L’italiana in Algeri (La italiana en Argel)

La mujer si quiere puede con todos
 
 
Gioachino Rossini (1792-1868)
Dramma giocoso en dos actos
Libreto de Angelo Anelli, basado en la obra homónima de Luigi Mosca
Edición crítica de la Fundación Rossini de Pésaro, en colaboración con Casa Ricordi a cargo de A. Corghi
Editores y propietarios Casa Ricordi-BMG Ricordi & Spa de Milán
Nueva producción del Teatro Real en coproducción con el Maggio Musicale Florentino, el Grand Théâtre de Burdeos y la Houston Grand Opera
 
Coro de la Comunidad de Madrid
Orquesta Titular del Teatro Real
(Orquesta Sinfónica de Madrid)
 
Duración aproximada de las representaciones:
  • Acto I: 1 hora y 15 minutos
  • Pausa: 25 minutos
  • Acto II: 1 hora y 10 minutos 
Introducción: De “locura organizada y completa” y “una música que hace olvidar toda la tristeza del mundo” calificó el escritor francés Stendhal esta maravillosa fantasía, estrenada en el Teatro San Benedetto de Venecia el 22 de mayo de 1813 con un éxito apoteósico, por lo que el propio Rossini llegó a afirmar: “los venecianos están más locos que yo”. El libreto había sido encargado por La Scala de Milán a Angelo Anelli para una ópera compuesta por el napolitano Luigi Mosca cinco años antes que, por supuesto, quedó totalmente eclipsada por la arrolladora nueva versión, escrita en tan sólo veinte días. El papel de Isabella fue pensado para una de las cantantes predilectas del genio de Pésaro, la contralto Maria Marcolini, y constituye uno de los personajes femeninos más atractivos y completos ideados por el autor, una mujer moderna y emancipada, capaz de embarcarse hasta las costas norteafricanas para liberar a su amado, y de paso revolucionar las costumbres amorosas de aquellas tierras, que se debate entre el deber a la patria y el amor, en una de las joyas indiscutibles de la ópera cómica.
Tras su sonado triunfo en un personaje masculino como el Sesto de La clemenza di Tito, la mezzosoprano búlgara Vesselina Kasarova tendrá ahora oportunidad de lucir todas sus armas de seducción y su encanto femenino, además de su virtuosismo. Se alternará con la valenciana Silvia Tro Santafé, nuestra mezzosoprano belcantista más internacional, que vuelve al Teatro Real tras su lejana actuación en La zorrita astuta de Janácek y su más reciente Stabat Mater de Rossini, con uno de los papeles que le han aportado mayores ovaciones. A destacar también la presentación de las ascendentes sopranos españolas Davinia Rodríguez y Eugenia Enguita, y la presencia de los jóvenes tenores rossinianos Maxim Mironov y David Alegret, o dos excelentes bajos-barítonos bufos, nuestro bien conocido Carlos Chausson y el joven Paolo Bordogna (que destacó en otra pieza rossiniana, La pietra del paragone), contando con dos bajos italianos de lujo como Mustafá: Michele Pertusi y Giorgio Surjan. Jesús López Cobos desentrañará toda la calidad musical de esta deslumbrante partitura propia del mejor Rossini. Joan Font, director de Comediants, después de su éxito internacional con La Cenerentola, vuelve a embarcarse en el universo del compositor italiano con esta nueva producción del Teatro Real en coproducción con varios teatros, llena de fantasía y de referencias a la commedia dell’arte y a la comedia francesa al estilo de Molière, un cuento colorista situado en un ambiente oriental, con una fuerte presencia del mar como elemento que une más que separa a los pueblos, y en la que el choque de culturas y el diálogo entre lo femenino y lo masculino se entienden como intercambio, no como exclusión del otro.
 
      Y llega una nueva propuesta operística del Teatro Real, en este caso otra de las grandes óperas de Rossini (que por cierto en estos últimos años han pasado las tres claves: Tancredi y El barbero de Sevilla); aunque en el teatro ha habido varios cambios negativos: lo primero establecer un precio para los programas con toda la programación que antes se daban gratis; lo segundo, quitar del programa de mano la "explicación para los más jovenes", que muy a menudo era una fuente de información muy interesante y lo tercero, ampliar "los dominios" del restaurante Arturo, lo que le quita elegancia a los preciosos salones del teatro (y ya no nombremos ese absurdo elitismo que lleva tiempo haciendo de cerrar casi todos los salones Goya para los patrocinadores).
      No obstante, lo segundo parece haberse sustituído por algo realmente cautivador: charlas previas a la ópera que duran aproximadamente media hora; como idea abstracta está muy bien, pero a la hora de ponerlo en práctica, la cosa cambia, puesto que el conferenciante que escuchamos no poseía el don de la oratoria, sin duda sabía del tema, y mucho, pero no conseguía explicarlo adecuadamente ni conseguía aportar la pasión que sentía por el tema. En todo caso, creo que es un acierto esta nueva medida (que aún así, no priva de que se siga poniendo la explicación en los programas).
     Y ahora hagamos la crítica de la ópera propiamente dicha y de esta producción concretamente; la historia es simplemente divertidísima, aunque creo que el libreto lo hubiera podido ser mucho más (había situaciones a las que se le hubiera podido sacar mucho más partido; y los personajes no estaban muy definidos -algo inadmisible en una ópera-), sin embargo, está planificada como una gran comedia y lo es realmente; de hecho, Sthendal aseguraba que era la perfección del género bufo.
     La música, es muy de Rossini, que personalmente yo creo que era bastante vago componiendo y no me extraña que tardara menos de un mes en componer esta ópera; para los que no lo conozcáis (y los que sí, decidme si estáis de acuerdo) debéis de saber que suele seguir estructuras siempre muy parecidas al finalizar las arias o determinados momentos musicales (el típico tarararán tarararán tararaaaaaaa ránnnnn) y al contrario que otros compositores que cuando componen hacen una obra musical de cabo a rabo en la que hasta la más mínima palabra esta cantada, Rossini en cambio hace en muchas ocasiones dialogos que apenas disimula con un clavecín o con una sílaba más entonada que otra de modo que da una ligera impresión de que están cantando, aún sin estar haciendolo, además, repite temas (las onomatopeyas del final del primer acto son un claro precedente del también final del primer acto de El barbero de Sevilla; además de que no podrían requerir menos trabajo de libreto y musical -y sí, ya sé lo que dicen los expertos de los gustos fonéticos de Rossini, pero siento disentir-). Supongo que a estas alturas muchos preguntaréis, "pero entonces, ¿cómo se le considera un génio dentro de la historia de la música y de la ópera?", creo tener la respuesta también para eso, lo cierto es que, si bien repite ciertas cosa y a veces quizás se pueda pensar "vista una ópera de este compositor vistas todas", lo cierto es que tiene momentos tan sublimes, tan mágnificos, tan inigualables, tan, en definitiva, rossinianos, que compensan ampliamente todo lo anterior, puesto que son verdaderas obras maestras que realmente alegran al oído; en definitiva, que esta es una ópera con una gran música (siempre teniendo en cuenta el particular estilo de Rossini, claro)
     La dirección me pareció muy buena, y la escenografía maravillosa, tenía cierta ambientación historicista pero siempre con el típico gusto moderno del Teatro Real; en todo caso, muy colorida, de gran belleza y muy apropiada (aunque aún estoy esperando ver en ese teatro una ambientación rigurosamente de época). Y como siempre, todo de máxima espectacularidad, como es siempre marca de este teatro (aunque había una parte de un excesivo nacionalismo italiano).
      En fin, sólo me queda recomendarla para una velada operística realmente agradable que nos dejará con una sonrisa en la boca (y con la música en la cabeza para seguir tarareandola) y, tal vez, con la conclusión de que la mujer si quiere puede con todos (¡y que no más italianas! juejue). 
Esta entrada fue publicada en Teatro. Guarda el enlace permanente.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s