron en un incendio; fijo que fue ella misma a quemar el edificio con un bidón de gasolina).
      Finalmente, la muy trepa consigue su objetivo y caza al millonario, pareciendo supuestamente un final feliz porque la niña se queda con ellos adoptada; y digo supuestamente, porque no tengo ni la más mínima duda de que, según apareció las palabras “The end” y comenzaron los créditos, la secretaria se fué corriendo a rellenar una solicitud para un internado suizo y así librarse de Annie definitivamente (eso si no se le ocurrió quemar también el internado suizo a posteriori; temas que serían dignos de una segunda parte de la película).
 
     Bueno, ¿habéis cambiado vuestra visión tradicional de estas historias?, ya véis que no todo es tan fácil como bueno/malo, jajaja. En fin, de momento esto ha sido todo, aunque bueno, yo considero que este es de esos artículos que nunca se acaban y que siempre siguen creciendo con “nuevas versiones”, y como siempre, si alguien se le ocurre una “otra versión”, que no dude en hacer un comentario y ponerlo aquí también.
 
Esta entrada fue publicada en Humor, Viviendo en A. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La otra versión

  1. Pingback: Musical Sonrisas y lágrimas | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s