Relato corto: El mundo ideal

Pues llega a Universo de A el primer relato corto que ya llevaba todos estos 2 años, que estamos celebrando, publicar; por fin podéis votar si este os gusta más que los largos (y observaréis que es radicalmente diferente; en fin, espero que os guste:
 
El mundo ideal
 

Ricardo entró en su casa, como siempre aquel había sido un día horrible, plenamente insufrible…

******************

Ricardo entró en su casa, todo era felicidad, dio unos pasos de claqué antes de aproximarse al espejo que le devolvió un reflejo brillante mientras cantaba “Oh what a wonderful morning, oh what a beautiful day!”…

******************

Se miró al espejo y rápidamente apartó la mirada, no había nada que le gustara ver; así que decidió lavarse la cara, quizás porque era lo que siempre le habían dicho que hiciera después de llorar y así no tenerla sucia, pero a él no le importaba, seguía llorando, así que lo único que cambiaba era que sólo había más agua resbalando por toda su faz…

******************

Sus amigos entraron con unas sonrisas de oreja a oreja, le dijeron que no se debía retrasar para su gran día, que todo era fantástico pues ya habían visto lo bien se había organizado todo…

******************

Su gran día había llegado, llevaba mucho tiempo indecidiendose antes de hacerlo, muchas veces había llegado al último momento pero había abandonado a tiempo, por cobardía, pensaba Ricardo, pero lo cierto es que pronto descubrió que eso no tenía nada que ver, absolutamente nada…

******************

Sí, se miró una vez más, su magnífico traje de novio, que, contrario a la tradición, era totalmente blanco, pero a Ricardo no le importaba, era exactamente lo que quería, era carísimo, pero podía permitírselo…

***************** 

Había descubierto que el problema residía en la esperanza, “esa única y horrible cosa que quedó en la caja de Pandora” pensaba Ricardo cuando avanzaba hacia su destino determinantemente, mientras empezaba a torturarse por tener ese conocimiento, toda aquella sapiencia que sólo le había traído disgustos y que nunca había podido evitar, de forma que sus relaciones sociales nunca habían sido fáciles, y con el tiempo, se hicieron nulas, la congoja volvió a asaltarle…

*****************

Mientras iban en el coche hacia la Iglesia, Ricardo comentó que curiosamente el blanco era símbolo de luto en la India, y uno de los amigos bromeó diciendo que estaba claro que conocían los matrimonios occidentales; todos rieron…

*****************

Comenzó la autotortura, pues sabía que sólo con ella podría dar un paso tan definitivo, mientras miraba uno de los lugares en los que había tratado de obtener la paz pero nunca se había atrevido. “Estoy solo” recordó “nadie me quiere, todo el mundo me odia; estoy cansado, agotado. No me queda nada; mi familia me odia” (llevaba años sin relacionarse con ellos, aunque estos tampoco habían hecho el esfuerzo) “nunca he tenido amigos, ni los tendré; odio mi trabajo y a todos los que hay en él”…

*****************

El coche llegó a la imponente e increíblemente decorada iglesia; su familia le dio la bienvenida y sus múltiples amigos del trabajo (que era el que siempre había soñado) estaban allí para apoyarle. Atravesó la hermosa alfombra roja que llevaba al altar donde debía esperar a la novia, todo era perfecto, tal y como lo había soñado…

*****************

Ricardo abrió la ventana mientras un aluvión de lágrimas se desbordaba por toda su cara; recordó que ni siquiera había conseguido tener una relación medianamente decente, y a su amor platónico, la chica que siempre había amado, había descubierto recientemente que se había casado hacía poco con su novio de toda la vida; todo era horrible, nada era como el había soñado…

****************

La coral cantaba, los asistentes también, era una especie de aleluya, y después todos cantaron, como en un musical de esos que tanto Ricardo adoraba

 

Tras tanto esperar

Ricardo se va a casar

con su gran amada

¡verlo es una gozada!

 

Era el triunfo de la felicidad…

*****************

Ricardo se empezó subir a la ventana “soy un fracasado” pensó “¿para que continuar con esta tortura? nunca seré feliz”…

*****************

Por fin, la triunfal marcha nupcial de Mendelsson comenzó a sonar, y con ella llegó la novia; totalmente radiante, que acababa de descubrir, después de tantos años lo mucho que amaba a Ricardo y que le cantó:

 

No puedo negar

que nunca he sabido amar

a ti siempre he deseado

no se como cuenta no me he dado

 

Era el triunfo del amor…

*****************

Recordó la última burla de un compañero, como él le contó sus aspiraciones y le animó a seguir con ellas mientras después se las contaba a toda la oficina mientras se reían. Los odiaba a todos…

*****************

Todos salían de la Iglesia, la ceremonia había terminado; había sido perfecta. y los novios empezaron a cantar a dúo:

 

Novios:

Si pudiera tan sólo hablar

si pudiera tan sólo mencionar

pero como el amor expresar

algo así no se puede contar

 

Mientras todos los invitados miraban embriagados por la maravillosa balada que en sus voces sonaba como cantada por los ángeles. Era el triunfo de la belleza…

****************

Recordó que sus sueños nunca se cumplirían, que estaba aburrido de imaginar, de esperar el final feliz en el que se daba el triunfo de la felicidad, el amor, la belleza y el bien; y entonces, por fin lo consiguió, saltó desde la ventana y no tuvo ni tiempo para pensar, sólo caer, hubo un grito ahogado, pero casi era de alegría, por fin iba a alcanzar la paz que tantos años llevaba deseando…

****************

Afuera, los pocos ofensores que había tenido Ricardo estaban allí para pedirle perdón y empezar una nueva y mejor relación; Ricardo los invitó a la boda y todos se dirigieron felices hacia la verja

Era el triunfo del bien…

****************

Ricardo murió. Una mujer gritó. Un padre le tapó los ojos a su hijo que llevaba al colegio. Un periodista encontró su noticia. El cuerpo de Ricardo estaba tendido en la calle que quedó paralizada en todos los sentidos mientras la sangre que salía de la cabeza del suicida se expandía por la carretera hasta que la primera gota cayó por la alcantarilla. Aplastado contra el asfalto, Ricardo sólo pudo ver una última cosa, sólo una antes de que todo se oscureciera…

**************** 

Todos se unieron a la pareja con otra canción y una impresionante coreografía en la que los triples saltos mortales eran lo menos espectacular; giro, vuelta, plié… todas las maravillas de la danza se concentraron en ese gran número musical:

 

Invitados:

la boda perfecta ha sido,

todos así lo han querido

no existe ya ningún mal

¡es el mundo ideal!

 

Toda la ficción propia (relatos cortos, novelas por entregas, microrelatos…) publicada en Universo de A está reunida aquí, en el Índice-Guía de Grandes Relatos.

Esta entrada fue publicada en Grandes relatos. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Relato corto: El mundo ideal

  1. alberte dijo:

    me parece que el dia que lo escribiste,no era tu dia mas alegre, esta bien escrito,pero no me gusta,es todo negativo,el autor no escribe nada positivo,horror,acaba el lector hasta con depresion,

  2. A dijo:

    Una vez más en las críticas a este relato se va a lo personal; ni que Chordelos de Laclos escribiera Las amistades peligrosas no significa que fuera malvado ni que Perrault escribiera cuentos de hadas significa que viviera en uno; mi estado personal no tiene nada que ver, es simplemente una historia. Y en cuanto a lo de que no haya nada positivo, ¡estamos hablando de un suicidio!, no puede haber esperanza ni nada positivo, si lo hubiera, la persona no cometería ese atentado contra su vida. En cuanto a lo que comentas de que hace sentir mal a lector, esa es en parte su misión, que el lector comprenda, sienta (aunque no necesariamente apruebe) lo mismo que el personaje.

  3. alberte dijo:

    en el suicidio no hay nada positivo efectivamente,pero antes si lo hay, solo hay que querer verlo,el protagonista cogio la opcion mas facil, la cobardia,y no la lucha como seria lo normal.

  4. A dijo:

    Bueno, es evidente que él no lo encontraba, sino no se hubiera tirado por una ventana; por otra parte, tampoco creo que sea la opción más fácil ni la más cobarde, hay que tener cierto valor para suicidarse, démonos cuenta de que esa acción se lleva a cabo por la falta absoluta de esperanza, ya que, si por un momento piensa en la acción que va a realizar, seguro que no la llevará a cabo. Y en cuanto a la lucha, ¿Por qué luchar?, ¿por un trabajo que no le importaba?, ¿por una vida que nunca sería la que él deseaba?, ¿por un “mundo ideal” que sabía del todo punto inalcanzable?, y es que el título no está puesto porque sí, en realidad está hablando también de la muerte del idealismo, está hablando de cómo el idealismo sucumbe ante la crueldad de un mundo real que sólo te deja la opción de “si no puedes con ellos, únete a ellos” y que el protagonista se niega a aceptar; y en eso consiste su gran tragedia.

  5. Pingback: Guía de capítulos de Grandes relatos | Universo de A

  6. Anónimo dijo:

    casi nadie tiene ni la vida ni el trabajo que quiere,no hay mundo ideal,lo importante es ser feliz con lo que se tiene.

  7. Bueno, lógicamente, el título del relato es totamente irónico….

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s