Finales… de película

     El deseo de escribir este artículo se remonta casi al origen de Universo de A (http://universodea.spaces.live.com/), pero desgraciadamente, ahora sólo me acuerdo de algunas de las películas que debían formar parte de este artículo dedicado a hablar de los peores finales de la historia del cine, porque, cuántas veces habéis llegado al final de la película y os preguntáis “¿perdona, que?, esto no puede acabar así de verdad, ¡tiene que haber algo después!” y os quedáis patidifusos mirando hipnotizados los créditos, incapaces de creer que realmente haya acabado así, en fin, sobra decir, que todos podéis agregar con vuestros comentarios los finales de cine que más os dejaron de piedra, ¡ah! Por cierto, este artículo es no apto para aquellos a los que no les gusta conocer los finales, en fin, empezamos:

 

-Lo que el viento se llevó: siempre se me critica por decir que el final de esta película no es bueno, pero es que es verdad, por favor, después de cuatro horas de película completas (intermedio incluido) y de “te quiero, no te quiero, te quiero, no te quiero”, lo mínimo es que el final no sea los dos separados y la otra diciendo “Oh sí, hallaré el modo de hacerle volver, ahora deberé volver a Tara, a Tara…” ¡¿Cómo que a Tara!?, ¿pero de que vas?, ¿entonces acabáis juntos o no?, ¡Ten un poco de consideración, que he aguantado toda la película y la lección entera sobre la guerra de secesión de EEUU!. Menos mal que luego se hizo una secuela televisiva, que, como no, también acababa de una forma muy imprecisa, semanas y semanas viendo Scarlett y al final me vuelven a tomar el pelo otra vez, si es que hay que ser tonto.

 

-My fair lady: esta otra ganadora de oscar a la major película, tras tres horas completas, tiene el descaro de acabar así: “Eliza, ¿donde están mis zapatillas?” tarararararan the end. Y no señores, las zapatillas esas no son de una frase anterior de gran relevancia o algún tipo de concepto metafísico que en realidad simboliza lo humano y lo divino que hay en mayor o menor medida en todos los seres vivos, no, es una frase que no sólo no viene a cuento sino que te hace preguntarte si te han estado tomando el pelo durante tres horas y si el epílogo que escribió Bernard Shaw en su obra Pigmalión (en la que está basada el musical) no se hubiera podido incluir (cinco minutos más, cinco minutos menos). Pero no, después de tres horas, lo único que deseas es tirar las zapatillas contra la pantalla de pura rabia, como la mencionada Eliza hizo al profesor Higgins en la película; menos mal que el resto de la película es buena.

 

Chitty_Chitty_Bang_Bang_Special_Edi.jpg image by magpie2000

-Chitty Chitty Bang Bang: esta es sin duda alguna una de las películas más traidoras de la historia del cine, básicamente porque, tras también dos horas largas, descubres al final, que la gran mayoría de la historia que se te ha relatado es un cuento chino, literalmente, vamos, que nada de lo que has visto ha pasado y es una invención de los protagonistas, porque vale, contar un pequeño cuento en una película es aceptable, pero cuando ese cuento dura hora y media y se ha apoderado de la película por completo… me parece que eso es pasarse. Así pues, cuando la acabas, tu principal sensación es “vale he pasado dos horas y media viendo esto, sin embargo exceptuando la primera media hora y los cinco minutos finales, el resto es como si no lo viera porque ni siquiera tiene relevancia para la historia, genial”. En todo caso resulta asombroso.

 

-Sonrisas y lágrimas: Esta película no es que tenga un final, ¡es que tiene cuatro!, el director disfruta una y otra vez engañándonos a base de bien, para que tengamos la permanente sensación (a partir de la primera hora y media) de que la película va a acabar, y entonces… ¡continua otra hora!, ¿no me creéis?, pues ved los finales:

   -María se va de la casa: ese momento en plan música definitiva, pide un The end, pero no, es un intermedio.

   -María vuelve del convento: “¡ahora sí que sí” piensas cándidamente, ese momento enternecedor del abrazo de los niños con el reprise de “Mis cosas favoritas” es el final perfecto, ahora vivirán felices y comerán perdices por siempre, pero no, a los Von Trapp fílmicos aún les queda tela.

   -La boda: dejándo de lado el hecho de que la iglesia donde se casan parezca una catedral (estuve allí y es una iglesia normal y corriente, y ni siquiera está en Salzburgo) y de que uno no es capaz de explicarse como vino todo el pueblo si el capitán estaba tan solo; ahora piensas “final perfecto, ¡que bonito, se casan y son felices y comen perdices!, ¡esto ya no se puede alargar más, ya veo el The end, ya lo veo!” dices mientras tienes espasmos de locura esperando que no te vuelvan a repetir las canciones del primer acto de nuevo como llevan haciendo todo el segundo acto (mi teoría es que a Rogers y Hammerstein se les acabaron y se vieron obligados a repetirlas); pero no, contra todo pronostico el final de “y vivieron felices” no llega, porque el capitán y la ex monja se van de luna de miel, es ahí donde empiezas a preguntarte si esa película acabará realmente algún día.

   -El final verdadero: y, ¡sorpresa! Cuando menos lo esperas, cuando crees que después de cruzar la montaña también verás la vida y milagros de los Von Trapp en América, pues no, Fin, se acabó, finito. Sorprendentemente, nadie protesta por un final tan abierto e indefinido, no, a la gente le salen los Von Trapp por todas partes, y después de tres horas no les importa en absoluto saber si bajaron de la montaña y los fusilaron los nazis (tranquilos, tal cosa no pasó) o si iban directos al campo de concentración que en la realidad había detrás de aquella montaña, de hecho quizás, alguna persona hasta lo desea.

 

-Saga High school musical: traducido “musical de instituto”, aunque dos de las películas de esta saga lleven este nombre, lo cierto es que sólo en una (la 3ª) aparece un musical de instituto, cosa de la que nadie ha parecido darse cuenta; ¿no os lo creéis?, pues bien, recordad, en la primera vemos los ensayos y las pruebas para el musical, pero nunca llegamos a verlo; en la segunda ya no están en el instituto y por tanto no puede haber un musical de instituto, además de que lo que hacen al final es un concurso musical, para nada una obra de teatro musical; pero por fin en la tercera, se ve un musical al final, ¡ya era hora!, ¡parecía que la saga iba a acabar y aún no habíamos visto el famoso High school musical!. Ahora bien, ¿entonces porque las dos primeras películas se llaman High school musical?, ¿no debería de ser más bien “las pruebas para el high school musical” y “el concurso musical que nada tiene que ver con el High school musical”? vale sí, son nombres mucho menos comerciales, bueno, dejemoslo.

 

    En fin, todo el que lo desee, que deje un comentario hablando de algún final… de película; yo por mi parte, anadiré más cuando me acuerde o surjan.

Esta entrada fue publicada en Humor, Películas. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Finales… de película

  1. Dessjuest dijo:

    Yo reconozco que esta sensación la he vivido, pero con una serie, “Los Soprano”, es más, pensé que me habían timado y que le faltaba alguna escena 😀 no comprendía cómo podía acabar asi y de la misma fui a internet a comprobar que efectivamente, el final era ese.

    Por confrontarlo con otra de las series del mismo canal, “Six Feet Under”, ese si que es un señor final.

  2. Uff, pero eso es muy diferente, no olvides que el proceso de la historia de una película está planeado desde el principio hasta el final y nadie interviene en él, suele seguir lo típico de introducción-nudo-desenlace, mientras que en una serie no puedes controlar el final por muchas cosas: comenzaras como comenzaras la serie, la situación de los actores y de los personajes habrá cambiado bastante tras tantas temporadas, el presupuesto será diferente (especialmente si ya la van a cancelar), a veces ni tienen tiempo de escribir el final precisamente porque la noticia de no renovación les llega a última hora… eso sin mencionar que miles de personas con visiones muy diferentes de los personajes llevan años viéndolos e imaginando como les irá, es casi imposible hacer un final de serie perfecto.
    De todos modos, estoy seguro de que también has vivido eso en el cine, ¡nadie puede escapar a un mal final!.

    • Dessjuest dijo:

      Cierto, pero el caso de “Los Soprano” es especial, me da que no has visto la serie, porque el caso es que directamente no hay final, o lo hay de forma muy rara, es eso, ya no se trata de si te gusta el final, en cine hace poco me pasó algo parecido con “No es País para Viejos”, a eso me refiero.

  3. A mi ya directamente no me gustó nada de “No es país para viejos” así que….
    No, no he visto “Los Soprano” pero casos de malos finales en serie los hay a miles, y en el tipo de final que pareces plantear, se me ocurre por ejemplo el de “Buffy cazavampiros” que terminaba con la frase “¿y ahora que vamos a hacer Buffy?” mientras había un zoom a la cara de la protagonista… y ese es el final. En cierto modo era coherente con el resto de la serie que siempre dejaba un final de capítulo intrigante, pero aún así, no gustó a nadie.
    Muchas veces también pasa, que el aviso de cancelación llega muy tarde y los guionistas deben de tratar de hacer un final de la noche a la mañana, con las inevitables consecuencias (a menudo malas).

    • Dessjuest dijo:

      Cierto, ejemplos hay de finales apresurados, o series canceladas que directamente carecen de final, pero “Los Soprano” tuvo seis temporadas y ocho capítulos extra, sabían ya que terminaba ahí meses antes, no tienen excusa 😀

      De todas formas acabar bien una serie me parece supercomplicado, sobre todo en esas en las que creas tantas tramas que acabarlas todas con éxito y que no parezca forzado es casi una quimera, por eso me gustó mucho por ejemplo el de “The Wire”, que no cierra nada, pero queda perfecto.

      Serie esa que deberías ver sin duda alguna si no lo hiciste, insuperable.

  4. De “Los Soprano”, ese caso concreto, sólo puedo hacer hipotesis, el que sabe sobre el tema eres tú.
    Acabar bien una serie es casi imposible por muchos factores, los que mencionas tú, y que es casi imposible satisfacer a millones de personas que la siguen y que cada uno ve a los personajes a su manera… de hecho, que yo sepa, no hay ninguna serie que dejara a todos los fans unanimemente contentos.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s