Los cuentos de hadas… y sus incoherencias

     Este nuevo artículo, que hace mucho que deseaba publicar, está destinado a analizar los cuentos que tantas veces hemos oído (si quieres saber más sobre estos y sus origenes, pasa por aquí); y a llevar a cabo, principalmente, su análisis histórico-político (y otros que se tercien) teniendo en cuenta que todos ellos se desarrollan entre finales de la edad media y el primer barroco (por las habituales ilustraciones, además de que se fueron publicando por primera vez sobre esas fechas), es decir, las épocas de las monarquías autoritarias y las absolutas; tal vez esto pueda parecer sobreanalizar, pero precisamente por eso este artículo está en Libros y no en Historia (aunque tampoco debe tomarse muy en serio), en fin, partiendo de lo anterior, comencemos en análisis de los principales cuentos de hadas (incluyendo también referencias a las películas que se hiceron de ellos)… y sus incoherencias:

 

blancanieves2ak7.png

-Blanca Nieves y los siete enanitos: ¿sabíais qué que una niña se llamase hoy día así no sería tan difícil?, bastaría con llamarla de primero Blanca y de segundo Nieves, más complicado lo tendríamos si pretendiéramos llamarla Cenicienta.

     Dejando de lado esta cuestión del nombre, comenzamos el análisis:

     El comienzo es un absurdo absoluto, vamos a ver, el rey titular ha muerto (porque la madrastra efectivamente es la consorte), por lo cual, la madrastra difícilmente podrá conservar ningún puesto en la corte, sobre todo porque no ha dado ningún hijo que pueda defender sus intereses y su legitimidad, vamos, que no pinta nada allí ahora; tampoco es muy posible que se haya podido mantener gracias a su astucia (y le ha debido de hacer falta mucha), como regente mientras la princesa heredera (es decir, Blancanieves) no alcanza la mayoría de edad, puesto que todas las versiones hablan de que la chica tenía entre 14 y 16 años, edad más que sobrada para que unas cortes la reconozcan como reina (de hecho, a estas alturas ya debería de haberse casado y haber muerto por sobreparto, como era habitual), pero bueno, está claro que en ese reino son ajenos a lo que hace toda Europa.

     El caso, que dando por bueno todo lo anterior (que ya es difícil) los celos de la madrastra son ridículos, básicamente porque: 1 ella no puede volver a casarse o perderá sus privilegios de Reina madre, reina viuda, reina gobernadora, regente o lo que demonios sea esa mujer obsesionada por su físico (que por cierto, a la edad que se le ve en la película, ya estaba muerta históricamente) y 2 absolutamente todo su poder deriva de la heredera al trono, así que le conviene estar a muy buenas con ella y que sea fácilmente manipulable; así que ya me dirás como la protagonista va a estar contenta fregando todo el castillo; puede que eso sea una técnica de distracción para que no piense en las cuestiones del gobierno, pero me extraña que la nobleza no se alce ante semejante déspota, no para liberar a la pobre princesa, sino para asegurarse de que ellos manipularan a esta última más y mejor.

     Después de lo dicho, ya se habrá deducido que eso de matar a la princesa heredera mediante ese cazador incompetente (en vez de usar los venenos, tan de moda en la Europa de la época) es un suicidio político de la madrastra, a la que en cuestión de horas se le montaría una guerra civil y ella sería encarcelada con suerte, pero lo más seguro es que se la ajusticiara (y más con sus precedentes).

     Bueno, a Blancanieves la dejan escapar (para mi que el cazador ese se dio cuenta de la situación política y se aseguro un puesto en el nuevo régimen, yo no sé como continuaría realmente el cuento, pero seguro que este personaje acabó siendo duque como mínimo) y va a parar a una especie de célula revolucionaria formada por marginados sociales de la época (tienen que vivir alejados de todos en medio de un bosque), al menos de momento, porque estoy por pensar que fue Blancanieves la primera que tuvo bufones en su corte.

      La chica da muestras de inteligencia por primera vez en el cuento, y logra camelárselos, quizás ya con el objetivo de recuperar su trono, porque las riquezas que sacan los enanos de la mina, que ni las traídas de las Indias, pueden pagar ejércitos a mogollón, además para lo que las usan ellos.

     Pero la inepta políticamente madrastra sigue erre que erre a lo suyo y en el cuento original intentará asesinar un montón de veces a la princesa.

     El caso, finalmente, consigue que se tome una manzana con el veneno más extraño que existe, sólo se puede despertar de él con un beso de amor; los venenos principales de la época solían ser: la cicuta, el cianuro e incluso el arsénico, y puedo asegurar sin lugar a dudas que una vez envenenado nadie volvió a despertar por mucho que lo besaran, en fin, creo que no necesito consultar a ningún farmacéutico acerca de otras posibles opciones porque para mi que tal veneno no existe.

     Así pues, la hipótesis del envenenamiento queda descartada. Tras mucho pensar, llegué a la conclusión de que estuvo a punto de morir por asfixia, se atragantó, y no llegándole suficiente oxigeno al cerebro, acabó por caer en coma (por suerte no llegaron los médicos de la época para hacerle el gran y único tratamiento de la época: ¡sangrarla!, todo se arregla así, quitando sangre, da igual lo que sea, catarro, fiebre tifoidea, ¡sangrar siempre es la solución!) de modo que, cuando el Príncipe se apoyó sobre ella para besarla, hizo probablemente y sin darse cuenta, la primera maniobra de heimlich de la historia, salvando así a la infortunada princesa (porque a la madrastra después de tanto error político no había quien la salvara).

     El caso, el príncipe, de virtudes muy cuestionables (¿pero que es eso de andar besando muertos por guapos que sean?, ¡que vicioso de la necrofilia!, anda que vaya joya se llevo blanquita, no tendría suficiente con vigilar las faldas de las vivas para cuanto más tener que vigilar las de las muertas) consigue, sorprendentemente, la mano de la heredera de un reino, sin pasar por las cortes ni ningún tipo de acuerdo, se la lleva a su reino, y probablemente su dinastía acabó gobernando sobre ambos estados sin que Blancanieves volviera a decir ni pio. Aunque teniendo en cuenta la última fase de peligrosa intrigante de la princesa, a lo mejor le acabó dejando al príncipe las cosas claras.

     Y supuestamente fueron felices.

 

-Caperucita roja: la madre de caperucita era un monstruo sin corazón, ¿a quién se le ocurre mandar a la pobre niña por en medio de un bosque con lo peligroso que era en aquella época?, y de tal palo tal astilla, porque ya me dirás quien vive en medio de un bosque sino es una bruja, así que la abuelita tenía poco de “ita” (porque sino, ¿como sobrevive una pobre anciana rodeada de salteadores, animales salvajes y todo tipo de peligros imaginables en un bosque de aquella época que sería para nosotros como hoy el amazonas?).

     Pero caperucita era tonta y con ganas, para empezar, hace exactamente lo contrario de las vagas indicaciones que le da la madre (si te dan poco, y no lo aprovechas hija…) y a continuación se encuentra con un lobo que habla, ¿Cuántos lobos se ponen de conversación en vez de comerte directamente? Por Dios, ¡la niña tuvo la oportunidad de su vida!, ¡montar un circo y hacerse millonaria!, o con sólo llevarlo por todas las ferias de la región ya podría haber comprado un título de hidalga.

     Pero no se fija en la hábil retórica del juguetón lobo en un cuento que los padres deberían de tener reparos de contar a sus hijos (travestismo y zoofilia).

     El final sólo confirma la estulticia de la niña que ni siquiera es capaz de distinguir a la bruja de su abuela, que por poco que se lavara o depilara, digo yo, que no sería tan confundible. Aunque en el verdadero final, de la publicación original, no hay cazador y las mujeres mueren; en las versiones piadosas de nuestros días se da toda una lección del funcionamiento del aparato digestivo (gente que entra y sale entera por el esófago y el estómago, que instructivo, anatomía pura).  No sé que será mejor.

 

 

-Cenicienta: volvemos a la premisa de: ¿cómo la heredera de toda la fortuna de esa familia de la baja nobleza se queda sin nada, cuando las leyes de mayorazgo provocaban que el título y toda la fortuna familiar fueran siempre para el mayor, así que los segundones (es decir, las hermanastras) tendrían que acabar en la Iglesia o algo parecido?, bueno, partamos de la idea de que Cenicienta es tonta, débil y no sabe ni quien es (aunque esto luego se contradecirá), porque sino esta historia no podría ni comenzar.

     Continuamos con las incoherencias absurdas, el monarca organiza un baile para encontrarle esposa entre sus súbditas, ¡nada menos!, ¡¿pero esto que es?!, ¿a ese rey no le sonaba el concepto de “matrimonio morganático”, es decir matrimonio entre personas de desigual clase? Por lo cual el príncipe heredero sólo podría casarse con una princesa o con una descendiente de familia real, así que, como no le buscara amante, esposa me parece que no.

     Pero se les da falsas esperanzas a esa baja nobleza tan ansiosa por medrar en sociedad como famélica, pues como el trabajo deshonra, no ganan y todo son gastos; además, las hijas son un negocio y la madrastra lo sabe, hay que colocarlas como sea, luego ya se pensará el como pagarles la dote, que seguro que no es barata tampoco. Pero Cenicienta que se quede como criada que para eso está, aunque es probablemente la que tiene más sangre azul de la familia (a saber de que tugurio salió la madrastra que acogió el viejo verde del padre de Cenicienta).

     Bueno, pues mientras las otras se van a escalar en sociedad, la chica recibe una visita por lo menos inesperada, la de su madrina que ha conseguido escapar de la inquisición que había por toda Europa y que se dedica a hacer hechicerías cuanto menos llamativas. Cenicienta, en vez de denunciarla al santo oficio como venganza por haberla dejado abandonada todos esos años, o pedirle explicaciones de donde se suponía que estaba pues su deber cristiano, con el que se comprometió en el bautizo, era de cuidarla en el caso de la falta de los padres; muestra nuevamente su debilidad de carácter y se deja sobornar con regalos, como si estos compensaran la falta de cariño; pero bueno, al menos sirven para ir al baile (pero como son alquilados -o también es posible que la madrina sea además una usurera-, pues tampoco es que le sirvan de mucho).

      Aunque los regalos alquilados tampoco son una maravilla: a saber como huele por dentro un carruaje que antes fue una calabaza, y no quiero ni pensar en como se doma a unos caballos que antes fueron ratones… menudo miedo. Pero eso no es ni de lejos lo peor, lo peor son esas máquinas de tortura que, curiosamente y contra todo pronóstico, acabaran por convertirse en la clave del cuento: los zapatos de cristal; porque, en serio, ¿alguien cree realmente que ese calzado puede ser cómodo?: duro (te deja los dedos destrozados fijo), nada adaptable (debe de causar unas ampollas de miedo), frío (vamos, que encima acabas con un resfriado), frágil, y debido a eso, incluso peligroso (con altas posibilidades de heridas graves e incluso mortales), es decir, que si ya tiembas con la sola idea de dar unos pasos con ellos… ¡imagínate bailar con esa bomba de relojería andante! (nunca mejor dicho).

     Y es en el baile cuando Cenicienta despliega toda la inteligencia (a lo mejor es que el hecho de que no le llegue sangre a los pies -debido a los zapatos, por todo lo anteriormente analizado- provoca que aumente el bombeo de sangre a la cabeza) que no había usado hasta ahora para seducir al príncipe, que se queda con ganas de más, y con un zapato (al final tuvo que sacárselos, la pobre no podía más, y no me extraña, si ya lo decía yo…), que por mucho que intenten hacernos creer lo contrario, podría haberle servido a cualquiera (artimaña no muy inteligente por parte de la joven, a menos claro que tuviera algún defecto en el pie).

     Y no vamos a hablar de nuevo sobre las perversiones del príncipe este: un fetichista, no se sabe bien si de los pies o de los zapatos (en serio, cuanto más me fijo en los príncipes de los cuentos de hadas, más miedo me dan; cada uno tiene una parafilia diferente, ¿es que no hay uno normal?), pero que en cualquier caso tiene una fijación insana que da miedo: mira como estara de obsesionado, que está dispuesto a recorrer todo el reino probando zapatos (obviamente, el tipo además va más salido que el pico de una plancha), y con esa excusa, de paso, anda toqueteando los pies a todas las doncellas… ¡ay Cenicienta!, ¡que también has conseguido otra autentica joya de hombre!.

     Pero volviendo a nuestro tema, supongo que el Príncipe amenaza con abdicar, que todos sus hermanos se han muerto y que el Rey ve como una guerra civil se cierne en el horizonte, además del fin de la dinastía; porque, insisto, no hay explicación para la permisividad hacia ese matrimonio morganático, encima con tan baja cuna.

     El resto es increíble en el más amplio sentido de la palabra. Y encima la madrina no volvió a aparecer, aunque no creo que a Cenicienta le importara mucho a esas alturas.

 

-La bella durmiente: El hecho de que unos monarcas tardasen tanto en tener a una hija no es extraño, lo que sí lo es, es que el Rey no tratase de pedir la nulidad al Papa a toda costa.

     Esto primero es lo único con sentido, porque el resto no tiene ni pies ni cabeza.

     Para empezar, ¿hadas invitadas a un banquete?, ¿Con la continua persecución de la brujería en todos los reinos?, me parece que no (aunque es posible que este -el de un hada malvada que lanza una maldición sobre una real persona- sea el origen histórico de la persecución de la brujería, umm, que intrigante).

      Y menudo asco de hadas, todas juntas no tienen poder para deshacer el hechizo de una sola, hechizo absurdo por otra parte, porque ya me dirás que princesa usaba ruecas, bordarían y coserían como máximo, pero ruecas, las hilanderas del pueblo y gracias. En todo caso la solución del última hada para evitar la muerte es bastante mala, imaginemonos que la princesa nos sale un zorrón y le ha dado besos de amor media comarca antes de que se pinche con la rueca, o en el caso de que no sea así, ¿que pasa si a la princesa le dan el primer beso de amor antes de que se pinche con la rueca? muere fijo, porque el hada es demasiado específica diciendo que despertará con el primer beso de amor (¡el primero toma ya!, ni el segundo ni el tercero), vamos, que en una falta de habilidad absoluta el hada más empeora la situación que la mejora.

      El caso es que la imprevisión de los monarcas no les hace advertirle a su hija el importante peligro (lo más lógico, pero en los cuentos eso nunca se hace), y claro, esta cae como una mosca, y durante cien años encima. Y este es el principal sinsentido del cuento, porque vamos a ver, no existe explicación médica posible para que ninguna persona, por frágil que sea su salud, caiga tumbada con un simple pinchazo; aunque, visto lo visto (y sin ser yo un experto), exáminemos las posibilidades médicas:

-1 La Princesa siente fobia a la sangre y se desmaya, como no hay nadie medicamemente competente, su desmayo deriva en un coma, y eso la mantiene dormida (el como llegó la bruja malvada a semejantes conclusiones para castigar a la Familia Real cuando la niña solo era un bebé, es difícil de saber). Esta es la opción más probable.

-2 La Princesa padece hemofilia, y una simple herida puede matarla, pero en todo caso es una muerte lenta, no instantanea

-3 La Princesa no dispone de un buen botiquín (la edad media es lo que tiene) y no pudiendo desinfectar la herida con betadine o alcohol, esta se infecta, y lo que debería de ser un simple rasguño sin más relevancia, acaba derivando en una trombosis coronaria de mucho cuidado, que lleva al fallecimiento de la real persona, pero tampoco instantaneamente.

     En todo caso, la bella, cae ¿dormida? durante 100 años.

     Esto último ya es del todo imposible, ningún cuerpo totalmente paralizado se conserva en perfectas condiciones (por fríos que fueran los castillos) sin algún tipo de movimiento porque se atrofian (los que cuidan comatosos lo saben), por lo cual la bella durmiente a los cien años, confiando en el cuento, podría estar durmiente (y eso también lo dudo) pero no bella. Por otra parte, en esa época no se solía vivir mucho más de los 40 años, y dado que a ella la tragedia la sobrevino a los 16 (o por ahí), pasados 100 años estaba muerta y bien muerta, así que ni bella ni durmiente.

      Y aún en el caso de que nos creamos todo lo anterior, ¿Quién gobernaba el reino si toda la corte estaba dormida?, ¿de donde salió el príncipe? Si era de otro reino circundante, ¿no hubiera aprovechado para conquistar un territorio que ya no tenía ni monarcas ni nobles que pudieran defenderlo?, en fin, mejor no pensar ni en eso, ni en el escalofriante, poco infantil y nada conocido verdadero final del cuento, sólo os diré que la madre del príncipe es antropófaga.

 

    En fin, pues esto ha sido todo, espero que os haya interesado, si tenéis algo que aportar no dudéis en decirlo, y si se os ocurre otro cuento digno de analizar, tampoco dudéis en comentármelo, yo por mi parte seguiré pensando haber si hay otros cuentos interesantes que analizar para seguir ampliando este artículo.

Esta entrada fue publicada en Humor, Libros. Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Los cuentos de hadas… y sus incoherencias

  1. Melina dijo:

    Cuánto hacía que no pasaba por tu blog!! Y que divertido volver a leerte!! Que bueno lo de necrofilia, nunca lo había pensado, pero es verdad!! Q asco!! Muy divertido e inteligente. La verdad que con respecto a caperucita roja ya he leído otros análisis, y hasta ví sátiras, por ejemplo indagando en la familia disfuncional, con un padre ausente, una hija que no visita a su madre enferma, y como decís, que encima manda a su hija a los peligros del bosque, y la niña que actúa como una adolescente rebelde y tonta (para que hablar del lobo). En cuanto a Cenicienta, también alguna vez, incluso de chica, pensé ¿que tiene en el pie que sus zapatos le van sólo a ella?? Y además me dejaste con la intriga de la madre antropófaga!! ya mismo me pongo a investigar. Como siempre muy interesante pasar por aquí.

  2. A dijo:

    ¡Y siempre es una alegría volver a recibirte en Universo de A!; vaya, no sabía que hubiera más análisis de estos sueltos por ahí (si tienes la dirección web, dámela por favor, como buen “académico” debo de consultar otras fuentes de “expertos” en cuentos de hadas, juejue), es verdad, ese análisis psicológico de la familia disfuncional no había caído yo, ¡y la madre es aún más cruel de lo que pensaba!, ¡es hasta terrible con su madre! (pero como la abuelita es una bruja, no me extraña que quisiera distanciarse); umm, y por otra parte, a lo mejor la madre tiene un deseo de tanatos (muerte) hacia la hija porque la culpa de que el padre se haya ido de casa y por eso la manda a la casa de la abuela para que la inquisición las pueda implicar a las dos en delitos de brujería, y por otra parte, que es hablar con los animales sino, ¡magia negra!… umm, ¡que interesante!. De todos modos, tú, que por lo que dice en tu perfil pareces estudiante de algo parecido a psicología, seguro que os habrán contado todo tipo de barbaridades sobre los cuentos de hadas cuando fueron analizados por Freud, como que la aguja con la que se pincha la Bella durmiente no es sino un falo y todo es una metáfora del sexo (aunque que no lo era para Freud, juejue). Tus dudas acerca de Cenicienta demuestra que eras una niña inteligente, ¡bravo!. En cuanto a la madre antropófaga, te facilitaré las cosas, no es fácil encontrar ese final a menos que sea un compendio de cuentos para adultos (cosa que raramente se publica); aunque en este caso la autora Ana María Matute lo novelizó con el título de “El verdadero final de la Bella durmiente” que es bastante recomendable y que probablemente puedas encontrar. Bueno, el caso, El Príncipe y la Bella van hacia el Reino de él, que cuanto más avanzan más oscuro y más feo es, hasta que por fin llegan al castillo donde la madre está haciendo la regencia, por cuestiones políticas el Príncipe se tiene que ir, y la encantadora madre se queda a cargo de la Princesita y los dos hijos que han nacido, el problema es que ella es mitad ogro, y está que no puede con las ganas que tiene de devorar a su nuera y a sus nietos, así que acaba pidiéndole al cocinero de palacio (bajo la amenaza de sustituir el manjar real con la familia del pobre criado) que se los cocine uno a uno con diversas recetas, el cocinero por su parte busca carnes con texturas parecidas y le sirve ciervos, conejos… etc, mientras la Princesa y sus hijos se esconden en un sótano, a la espera del Príncipe, cuando este llega, se descubre todo, y la madre y sus secuaces se suicidan. Como se ve, una continuación del cuento deliciosamente infantil, un vivieron felices y comieron felices en toda regla vamos. En fin, ¡espero que hasta pronto!

  3. Melina dijo:

    Gracias por tu respuesta!! La verdad que me puse a pensar donde leí (o escuché) el análisis de Caperucita, y no recuerdo, fue hace bastante, pero estoy segura que no era en internet (que raro!!), me parece que fue una enseñanza de la caja boba, jeje. Que noción tan rara de cuento infantil tenían antes que todo era tan cruel, macabro y tétrico, no?? Lo de la madre semi ogro me dejó pasmada, eso leían a los niños antes de dormir? Si es que les leían…(aunque antes se tenía una idea muy diferente de lo que era la infancia, más a allá de la gran obsesión sexual de Freud éste hizo un verdadero aporte al explicar la importancia de la niñez en el desarrollo del psiquismo, y como una etapa totalmente diferente, más allá de verlos como "adultos en miniatura". Volviendo al tema, será todo metafárico y nos habrán querido decir "cuidado con tu suegra"?? Escuachaste algo sobre que la historia de Blancanieves está inspirada en la vida de la princesa Margarita Catalina Von Erthal, según una versión, o de la condesa Margarethe Von Waldek, según otra? Una curiosidad…hasta la próxima!

  4. A dijo:

    ¡De nada!, ya sabes que siempre respondo a todos los comentarios (eso, como ya sabrás, es porque concibo cada artículo como el inicio de una conversación ya sea con una o varias personas, a través de comentarios); y bueno, siempre voy al espacio de la otra persona (si lo tiene, sino sólo contesto en mi espacio) por una cuestión de quid pro quo, generalmente no mando mensajes privados, pero contigo, como es natural, hago una excepción. ¡Que pena!, de todos modos es cierto que en la televisión se pueden encontrar parodias realmente buenas, yo siempre recuerdo algunas que vi de madtv de Dreamgirls o Mujeres desesperadas. Aunque dejando de lado la televisión americana, en España teníamos un programa muy bueno que parodiaba la televisión nacional… y como me gusta irme por las ramas juejue. En cuanto a lo que dices, hace tiempo publiqué un artículo sobre el tema que tal vez aporte algo de luz al asunto: http://universodea.spaces.live.com/default.aspx?_c01_BlogPart=blogentry&_c=BlogPart&handle=cns!41716E4AA9C70F65!2118; pero bueno, lectura, lectura no había, date cuenta de que en la mayoría de los países un altísimo porcentaje de la población fue analfabeta hasta principios del siglo veinte; de hecho la razón de que haya tantas variaciones de estas historias es porque, al transmitirse oralmente, pues bueno, todo cambia (y hay historias universales, en China hay una versión de la Cenicienta antiquísima). De hecho, a pesar de lo que publicaran Perrault o los hermanos Grimm (estos sólo los recopilaron), lo cierto es que no hay una versión verdadera de los cuentos, y que estos se han acabado adaptando a las épocas porque hoy no concebimos madres semiogros (¡Dios que miedo!) o que Blancanieves obligara a bailar a su madrastra con unos zapatos de hierro previamente puestos al rojo vivo (que era como condenarla a la hoguera, lo que debió de gustar mucho en su tiempo); simplemente hemos cambiado, y quizás para bien, puesto que los cuentos ya no son tan brutales y hay que dulcificarlos. Umm, seguro que tu puedes aportar versiones de Freudianas de los cuentos realmente interesantes, ¡deberías de contarme algo si lo sabes!. En cuanto a lo de la suegra, puede ser que tengas razón, no olvidemos que se supone que los cuentos reúnen una sabiduría popular. ¿Sabes? es curioso, pero mientras escribía el artículo pensé en comparar los personajes con otros históricos, asimilarlos a vidas parecidas (finalmente lo descarté por ser demasiado complicado). No lo había escuchado hasta que tu me lo dijiste, pero he investigado por Internet, y francamente, lo único que encuentro son rumores en mentideros, algunos de ellos (el de la condesa) fácilmente desmentibles, ¿Qué Felipe II de España, el hijo del monarca más poderoso del mundo, hijo ideal que no le llevaba la contraria a su padre por nada, quería llevar a cabo un extraño matrimonio morganático? No hay quien se lo crea, además, creo que ya tenía a otra en su mirada, y era castellana, pero no me hagas demasiado caso. No, sabes, creo definitivamente que no, estas historias proceden desde tiempo inmemorial, así que tratar de hacerlas reales (por interesante que esto pueda parecer) me parece buscarle tres pies al gato. Y por cierto y para acabar, si aún con el anterior artículo que te comenté no te es suficiente, en Grandes relatos (si vas a esa sección -como en otras muchas- directamente observarás que está demasiado llena por lo que sólo se ve el logo de fondo; ve a la columna de la izquierda arriba del todo donde pone “resumen” y te saldrá un índice de todo lo publicado) he creado un relato corto desnaturalizando el cuento de hadas, en fin, si lo lees ya me dirás que te parece (se divide en dos partes): http://universodea.spaces.live.com/default.aspx?_c01_BlogPart=blogentry&_c=BlogPart&handle=cns!41716E4AA9C70F65!6850

  5. Hago este comentario para restaurar los enlaces del comentario anterior que se perdieron en el paso spaces-blog de wordpress:
    -El primero referido a la historia de los cuentos de hadas: https://universodea.wordpress.com/2007/04/23/erase-una-vez-hace-mucho-tiempo-en-un-lugar-muy-lejano/
    -El segundo, referido a un relato propio: 1ª parte: https://universodea.wordpress.com/2009/05/29/relato-corto-cuento-para-contar-a-los-ninos-1%c2%aa-parte/ ; 2ª parte: https://universodea.wordpress.com/2009/05/30/relato-corto-cuento-para-contar-a-los-mismos-ninos-cuando-se-hagan-mayores-2%c2%aa-parte/

  6. plared dijo:

    Quizas la incoherencia sea parte de ellos en si. Ya que estan dedicados a quien por edad, todavia viven en un mundo absolutamente incohernete, donde los detalles, son pequeñas cosas sin la mas minima importancia. Digamos que una simple opinion. Cuidate

  7. Plared, sólo puedo recomendarte que leas este artículo: https://universodea.wordpress.com/2007/04/23/erase-una-vez-hace-mucho-tiempo-en-un-lugar-muy-lejano/; y después continuaremos ese debate.

  8. Pingback: Crítica express: The artist/ J.Edgar/ La mujer de negro/ La invención de Hugo/ Shame/ Blancanieves | Universo de A

  9. Dessjuest dijo:

    Pues interesante y entretenido, quizá me interese ahora más que nunca, no por la entrada de mi blog, que aunque publicada hoy llevaba escrita un mes, sino porque estoy viendo “Once Upon a Time”, que como sabrás trata de esto, de los cuentos de hadas y tal, y vaya, que aun conservando gran parte de la fantasia y magia de los originales si que intenta darle un poco de credibilidad a las historias, no es que sea gran cosa, pero está entretenido.

    Voy a ver la otra entrada ahora mismo.

    Saludos.

  10. ¡Chico!, ¡tú cuando te pones a hacer comentarios no hay quien te gane!, ¡me he visto totalmente sobrepasado por semejante marabunta! jajajaja. En serio, me encanta, aunque francamente, no sé como te los voy a devolver todos….
    La verdad es que de “Érase una vez” sólo he oído hablar de momento, estoy impaciente por que la estrenen este martes, creo, en Antena 3 (y poco después, yo también publicaré mi crítica personal del tema); pero vaya, la verdad es que los cuentos de hadas siempre son algo apasionante, quizás precisamente porque son muchísimo menos simples de los que nos quieren hacer creer, o quizás, simplemente, porque las lecciones más importantes de la vida son asombrosamente simples.
    En todo caso, me alegro de que te gustara y espero que te divirtiera.

    • Dessjuest dijo:

      Bueno, estos comentarios los hice en días distintos, pero a lo que vamos.

      Yo estoy también preparando la crítica de la serie, pero tardará en salir, llegará antes la tuya, a mí, por adelantar algo, pues me parece sencillota, pero que consigue enganchar, sin ser nada del otro jueves, yo creo que puede llegar a gustar bastante, sobre todo las partes del mundo de los cuentos están bastante bien hechas.

  11. Pingback: Temporada televisiva otoño-invierno 2012-2013 | Universo de A

  12. Como has podido ver, sí, mi crítica ha llegado antes, pero se irá conformando a medida que pasen los episodios, ya lo verás.
    En fin, ya veremos como resulta ser.

  13. Pingback: Blancanieves y la leyenda del cazador | Universo de A

  14. Pingback: Blancanieves | Universo de A

  15. vane dijo:

    pues yo creo q eres un necio q no puedes entender q por algo se llaman cuentos de hadas!!!! uy!!!

  16. Lee el primer parrafo del artículo y luego dime de quien es la necedad.

  17. Pingback: Blancanieves y los siete enanitos | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s