GC: Entender y apreciar el cine musical. Los productores1. 8 de 10

 

Los productores

TITULO ORIGINAL

The Producers

 

AÑO

2005

 

 

DURACIÓN

134 min.

 

 

PAÍS

EEUU

 

DIRECTOR

Susan Stroman

 

GUIÓN

Mel Brooks, Thomas Meehan (Obra: Mel Brooks)

 

MÚSICA

Canciones: Mel Brooks

 

FOTOGRAFÍA

John Bailey

 

REPARTO

Nathan Lane, Matthew Broderick, Uma Thurman, Will Ferrell

 

PRODUCTORA

Universal Pictures

 

WEB OFICIAL

http://www.theproducersmovie.com/

 

GÉNERO Y CRÍTICA

Comedia. Remake / SINOPSIS: Nueva adaptación de la exitosa película de Mel Brooks (adaptación a su vez de una obra musical de Broadway) en la que dos hombres intentan defraudar a unas viejecitas sacándolas dinero para montar una obra de teatro… que resulta ser un gran éxito.

 

 

Obertura

      Como ya hemos visto, en las películas modernas es difícil introducir una obertura sin que el público se queje (ya vimos en Cantando bajo la lluvia que está iba con los créditos) y en esta película la integran a la película reproduciéndola algo incompleta respecto a la obra teatral pero sin renunciar a ella.

      Para disimularla, se nos sitúa en el escenario y el momento de los hechos (tal vez no sea reconocible en todo el mundo, pero cualquiera que lo conozca verá que el plano que se nos muestra, muy fácilmente reconocible, deja claro que la película no se sitúa en la actualidad): Broadway, que se nos presenta con una música que lo hace grandioso, sin duda estamos en su época dorada. Finalmente por detrás aparece el título en letras de neón tan propias de aquellos carteles y de eso pasamos sin más dilación a la película.

      En la obertura reconocemos parte de “there’s nothing like a show on Broadway”, siguiendo la tradición de que la obertura “premonice” lo que viene a continuación.

 

Opening night

      Y comienza el primer homenaje de la película (si en Cantando bajo la lluvia encontrábamos homenajes a los musicales hasta ese momento, en esta película los encontramos hasta el momento actual) porque la obra que se representa en el teatro de Max Byalistock es Funny boy, clarísimo homenaje a la película de Barbra Streisand Funny girl.

      La canción comienza cuando pocos momentos después del estreno de la obra, unas azafatas salen todas emocionadas por el último estreno de la obra de Max para oír lo que dice el público que declara alegre (típico de los musicales, tal vez otra parodia del género, el sonreír sin venir a cuento) y firmemente:

FIRST NIGHTERS:
He’s done it again
He’s done it again
Max Bialystock has done it again!
We can’t believe it
You can’t conceive it…
MAN FIRST NIGHTER:
How’d he achieve it?
     
Hasta aquí, y dado las sonrisas de oreja a oreja del público, parece que la obra ha sido un total y rotundo éxito, pero a continuación aclaran:

FIRST NIGHTERS:
It’s the worst show in town!

     Esta es una muestra típica del humor de Mel Brooks llevada a la música (que se repetirá durante todo el número y el resto de la película, aquí las canciones no sólo sirven para contar todo de lo que hemos hablado, sino que también se les puede meter todo tipo de chistes y de gags, y de hecho, la gran mayoría -y los mejores, de hecho- están en ellas); pero la canción contiene más que eso, el público efectivamente se ríe, pero lo hace por no llorar, están indignados con lo que han visto y ponen la obra verde y se ríen de cada una de sus cosas.

      En poco más de un minuto, hemos conseguido saber a través de esta canción la situación actual del señor Max y su antigua y actual situación en Broadway; y también lo que opina el público y la crítica en general de sus obras y su frustración con la última que acaban de ver; a las azafatas del principio en la calle; y a pesar de ser una situación relativamente dramática (la obra del protagonista fue un rotundo fracaso) se nos presenta de manera cómica, de modo que nos da a entender que lo que vamos a ver es una comedia; es decir, hemos visto todo un relato en una misma canción.

      Todo acaba con un primer plano de la puerta del despacho de Max que nos pone su profesión.

      Visto todo esto, podemos asegurar que en cualquier otro género, dar toda esta información en tan poco tiempo sería casi imposible o como mínimo muy complicado, y mucho más que el público lo entendiera tan bien como en este caso, lo que nos lleva a demostrar que como el musical permite penetrar en las verdades del alma humana a través de una canción o de un baile permite expresar no sólo lo que es difícil expresar con palabras, sino también lo que se hace con palabras y mucho más rápido.

 

We can do it

      Cuando llegamos a esta canción ya se nos han expuesto muchos detalles que determinarán la trama y también hemos conocido a los personajes viendo sus características principales; pero sobre todo hemos visto lo que desarrollará toda la trama según Leo “se puede ganar más dinero con un fracaso que con un éxito en Broadway” (de forma ilegal, claro) cosa que plantea inocentemente y sin intención de hacerlo, pero Max acaba de ver la solución a sus problemas, con lo que utiliza la canción para convencerle.

      Así que le cuenta el  plan, pero Leo se resiste, con lo cual el le pone como ejemplo a grandes hombres que se desanimaron en un determinado momento ante una gran hazaña (como la suya) y la frase fue la que le da título a la canción, esta frase se repite una y otra vez durante el número, como cada vez que se quiere convencer a alguien o que retenga bien algo se le repite muchas veces, de modo que acaba convencido.

     Viendo que lo de los grandes hombres no le convence procede a “sobornarle” con el sueño que el le contó de ser productor de Broadway y haciendole ver que es su gran oportunidad, todo ello con el ritmo frenético de la canción que hace ver los nervios y la desesperación del productor.

     Leo por un segundo se deja llevar por ello, pero acaba confesando su verdadera naturaleza, que es un cobarde y por eso no puede, con una música melancólica.

     La escena del taxi es un ejemplo de cómo convertir movimientos habituales en baile y que se reconozcan igualmente, lo que aumenta su belleza; pero no es la primera vez que se hace en el musical, un ejemplo mucho más amplio sería la obertura de West side store en la que se bailan las persecuciones y problemas entre las bandas callejeras, para culminar en la magnifica batalla entre ellos (¡quien iba a decir que una pelea podría llegar a calificarse de arte!).

      En el taxi se lleva a cabo una batalla dialéctica en la que Max repite una y otra vez su frase con magnificas promesas de grandeza y Leo ve el lado más negativo del tema.

I wanna be a producer

      Clarísimo homenaje a Cantando bajo la lluvia (si comparamos esta canción a la de Broadway melody que se ha analizado en este trabajo, las referencias son evidentes) y a los números musicales individuales de Fred Astaire (especialmente cuando baila claque).

      No obstante, la canción comienza presentandonos el deprimente lugar de trabajo de Leo que cualquiera desearía abandonar, con una música tétrica y una letra aún más temible en la que los contables no paran de insistir continuamente en lo infelices que son. La coreografía de estos es simplemente espectacular porque lo hacen todo simultáneamente, dándonos a ver, monotonía, aburrimiento, gestos programados, decepción y falta de realización personal.

      Después de la humillación de Leo por su jefe (otra razón más para abandonar semejante lugar); oímos una melodía que poco a poco nos va trasladando de un sentimiento a otro, la infelicidad a la esperanza, y se comienza con la canción de Leo en la que nos cuenta que clase de vida ha llevado hasta el momento y sus deseos (que conocimos por su conversación con Max, pero ahora veremos las razones, lo más oculto, el porqué desea todo eso).

      Cuando Leo deja una carpeta en un archivador, comenzamos a entrar en la cabeza de Leo, pues de este sale una bella corista, y no será la única (lo que le prometió Max).

      Estas le dan un sombrero (que tendrá mucha más relevancia más tarde, un sombrero de productor) e indumentaria característica.

      Vemos cuando entra en el nuevo escenario lo que desea, ver su nombre en neón y por tanto fama.

      El escenario en el que danzan no podría ser más broadwayesco y la manera de utilizar los elementos de productor que le han dado (sombrero de copa y bastón) más de Fred Astaire; con todo ello está expresando su deseo por triunfar como productor y llegar a lo más alto (que el cielo sea lo que tienen por encima es un claro simbolismo).

     Así detrás de ese tímido contable vemos que en realidad había ambición, lujuria, deseos de fama, ascensión social, despilfarrar dinero… etc, que considera que puede obtener a través de esa profesión; lo que es aún más claro cuando vemos cientos de letreros de teatros con sólo su nombre, pues se da a entender que el produjo todas esas obras.

     De repente, el lápiz con el que en realidad, dibujaba todos aquellos letreros, se parte y su fantasía se interrumpe; sigue siendo un infeliz contable, como el resto de la gente que trabaja con él; pero ahora hay un cambio, Leo no acompaña en la canción de la infelicidad al resto de contables, sino que sigue tarareando I wanna be a producer, con lo que vemos que algo ha cambiado; hasta el punto de que paraliza a la oficina y se enfrenta a su jefe para despedirse, devolviéndole todo su material y diciendole, y ahí va mi gran final, momento en el que retoma la canción que cantaba con absoluta felicidad (en la primera ocasión fue más como un deseo irrealizable y distante), con lo que reaparecen las coristas que le acompañan en canto y baile y le señalan el camino hacia su sueño.

      Entonces, ¿la primera canción con aquel escenario enorme fue ficción o realidad? no se sabe, pero no importa, con lo que se ve que sólo el musical puede permitirse ese tipo de licencias.

      No obstante, esta canción puede ser en parte un ejemplo de cómo se trasladan los números a un escenario para “disimularlos” y que la gente los admita con más facilidad.

      Al final de esta canción se conseguirá no sólo que la gente entienda a Leo, sino que todos los espectadores deseen ser productores también habiendo contemplado una versión tan maravillosa, cómica y optimista de esa profesión.

      Lo siguiente que se ve es una especie de reprise de la canción en el que también participa Max, y cada uno entona su lema el uno que va a ser productor y el otro que lo pueden conseguir hasta que por fin se unen (musical y empresarialmente) y dan lugar a su asociación.

 

Der guten tap hop Clop

       Esta canción está más como un gesto cómico, en el que se nos enseña lo desesperados que están por conseguir la obra; hasta el punto que cantan la melodía favorita de Hitler que Franz canta muy emocionado y ellos casi con sarcasmo (aunque sin que el primero se de cuenta) y como un medio para conseguir un fin (vemos también hasta que punto Max es miserable, que hace lo que sea para conseguir sus objetivos), que será la canción que oiremos.

      De todos modos la canción imita la música tradicional alemana y la mayoría de la letra está en ese idioma (desgraciadamente no tengo conocimientos acerca de este como para decir todo lo que significa); pero sinceramente, no parece que tenga demasiada importancia.

       Por lo demás la canción no tiene más relevancia para el argumento que esa, la de hacer reír y que conozcamos mejor a Franz y su fanatismo (ya hemos visto que hasta ahora todos los personajes tuvieron una especie de canción de presentación –excepto la de Max que se elimino del montaje final, pero que se mantiene en la obra- y que continuará con el resto de los personajes importantes de la obra, como es el caso de la siguiente canción. Esto es muy útil y sólo se puede utilizar en este género, porque permite que conozcamos al personaje porque este habla libremente de todo acerca de él, sus sentimientos, emociones y pensamientos; que nos darán todos los datos necesarios sobre él sin necesidad de recurrir a largas conversaciones del tipo “te acuerdas que hace unos años” para que conozcamos el pasado, o “ya sabes que” para que le conozcamos en el presente… etc y demás recursos que otros géneros se ven obligados a utilizar para que podamos comprender e incluso sentir empatía con los personajes.

 

Keep it gay

      Antes de comenzar la canción hay un homenaje a la película Hello Dolly! cambiándolo por Hello Roger! que es el estrambótico director que hace una entrada parecida a la de la película.

      La canción tiene un doble sentido porque la palabra “gay” en inglés significa alegre/homosexual, que fue cogida por ese colectivo para autodenominarse, y hablan de hacer la obra “gay” con lo cual el doble significado es permanente (en España, en la obra de teatro no se tradujo, una mala opción porque muchas personas no conocen el dato dado anteriormente; en cambio en los subtítulos de la película la palabra escogida para representar “gay” no pudo ser más acertada: “loca”, no era exactamente lo mismo, pero si lo suficientemente parecido).

      Con esta canción de presentación del director y de otros personajes (todos versiones de los tópicos acerca del colectivo nombrado) que lo rodean no sólo se nos cuenta su orientación sexual, sino también como opinan que debe ser el teatro y su concepción del mismo (lo que es importante sabiendo que él va a ser el director de la obra) es decir, loca y evitar el drama (tal vez otra parodia del musical como género, es decir, felicidad a toda costa); naturalmente la canción tiene nuevamente un gran sentido cómico.

       En ella nos encontramos una vez más en el tira y afloja de los productores con el director y su equipo que no están del todo convencidos de si hacer la obra, con lo cual los primeros deberán “vender su alma”, si es necesario, para conseguir su participación al precio que sea: seducirle, recordarle su pasado de malas críticas, darle la oportunidad de obtener un tony… etc.

       Automáticamente, el grupo empieza a apoyar su idea y el ritmo cambia totalmente para que comience a imaginar la obra y darle la vuelta totalmente.

      Todo acaba con el triunfo de la idea de que la obra neo-nazi acabe siendo una “locura”; aunque a la canción se le reserva un final aún más cómico pues acaba con una conga que no viene a cuento realmente y que sólo está para aumentar la comicidad del momento.

Right click and choose Set as Wallpaper to change your desktop.

Esta entrada fue publicada en Películas. Guarda el enlace permanente.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s