La conjura de El Escorial

Una intriga… ¿intrigante?

TITULO ORIGINAL La Conjura de El Escorial AÑO
2008
DURACIÓN
128 min.

PAÍSEspañaDIRECTORAntonio del RealGUIÓNManuel Mir, Juan Antonio Porto, Antonio del Real, Marta Rivera de la Cruz MÚSICAAlejandro Vivas PuigFOTOGRAFÍACarlos SuárezREPARTOJulia Ormond, Jason Isaacs, Jürgen Prochnow, Jordi Mollà, Joaquim de Almeida, Juanjo Puigcorbé, Blanca Jara, Fabio Testi, Rosana Pastor, Pablo Puyol, William Miller, Tony Peck, Pilar Bastardés, Concha CuetosPRODUCTORACoproducción España-Italia; Máscara Films S.L. / Settima LunaWEB OFICIALhttp://www.laconjuradeelescorial.com/

SINOPSIS: Drama histórico donde el poder y la muerte conspiran en la Corte de Felipe II, y donde se cuecen intrigas políticas y policíacas, así como luchas y disputas entre la Casa de Alba y sus fieles, por un lado, y la Casa de los Mendoza, con Antonio Pérez y la Princesa de Éboli, por otro. La noche del lunes de Pascua de 1578, unos asesinos a sueldo emboscan a Juan de Escobedo, dándole muerte….

    Lo cierto es que esta ha sido una película que llevaba bastante tiempo esperando (salió un artículo en un periódico gratuito hablando sobre que se hacía una película de intrigas en la corte de Felipe II) y como el tema me interesaba enormemente tanto por las intrigas de corte como por una de las épocas más gloriosas de este país, eso sin nombrar la probable utilización de lugares que he visitado y conozco como decorados (lo cual le añade un mayor significado a la película), pues claro, como siempre cree demasiadas expectativas, así que quizás por eso, llegado el momento, la película no me ha entusiasmado.

Bien, vayamos por partes, como siempre comencemos hablando de la historia que está basada en hechos reales; lo cierto es que la intriga no deja de ser interesante, sí ciertamente la historia es digna de contarse; pero no con ese guión, porque, para empezar, se pierde demasiado en cuestiones totalmente insignificantes y carentes de sentido, como la relación homosexual de un sacerdote con un indígena negro que no tiene sentido en la historia o esa profundización tan absoluta como innecesaria en la historia de la morisca y del alguacil (por mucho que sea una de las cosas más bonitas de la película), de hecho, da la impresión de que el director (que es también el guionista) pensase que la intriga en sí nos va a aburrir así que, por si acaso, mejor meter historias que no tienen nada que ver para que así al menos nos entretengamos; y esto lleva a la aparición de múltiples personajes que más bien pintan poco en la película y que deberían de haber sido eliminados o sus papeles reducidos drásticamente; porque, aún cuando es interesante ver como las historias de los distintos personajes van relacionándose y estos van coincidiendo los unos con los otros, lo cierto es que al final, tiene poco o nada que ver con la trama principal que se intenta contar. Lo mejor del guión son sin duda los diálogos entre los personajes, algunos brillantes, como en la secuencia del perro que ataca a Felipe II.

Y desgraciadamente el director Antonio del Real no hace demasiado para solucionar ese problema, porque y aunque la película no se puede decir que resulte demasiado lenta (y eso que dura más de dos horas) porque no logra aburrir; lo cierto es que el director se pierde en su propio guión y acaba construyendo una película caótica en la que intenta relacionarlo todo y no relaciona nada, de modo que al final, por ejemplo, algunas cosas como la ballesta a la que tanta importancia le da en los créditos de inicio queda como mero objeto decorativo que se pasea por toda la película sin adquirir un verdadero sentido, logrando que el espectador se pregunte a donde demonios nos llevan, y al no encontrar respuesta acabe perdiendo interés. Otro de los defectos de la dirección es el empeño de esta en meter varias escenas extremadamente desagradables que son del todo innecesarias, eso sin nombrar algunas de las las absurdas secuencias de batallas a espada que pintan bastante poco en la historia.No obstante, hay que destacar que siguen la maravillosa costumbre de contarnos al final como acaban los personajes.

Es importante hablar de las localizaciones, cuestión básica en una película histórica y una de las cosas en las que, personalmente, siempre me fijo más; y lamento decir que no puedo decir que sean maravillosas; ciertamente se han molestado en obtener permisos para el rodaje y han buscado lugares muy interesantes, pero o no los aprovechan o no son los más adecuados; por ejemplo, a pesar de tener permisos en la bellísima biblioteca del Escorial, se saca en sólo una escena en la que no se pueden apreciar los preciosos frescos que representan al trivium y el cuadrivium (una de las escasísimas cosas que sí hicieron bien en Alatriste, si mal no recuerdo) y también está el hecho de utilizar múltiples localizaciones en Toledo cuando no era el lugar más frecuentado por Felipe II (eso sin nombrar el uso del palacio de los Duques de Medinaceli como convento, casa de la Princesa de Éboli… etc, lo que confunde a cualquier espectador que haya estado allí), de modo que a los que conocemos todos esos entornos acaban liandonos y llega un momento de la película en que ya no sabemos ni donde se desarrolla, porque, aunque no sean del todo respetuosos y excrupulosos con los lugares que se enseñan, al menos es importante que haya coherencia entre ellos.

Del resto del apartado técnico, sólo se pueden decir alabanzas; me estoy refieriendo, naturalmente, al soberbio vestuario extremadamente inspirado en la época (de hecho, reconoceremos algunos de los trajes de distintas obras de arte) y magníficamente realizado; también son destacables los escasos decorados, que no se diferencian de las localizaciones y por eso se ve que están muy bien hechos (y de los que podemos contemplar parte en la exposición de La casa de la panadería hasta finales de septiembre; aunque ya podéis disfrutar de las fotos en Universo de A); también la fotografía es muy destacable, pues se deja de lado esa manía que existió durante mucho tiempo de representar las películas de época en una oscuridad absoluta, como si antes del XIX no saliera el sol; así pues, se opta por una fotografía luminosa y acertadamente colorida.

La música merece un apartado a parte, pues es otra de las cosas más maravillosas de esta película, pues la banda sonora incluye la magnífica voz de Ainhoa Arteta (que es una suerte que vuelva a trabajar y más en esta película, pues ella sola eleva su valoración) entonando arias bellísimas que convierten algunas secuencias de la película en verdaderas obras de arte.

Y ya sólo queda hablar del reparto, el cual es muy de superproducción, pues los grandes nombres abundan (de hecho ya se pensó como tal y con actores de distintas nacionalidades para asegurarse de la distribución por toda Europa; de hecho -y se nota bastante- la película fue rodada en inglés y por tanto las voces que oímos son de doblaje -de ahí que nos resulten un tanto extrañas las voces de los actores españoles-, el cual, no es muy bueno a mi modo de ver) y lamento decir que los actores extrajeros destacan sobre los españoles, exceptuando a las secundarias Blanca Jara (el personaje más dulce y encantador del film) y Rosana Pastor (su escena de autoflagelación gritando “ella es el diablo” que también sale en el trailer es simplemente memorable por poner un sólo ejemplo de su magnífico y extremadamente corto rol de esposa torturada por las infidelidades de su marido) y se salva ligeramente Jordi Mollá aunque su interpretación no sea de lo más memorable. Por su parte Juanjo Puigcorbé en su empeño de humanizar a Felipe II lo hace de tal manera que no queda rastro del poderoso monarca, sino que lo único que parece verse es a un viejo decrépito que chochea un poco, una vez más un actor (a parte de sus buenas intenciones) no sabe llevar a cabo un papel que exige el conocimiento de lo que significa una monarquía y de los distintos papeles que debe jugar su representante ante las distintas personas, pero ese tema ya lo he abordado muchas veces. Pablo Puyol hace un personaje tan vacío y tan sobrante que no merece ni la pena mencionarle, y su interpretación no hace nada por mejorarlo.

En cuanto a los extranjeros, destacar a unos esplendidos Jason Isaacs (muy conocido por el público en general por ser Lucius Malfoy en Harry Potter) y Julia Ormond, que captan a la perfección sus personajes históricos al igual que lo hacen De Almeida y Testi en sus papeles de secretario y Duque de Alba respectivamente. Otro que brilla con luz propia es Jürgen Prochnow como el aguacil que consigue darle el máximo relieve a un personaje que, como el de su pareja en la película Blanca Jara, no tiene demasiada importancia (y que por cierto hubiera sido el perfecto Alatriste, ¡es igualito que el de las ilustraciones de los libros!).También quiero destacar el magnífico trailer, aunque el poster no sea muy atractivo.De todos modos, no quiero finalizar sin decir que lo cierto es que me agrada enormemente que en el cine tanto español como extranjero se hagan películas de época, y por eso le deseo a esta el mayor de los triunfos (aunque no necesariamente lo merezca) para que se sigan haciendo, pero lo cierto es que a nivel de calidad el género decae, primero la horrenda Alatriste y ahora esta (que por supuesto es mucho mejor que Alatriste, ¿pero cual no?); esperemos volver al esplendor de anteriores películas (y que los cineastas sigan el ejemplo) de la perfecta El misterio del collar y de la muy destacable Los Borgia, esta última también española como la criticada y que tuvo un importante éxito. Esperemos pues que se sigan haciendo películas de época y mejorando.

Valoración final: si te gustan las películas históricas, y con las pocas que suele haber, ¡como para perdérsela!, ya que, aunque no sea perfecta, de algún modo te gustará; si quieres ir a ver una película interesante al cine, esta puede ser la tuya, te entretendrá; sino te gustan las películas de época, es poco recomendable; y si con todo esto aún sigues sin decidirte, vé aunque sea sólo por caridad cristiana, que por lo visto el director ha arriesgado absolutamente todo su patrimonio para hacer realidad su sueño.

 

 

Esta entrada fue publicada en Películas. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La conjura de El Escorial

  1. alberte dijo:

    Creo que la película se basa más en la historia de la morisca y del alguacil que lo que es la historia de la conjura; aunque la chica me parece encantadora pienso que tiene que mejorar como actriz. ¡Viva Felipe II!

  2. A dijo:

    Efectivamente, tal como digo, creo que se le da una excesiva importancia, pero que no se llega a perder la conjura de vista gracias a que todos los personajes confluyen hacia ahí. A mi en cambio la actuación de Blanca Jara me ha encantado, y además puedo comparar con otras películas para ver que efectivamente es buena actriz. Y en fin ¡viva!

  3. Pingback: La casa de la panadería | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s