GC: Entender y apreciar el cine musical. Gigi. 5 de 10

 

Gigi

TITULO ORIGINAL

Gigi

 

AÑO

1958

 

 

DURACIÓN

116 min.

 

 

PAÍS

EEUU

 

DIRECTOR

Vincente Minnelli

 

GUIÓN

Alan Jay Lerner

 

MÚSICA

André Previn

 

FOTOGRAFÍA

Joseph Ruttenberg

 

REPARTO

Leslie Caron, Maurice Chevalier, Louis Jordan, Hermione Gingold, Jacques Bergerac, Eva Gabor

 

PRODUCTORA

Metro-Goldwyn-Mayer

 

GÉNERO Y CRÍTICA

 

1958: 9 Oscar: mejor película, director, guión adaptado, fotografía (color), dirección artística, canción, banda sonora película musical, montaje, vestuario / Musical. Romance / SINOPSIS: París, 1900. Gaston, joven y millonario, se aburre a pesar de ser el soltero más perseguido de toda la ciudad. Gigi es casi una niña y se divierte a todas horas aunque todavia no tenga edad para bailes y amorios. Pero Gaston es amigo de la familia de Gigi y la visita con frecuencia. La abuela de Gigi ve en el cariño de Gaston una posibilidad y decide que su nieta ya es una mujer y por lo tanto debe empezar a pensar en casarse. Y, si es con Gaston, mejor. Pero Gaston tiene para Gigi planes que no son precisamente de matrimonio.

 

 

Obertura

      Vemos así, una vez más, una obertura que no es necesario “esconder” como si se hará más adelante, tal vez, como ya dije, porque al poner en este momento los créditos, pues entonces resulta más oportuno. De hecho, lo único que puede distraer nuestra atención de ellos y de la música son las pinturas evocadoras del postimpresionismo (que representan todos los ambientes que vamos a ver más tarde y a la gente que nos vamos a encontrar en ellos, de modo que se nos prepara psicológicamente para lo que vamos a ver) tan de típicos en el París de la época que aún así, un espectador actual, no aguantaría por sí solas (sólo hay que ver la obertura de Chicago).

      La obertura comienza de forma majestuosa, y ya con las pinturas nombradas sabemos que se nos va a presentar un París idílico, galante y despreocupado. En ella, como siempre se nos anticipa lo que vamos a escuchar y ver como por ejemplo: “the night that invented the champain” o “Gigi” (que le da nombre a la película y que ganó el oscar).

 

Thank heaven for little girls

      La película ha comenzado enseñandonos una bella perspectiva del Bois de Boulogne, en la que una vez más se nos presentan los ambientes por los que vamos a circular y sobre todo, al narrador de nuestra historia que parece conocer a todo el mundo y por tanto ser el más adecuado para hablarnos de ese mundo.

      Una vez que se nos presenta afablemente y nos habla un poco de él y del mundo en el que él vive, comienza a cantar una canción que es toda una declaración de principios masculinos y que resulta ser una premonición de lo que va a pasar después (casi como una segunda obertura), pues se nos cuenta como las niñas crecen y crecen sin que nadie se de cuenta y un día son mujeres y se despliegan en todo su esplendor para sorpresa de todos.

      De ese modo en la canción da gracias al cielo por que haya niñas pequeñas pues son las mujeres del futuro, que crecerán y podrán complacer a “los niños”; todo esto nos aclara en muy poco tiempo que clase de persona es Honoré y su forma de ver la vida sin necesitar más datos.

      También nos presenta a Gigi y nos cuenta que esta es su historia.

      Justo después se nos presentará a un personaje (la madre de Gigi) al que sólo conocemos por la entonación de una nota, otro argumento para reforzar la importancia de la música para definir la personalidad de los personajes (aunque si que es cierto que se dan otros datos hablados sobre ella, pero esa nota es el mejor dato que se nos da para conocer su historia).

 

It’s a bore

      En esta canción, Gastón expresa su aburrimiento y cansancio por su vida en la que parece hacer siempre lo mismo y busca algo diferente; su tío Honoré, para animarlo intenta hablarle de lo que él considera que son las alegrías de la vida, pues pretende arrastrarle a una nueva comida de la alta sociedad a la que pertenecen sólo para encontrarse con una mujer.

      Por más que Honoré intenta convencerlo, a Gastón le parece que ya lo ha hecho todo y que todo lo que hagan o puedan hacer ya lo tiene más que visto pues siempre lo ha tenido.

      Se nos describe con esta canción a ambos personajes muy bien, pues cumplen perfectamente el dicho de que “hay jóvenes de 60 años y viejos de 18”; además Honoré se presenta como el bon vivant que siempre lo ha tenido todo y que lo aprecia, le gusta la vida distendida y frívola que lleva, porque el mismo es así, un hombre animado al que le gusta ir de diversión en diversión sin preguntar porque y que le gusta entusiasmarse con cualquier cosa, porque ve en todo razones para vivir, es la representación del optimismo.

      Gastón se nos presenta en la canción como todo lo contario, todo le aburre, no le gusta la vida que lleva y busca algo más que esos falsos amores, amistades y diversiones que tanto se llevan en su clase y en realidad a pesar de que siempre lo ha tenido todo y ser en cierto modo “un niño mimado” la verdad es que vive atrapado en una jaula de oro de la que se escapa en cuanto puede, por eso es por lo que prefiere buscar una amistad verdadera en la casa de unas personas pobres, lo que le da la tranquilidad que el otro ambiente no le podría proporcionar.

      Vemos así dos versiones diferentes de la misma vida, lo que para uno es fascinante para otro es agobiante, lo que es alegre y divertido a otro no le interesa… etc

 

The parisians

      Esta es la primera canción del personaje principal, Gigi, y su posición en medio de la historia no parece haber sido escogida arbitrariamente, ya que démonos cuenta de que en la anterior canción conocíamos a una persona a la que su clase y vida le aburrían, y en esta conoceremos a otro espíritu incomprendido, lo que en cierto modo parece ya irnos indicando que acabarán juntos.

      No obstante, ambos pertenecen a clases distintas y sus vidas tienen finalidades diferentes, por lo cual, Gigi se queja de otras cosas y nos enseña su visión de la vida y del mundo (como hizo Gastón en la anterior canción).

      Gigi, como acabamos de ver, está siendo educada para convertirse en una entretenida o cortesana de lujo, por lo cual, como lo único que hacen es hablarle de amoríos, no es capaz de comprender porque todo el mundo sólo piensa en eso (no obstante, no olvidemos lo que es su reducidísimo mundo, que está formado prácticamente sólo por su abuela, su madre, su tía y Gastón).

      También vemos que la han educado para tener una concepción materialista del amor, en el que cuanto más caro es el regalo más ardiente es el amor de la otra persona.

      Así pues, en esta canción, se nos enseña a Gigi como una niña que aún no ha vivido las delicias del amor y por tanto no acaba de entender que es lo que le ven y porque dedican tanto tiempo a eso, es pues aún, una perspectiva ingenua.

      La escasa coreografía no hace más que expresar su total indignación, extrañeza, incomprensión y poca aceptación de las ideas que le enseñan.

      La canción termina con la llegada (para aumentar el sarcasmo del relato) con la llegada de Gastón, que ya vimos en la anterior canción que tampoco “entendía a los parisinos” y que acabará siendo el amor de Gigi.

 

Maxim’s

      Honoré viene a presentarnos otro de los lugares preferidos de ese París idílico que es el club del título de la canción.

     La canción es extremadamente sarcástica y define bien a todos los personajes, por una parte Honoré con su campechanía habitual, define Maxim’s como un lugar de despreocupación, lejos de cotilleos, y en donde “nadie se preocupa por saber quien va con quien”; pero su afirmación rápidamente se verá contradecida por los clientes del club que pretenden simular la sociedad de la época, esto lo vemos de una manera muy teatral, pues todo el mundo está de fiesta hasta que entra alguien nuevo, rápidamente se hace un silencio total para escuchar todo lo que dicen o hacen y a continuación expandir los más estrambóticos rumores imaginables sobre todo el mundo.

     La canción sin duda refleja la hipocresía de las clase altas de la época que sonríen por delante y apuñalan por detrás (lo que se ve muy bien en la frase “que mala pinta, que mal arreglada… ¡invitémoslos a cenar la próxima noche!”); pero en el fondo vemos que es gente aburrida, que no tiene que hacer, por lo que envidia la felicidad de otros e incluso desea destruirla (cuando dicen la frase “¿no se apagará algún día esta pasión?” hace este argumento más que evidente) sin perder por ello la compostura y sobre todo la sonrisa.

      Por otro lado está Gastón, que sigue aburriéndose en esa vida que le ha tocado vivir y que cada vez ve más falsedad en ella sobre todo a través de su entretenida, así que empieza a cantar sus sospechas del porque de que esté tan extremadamente feliz esa noche, lo que analiza cuidadosamente de manera irónica, y acaba concluyendo que no está pensando en él y que le aburre.

      Del personaje que lo acompaña Lianne, no tendremos muchos más datos que los de esta canción, que será la que nos la describa plenamente, y gracias a la cual sabemos que está enamorada (no de Gastón, a pesar de los muchos gestos de afecto que le hace, pero al final la canción acaba siendo más convincente que todo eso, y más tarde se confirmará la infidelidad), que es alegre y que al contrario que su acompañante se ha adaptado bien a la vida que le ha tocado vivir.

 

The night that invented the champagne

      Cuando comienza esta canción, Gastón acaba de salir de una racha de apoteósicas fiestas para demostrar a todo París que no le importa nada su antigua amante y evitar rumores, aunque todo eso le causó aún más aflicción; pero vuelve a la casa de Gigi para reposar y que es el lugar donde realmente le gusta estar; por eso no le importa en absoluto prometerle llevarlas a Trouville a pasar unos días; emocionada ante esta idea, Gigi canta su emoción y entusiasmo imaginando todo lo que podran hacer allí, aunque su abuela trata de refrenarla, pero todo esto encanta a Gastón

      Por si fuera poco, está bebiendo varias copas de champán sin haberlo hecho antes, con lo cual en esta canción está claramente algo ebria, con lo cual eso aumenta su alegría y acaba haciendo una especie de oda al champán.

      La canción sólo tiene el objetivo de mostrarnos la alegría y felicidad absoluta de todos los presentes en la habitación, destacando a Gastón, que por primera vez, no canta que está aburrido (lo cual sabemos que es muy significativo, ahora Gastón ve la vida de forma positiva y se encuentra comodo donde está), sino que se une a Gigi en su oda.

     Los bailes sólo quieren hablar de su felicidad y de la alegría que les ha proporcionado el ir a Trouville y, naturalmente, el champán.

 

I remenber it well

      Ya en Trouville, se nos aclara un comentario hecho al principio de la película en la que sabemos que madame Álvarez y Honoré se conocían de antes; es en esta canción, donde se nos cuenta, también con cierto sarcasmo, su relación y lo que sentían; conocemos también mejor a los personajes, pues se nos habla de su juventud.

      La canción define bien a los personajes, pues nos vuelve a mostrar a un Honoré campechano y despreocupado frente a madame Álvarez, mujer calculadora, metódica y con buena memoria para todo lo que conviene (al fin y al cabo ella es una superviviente, se dedicó a lo mismo a lo que quiere que se dedique Gigi; frente a él que es un “bon vivant”).

     Así en la canción, Honoré para demostrarle todo el afecto que tuvo, comienza a recordarle su última velada, pero ella debe corregirle continuamente, a pesar de que él no para de decir que “lo recuerda bien”

Gigi

      Las familiares de Gigi se dan cuenta de todo lo que podrían sacar de Gastón y aumentan el entrenamiento de la chica; pero cuando él vuelve para proponerles un nuevo paseo, para su sorpresa lo rechazan, ya que Gigi ya es una mujer, ahora Gastón deberá pagar también por su compañía.

      La canción de Gastón expresa nerviosismo, exasperación… etc porque considera absurdo lo que le han dicho, sólo quiere estar con la Gigi de siempre, esa niña encantadora, pero las proféticas palabras de la primera canción se han cumplido y aquella niña es ahora una mujer, cosa que sólo comprenderá al final de la canción, y también que la ama.

      Así que canta describiendola como un bebé, pero entonces se para a pensar el Trouville y se da cuenta de que a pesar de su comportamiento adulto, no la encuentra aburrida (fijémonos una vez más en la importancia de aquella canción para todo lo que continúa), no obstante, tarda en desengañarse y entabla una lucha consigo mismo para determinar si Gigi sigue siendo una niña o no y poco a poco irá dandose cuenta del cambio de Gigi y descubre la verdad y también el amor que no sabía que sentía por ella.

 

I’m glad I’m not young anymore

      En esta canción Honoré, después de que Gastón le contará sus problemas, con su habitual buen humor compara su situación con la de él y a pesar de ser ya anciano, se ve en un momento mejor que él, así con su eterno optimismo nos cuenta lo bueno que es esta edad frente a la que pasó, dejando de lado ese dicho que dice eso de que “cualquier tiempo pasado siempre fue mejor”, para él el presente siempre es inmejorable (quizás ese optimismo inagotable es lo más de los años 50 que tiene este musical).

      Seguimos conociendo mejor así a este personaje que a pesar de no ser el principal, quizás es con quien más hemos empatizado durante toda la película, tal vez por el hecho de tener más canciones, lo que nos lleva a entenderlo mejor que a otros a los que el relato parece concederles más protagonismo (una importante prueba de la importancia de las canciones en un musical y de cómo consiguen completar la narración).

     En la canción se habla básicamente de las desventajas de ser joven, cuando todo puede suponer una tragedia; frente a su actual edad en la que todo se toma con más tranquilidad.

 

 

Say a pray for me tonight

      Cuando llega esta canción, no sólo Gaston ha visto el cambio de Gigi, sino que ella misma está descubriéndolo, no sin miedo, que expresa en esta canción.

      En ella le pide a su amigo de la infancia que no la puede acompañar en este trance (el gato, que aunque no se nos da más detalles que una alusión indirecta en esta canción, se comprende bien), que rece por ella, ya que ahora va abandonar, para no volver nunca, su niñez y va a pasar a la edad adulta, acerca de la que no sabe nada y que le infunde cierto miedo, prueba de la que intentará salir victoriosa (de ahí la referencia a la batalla de Waterloo).

      Vemos así, también a una Gigi que se tiene que redescubrir a si misma para encontrar a una mujer.

 

 Finale

      Ya sabemos que Gigi y Gastón van a casarse, así que la película acaba igual que empezó, Honoré vuelve al Bois de Bologne donde vuelve a entonar la primera canción, haciéndonos ver que ya se nos había contado la historia desde el principio y que eso fue ahora y seguirá siendo siempre, con lo que estas historias no acabarán nunca.

     A él se une el habitual coro que ya nos avisa de un final feliz y del inminente “The end” y que es tan propio de los 50.

      Como ya dije, todo acaba tal como empezó, y el único que queda en escena es Honoré con su lema, haciendo gala de que todo continúa no sólo como estaba, sino mucho mejor.

[ GIGI POSTER ]

Esta entrada fue publicada en Películas. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a GC: Entender y apreciar el cine musical. Gigi. 5 de 10

  1. Pingback: Historia del cine musical | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s