Los crímenes de Oxford

¡Que gracia lo de las formulitas matemáticas!, ahora me toca a mi: Demasiado presupuesto+guión a la americana+estética a la europea+dirección a la española= mucho ruido y pocas nueces (ups, pero si esto además de un refrán es también el título de otra película que sí es buena) 
 
      Hay gente a la que determinadas circunstancias les vienen muy grandes, no son capaces de afrontarlas y, cuando esto les sucede, deciden abandonar su estilo habitual para hacer todo un ejercicio de pomposidad y pretensión sin precedentes; de esto en hay casos a cientos en todo el medio audiovisual como programas o series a las que aumentan el presupuesto debido a su éxito (que se produjo en condiciones de bajo presupuesto) y que acaban mal (si es que el dinero no soluciona la falta de talento; lección que muchos deberían aprender cuanto antes); superproducciones en las que todo el dinero va a donde no debería ir (el caso más reciente es quizás Alatriste, la típica película donde lo que haces durante todo el tiempo que dura es preguntarte en que se gastó todo el dinero que aseguran que se invirtió, en guionistas que sepan hacer adaptaciones literarias no desde luego, en conseguir las mejores localizaciones tampoco, en todo lo que se refiere a dirección artística mucho menos; entonces, ¿tal vez podría ser en un reparto tan famoso como inadecuado para los papeles?, ¿en rídículas mañas publicitarias que sólo arrastraron la película por el barro? es un misterio a resolver)… etc.
     Y Alex de la Iglesia ha demostrado totalmente que no sabe salir del atolladero y que la película le viene tan grande que se le cae encima (a lo que no ayuda su cuestionable talento para la dirección que yo siempre he calificado de regular) y lo único que sabe añadir a sus habituales movimientos de cámara son planos tan excesivos y sobrantes como pomposos y pretenciosos (recordar el eterno plano secuencia en el que seguimos a todos y cada uno de los personajes de la historia por todo Oxford sin venir a cuento); pero la pregunta es, ¿consigue llevar ebien el suspense que es lo más importante en una película de este género?, he de reconocer que a pesar del escaso sentido del argumento (luego hablamos de eso) y contra todo pronóstico, sí, consigue mantener la intriga y que el espectador no se de cuenta del paso del tiempo hasta la llegada de los créditos (quizás sea porque a una escena de intriga viene otra en la que un personaje hace raros aspavientos histriónicos y dice cosas ininteligibles a gritos que tratas de comprender inultimente; y cuando eso cansa se suceden escenas sexuales tan gratuítas como carentes de sentido en el argumento).
     En cuanto al guión y el argumento, hecho en parte por él uno no sabe que pensar; en principio vas a ver una película de suspense, pero se producen unas escenas tan ridículas y absurdas que es imposible tomarlas en serio, con lo que acabas por tomarlo como una comedia y hasta te resulta inevitable reírte (estas escenas se volverán a intercalar en toda la película), a continuación, por fin parece que la película va a conseguir ser algo serio; pero rápidamente te quitan esa posibilidad transformandola en una película erótica, puesto queda la impresión de que, si antes parecía que los hombres en Oxford estaban locos, ahora resulta que las mujeres están supersalidas y sólo piensan en acostarse con el primero que encuentran tan pronto han intercambiado un saludo con él, todo lo cual se complementa con dialogos dignos de una película pornográfica, no en lo soez (eso aún sería perdonable) sino en lo simplistas y poco esforzados; para esto naturalmente, están las mujeres de la película, especialmente nuestra Leonor Waitling cuya mayor virtud de su personaje es acostarse con el protagonista (bueno, con él y con medio Oxford) y perfectamente podría ser eliminado; todo lo cual provoca intensas escenas sexuales totalmente forzadas e innecesarias para contar la historia (además de que no es realista que Wood consiga a Waitling, pero eso ya es otro tema); pero dejando de lado todo eso, que ocupa al menos la mitad de la película, el resto es serio y logra ser efectivo y medianamente interesante, aunque lo mejor es no pensar demasiado en todo ello porque rápidamente verás como la historia empieza a hacer aguas (por ejemplo, ¿que es esa estupidez de fijarse tanto en los símbolos?, ¿de que servían realmente a la hora de descubrir a un suspuesto asesino y porque la policía perdía el tiempo en semejante tontería?). En cualquier caso os aseguro que por mucho que penséis, no lograréis dar con el final, que es totalmente inesperado porque hay muchos datos que no se cuentan (aunque esto no lo hizo el director sino el novelista que escribió el relato)
    En cuanto a la estética, ha sido muy adecuado rodar la película en Oxford, lo que es el rasgo más europeo de la película, es decir, la meticulosidad a la hora de elegir tanto las maravillosas localizaciones como los logrados decorados (magníficas por cierto las reproducciones de formulas matemáticas), lo que es siempre un factor para ir a ver la película y descubrir la belleza de ese pueblo inglés y su histórica universidad (y creedme, de la Iglesia se empeñará en enseñarnoslo aunque no queramos a modo de guía turístico); aunque eso sí, acabaréis cogiendole algo de miedo, no porque os puedan asesinar, sino porque podáis acabar tan tarados o tan salidos como la gente que sale en esa película.
     Ya sólo queda hablar del reparto del que tanto se presumió: Elijah Wood consigue hacer bien su papel aunque no acaba de encajar totalmente en su papel de estudiante de matemáticas universitario (está claro que se le cogió no por ser idoneo para el papel, sino por ser una vieja gloria hollywoodense que le diera fama a la película, por mucho que él diga que lo hizo "porque era imposible decirle que no a Alex" -y efectivamente lo era si quería volver a trabajar en esto, porque desde la horrible saga de El señor de los anillos no hizo nada de nada-); Julie Cox hace una actuación tan exagerada y sobreactuada que mencionarla me da risa (aunque eso se debió muy en parte al director); Leonor Waitling da el toque más importante para que una película sea verdaderamente española y parte del orgullo patrio: desnudarse casi integramente (si fuera 100% española sería integramente) y hacer las habituales escenas de sexo que poco o nada tienen que ver con el argumento (y en las que no dejas de pensar "si hombre, se va acostar esta supermujer con este enano"), y no duda en enseñar todo su "talento" trasero y sus dos enormes "capacidades interpretativas" delanteras; el que mejor parado sale de todo esto es John Hurt, que logra hacerse pasar por profesor de matemáticas de Oxford y darle cierto realismo al personaje dentro de lo que, claro está, le permite el director con su esperpentica dirección.
 
Valoración final: mucho ruído y pocas nueces como dice el refrán; es recomendable si te gustan las películas de suspense sobre misterios a descubrir (pero en las que no pienses en el argumento más de lo necesario para que no te desbarajuste la película), si querías ver como es Oxford o si te encanta ver como un proyecto se le hace grande a un director. Sino la ves no perderás nada imprescindible. No demasiado recomendada a quienes exijan un thriller con un argumento a prueba de exhaustivos análisis.
 
Esta entrada fue publicada en Películas. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Los crímenes de Oxford

  1. alberte dijo:

    pasaste co critica o director

  2. A dijo:

         Sei de boa tinta que non viches a película así que non me podes dicir iso; non obstante, e a pesar de estar influído polo que che contei, podo asegurarche que polo resto fun totalmente xusto

  3. Juanma dijo:

    Gracias por visitar mi página y por la corrección del plano-secuencia.
     
    Ya saes lo que pienso respecto a esta película, una postura casi idéntica a la tuya.
     
    Apunto tu blog entre mis visitas habituales.
     
    Saludos !!
     
    http://juanmaworld.blogspot.com

  4. A dijo:

    Gracias a ti por responderme, y mucho más por apuntarme entre tus visitas habituales, supongo que ya sabrás que la página principal desde la que se accede a todas las secciones es http://universodea.spaces.live.com/ pero nunca está de más decirlo; ¡espero que tus comentarios sean tan habituales como tus visitas!.

  5. Pingback: Temporada televisiva de otoño-invierno de 2013-2014 | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s