Sweeney Todd, el barbero diabólico de la calle fleet

Quen a ferro mata a ferro morre 
Ficha técnica: 
TITULO ORIGINALSweeney Todd: The Demon Barber of Fleet StreetAÑO

2007

DURACIÓN

117 min. 

PAÍSEEUUDIRECTORTim BurtonGUIÓNJohn Logan (Obra: Stephen Sondheim, Christopher Bond, Hugh Wheeler)MÚSICAStephen SondheimFOTOGRAFÍADariusz WolskiREPARTOJohnny Depp, Helena Bonham Carter, Sacha Baron Cohen, Alan Rickman, Timothy Spall PRODUCTORADreamWorks Pictures / Warner Bros. PicturesWEB OFICIALhttp://www.sweeneytoddmovie.com/

2007: 3 nominaciones a los Oscar: Mejor actor (Johnny Depp), dirección artística y vestuario. 2007: 2 Globos de Oro (Mejor película comedia o musical, mejor actor -Johnny Depp-) / Musical. Thriller / SINOPSIS: Basada en un famoso musical de Broadway, narra la historia de Benjamin Barker, también conocido como “Sweeney Todd” (Johnny Depp), un siniestro personaje que tiene una barbería en Londres donde la navaja de afeitar apura demasiado….
     Una vez más, el género musical triunfa de forma absoluta e incondicional, a lo que se debe también el hecho de que un diretor con tantos seguidores como Tim Burton se decidiera, una vez más, a enfrentarse a un musical; pero de eso hablaremos luego.
     Lo cierto es que debemos comenzar contando que tal y como dije, publico la crítica ahora que he visto la película completa y después de su estreno en cines (Para entender esto sugiero que consultéis la sección Actualidades en todos los artículos referidos a Sweeney Todd -serán 2 por lo menos- y sobre todo Viviendo en A; donde hay un maravilloso artículo sobre como fui a la premiere de esta película).
     Como siempre, esperaréis que hable del subtítulo como tengo por costumbre, pues se trata de un refrán gallego (aunque algunas personas me lo han discutido) que quiere decir en español “quien a hierro mata a hierro muere”; pero lo cierto es que no os puedo decir más que eso, puesto que desvelaría demasiado acerca de la película, pero sólo os digo que cuando salgáis del cine de ver esta magnífica película extraeréis esa conclusión (bueno, quizás alguno decida seguir el ejemplo del protagonista y acabar con todos los que en algún momento le torturaron, pero eso sería excepcional, juejuejue).
     La verdad es que esta película fue un musical de Broadway (y por tanto, en el paso de las tablas a la pantalla se eliminaron y recortaron canciones, como suele ser la mala costumbre hoy en día, y que supongo que recuperaremos con los extras) de éxito, tal vez sea debido a su originalidad y lo poco común que es encontrar un musical del subgénero del terror, pero viniendo de Tim Burton, es difícil que pudieramos esperar algo que no fuera de ese estilo.
  
    Pero lo cierto, es que Tim Burton no es en absoluto un novato en el género; pues lo cierto es que ya hizo películas como Pesadilla antes de navidad, La novia cadaver o Charlie y la fábrica de chocolate, las dos primeras de animación, cierto, pero de animación musical; por lo tanto no nos debe sorprender tanto el que el director se decidiera a profundizar aún más en este género del que se está haciendo un director clave y a tener en cuenta como en su momento lo fueron Stanley Donen, Vicente Minelli o Gene Kelly.
    En cuanto a precedentes de este subgénero, personalmente sólo encuentro tres: El fantasma de la ópera, La tienda de los horrores y The rocky horror picture show; todas ellas menos macabras que esta nueva propuesta de Burton, pero en cualquier caso, lo cierto es que es un subgénero muy poco utilizado y que, a pesar de que generalmente el terror no me fascina, siempre es agradable que el musical se salga del habitual drama o comedia para entrar en otros subgéneros (¡umm, cuanto se echa de menos los musicales históricos o fantásticos!).
     En cualquier caso, parece que esta película consolida totalmente el hecho de que el musical está aquí para quedarse, puesto que después del éxito fulgurante de Hairspray, el hecho de que un director de culto se pase a hacer un musical de acción real en el que las canciones tienen una importancia básica (en el caso de Charlie no había tantas) dejando de lado la animación; es muy elocuente.
     Pero hablemos de la película; lo cierto es que el tema es extremadamente original e innovador, aunque todo ello se debe más al hecho de la parte musical que a la historia en sí (cuando la ví, rápidamente me di cuenta de que sino fuera porque es un musical no me habría gustado), que aún así tiene su miga aunque es demasiado macabra para mi gusto (Burton se defendía ante esto diciendo que en la obra también se veía toda esa cantidad de sangre y que saltaba de esa manera; pero el director parece olvidar que en el teatro es inevitable exagerarlo todo puesto que sólo así se puede lograr la espectacularidad y la impresión que causa el directo; por tanto esas enormes cantidades de sangre me parecen sobrantes, irrealistas -algunas partes recordaban a la saga carente de argumento Kill Bill, porque la sangre mana como si fuese una fuente de la granja de San Ildefonso, así que ya advierto a los que esto les resulte desagradable-) y que apenas contribuyen a la película en sí, no obstante, y como algunos ya se estarán asustando, ya les digo que la parte musical compensa ampliamente las partes desagradables, y que llegarán a estar tan atrapados, tan fascinados por la música que acabarán por olvidar la parte macabra (curiosamente la parte más horrible para mi no fueron las degollaciones; sino cuando en el restaurante todos comían y eras consciente de lo que estaban comiendo, ¡me resultaba horrible y asqueroso!).
      Por lo demás, la película cuenta bien la historia (que por cierto está basada en una “historia real” -no existe documentación al respecto, bien podría ser una leyenda urbana de hace siglos- aunque con ciertos cambios, pues en la realidad el asesino era asesino porque sí, no tenía motivos para hacer lo que hizo), todo gracias a una inspiradísima dirección que consigue hacernos ver una vez más lo bien que se desenvuelve Tim Burton en un género del que sólo salen bien unos pocos elegidos, y en el que no valen los trucos de feria, sólo el talento (especialmente en este caso, en el que hay que sostener la tensión dramática con una gran mayoría de canciones lentas) y lo cierto es que no te da tiempo ni a respirar, sólo cuando lleguen los créditos serás consciente de que has estado viendo una obra maestra y empezarás a aplaudir como loco.
       ¿Que decir de los actores? el fetiche de Burton, Johny Deep, que nunca jamás ha sido santo de mi devoción, logra hacer la mejor actuación de toda su carrera en un papel destinado a un gran actor y muy complicado de resultar veraz, pero Deep triunfa totalmente en ello, y lo cierto es que tampoco canta mal. Helena Bonhan Carter (novia del director) probablemente no tuvo grandes dificultades para conseguir el papel, pero eso no le quita en absoluto meritos a esta actriz que en esta película brilla como nunca en su papel de Mrs Lovett, especialmente porque le da un toque de humor a la película que difícilmente habría conseguido con otra interprete (lo cierto es que, a pesar de que como sabéis soy ferviente partidario del cine doblado, en esta ocasión debo decir que la dobladora de la actriz no hizo muy buen trabajo, pues no consigue coger los matices de la actriz, por tanto os recomiendo verla en versión original si podéis), y aunque su voz no es la de una diva de la ópera, lo cierto es que resulta encantadora y muy dulce.
      ¡Y ahora atención fanáticos de Harry Potter!, porque dos personas de su reparto habitual se han colado también en esta película, ellos son Alan Rickman (Snape) en el papel del vil juez (no se porque siempre le dan los papeles de malo malísimo al pobre hombre) y Timothy Spall (Pettigrew) en el papel de su corrupto ayudante, ambos cantan, y lo cierto es que lo hacen bien; además de estar perfectos en sus papeles. Cohen, conocido por una comedia aborrecible y vulgar que no quiero ni nombrar pero que todos conocemos, se pasea un rato por la película pero no tiene mayor trascendencia (aunque hay que reconocer que tiene una gran voz para la canción que tiene).
     Sólo queda destacar a los jovenes de la película (la chica, el marinero y el niño), los más desconocidos, sí, pero quizás los que más talento tienen ya sea a nivel dramático como musical, pues no sólo bordan sus papeles, sino que tienen unas voces maravillosas; así que si no te atraen los protagonistas de la película, no dudes que estos te complacerán totalmente.
sweeneytoddnew3.jpg
     La premiada dirección artística, no se sale de los preceptos típicos de Burton, aunque el vestuario y peluquería son muy adecuados (quitando claro, por poco me da un infarto, el traje de torero de Pirelli -¿¡Dios mío pero es que esta mujer no sabe diferenciar España de Italia!?- que en parte le quita credibilidad a la película).
     Lo mismo se puede decir de la fotografía, que adquiere esa atmosfera de cuento tétrico tan habitual y tan apreciada en Burton.
     Y dejo lo mejor para el final: la banda sonora, la música maravillosa que no querrás dejar de oír; pues bien, lo cierto es que, la mayoría son canciones lentas (démonos cuenta de que este no es un musical de fuegos artificiales y lentejuelas) pero con un enorme sentimiento y un gran sentido musical, pues se aprecia mucho un truco habitual en los musicales (y que yo adoro) de utilizar una misma canción en situaciones totalmente opuestas y que de ese modo adquieran un significado totalmente diferente (como es el caso de Not while I’m around que es cantada por dos personajes diferentes con intenciones diferentes) se ve así una gran sabiduría también en las letras que consiguen encajar perfectamente.
     No obstante, en ocasiones estas mismas letras resultan muy macabras, y uno prefiere escuchar la canción sin pensar en lo que se dice (sólo hay que pensar en A little priest).
Imagen de Sweeney Todd: El Barbero Diabólico de la Calle Fleet (Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street)
      En cualquier caso, como ya os dije, si el terror no es vuestro subgénero, os aseguro que la música os atrapara y envolverá de tal modo que ya os dará igual cuanta sangre aparezca (un buen ejemplo de esto es Johanna trio).
      Aparte de los anteriores otros números musicales muy destacables podrían ser The worst pies in London (presentación de Bonhan Carter y en la que nos demuestra ya su enorme talento y su capacidad para combinar drama, comedia, terror y musical en un mismo personaje), Green Finch and Linnett Bird (de la mano de la joven, con una voz bellísima y un gran sentimiento), Johanna (del chico joven, una canción romántica preciosa), Pirelli’s miracle elixir (muy graciosa a la vez que el niño nos demuestra su talento) o By the sea (la confirmación definitiva de las capacidades vocales de Bonhan Carter; que vuelve a estar esplendida).
      Por último comentar la gran injusticia que se ha cometido con esta película a nivel de premios, especialmente en los oscar (los cuales, en mi opinión, perdieron toda la credibilidad que les quedaba el año en que se premió a la insufrible El señor de los anillos -de la que podéis ver una parodia en esta misma sección de películas títulada “como sería si la dirigiera…”-). De todos modos era esperable, puesto que tal y como decía el propio Tim Burton “los premios no van a las películas de género”.
      No obstante resulta absurdo que no se haya reconocido la magnífica actuación de Johnnie Deep ni tan siquiera a la banda sonora y se limitaran a premiar a la dirección artística, esta es en mi opinión una auténtica vergüenza.
     Todo lo contrario hicieron los Globos de oro (que sin duda tienen mucha más credibilidad que los oscar) que la premiaron a mejor película y mejor actor, como bien correspondía.
     Aparte de esos, la película cosechó otros muchos premios internacionales, y se está llevando el mejor premio que se puede llevar toda obra cinematográfica: el éxito entre el público, porque a día de hoy, más de un mes después del estreno (¡siento poner la crítica tan tarde!) se mantiene como la 5ª más vista de España con no pocos competidores y después de haber estado en lo más alto de las listas.
Valoración final: la Obra maestra de la cartelera, una película sublime y brillante que no decepciona en absoluto, por todos los motivos y razones posibles, recomendada a todo el mundo (incluso a los que no les gusten los musicales, puede que cambien de idea; aunque quizás es poco adecuada para aquellos que no soportan ver sangre en el cine) los oscars podrán decir misa (sintiendolo mucho por Bardem), pero lo cierto es que la mejor y la más original película que podéis ver se llama Sweeney Todd, el barbero asesino de la calle Fleet  
Imagen de Sweeney Todd: El Barbero Diabólico de la Calle Fleet (Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street)
Esta entrada fue publicada en Películas. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Sweeney Todd, el barbero diabólico de la calle fleet

  1. Pingback: La caída de los palacios del cine | Universo de A

  2. Pingback: Historia del cine musical | Universo de A

  3. Pingback: Serie Mujeres desesperadas | Universo de A

  4. Pingback: “Una aventura de ambición desmedida, pasión inquebrantable por los musicales y mucho, mucho descaro” o “Como conseguí entrar en la premiere de Sweeey Todd y ver la película un mes antes del estreno en España” | Universo de A

  5. Pingback: Sweeney Todd, el barbero diabólico de la calle Fleet | Universo de A

  6. Pingback: “Una aventura de ambición desmedida, pasión inquebrantable por los musicales y mucho, mucho descaro” o “Como conseguí entrar en la premiere de Sweeey Todd y ver la película un mes antes del estreno en España” | Universo de A

  7. Pingback: ¡”Los miserables” al cine!, ¡notición! | Universo de A

  8. Pingback: Los miserables | Universo de A

  9. Sofia Torres dijo:

    Debo decir que no me gusta que canten en las pelis pero en este caso disfruté de la película y lo hice porque Jonny Deep es una master y lo amo, mientras que el guionista John Logan también es un genio supo adaptar perfectamente el guión. Me gustó.

  10. Hay que reconocer que la película funciona bien por muchos factores, y los que comentas son muy importantes.
    Y la verdad, el musical suele ser un género que o se ama o se odia, muestra de la calidad de la película es que una persona a la que normalmente no le gusta, lo haya apreciado.

  11. Pingback: ¡Los musicales se apoderan de los cines! (¡y de la ciudad!) | Universo de A

  12. Pingback: Into the woods | Universo de A

  13. Pingback: Crítica express: Mr Turner | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s