El rey de bodas

El rey de la fastuosidad
                      
Nota:algunas de las imagenes no corresponden al montaje de Madrid sino al de Broadway, esto no es importante puesto que ambos son prácticamente idénticos, pero en cualquier caso lo advierto.
       Una vez más, comento una obra que desgraciadamente ya no está en cartel (y desde luego no es por falta de calidad) lo que se debe a que como siempre me he retrasado y no he podido beneficiarla con mi crítica (de todos modos cuando yo fui ya estaba en las últimas y con maravillosos descuentos (estoy, naturalmente, hablando de la producción de 2007-2008 para el Nuevo teatro Alcalá de Madrid, en cualquier caso no os preocupéis, porque generalmente, las producciones traídas de Broadway suelen representarse tal cual, lo único que cambia es el idioma).

      La obra de la que hablo es El rey de bodas (en inglés The wedding singer, por si la encontráis con ese nombre), un maravilloso musical que atravesó el proceso de ser primero una película titulada El chico ideal, una comedia romántica protagonizada por Adam Sandler y Drew Barrymore en los 80 y que es convertida en musical para el teatro.

      El argumento trata de que un cantante de orquesta para bodas es la máxima estrella en su oficio, quizás en parte porque está ya prometido y muy enamorado, al igual que una camarera que conoce y que está impaciente porque su rico novio la pida en matrimonio; el problema es que el día de la boda su novia le deja plantado en el altar, y entonces será cuando él se hunda en una miseria absoluta, de la que sólo saldrá con la ayuda de esa nueva amiga que acaba de conocer, la camarera, que ya se ha prometido también.

      Lo cierto es que el teatro donde fue representada, a pesar de no estar en la Gran Vía (o Broadway madrileño), tuvo un enorme éxito con la obra anterior, Cabaret (que duró tres años, toda una hazaña en España; y de la que podéis encontrar crítica en esta misma categoría de Teatro) de hecho la obra se fue de gira y en la actualidad está en Barcelona; así que decidió jugárselo todo con una nueva producción, cosa de la que presumían, diciendo que no era una obra famosa sino que estaba siendo representada en ese mismo momento en Broadway (cosa que así era), pero por desgracia la apuesta no les salió tan bien como querían y todos deseábamos, y la duración de El rey de bodas fue considerablemente menor, a pesar de su enorme calidad, especialmente en comparación con la anterior. Todo esto no deja de preocuparme, puesto que si el público sólo responde a lo que es conocido, nunca nos llegarán otros grandes musicales.

      En cualquier caso, la obra, puedo decirlo sin equivocarme, es sin duda la más espectacular que he visto desde Victor o Victoria (también criticada en esta sección), pues es extremadamente espectacular, llega con decir que se llegan a recorrer ambientes tan distintos como un avión, una discoteca enorme, un pequeño bar, un barrio residencial, una oficina de Wall street, un salón de bodas… etc, algo realmente fabuloso y extremadamente original, vamos, que salí diciendo “¡si Broadway es sólo la mitad de esto, como debe de ser!”, así el musical cumple una de las premisas que para mi es básica en este teatro, especialmente teniendo en cuenta los medios con los que compite como el cine o la televisión y el precio de las entradas: dejar con la boca abierta una y otra vez, no te estás recuperando de una cosa para ver otra más impresionante (con sólo decir que incluso ofrecían la posibilidad de pedir a alguien en matrimonio en medio del espectáculo con la ayuda de los actores, imaginaos –desgraciadamente eso no pasó en la función a la que yo fui), eso es espectáculo, y no hay duda de que El rey de bodas lo es.

       A todo esto, naturalmente, ayuda una dirección en estado de gracia que consigue sacar el máximo partido a los impresionantes decorados y todos los efectos que se hacen, consiguiendo que la obra alcance una calidad estética tremenda.

      Aunque todo esto no sería nada sin las impresionantes coreografías que son para no perderse, sublimes, perfectas, increíbles, casi acrobáticas; sin duda unas danzas tan bellas, originales y apropiadas en muchos casos, no olvidemos que son los 80 en la obra y hay múltiples homenajes como aparición de personalidades o grupos importantes de la época, o el final de un número que es una referencia clara a un musical de la época: Flashdance.

      Y luego está la música (tal vez lo más importante en un musical), que es de las mejores de los últimos años, con varios homenajes también a los 80 y alguna canción que los parodia; pero en general es una música original, muy alegre y fresca; destacan los números Tu futuro  empieza hoy, Cuando el venga a mi, Flipo, Porque hay que pensar así, Ven a bailar a la city, El dólar es tu dios, o Tu futuro empieza hoy final.

      Pero claro, no todo pueden ser alabanzas, y ahora ha llegado el turno de sacar los defectos; el primero me parece que fue publicitario, puesto que no se atrajo al público correcto ya que creo que intentaba tirar de la nostalgia de muchos, y por eso se produjo, el gran problema es que la obra se desarrolla en Norteamérica y que sus 80 no fueron los nuestros, quizás se le pueda echar en cara a la obra ser un tanto localista (de hecho a los protagonistas no se cambiaron ni los nombres), por eso no era adecuado publicitarla por lo de los 80.

      Y los otros defectos ya son de la obra, uno a mi parecer muy interno, la obra apareció gracias a una película de menos de hora y media, y todo espectáculo de Broadway que se precie debe durar mínimo dos horas y media, y claro, el problema era que el argumento de la película, por gracioso que fuera (y como comedia romántica que es) es muy simple y no daba para más, y mucho menos para estiramientos, y si los había los justos (quizás cuando hicieron la obra debieron pensar en aumentar su complejidad), con lo que el tiempo que faltaba lo rellenaron a golpe de canciones, lo cual no deja de ser peligroso por buenas que sean, porque rápidamente se notará que algunas no aportan nada, démonos cuenta de que en una comedia romántica, quieras que sí, quieras que no, los personajes son muy planos y no se puede profundizar psicológicamente mucho en ellos, lo cual es base de las canciones, y si encima estas no hacen avanzar la historia, nos encontramos con un problema serio; es así como nos encontramos con una buena historia mal desarrollada (aunque, todo hay que decirlo, la obra es mucho mejor que la película sin lugar a dudas), motivo por el cual puede flojear en el medio.

      Otro problema fueron en parte los actores, que a pesar de sus grandes, maravillosas e indudables capacidades vocales y para la danza, lo cierto es que algunos en cierto modo parecía que la actuación no les acababa de pegar, pues (aunque quizás haya visto tantísimo cine que me influye en exceso –pues este es siempre más realista y menos exagerado que el teatro, tal vez porque no es lo mismo tener que transmitir emociones desde un escenario hasta a la última persona del último palco que desde un primer plano-) me dio la impresión de que algunos sobreactuaban un poco (especialmente algunos de los protagonistas), y aunque no era difícil creer la historia, a veces sí a ellos; no obstante, también los había muy buenos, entre los que hay que destacar muy especialmente a la bellísima María Virumbrales, perfecta en su papel de camarera dulce y bondadosa y que supera con mucho a la de Drew Barrymore en el cine; aparte, también se puede destacar a María Adamuz (en el papel de la loca Holly) o a Ángel Muñiz (en el papel del gay George); como anécdota contar que en mi función, a la que más se aplaudió fue a Silvia Casanova (por su papel de abuela Rosie) quizás por las características de su personaje.

      Y para finalizar, un par de anécdotas, a pesar de los videos que os voy a dejar son muy buenos, lo cierto es que la función que vi yo fue con más pasión, porque recuerdo bien que junto antes de empezar (creo que fue Naím Thomas el que lo dijo) alguien gritó: “¡Vamos equipo, 1,2,3!”, demostrando las ganas que tenían de hacer la función (a pesar de ser entre semana y por tanto estar más vacío), cosa que se demostró cuando se levantó el telón y, especialmente el protagonista, cantó con más pasión y más ganas que nunca, maravilloso, es bueno que los interpretes quieran dejarse la piel en cada función y que siempre den el máximo; sólo por eso debería de ponérseles un 10 a todos a pesar de lo dicho anteriormente. La otra anécdota, es que al final hay una boda y en esta como es tradicional (sobre todo en EEUU) se tira un ramo, y ese curiosamente, me llegó directamente a mi, fue apenas levantar los brazos y el ramo voló directo a ellos (lo que no fue nada fácil, porque las de delante daban unos saltos de miedo), ¡y eran flores naturales!, ¡ya veis, se ve que seré el próximo en casarse de todos los que acudieron!.

      No me queda sino recomendárosla fervientemente aunque recordando todo lo que acabo de decir para evitar problemas y que disfrutéis enormemente volviendo a creer en el amor verdadero y en los finales felices y así ¡vuestro futuro comenzará hoy!

 Dejo estos videos aquí para que conozcáis mejor la obra:

 

-Obertura y canción Tu futuro empieza hoy:

http://es.youtube.com/watch?v=OkNps934f9w

  

 

-Canción Robbie y Julia:

http://es.youtube.com/watch?v=Cke87XkFPCg&feature=related

   

 

-Canción Cuando el venga a mi:

http://es.youtube.com/watch?v=5GKnlSHYRm0&feature=related

   

 

-Canción recuerdos:

http://es.youtube.com/watch?v=vO4q-Tg5jgk

   

 

Esta entrada fue publicada en Teatro. Guarda el enlace permanente.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s