GC: Entender y apreciar el cine musical. Análisis. Cantando bajo la lluvia. 4 de 10

Análisis
 

Cantando bajo la lluvia

TITULO ORIGINAL

Singin’ in the Rain

 

AÑO

1952

 

 

DURACIÓN

102 min.

 

 

PAÍS

EEUU

 

DIRECTOR

Stanley Donen , Gene Kelly

 

GUIÓN

Betty Comden & Adolph Green

 

MÚSICA

Nacio Herb Brown (Lyrics: Arthur Freed)

 

FOTOGRAFÍA

Harold Rosson & John Alton

 

REPARTO

Gene Kelly, Donald O’Connor, Debbie Reynolds, Jean Hagen, Millard Mitchell, Cyd Charisse, Rita Moreno, Douglas Fowley

 

PRODUCTORA

MGM. Producer: Arthur Freed

 

GÉNERO Y CRÍTICA

 

Musical / SINOPSIS: Antes de conocer a la aspirante a actriz Cathy Seldon (Debbie Reynolds), el ídolo del cine mudo Don Lockwood (Gene Kelly) pensaba que lo tenía todo; fama, fortuna y éxito. Pero, tras conocerla, se da cuenta de que ella es lo que realmente faltaba en su vida. Con el nacimiento del cine sonoro, Don quiere filmar los musicales con Kathy, pero entre ambos se interpone la reina del cine mudo Lina Lamont (Jean Hagen).

 

 

Obertura

      Después de que salga el clásico León de la Metro, se nos introduce en una obertura movida a través de la música, que nos da a entender claramente que es una comedia, y las trompetas nos presentan a nuestros tres protagonistas que cantan el tema principal del filme y que también le da el nombre, con una alegría indescriptible a pesar de que llueve a cantaros.

      Llegamos así al título y a partir de aquí aparece un pequeño resumen/adelanto de todo lo que vamos a oír en la película en música; lo que no aburre porque acompaña a los créditos que se presentan al principio (en la actualidad, como están al final da muchas más dificultades, pues es difícil incluir una obertura en una película y que no se note, por eso se aprovechan los cortos creditos de inicio con algunos datos, como veremos en Chicago).

Comienza la acción de la película.

 

 Fit as a Fiddle

      Esta es otra de las canciones alegres de la película, en la que se ve, que a pesar de lo que el protagonista Don decía de que siempre mantendría su “dignidad” se le ve en un cabaretucho cantando melodías más o menos vulgares y haciendo ejercicios de lucimiento para ganar para comer.

      La canción básicamente expresa alegría, pero detrás vemos talento e incluso desesperación a pesar de la sonrisa de oreja a oreja de los dos integrantes del grupo (típica del musical); lo que se ve aún más claramente cuando se equivocan en el número de los violines y se dan cuenta de que tienen que seguir como sea.

      El número no sólo pretende que el espectador se quede admirado y sorprendido con todas sus piruetas (con lo que nos sorprende que les abucheen) aunque Don diga lo contrario; sino que también nos está narrando la historia de la difícil escalada al éxito de Don.

 

All I do is dream of you

      Nos encontramos ante otra canción que sigue toda la tónica de la película de alegría pase lo que pase; que en este caso se vuelve cómica, pues si en la anterior canción descubrimos la verdadera identidad de Don, en esta descubrimos la de Kathy, que a pesar de decir ser una gran actriz de teatro, resulta ser la chica que sale de la tarta, lo que hace ver muy bien Don con la frase de “¡vaya, aquí tenemos a Sarah Bernard!”.

     No obstante, el espectáculo sigue (nunca mejor dicho) aunque Don no para de burlarse de Kathy y le tira los tejos; a continuación canta la canción felizmente que sólo tiene el objetivo de que veamos porque a Don le gusta Kathy y que también nos resulte encantadora (la letra y el baile repiten una vez más el leiv motiv de alegría permanente).

     Esta canción perdió una parte muy importante de su significado cuando la que sería la siguiente, se quito del montaje final, pues justo después de la fiesta Don cantaba en tono romantico la misma canción que Kathy había cantado en aquel tono alegre y desenfadado, haciendo ver claramente que se ha quedado prendado de ella.

 

Make them laugh

      Esta es la única canción que pretendía ser original de toda la película, y acabó siendo una copia descarada de “Be a clown” de Cole Porter que todo el mundo fue capaz de reconocer y que en le película anterior en la que apareció (El pirata) tenía un significado muy distinto.

      Nos encontramos otra vez con una canción optimista con la que Cosmo pretende animar a Don por la desaparición de Kathy con sus chistes hablados y físicos; y que en el contexto acaba siendo una defensa acérrima de la comedia (la frase “haz reír y vendrán a verte en tropel… también haciendo drama lograrías tener elogios en la prensa pero no que comer” es muy evocadora); vemos también, en cuanto al personaje así el espiritu alegre y bonachón de  Cosmo.

     Los homenajes en medio del baile a los distintos gags de la comedia son obvios: se da contra las puertas, salta sobre si mismo haciendo creer que pelea… etc.

     La canción que acaba con unas impresionantes volteretas sobre si mismo, pero si requiere reforzar el argumento que se está defendiendo, entonces debe acabar de forma cómica, con lo que en la última pared no da la voltereta, sino que se cuela por ella porque resulta ser más frágil de lo que pensaba; acabado eso, a pesar de que en teoría debería de haberse echo daño, vuelve de detrás para seguir defendiendo el “haz reir” y caer muerto de risa.

 

Beautiful girl montage

      El cine sonoro irrumpe y se convierte en la gran novedad, y la primera película sonora es un musical, con lo que estos empiezan a arrasar, y esto debe ser representado de algún modo, con lo que, ¿qué mejor que una canción resumen-homenaje (la película esta plagado de ellos, se dice que no hay un solo dato de la película que no sea o esté basado en la realidad) de lo que se estaba cociendo en aquellos años para que la gente que no lo haya vivido entienda lo que supuso en ese momento?; con lo que unos cuantos titulares de periódicos hacen arrancar una mezcla de canciones de la época, lo que se combina con planos de la danzas de moda (claque, coreografías corales… etc) de aquel momento y los estilos de dirección favoritos como el de Busby Berkley (los tomados desde arriba).

      Así si cuando veíamos las escenas de las películas y las estrellas que acudían a los estrenos nos daba la impresión de decadencia; ahora vemos no sólo alegría, sino también dinamismo, renacimiento, novedad (lo que también es potenciado por unos colores de escenarios que brillan por si solos).

      Vemos como se alternan y mezclan todo tipo de canciones representativas: alegres, románticas, frívolas… etc.

      Todo acaba mezclándose totalmente y sonando al mismo tiempo para casi de repente parar y continuar nuestra historia con “Beautiful girl” en la que vemos a Kathy entregada a su futuro cinematográfico, aunque aún como corista (realmente Debbie Reynolds era ideal para hacer este papel puesto que era el comienzo de sus pinitos en Hollywood); y es cuando se nos da el dato de que el productor del estudio se fija en su talento, así que aunque ella no protagoniza el número, está todo lo presente que puede estar una corista para que también nos fijemos nosotros.

      La canción también pretende sorprendernos y que digamos “¡increíble!; además nos sigue presentando a continuación de la canción, la época en la que nos situamos, con todo detalle aunque muy suavemente, casi sin que nos demos cuenta (se nos presenta la moda, las actividades del momento… etc, especialmente para la mujer e indirectamente sus pensamientos en aquel momento con el comentario del narrador).

      La canción acaba con un plano típico de Busby Berkley, lo que es una vez más, un homenaje y una forma de narrarnos como era el cine de la época; la canción es por tanto un rápido y ligero resumen de toda una época, que se cierra con el comentario de un técnico de “se abre un nuevo rumbo para las películas musicales”.

 

You were meant for me

      Esta es una canción romántica en la que Don pretende demostrarle todo su afecto a Kathy pero de una forma original, y ya que ambos son, como él dice “actores hasta la medula” lo hacen de una forma de lo más cinematográfica creando un ambiente ideal a partir de la nada, y cuando consigue todo esto, nada mejor para expresar sus sentimientos que una romántica canción.

      En ella se usan múltiples tópicos románticos como decir que la vida fue una canción cuando llego ella (algo muy significativo tratándose de un musical) o que se pasaba toda la noche en vela.

       A continuación se explora la idea del amor platónico con las frases “You were meant for me and I was meant for you”.

      Ahora se pasa a explicar el baile que va a continuación de la canción y su significado:

      Kathy al principio escapa a ese amor dando vueltas y mirando hacia otro lado mientras Don se acerca, pero finalmente acaba escuchandolo apasionadamente, con lo que Don le da la mano para bailar y ella se la concede timidamente, al principio es sólo un tímido paseo, pero luego empieza un baile, al que Kathy no se atreve, es el primer amor y aún es tímida, pero Don la alcanza y la lleva con él, guiandola, y vemos como su forma de bailar es más atrevida que la de ella (es evidente que para él no es la primera vez).

      Ella hace ver su desconcierto alejándose continuamente de él, no acaba de entender el nuevo sentimiento que le ha surgido, pero se da cuenta de que no puede estar lejos de él así que corre de nuevo a bailar juntos dejándose llevar por el romanticismo del momento.

      Acabado ese baile ya se pueden separar porque bailan juntos igualmente, están perfectamente combinados porque son uno y saben lo que siente el otro, por tanto hay una confianza mutua y se puede seguir al otro porque se sabe lo que va a hacer, por lo que no faltan las miradas y sonrisas de complicidad del tipo “sabía que harías esto”.

      Seguimos a través del baile las etapas de un ensimismamiento romántico en el que se mezclan felicidad por haber encontrado al amor verdadero y romanticismo, hasta el punto de que llega un momento en que sus miradas ya no se separan, siguen así hasta volver a la postura original de donde salieron, dándonos a entender que lo que vimos fue la expresión de lo que pensaron y sintieron durante todo ese tiempo; y Don acaba el número repitiendo que efectivamente está seguro de que nacieron para estar juntos.

 

Moses

      Esta canción está para comparar la escena anterior, puesto que en ella veíamos como Lina se veía incapaz de pronunciar bien y salir adelante como estrella del cine sonoro; mientras que Don se desenvuelve a la perfección pronunciando complicadísimos trabalenguas.

      La canción comienza cuando Don está practicando para hablar bien y aparece por medio el siempre juguetón Cosmo, al que parece que le resulta ridículo que pretendan aprenderle a hablar con lo que se “burla” (en el buen sentido de la palabra) del profesor, a lo que se une Don, con lo que forman el siguiente número musical.

      La burla que se comentaba lleva a que el profesor le de el libro de los trabalenguas a Don (uno que se trata sobre Moisés, de ahí el nombre de la canción) y que para su sorpresa lo pronuncia bien, entonces Cosmo empieza a hacer una versión más complicada de este, a lo que se une Don para desconcierto del pobre profesor, a continuación ambos demuestran su ingenio haciendo extravagancias mientras le dan la vuelta una y otra vez al trabalenguas y lo analizan y lo dividen para buscarle un sentido; con lo cual el profesor desea huir porque piensa que se han vuelto locos, pero quien conozca a Cosmo, no verá como nada raro las cosas que hace (especialmente si vimos antes el número Make them laugh, ya comentado).

      Lo que viene a continuación son verdaderos ejercicios de virtuosismo de claqué que sólo quieren expresar la alegría de vivir, de la broma y de que no se toman en serio las enseñanzas del profesor que no acaba de entender muy bien todo aquello.

      Todo culmina cuando arrastran al profesor a una mesa y le ponen encima todos los objetos que encuentran, incluido un cuadro donde pone como pronunciar la letra “a”, por lo que acaban la canción pronunciándola perfectamente, para demostrar que no necesitan esos (según ellos) absurdos y continuos ejercicios de dicción.

 

Good morning

      El lanzamiento de Don y Lina como estrellas del cine sonoro ha sido un total y absoluto fracaso, pues en el cine todo falló, y Don ya ve claro su fin y se ve “como una pieza de museo” y considera que “no soy actor”, con lo que en su desesperación sus amigos intentan consolarle, Cosmo con su humor (es destacable recordar como justo antes de la canción hace un reprise de la primera canción que oímos diciendole en broma que siempre le quedará volver a las variedades) y Kathy con su amor.

      Y es entonces cuando se dan cuenta de que la solución es transformar el bodrio que tienen de película, en el género de éxito, el musical (y como esta película también lo es, lo imposible se puede hacer realidad); la alegría les llena porque acaban de dar con la solución a todos sus problemas y deciden saber el día que es, y descubre que como pasa de las 12 ya es mañana, con lo cual Kathy dice “y que mañana tan maravillosa” y empieza a dar los buenos días en un número lleno de alegría.

      Así como trasnochando han tenido la idea hablan de la virtud de hacerlo y de haber estado de charla toda la noche y ven como ha cambiado su suerte de un día para otro por lo que como lo lograron juntos no quieren separarse.

      A continuación continua un baile de claque en el que simplemente expresan la felicidad de su idea, la alegría desmesurada que sienten y hacen “payasadas”, como imitar Hawai, España, bailar con un chubasquero… etc que ya vimos que eran típicas de Cosmo.

     Aunque bailan juntos y en total sintonía, las miradas entre Don y Kathy están ahí, viendo que efectivamente son un grupo de amigos muy unidos, pero también hay una pareja entre ellos.

      El mensaje citado no puede ser más claro sobre todo cuando vemos el final del número en el que acaban riendose sin parar, momento culminante en el que la empatía espectador-personajes es total, pues ha conseguido transmitirse todo lo que se quería y que hubiera sido complicado expresar con palabras.

 

Singing in the rain

      Este es, quizás, el número musical más famoso de todos los tiempos y también el más homenajeado ya sea en películas, series, publicidad… etc; tal vez porque la reacción y los pensamientos y sensaciones de la gente cuando lo ven, en general, suelen ser exactamente los mismos, ya que todo el mundo habla de vitalidad, alegría de vivir, felicidad, armonía, optimismo… etc, y todo tipo de valores positivos, ¿que tiene entonces el número?, pasamos a analizarlo:

      Después de que Don deje amorosamente a Kathy en su casa y esté totalmente contento por la idea que han tenido, se da cuenta de que todo esta bien y nada puede ir mal con lo que, a pesar de que diluvia, no le importa lo más mínimo e incluso hace marcharse al taxi y empieza tarareando una canción que se acaba convirtiendo en todo un número, mira el paraguas y la lluvia y se da cuenta de que no lo necesita, es feliz y ¿Por qué va a estropeárselo un poco de agua?, todo es maravilloso y por eso canta bajo la lluvia, porque cualquier tiempo meteorológico sería ideal ya que todo es perfecto en su vida así que “me río de las nubes” por mucho que asusten a todos.

      Así continua paseando alegremente por la calle sin preocuparse en absoluto por cubrirse y dando vueltas al paraguas como si hiciera el día más soleado del mundo (no olvidemos que muchas personas asocian día soleado=alegría, lluvia=tristeza, cosas como esas las hemos visto múltiples veces en el cine para representar los sentimientos de los personajes) 

      Hasta ahora sólo había cantado, pero ahora expresa el culmen de su alegría bailando en medio de la calle, no le importa nada porque todo es maravilloso, así que desea decirlo a los cuatro vientos, y especialmente a la lluvia, porque el tiempo no es malo para él; todo eso continúa cuando baila y juega con el paraguas que en principio debería cubrirlo e incluso llega a imitar a una persona que mira si llueve, un poco como burlándose de si mismo y como diciendo “ah, ¿pero si llueve (que podríamos equivaler a “pero si las cosas están mal?”)? a lo que la evidente respuesta sería, “¡pues no me había dado cuenta!” , y ese no me importa en absoluto ya llega al limite cuando se pone debajo de un canalón y sin perder por un segundo la sonrisa, deja que le caiga todo el agua encima e incluso deja que le duche.

      Pero el momento en que este número entra en la historia del cine, es sin duda cuando baila por toda la calle libremente, sin impedimentos dejándonos claro que la vida es y debe ser feliz y que todo es maravilloso si tratamos de verlo como tal; porque, ¿qué más da que llueva si a todo se le puede sacar algo positivo?.

     Continúa jugando con el agua sin parar, saltando sobre los charcos, divirtiéndose sin límites, hasta que vuelve a la realidad con un guardia (tal vez representación de la realidad, de la sociedad o incluso de las formas que se deben guardar) que le llama la atención con la mirada y cruzando los brazos con una actitud de reprimenda, ante la cual el sólo puede responder como si fuera lo más normal del mundo “estoy bailando y cantando bajo la lluvia”, así que se marcha despidiéndose del agrio policía y dándole su paraguas a un pobre viandante que no lo tenía y se marcha alegremente sin perder por un segundo su optimismo.

Would you?

      La siguiente canción expresa muchas cosas a la vez, pues en realidad, al ser una canción de la nueva película que quieren hacer, esconde dobles sentidos, porque si bien no va dedicada directamente a nadie, si indirectamente, pasamos a analizarlo:

-el de la película que están haciendo: una mujer compara su amor a su amante con el de otra pareja y le dice si el también lo haria, porque le parece muy romántico, lo que culmina diciendo que efectivamente ella sí lo haría

-el de Don y Kathy: a pesar de que esta sólo está doblando la voz de Lina, es evidente que su mensaje hacia Don con las miradas con las que le observa (que el también hace) están expresando el mismo mensaje; además de un mensaje de amor y confianza (pues ella está sacrificando parcialmente su carrera para salvar la de él y este lo sabe y se lo agradece) mientras Cosmo contempla ese amor que ya ha llegado a su punto álgido.

-Lina: es a parte, se la ve sola, porque así está y nos da una muestra de su escaso talento cantando una parte de la canción y equivocándose en la letra, especialmente cuando es comparada con la voz y la propia Khaty que acabamos viendo indudablemente mejor ya no sólo en lo personal sino también en lo profesional.

      Todo el número alcanza la perfección cuando se ve como se rueda y entonces ya hemos asociado y comprendido perfectamente todo lo que se nos ha dicho anteriormente y que asimilamos ahora perfectamente; Lina no tiene esa voz, no tiene talento y Don no la ama, aunque lo hayan hecho aparentar por una vez; por lo que forzosamente, para que haya un final feliz, la pareja principal deberá ser la que triunfe.

Broadway melody

      Esta es otra de las partes más famosas de la película y uno de los ballets más conocidos de la historia del cine (con permiso del de Un americano en París). Estes ballets son muy típicos de las películas de Gene Kelly y que suele usar para lucimiento personal, lo que no quita que sean verdaderas obras de arte. En este caso, este ballet como dijo un crítico, podría quitarse perfectamente de la película y no pasaría nada, y tiene razón pues trata de una historia totalmente diferente a esta, ¿la excusa?, antes de verlo se nos comenta mientras visionan las escenas ya montadas de la película que es un número final que falta por rodar, de modo que se integra perfectamente en la película aunque no tenga nada que ver y pudiera ser perfectamente otra película a parte, veamoslo:
      Un bailarín de Broadway aparece en un fondo casi totalmente oscuro y que nos cuenta de que en el sitio nombrado no se puede ser infeliz, pues todo es siempre maravilloso pues ha sido creado para eso y allí no hay problemas y que eso es la melodía que suena permanentemente en Broadway.

      La camara se ha alejado y lo que antes estaba oscuro empieza a iluminarse poco a poco con grandes carteles, estamos en Broadway, ese lugar idilico.

      Todo se llena de gente y comienza nuestra historia (que como está totalmente contada a través del baile, debemos deducirlo todo por entero de ahí, lo que sólo se puede hacer observando con atención la psicología y las emociones y sentimientos de los personajes del ballet y la música; en cuanto a la letra de la canción no da gran cosa de sí con lo que no se pueden sacar grandes interpretaciones): un chico acabado de llegar a la gran ciudad está como perdido en medio de ella  y a la vez está profundamente asombrado con todo lo que ve y su variedad (especialmente las chicas).

      Por fin llega al sitio que busca, y descubrimos que busca un agente teatral, por lo que sabemos que quiere ser actor de Broadway; el dice con entusiasmo que quiere bailar ante múltiples agentes y da muestras de sus habilidades; después de varios rechazos encuentra a alguien que quiere representarle aunque este se apresura a hacerle un cambio de imagen instantáneo para presentarlo en público y le lleva a un club de mala muerte donde le presenta el escenario y al público y como todos quieren espectáculo le incitan a bailar, ritmo broadwayesco por el que el rápidamente se deja llevar mientras describe lo que es y significa para él ese lugar cosa con la que los demás concuerdan pues le siguen hábilmente en el baile y como él dice todos se dejan llevar por el ritmo de Broadway y bailan.

      Su actuación es un éxito absoluto hasta el punto de que el público le sigue también en la canción y no sólo en el baile; es el momento que el encuentra de lucirse delante de todos y le dejan la pista libre para que pueda expresar su adoración por los ritmos de Broadway (es posible incluso que no sea sólo una actuación, sino que esté simbolizada más de una).

      Pero entonces llega el punto en el que todo cambia pues su sobrero cae en una larguísima pierna (que no se enseña por casualidad, es nada más y nada menos que la de Cyd Charisse conocida por los cinéfilos como las mejores piernas de la historia del cine, y que en este ballet hace uno de sus mejores papeles) que poco a poco descubrimos que pertenece a una atractivísima “femme fatale” (mujer fatal) que acompaña a un mafioso y sus correspondientes guardaespaldas. Ella le devuelve el sombrero sensualmente mientras fuma de una forma muy teatral y le invita a bailar con ella, y él le siguen embelesado, a pesar de que los guardaespaldas van a impedirlo, al mafioso le divierte esta escena y decide permitirlo.

      La femme fatale comienza su terrible baile que tal vez podría interpretarse como la aventura que tuvo con el pobre bailarin; ella intenta seducirle, él es consciente de que es mala, e incluso para “verla” mejor se pone las gafas (quizás símbolo del sentido común y de la racionalidad) que ella le nubla con su humo y sus vicios; le tiene rodeado y él no es capaz de escapar, sólo de mirar timidamente hacia otro lado; ella sigue jugando con él hasta que finalmente le quita las gafas (y por tanto el sentido, ha caído en sus redes, ya es su juguete) con las que juguetea sensualmente y que usa a su antojo, mientras el no hace ningún esfuerzo por detenerla, le quita el sombrero de forma indirecta (tal vez es el símbolo del dinero) y por tanto todo lo que tenía y lo aparta de él que queda a sus pies (literalmente) además lo mete en vicios; finalmente se decide a dejarlo pues ya le aburre pero este no quiere y toma el mando y la hace suya lo que claramente es un excitante para ella, la relación se vuelve más ardiente y aunque danzan coordinados sólo se miran cuando están cara a cara; ella parece a punto de caer enamorada como él, pero hay algo que puede más en ella (si antes la música era vibrante y sexy ahora se vuelve deprimente y decadente): el dinero y la ambición (simbolizadas por la pulsera que le pone delante el mafioso) y rápidamente ella vuelve complaciente con su anterior amante, él intenta recuperarla, pero el mafioso es demasiado poderoso y él tiene una carrera artística que continuar como le informa su manager, así que la guardará en su corazón de momento.

      Así el agente le consigue una actuación en una revista, al principio de una forma muy cabaretesca, pero poco a poco va ascendiendo y ascendiendo hasta llegar al culmen absoluto, nada más y nada menos que las Ziegfeld Follies, nuestro bailarín es una gran estrella; por lo que se divierte y relaciona con la crema y la nata de la sociedad: nobles (el hombre con una banda), burgueses ricos (los que le dan la mano) y muchas chicas hermosas.

      Pero estando en el casino se encuentra repentinamente a su antiguo amor y todos los recuerdos vuelven a él; es ahora cuando se produce algo atípico que es un número musical dentro de otro número musical; pues dejandose llevar por la imaginación el balarín imagina su idílico futuro con su amada que vuelve radiante y pura (va vestida de blanco y lleva un velo) a sus brazos para acompañarle siempre porque el sabe que aunque estuvieran separados, en alma siempre estuvieron juntos (lo que vemos porque bailan lo mismo pero separados; así que ella es complaciente y ahora sí se entrega a él en todo su ser y ambos quedan envueltos por el enorme velo de ella que les une definitivamente.

      El bailarín vuelve a la realidad y se dirige entusiasmado con lo anterior a ella dejando a todas sus otras admiradoras, pero ella ni le reconoce y le da una moneda con todo desprecio confundiéndolo con el servicio, mientras vuelve con el mafioso para disgusto del artista que se marcha decepcionado a pasear por las calles de Broadway, pues todo lo que ha hecho para conseguirla no ha servido para nada.

      En ese momento justo aparece un reflejo de su pasado, un bailarín recien llegado a la ciudad que también “quiero bailar”, y es entonces, cuando el se acuerda de que había venido y de que efectivamente si que ha obtenido lo que buscaba y lo que quería, a conseguido triunfar y que todo Broadway se rinda a sus pies (lo que se ve claramente cuando de nuevo toda la calle sigue sus pasos) y por tanto ha conseguido formar parte de la “melodía de Broadway”

      Una vez más este número, como se ha visto, está cargado de un optimismo absoluto que llega al espectador y que le dan ganas de creer que eso es cierto y de bailar en medio de la calle.

 

Finale

      Típico de las obras de Broadway es un reprise final, y como se ha visto que esta película tiene ciertos guiños a ellas, aquí también se hace, con la canción más popular de la película que sirve a la vez para descubrir el engaño y que triunfen los protagonistas dandole esa canción un final feliz a todos.

      La canción comienza a ser “cantada” por una feliz Lina, pero acaban tarareándola Don, Cosmo y el productor para descubrir el engaño, lo que avergüenza enormemente a Kathy especialmente cuando Cosmo interviene con su comicidad habitual; lo que Don soluciona desvelando la verdad y le confiesa su amor diciendole que ella es su vida a través de la canción “you’re my lucky star”, y ella le demuestra que le corresponde acompañándole en la canción y acabando sus frases pues como ellos dicen ahora están en el cielo.

      Finalmente un coro invisible canta a modo de “y vivieron felices y comieron perdices” el último estribillo de la canción, haciendo sentir una gran alegría porque al final todo ha acabado bien porque ellos se propusieron hacerlo y que el bien a triunfado y que serán para siempre el uno para el otro “my lucky star” es decir su amor verdadero.

 singin1_440 por Cinencuentro.
Esta entrada fue publicada en Películas. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a GC: Entender y apreciar el cine musical. Análisis. Cantando bajo la lluvia. 4 de 10

  1. sara dijo:

    muy bonito

  2. Un comentario tan inteligente como original, no me explico como has podido reunir tanto ingenio y sapiencia en tan poco espacio.

    P.D: otro día te explico el significado de la palabra “ironía”.

  3. Pingback: Críticas express: Black el payaso, I Pagliacci/ Continuidad de los parques/ Baños Roma | Universo de A

  4. Muchas gracias, un verdadero acierto analizar las canciones ya que son lo esencial de esta película, todo un gusto leerte.

  5. ¡Exacto!, ¡esa es mi tesis principal en estos artículos, y me alegro que la hayas comprendido tan bien!; y si recorres el blog, descubrirás que hablo en muchos más sitios sobre el cine musical.
    Muchas gracias a ti por haberme leído, y sobre todo por comentar; el gusto ha sido totalmente mío.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s