El diario de Ana Frank, un canto a la vida

Un musical sublime y muy respetuoso, ¿quien ha dicho que el género musical sólo lo saben hacer en EEUU?
 
      Probablemente todos conoceréis la terrible historia de Ana Frank (e incluso habreis leído su celebre diario), una chica judía que vive felizmente con sus padres y su hermana hasta que los nazis invaden el país y ellos deben ocultarse en una casa, aparentemente vacía, hasta que todo eso pase; a ellos se le unirán además otra familia y otro individuo, con lo cual deben convivir en un mismo lugar aún con esa tensión latente, tanto dentro, como fuera, vivencias estas, que Ana Frank anota en su diario, hasta que son descubiertos y llevados a un campo de concentración, lugar de donde sólo el padre saldrá con vida y publicará el diario de su pobre hija para dar testimonio de lo terrible que fue todo aquello.
Cuban actor Isabella Castillo, who plays the role of Anne Frank, (C) performs with fellow actors during a media rehearsal of the musical "Anne Frank: A Song to Life" in Madrid February 4, 2008. From Reuters Pictures by REUTERS.Cuban actress Isabella Castillo (C), who plays the role of Anne Frank, performs with fellow actors during a media rehearsal of the musical "Anne Frank: A Song to Life" in Madrid February 4, 2008. From Reuters Pictures by REUTERS.

      Visto este argumento, muchos pensarán que es imposible que semejante drama pueda ser convertido en musical; a los que no les guste o no conozcan demasiado el género probablemente lo ven así porque el musical suele ser considerado por la gran mayoría de las personas como algo frívolo e insustancial que sólo sirve para contar historias flojas y que hacer algo así con el diario de Ana Frank es una auténtica falta de respeto. Otros por su parte, los más aficionados al género (y que por tanto conocen su gran capacidad para contar historias dramáticas) pensarán que con semejante material sólo se puede hacer un musical hipertriste y desolador con canciones que rondan las arias operísticas cantando lo desgraciados que son y que ir al teatro a deprimirse pudiendo mirar el telediario o ir a un musical que desborde alegría que sobrarán en la cartelera; y otros por su parte, pensarán que para que ir a ver un musical totalmente desconocido y sin ningún tipo de referencia de calidad como un éxito fulminante en Broadway, y que, sumandole que sea español, ¿Cómo va a tener tan siquiera buenas canciones?. Pues todos están total y absolutamente equivocados;  y lo se bien, porque yo pensaba un poco esas cosas antes de ir.

Young Cuban singer Isabella Castillo (R) performs during the rehearsal of the musical "El diario de Ana Frank" in Madrid, on February 04 2008. This musical is based on the Diary of Anne Frank. From Getty Images by AFP/Getty Images.Cuban actress Isabella Castillo, top right, performs during a media rehearsal of the musical "Anne Frank: a Song to Life" in Madrid, on Monday, Feb. 4, 2008. A Spanish-language musical based on the diary of Anne Frank opens this month in Madrid amid criticism from her last living relative that it trivializes the Holocaust. From AP Photo by Victor R. Caivano.

      En cuanto a que un musical sólo puede ser frívolo, eso es un disparate, musicales cinematográficos extremadamente dramáticos o con temas serios como West side story, Evita o Dinero caído del cielo lo demuestran (eso sin nombrar 500 años de ópera haciendo ver que la música es una forma ideal de transmitir emociones), así pues, no nos vamos a encontrar en absoluto con una falta de respeto (de hecho el musical está apoyado por la Fundación Ana Frank en Holanda) o una visión superficial del diario, sino todo lo contrario, los acontecimientos se muestran perfectamente y las canciones nos hacen comprender mejor a los personajes y sus situaciones (al musical se le da muy bien eso) y saben estar en su sitio, ser serias o alegres dependiendo de la situación.

Young Cuban singer Isabella Castillo (2L) performs during the rehearsal of the musical "El diario de Ana Frank" in Madrid, on February 04 2008. This musical is based on the Diary of Anne Frank. From Getty Images by AFP/Getty Images.

      Por lo que respecta a los que piensan en la posibilidad de que fuera un dramón terrible, también en ese aspecto se equivocarán, pues el título no le podría ir mejor puesto “un canto a la vida”  y es que cualquiera que lea el diario, detectará rápidamente lo encantadora, optimista y alegre (a pesar de la terrible situación) que era Ana Frank, cosa que se refleja a la perfección en el musical, así no nos encontraremos con una obra en la que lo cierto es que hay mucha más alegría que tristeza, porque todo lo vemos a través de la protagonista, además de que acabaréis por emocionaros enormemente; así que, como veis es extremadamente recomendable aún a los que no os gusten las historias tristes porque este musical no lo es.

      Y para finalizar el típico tópico de autoinferiorizarse que solemos tener los españoles; en cuanto a eso, creedme cuando os digo, que una obra de Broadway o de Londres no es en absoluto mejor que esta en todos los ámbitos que explicaré con detenimiento luego, por tanto, esa tampoco es excusa para no verla.

      Vistos esos detalles de la historia, y después de haber visto que tiene interés y un importante trasfondo; sólo queda hablar del libreto, que es maravilloso porque, aunque evidentemente no puede contar todo el libro en dos horas y media, si que cuenta lo más importante, además de tener un buen conocimiento entre las diferencias entre la narración y el teatro (un buen ejemplo es que mientras que en el libro Kitty solo es un personaje imaginario al que Ana escribe, en la obra se transforma en un personaje que es su amiga imaginaria, lo que nos guía mejor por la historia); y sobre todo, lo imprescindible, captura el espíritu del libro (lo que es sin duda indispensable en cualquier adaptación), por lo tanto es muy bueno (por algo se tardó cerca de 10 años en llevar el proyecto adelante).

      Lo mismo se puede decir de la maravillosa dirección, que le saca el máximo partido a los limitados decorados que le impone de forma inevitable el libro, y es precisamente ese punto uno de los más destacables del musical, puesto que consigue convertir en algo muy espectacular (hay varios cambios de escenario incluso) un relato que sucede en apenas unas pocas habitaciones.

      Pero sus méritos están muy lejos de acabar ahí, además, los decorados son de lo más hermosos (especialmente teniendo en cuenta las restricciones del relato) e inesperados a causa de que todos los que conocen la historia (aunque sea por encima) saben donde se desarrolla; problema que es resuelto brillantemente y con ingenio y sacándole el máximo partido a lo que se tiene, consiguiendo una auténtica obra de arte.  

      Y naturalmente, como en todo musical, no se puede dejar de hablar de la música que es verdaderamente bella, esplendida, todo un hallazgo (de hecho, cuando acabó la obra, sentí una inmensa pena porque no se había grabado ningún disco con toda esa maravillosa música y lo malo que tiene el teatro es que es extremadamente efímero, y a lo mejor, cuando deje de representarse la obra esa música se perderá para siempre; por lo tanto, pido desde aquí que por favor graben un disco del musical –¡y si además graban un video o una película cuando acaben las representaciones mejor que mejor, el musical se lo merece!-), no sólo por su belleza o su originalidad, sino porque además era hasta tal punto respetuosa que había incluido instrumentos típicos de la música judía, por lo cual fantástico oírla, aunque la orquesta no fuera demasiado grande. Se pueden destacar casi todos los números, aunque lo cierto la vi hace meses así que no puedo recordar los nombres, pero aún así destacaré Feliz cumpleaños Ana, Radio querida o el extremadamente emotivo número final (hablo en serio cuando digo que a punto estuve de llorar, y hubo gente que directamente lo hizo) Jamás, jamás, nunca jamás.

      Ya sólo queda hablar de un reparto perfectamente escogido para un musical perfecto en el que todos son destacables y están impecables en sus papeles de modo que conseguirán emocionarte enormemente, aunque quiero nombrar a Rocío León que hizo en mi función de Ana Frank (normalmente la interpreta Isabella Castillo) y que consiguió que todos la adorásemos y nos sintiésemos más próximos al personaje histórico durante dos horas y media, o quizás, quien sabe, para el resto de nuestras vidas.

      Como curiosidades comentaré que el día en que fui era precisamente mi cumpleaños y que cuando cantaron la primera canción (que era celebrando el cumpleaños de Ana Frank) ¡me daba la impresión de que iba por mi! (¡que bien elegí el musical para celebrarlo!) y que se ha reeditado el libro con el cartel del musical como portada y que al musical suelen acudir clases enteras de institutos (incluso de otras comunidades) porque es toda una magnífica forma de aprender historia (además de música, literatura… etc).

 Cuban actor Isabella Castillo (R), who plays the role of Anne Frank, performs during a media rehearsal of the musical "Anne Frank: A Song to Life" in Madrid February 4, 2008. From Reuters Pictures by REUTERS.

      Espero sinceramente que al musical le vaya muy bien y que los planes de exportarlo se hagan realidad, no sólo para mostrar que en España se hacen musicales de una enorme calidad, sino para que todo el mundo pueda disfrutar de esa maravilla que se representa en el teatro Häagen-Dazs Calderón; llamado así por la heladería dentro del teatro, y por cierto, no hay que dejar de decir que hacen descuento por estudiante (algo milagroso en los teatros de hoy en día) aunque tiene el defecto de que esos productos se pueden comer dentro (incluidas palomitas, ¡palomitas!, ¿¡desde cuando se comen palomitas dentro de un teatro!?).

      En fin, no me queda sino decir, después de una crítica llena de elogios, que es una parada imprescindible para todo el que quiera ver un gran musical o simplemente ir al teatro a emocionarse con una buena función y salir totalmente satisfecho de haber estado allí.  

      Sólo me queda entonces dejar dos enlaces

-al teatro: http://www.teatrohaagen-dazs.es/

-a la página web oficial: http://www.eldiariodeanafrank.es/

      Y unos videos:

 

-Canción Radio querida:

http://es.youtube.com/watch?v=NDJ2n8bimVw&feature=related

  

-Reportaje radiofónico:

http://es.youtube.com/watch?v=3Y_NPB_N-20&feature=related

 

  

-Canción Raices:
http://es.youtube.com/watch?v=7yhnsdbqLqY

  

-Canción Si Dios me da la vida final:

http://es.youtube.com/watch?v=ck686UkbNPA

  

Esta entrada fue publicada en Teatro. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El diario de Ana Frank, un canto a la vida

  1. Pingback: Blancanieves Boulevard | Universo de A

  2. florencia dijo:

    que lindo q isabella castillo aga varias cosas yo recien la conosco por GRACHI jaja aguante argentina

  3. Bueno, la carrera de un actor es muy larga y hay que hacer muchas cosas, pero desgraciadamente esta obra ya no está en cartel (se dice incluso que hubo problemas económicos de impago y cosas así); yo por mi parte no sabía que estaba haciendo ahora, ¡me alegro de que siga adelante!

  4. Pingback: El diario de Ana Frank | Universo de A

  5. bbd dijo:

    aaaaaaa mede jo con aaa

  6. No entiendo ni una palabra, en cualquier caso, gracias por dejar un comentario.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s